Navidad

La Bond Street Y La Nieve

En Argentina, cuando un adolescente dice «la Bond Street» o bien «la bon estrit«, se refiere a una galería que hay sobre la Avenida Santa Fe, en Buenos Aires. Es famosa por los locales donde se hacen tatuajes, disquerías under y demás.

Cuando a Deborita un día le comenté que anduve por Bond Street (acá, en Londres), ella, tan gótica, me preguntó sorprendida: «Y están buenos los locales de tatuajes?»

Nada más lejos! En Londres, Bond Street es sinónimo de negocios de marcas caras y bien top. En realidad, se la conoce como Bond Street pero la calle se divide en dos, en New Bond Street y Old Bond Street.

Pues nada, información de introducción para contarles que hoy anduve dando vueltas por allí para ver cómo habían decorado los locales para esta época de Navidad.

Hace un par de años mostré las luces de Navidad y las vidrieras de Selfridges. Este año, las luces sobre Oxford Street y Regent’s Street no son diferentes y sí las que están sobre Carnaby Street, con ese Papá Noel disfrazado de astronauta.

Papá Noel galáctico.

Pero volviendo a Bond Street, hoy con más razón quise ir porque estaba nevando!

Qué lindo es Londres cuando nieva y cuánto me gusta caminar con el tiempo así! No me importa el frío en la cara, el rojo y el verde navideño están en todos lados y le queda tan bien a Londres!

La mayoría de los locales están decorados por afuera y me llamó la atención que los locales de Burberry y Louis Vuitton no lo estuvieran.

Aquí están las más lindas:

Ralph Lauren niños.

Tiffany & Co.

Ralph Lauren.

Más vidrieras.

Pero la más linda y fabulosa de todas es la de Cartier.

Con moño y todo!

Cuando volví a casa, seguía nevando!

Copitos gordos.

Parecen las diez de la noche, no? Eran las 5 y media de la tarde!!!

Lo Que Finalmente Comimos En Navidad

Yo cocino durante todo el año pero en Navidad y Año Nuevo, no. Me divierte darme un gusto que no me permito nunca: comprar y comer comida ya hecha. No porque sea maniática con la comida que ya está precocinada: Sucede que disfruto mucho el cocinar y, aparte, seamos realistas, la comida hecha por uno es más sana que lo que viene en bandejas.

En fin, como en estas fechas estamos solos, preferimos relajarnos mirando tele mientras comemos muy informalmente. Este año compré esto para poner al horno:

Langostinos empanados o envueltos en masa filo, dim sums y papas.

La mesa ratona, invadida:

Los palitos para el dim sum. Pero después tuvimos que agregar los tenedores para lo demás.

Pero igual algo armé (no puedo decir que cociné): Trifle. Lo que hice fue comprar unas bases de bizcochuelos (son como las vainillas pero más gorditas y cuadradas), custard, o sea, postre de vainilla ya hecho (en lata!), mascarpone, crema y frambuesas.

Los ingredientes.

Como la base de vainillas tenía que ser humedecida con alcohol y acá sólo tengo una botella de tinto que uso para las salsas, puse un poco en una cacerolita, le puse nuez moscada, canela, jengibre y azúcar, lo herví, le agregué las frambuesas, volví a hervirlas y las eché sobre las vainillas que ya había puesto de base.

Luego agregué el postre y cuando se enfrió le puse el mascarpone mezclado con algo de crema batida, le tiré unas frambuesas encima y unas almendras fileteadas.

El resultado:

Ñam!

A las 11 de la noche estábamos durmiendo. Es que acá no se esperan a las 12 para brindar ni nada. El día posta de Navidad es hoy, cuando se reúne la familia a darle duro a la comida y al brindis.

Pero nosotros comimos una especie de guisito de carne (que también compré) e hice nabo y zanahorias al horno con una ensalada de pepinos… Algo tranqui, para comer unas galletitas casi bombones de chocolate que me están llamando desde su caja…

Disculpen, los tengo que dejar…

Saludos de Navidad

And so, I’m offering this simple phrase
To kids from one to ninety-two
Although it’s been said
Many times, many ways
Merry Christmas! Merry Christmas!
Merry Christmas to.. You!
(The Christmas Song – Frank Sinatra)

Queridos amigos,

con alegría, con emoción, en misa, en la disco… Como quieran festejar las fiestas, que sean en paz y con alguna linda canción de fondo.

