El Willy


Ah, no lo podía creeerrrr!!!! Lo descubrí hace un par de semanas y por fin ayer me acordé de llevar la cámara conmigo! No me podía perder esto!!!!

Esta foto la saqué en la estación de subte Baker Street, pero también la vi en Bond Street Station, Canada Water Station, en fin, en varios lados.

No es genial?

Casa Nueva, Corazón Contento

Hola!

Les comento que desde el 12 de marzo vivimos en un quinto piso, en un complejo de edificios donde también está el Hilton. Es a 5 minutos de donde estábamos antes, no quise irme del barrio. Cerquita hay una granja educativa con animales, por suerte el olor a chancho no llega hasta acá.

Cuando llegamos, en el medio del living había una canastita con margaritas y un globo con forma de corazón. Yo dije “Ay, mirá qué amables, los dueños nos dejaron un regalo de bienvenida!” Ale me dijo “Leelo” y leí “Welcome to your new home. Ale” Ay, era un regalo de mi marido hermoso!! Lo llené de besos.

Bueno, sigamos con la casa. Hay dos balcones, tenemos un ventanal enoooorme que da al río.

Les muestro:

Este es el edificio.

El quinto piso, o sea, donde vivimos es ahí, el balcón donde están las dos sillitas.

Este es el río visto desde el balcón.

Esta vista es del “patio”

Y ésta de costado.

Esta es la vista del otro balcón. El Hilton es el edificio del fondo.

Y esta vista también es desde el mismo balcón.

Chocopassion

Un día decidí que quería hacer “algo más”. Estaba un poco harta de hacer siempre lo mismo y, sobre todo, no le encontraba sentido a enseñar inglés justo acá, en Inglaterra. Al mismo tiempo extrañaba hacer algo creativo y lo único creativo que disfruto y en lo que más o menos me defiendo, es en hacer bombones.

Hacía bastante que había empezado a comprarme libros sobre el tema; había concurrido a una sesión de cata de chocolates y en internet no dejaba de buscar y leer sitios sobre chocolate. Hasta me puse en contacto con la autora de un libro que yo considero “una biblia”. Y hasta la conocí personalmente, de casualidad, en una bombonería donde ella misma me recomendó que dejara mi cv. Y qué más escalofríos puede dar semejante casualidad que el yo tener su libro conmigo, lleno de señaladores y que ella tan gentilmente me firmó?

Me dije que los dioses estaban de mi lado, que se alinearon los planetas y decidí ponerme en campaña. Dejé un mensaje en un foro diciendo que me ofrecía como aprendiz y enseguida recibí un email de Keith, un chocolatier que me pidió que lo contactara y me concedió una entrevista.

La entrevista fue en Notting Hill, donde está el negocio. Me preguntó por qué quería aprender, también de dónde era y me dijo, “OK, qué te parece empezar la semana que viene?”. Me pidió que me comprara una chaqueta blanca y un delantal. Y la semana siguiente, a la tarde, ya que yo trabajaba a la mañana, me presenté en Melt.

Yo creía que las primeras semanas iba a tener que limpiar y lavar, o sea, empezar “de bien abajo”, pero no, no bien entré, me dio directivas para que hiciera un caramelo y me fue guiando y guiando y preparé un relleno de chocolate. Mientras, Keith me iba explicando cosas y enseñando de todo!

Y así fue y es cada vez que voy. Keith enseña, demuestra y es una persona muy generosa. Lo primero que me dijo fue “Aquí no hay secretos, Alicia; cualquier receta que te guste, la podés copiar”. Aparte, es “re-grosso”; enseñó y trabajó por años en Suiza y obtuvo premios internacionales.

Con Keith y Darren está atrás haciendo monerías.

Cuando terminé mi primera semana, me regaló una cajita de bombones (trabajo “ad honorem”… pero no me importa!) y me preguntó si quería seguir viniendo. Qué le pude contestar? Por supuesto que le dije que si!

Y así ha sido siempre, desde diciembre que voy todas las semanas; si por algún motivo no puedo ir, extraño horrores no estar ahí, donde siento que hago algo realmente productivo y creativo.

Estoy muy feliz de poder hacer esto.

Y no estoy sola. Hay dos chocolateros más, Darren y Michael. Michael es de Polonia. También a veces viene Jin, de Corea y nos divertimos todos un montón. Darren y Michael todo el tiempo están de buen humor, hacen chistes, se cargan, se molestan, pero todo con buena onda. Yo les digo que son “Itchy and Scratchy”, el gato y el ratón de Los Simpson!

Mike y Darren.

También está Deola, que atiende el negocio, junto con Valerie de Venezuela y Mariko de Singapur y Miguel de Filipinas, que viene a limpiar y lavar.

Aquí con Deola y Mariko.

Con Darren y Miguel.

Clean pig…

Hoy estaba leyendo Clarín y fue increíble ver que las fotos del festejo del año nuevo chino eran casi iguales a lo que vimos en Chinatown ayer.

Todos deben saber que ha comenzado el Año del Chancho, no?

No les puedo explicar LA CANTIDAD de gente que había, no se podía caminar casi, y los policías estaban bien organizados y organizaban el gentío. Por ejemplo, se podía caminar hacia cierta dirección, luego si había algún tipo de desfile, cambiaban y te hacían entrar a esa calle pero no salir, etc. De todas formas, en todo momento se podía circular libremente.

Las colas afuera de cada restaurant chino eran interminables y terminamos comiendo en un restaurant italiano, pero mucho problema no nos hicimos ya que habíamos comido chino el viernes!!!

No parece increíble ver a mi amada Nelson’s Column con ese escenario a sus pies y a sus espaldas? (No da también como para ponerse a pensar en algún tipo de simbología?)

No creo, Londres se viene preparando desde hace mucho para festejar esto y han organizado diferentes exposiciones en muchos museos y han colgado farolitos chinos por todos lados!!!

Chinatown

El Chancho que baila

All good things…

Se terminó, por lo menos para mí y otras tantas teachers, el contrato de clases de inglés. El gobierno decidió recortar el presupuesto que tiene para financiar clases a extranjeros y concentrar ese monto en darles clases de “oficios” a jóvenes de entre 16 y 19 años que no estudien ni trabajen.

La idea (aunque me afecte) está buena, porque la intención es sacarlos de las calles y que hagan algo productivo.

Así que me toca explorar nuevos horizontes o seguir buscando trabajo como tutor en otros lados. Por ahora, me voy a quedar en casa unos días organizando la mudanza.

Les dejo fotos de mis alumnos en distintos colegios. Todos los colegios tienen crèche, donde se cuidan a los niños mientras las mamás estudian.

Aquí estoy en el colegio De Beauvoir, con alumnas de Turquía, Eritrea y China.

Y aquí con algunos de los niñitos.

Estas fotos son de la escuela New North, con alumnas de Turquía…

y alumnas de Somalia…

y alumnas de Bangladesh con sus niñitos.

Aquí en la escuela Copenhagen, con alumnas de Somalia y Ghana…

con alumnas de Bangladesh y Kosovo…

y con los niñitos.

The Monkey Jiménez

Lentamente, parece que la Argentina de alguna manera está “colonizando” los comerciales ingleses. Como ya ejemplifiqué en mi otro blog, ahora el turno es de un comercial de jugos Adez, con la música de fondo del “Bum Bum”.

Busqué como loca el video pero no lo encontré, sólo un website donde hay lista de canciones usadas en comerciales de TV y ahí aparece.

Let it snow! Let it snow!



Qué lindo! Hoy me levanté y al mirar por la ventana, me encuentro con este hermoso espectáculo natural!

Todo muy bello pero como contrapartida la línea de subte que tomo todos los días no funcionaba (algo común que pase cuando nieva) y me tuve que tomar tres colectivos para ir al colegio!!!

Fog

Where’s Jack?

Nadie nos cree cuando decimos que en Londres no llueve tanto ni hay tanta niebla como todo el mundo cree…

Pero una semana antes de Navidad empezó a descender una niebla bien espesa, tanto que la mayoría de los vuelos se tuvieron que cancelar. La niebla era bastante durante la madrugada, temprano a la mañana y a la tarde, cuando empezaba a anochecer (o sea, tipo 4 de la tarde).

Mucha gente que se iba de vacaciones para Navidad, tenían que pasar horas y horas y horas, esperando en el aeropuerto a que sus aviones salgan.

Esta foto la sacó Ale una noche, es la vereda al costado de casa. Donde no se ve nada, ése es el Thames.

No tienen la sensación de que en cualquier momento aparece Jack the Ripper?

My birthday

Se me nota feliz? Fuimos a cenar a un restaurante al que yo siempre quise ir (Booxwood Café) y cuando llegaron los postres, noté que un mozo le había puesto una velita a un marshmallow. Yo no desconfié nada ni pensé que era para mí porque yo había hecho la reservación por teléfono. Entonces cómo podían saber los mozos acerca de mi cumple?

Pues Ale, con la excusa de que fue al baño, habló con el maître d’ y le dijo que era mi cumpleaños y me decoraron el platito con un muy británico “Happy Birthday Alicia” de chocolate!!!



Valencia

Paella en Valencia

El domingo llegamos de Valencia, a la noche, casi 1 de la madrugada, Ale con todo el refunfuño (odia esperar y sobre todo en los aeropuertos) pero habiendo pasado un fin de semana con temperatura, compañía y comida agradables.