Alejandro, las estreshas y yo les deseamos felicidades con esta bonita página.

A qué Alejandro pensaban que me refería?!?! 😉

A ver todos a cantar y con el dedito:
«Si estás ahiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!»

Típico Menú De Navidad

Sueño realmente con alguna vez en mi vida tener una opípara cena navideña como las que se ven en las películas, con la mesa tan barrocamente decorada y con amigos y/o familia acompañando.

Lo que les muestro a continuación es el típico menú navideño inglés. A algunos les parecerá puaj, a otros les interesará pero creo que a muchos les dará ideas para recrearlo adaptándolo al gusto de su país, por qué no?

Por eso mismo incluyo las recetas. Todas son para 8 porciones.

Entrada

Salmón ahumado con mousse de camarones

250g ricotta
250g camarones
400g salmón ahumado
Jugo de 1 limón
2 cucharadas de aceite de oliva
7g ciboulette bien picada
1 rabanito

1. Reservar ocho lonjas de salmón y picar el resto junto con los camarones y ponerlos en un bowl. Agregarle la ricotta y mezclar. Sazonar con pimienta y enfriar hasta servir.

2. Mezclar el jugo de limón, el aceite y la ciboulette. Para servir, poner una lonja del salmón que se reservó antes en cada plato, ponerle encima algunas hojas de rabanito, agregarle un poco de la mousse. Y antes de servir, sazonarlo con la vinagreta de limón.


Plato Principal

Pavo

1 pavo de 4-6kg
2-3 hojas de laurel fresco, cortados por la mitad
1 limón, cortado en cuartos
1 cebolla, pelada y cortada en cuartos
450g relleno (opcional)
50g manteca derretida

1. Calentar el horno a 190°C. Sacarle los menudos y sazonar la cavidad y colocar el laurel, el limón y la cebolla

2. Rellevar la cavidad del cuello con el relleno si se usa, tapar el cuello con la piel usando un palillo para asegurarlo.

3. Pintar la piel del pavo con la manteca derretida y hornear según las instrucciones del paquete del pavo (dependiendo de tiempo por kilo de carne) y cubrir con papel de aluminio si se dora mucho.

Acompañamientos

Popurrí de tres vegetales

250g repollitos de Bruselas, cortados en cuartos o por la mitad
2 puerros, cortados diagonalmente
150g judías verdes, unas chauchas finitas y cortitas
40g semillas de pino/piña (son ricas, eh)
1 cucharada de aceite de oliva
70g panceta cortada en cubos

1. Hervir los vegetales, colarlos y secar con papel. Enfriar.

2. Dorar las semillas en un wok y reservar. Calentar el aceite, agregar la panceta y dorarla. Cuando estén poniéndose más oscuras, agregar los vegetales y por último las semillas. Servir.

Zanahoria y nabo al horno, glaceados con miel

500g zanahorias peladas
500g nabos pelados
2 cucharadas de aceite de oliva
4 cucharadas de miel
2 cucharadas de mostaza en grano

1. Calentar el horno a 220°C. Calentar una fuente en el horno y mientras cortar las zanahorias y nabos a lo largo.

2. En un bowl mezclar el aceite, la miel y la mostaza y agregarles los vegetales hasta que queden todos cubiertos. Colocarlos en la fuente caliente y cocinar por 30 minutos hasta que estén tiernos y caramelizados.

Papas crocantes al horno

1.5kg papas para horno
3 cucharadas de grasa de ganso o aceite de girasol

1. Precalentar el horno a 190°C. Cortar las papas y ponerlas en agua bien fría. Luego hervirlas, colarles el agua y agrearlas a la olla. Calentarlas por 1-2 minutos para secarlas un poco. Mientras, poner la grasa o el aceite en una bandeja y calentarlo por 5 – 10 minutos.

2. Sacar las papas y ponerlas en la bandeja. El aceite o grasa debe estar burbujeante. Cubrir todas las papas y cuidar que no estén muy cerca unas de otra porque si no, el vapor no puede salir y las papas no saldrán crocantes. Cocinar por 50-60 minutos, habiéndolas dado vuelta a los 20-30 minutos para que se doren uniformemente.

Estofado de repollo colorado y manzana

1 repollo colorado pequeño
25g manteca
1 cebolla grande cortada fina
½ cucharada de diferentes condimentos en polvo
¼ cucharadita de nuez moscada
1 manzana rallada
4 cucharada de vinagre de vino
2 cucharada de azúcar negro
2 cucharada de gelatina de grosella

1. Cortar el repollo finamente. Derretir la manteca. Agregarle la cebolla y cocinar por 5 minutos hasta que esté tierna pero no marrón.

2. Agregar los condimentos, el repollo, la manzana, el vinagra, el azúcar y 100ml de agua fría. Mezclar bien hasta que esté todo mezclado y el azúcar se haya disuelto. Sazonar.

3. Hervir, tapar y dejar a fuego lento por una hora, revolviendo ocasionalmente hasta que el repollo esté tierno y se haya evaporado el líquido. Agregarle la gelatina y que se derrita.

Es típico servir diferentes tipos de salsa. Creo que esto se debe a que el pavo es muy seco y no tiene mucho gusto a nada. Por lo menos el que se come aquí. Aparte se lo sirve cortado en aburridas finas lonjas, nada de darte el ala, la pata, el rabo…

Las salsas más típicas

Salsa de pan

1 cebolla chica, cortada fina
8 clavos de olor
2 hojas frescas de laurel
568ml leche
50g manteca más un poco para terminar (opcional)
200g pan blanco del día anterior sin corteza
½ cucharadita de nuez moscada
4 cucharadas de crema

1. Poner la cebolla y los clavos de olor en una sartén pequeña. Cortar las hojas de laurel por la mitad y agregarlos junto con la leche y la manteca. Sazonar con pimienta. Hervir y luego dejar a fuego lento por 20 minutos hasta que la cebolla esté tierna. Sacar del fuego y dejar por una hora o enfriar durante toda la noche.

2. Sacarle las hojas de laurel y los clavos. Cortar el pan en pedazos del mismo tamaño, mojarlos en leche. Agregar la nuez moscada y sazonar. Ponerlo sobre el fuego lento por 3 o 4 minutos. Agregarles la crema y servir caliente con un poco de manteca arriba para que no se forme costra.

Gravy de pavo

caldo de pavo
Menudos del pavo
1 zanahoria cortada en cubos
1 cebolla cortada en cuartos
1 apio cortado en pedacitos
3 hojas de laurel frescas
3 ramitos de tomillo
4 tallos de perejil
6 granos de pimienta negra

gravy
2cucharadas harina común
750ml caldo de pavo caliente
100ml vino blanco seco

1. Para hacer el caldo, lavar los menudos, hervirlos en 1.5 litros de agua. Sacarles la espuma cada tanto. Agregarles los demás ingredientes, cubrir y dejar a fuego lento por 30 minutos. Sacar la tapa y dejar a fuego lento por otros 30 minutos hasta que se reduzca a la mitad.

2. Colar y dejar enfriar.

3. Sacarles la grasa, cocinar por 2-3 minutos revolviendo constantemente.

4. Sacar del fuego, agregarle la harina y cocinar por otros 3 minutos.

5. Sacar del fuego, agregarle dos cucharones de caldo. Cocinar por dos minutos, e ir agregando gradulamente el caldo y vino. Hervir, revolver constantemente hasta que se espese. Dejar 5 minutos más, sazonar y colar.

Salsa de arándanos

250g arándanos
1-2 tiras de cáscara de naranja
75g azúcar negro

1. Poner los arándanos en una cacerolita con 150ml de agua fría y hervir. Reducir el fuego y dejarlo 5 minutos o hasta que se abran los arándanos.

2. Agregar la cáscara de naranja, el azúcar y revolver. Dejar a fuego lento por 7-10 minutos o hasta que espese. Sacar la cáscara y poner la salsa en un bowl y servir caliente o o frío.


Postre

Trifle de frambuesas y lemoncello

1 bizcochuelo
2 cucharadas de mousse de limón o cuajada de limón (hecho)
2 cucharadas de lemoncello
300g de frambuesas
250g mascarpone
500g postre de vainilla o flan (hecho)
300 ml crema batida
2 cucharadas de semillas de pistachio

1. Cortar la torta en porciones, untarles la mousse de limón, hacer ‘sandwiches’, cortarlos en pedacitos y ponerlos en un bowl con capacidad de 2 litros. Humedecerlos con lemoncello. Agregarles las frambuesas y reservar algunas para decorar.

2. Con una batidora eléctrica, batir el mascarpone y flan o postre de vainilla hasta que quede una mezcla homogénea. Agregar esta mezcla sobre las frambuesas. Batir la crema y agregarla a la mezcla anterior. Decorar con los pistachios y las frambuesas que fueron reservadas.

La mesa dulce

Navidad no es navidad por estas latitudes si no se termina con un…

Christmas Pudding (flambé)

175g ciruelas secas
2 cucharada de diferentes especias
50g almendras picadas
200g azúcar negro
100g manteca blanda
2 huevos grandes batidos
100g ciruelas pasa
400g pasas de uva
3 cucharadas de brandy
cáscara rallada y jugo de 2 naranjas
75g migas de pan fresco
75g harina común

1. Picar las ciruelas pasas y las ciruelas secas. Ponerlas en un bowl junto con las pasas de uva. Mojarlas con el brandy, jugo de naranja y agregar la cáscara rallada y mezclar bien. Cubrir y dejar toda una noche hasta que el líquido sea absorbido del todo.

2. Agregar los ingredientes y batir hasta que todo esté bien combinado.

3. Enmantecar un molde de 1.2 litros de capacidad y forrar la base con papel manteca. Poner la mezcla en el molde. Cubrir con papel de aluminio enmantecado con algunos pliegues para permitir la expansión del pudding. Cubrir con este papel todo el molde hasta por afuera y atarlo con una cinta para que no escape nada de vapor.

4. Poner el molde en una olla con agua para que se cocine a baño maría sobre el fuego. El agua tiene que llegar hasta la mitad del molde.

5. Cuando hierva el agua, dejar 5 horas a fuego lento si se quiere un pudding claro u 8 horas si se quiere uno bien oscuro. Chequear el nivel del agua regularmente.

6. Dejar enfriar, sacar el papel de aluminio y reemplazarlo por uno nuevo. Poner en le heladera o freezer hasta por un mes.

7. Para recalentarlo, poner en fuego lento a baño maría por 1½ hora hasta que esté bien caliente. Ponerlo en un plato. Calentar brandy en un cucharón, prenderlo fuego y rociarlo sobre el pudding.

Qué alternativa para el pan dulce!

Se animan con alguna de estas recetas? Adaptarían alguna?

Bon apétit!

Navidad En Oxford Street Y Selfridge’s

Verdaderamente, es mágico pasar las fiestas por estos lares. Bueno, a mí por lo menos me resulta así y lo disfruto mucho. No me importa el frío, no me importa que sea de noche a las 4 de la tarde, todo lo que veo alrededor me gusta.

No extraño el calor de Argentina ni pasar las fiestas con mi familia pero sí me conmuevo un poco cuando miro y leo las tarjetas de Navidad en los negocios porque las frases que aparecen escritas son muy profundas y amorosas.

Aquí les muestro las luces sobre Oxford Street.



También vi y me maravillé con las vidrieras de Selfridge’s. Se acuerdan, el año pasado el tema fue Papá Noel haciendo travesuras (ay, qué políticamente correcta estoy hoy!) y este año el tema es Panto o Pantomime.


Las pantomimes no deben ser confundidas con las pantomimas como las entendemos los hispanoparlantes. Se tratan de obras de teatro para niños y son generalmente los cuentos tradicionales adaptados al teatro.

Generalmente los personajes malos son interpretados por hombres vestidos de mujer para hacerlo más grotesco. Y el personaje principal hombre, por una mujer.

Son adaptados para ser cómicos y esconden chistes pícaros para los adultos también.

Una interacción típica entre público y actores se dan con el «Look behind you! (Mirá atrás!)» que suelen gritar los niños cuando un malvado se esconde detrás del bueno y el bueno pregunta a la audiencia dónde está.

«Ricitos de oro y los tres osos»

«Peter Pan»

«Blancanieves y los siete enanitos»

«Caperucita Roja»

«El gato con botas»