Alguna vez me dijeron que uno recuerda los lugares por las personas que conoce; yo tendría que agregar que también se recuerda los lugares por la comida! (No puedo creer que cada vez que escribo un mail sobre un viaje, la comida sea casi protagonista!)

Partimos el viernes a la tarde y llegamos a Valencia a la noche, nos estaban esperando Nico, amigo de Ale y su novia Elena, valenciana, flaquita, simpática y muy bonita.

Nos llevaron al depto de Nico y para mi sorpresa, nos lo dejaron a nosotros, ya que Nico se mudó a lo de Elena y está por dejar el departamento a fin de mes. Era un “piso” como dicen allá (pero no “piso” como lo entendemos nosotros) re-grande, habían 3 habitaciones, dos baños, un lavadero, una cocina, un hall grande, y un living grande también con un balcón. Yo me sentía en Buckingham Palace! Porque todos los cuartos daban a un pasillo y si uno estaba en la habitación y otro en el living, o sea, en la otra punta, no nos escuchábamos!

El sábado fuimos a desayunar con Nico a un bar y luego hicimos algunas compras y paseamos por la parte vieja. Hacía una temperatura genial, ni frío ni calor (si, ya sé: “cero grado”) y antes de almorzar, como se acostumbra en España, tomamos un cafecito o algo. Estábamos en una plaza y vimos que enfrente había un local llamado “La Boca”, pintado de azul y amarillo, que venía choripanes con chimichurri. Por supuesto que Ale no me dejó ir a comprar uno. Malo!

El café se pide como en Argentina, o sea, si uno pide un cortado, es eso, pero lo sirven en un vasito de vidrio chiquito, un poco más grande que el que se usa para tomar gin o vodka, el que tenga cultura alcohólica, se da una idea.

Nico pidió un “café del tiempo”, algo que me sonó tan melanco-romántico, pero no, el café viene en un vasito y en otro vaso mediano vienen cubitos de hielo y uno lo que hace es echar el café caliente en el vaso mediano y ya! Así se obtiene un regio café tibio, claro que pedir un “café tibio” no tiene tanto glamour!

Se almuerza muy tarde, alrededor de las 3 de la tarde, incluso los días de semana. Después de ese bar, fuimos a un mercado techado donde se vendía (adivinen qué?) Si, comida! En realidad, eran muchos puestos tipo mercado de abasto (el viejo, eh, no el shopping) donde se vendían frutos, verduras, chorizos, carne, lo que sea, y por supuesto, incontables patas de jamón. Desde ya que nos sacamos una foto con varias patas de jamón detrás.

Fuimos a almorzar a un restaurant muy monono donde también se vendían jamones, salames, quesos y …nos trajimos algunos!! Y luego, helados, yo pedí uno de turrón, Elena pidió uno de piña, pero no ananá, piña, y tenía las semillitas enteras!

Me olvidé de mencionar que probé “horchata”, un jugo muy popular y típico. Se obtiene de procesar unas semillas y mezclarlo con agua. El resultado, una bebida que a mi paladar supo a leche con gusto a madera, pero no me importó nada! Me gustó lo mismo!

El domingo hizo muuuuucho calor, fuimos al oceanario y vimos delfines, peces tropicales y como a mí ver tanta agua me marea (porque no sé nadar), cuando me tocó pasar por el túnel cuyo techo es transparente y le ves la pancita a los tiburones, caminé tan rápido como pude hasta el otro extremo donde lo esperé a Ale.

Luego nos fueron a buscar y paseamos por la parte nueva de Valencia, la ciudad de las ciencias y las artes, donde justamente se encuentra el oceanario. Es un lugar muy blanco, muy futurista, hay piletas, es precioso el lugar, es muy difícil de describir, daba la sensación de estar en el futuro.

Después fuimos a almorzar a la playa a comer paella, por supuesto! Nos enteramos que Elena tuvo que llamar al restaurante y reservar no sólo el lugar sino también el menú. Sabían que queríamos probar la paella a la valenciana pero la comimos sin frutos de mar!!!! Era con pollo y conejo, y la disfrutamos igual, muy rico, me gustó el arroz sobre todo.

Luego volvimos al depto a hacer la valija. Antes de irnos, vino un chico argentino conocido de Ale a vernos. Estuvimos charlando un rato y nos fuimos.

Como leyeron, la pasamos muy bien, lástima que estuvimos poco tiempo, pero estuvo bueno de todas formas. Fue raro, porque generalmente cuando uno viaja vuelve con muchas cosas para contar, pero eso sucede cuando la estadía se extiende por más de 4 días, pero por lo mucho que veo que escribí, pareciera que me fui una semana!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: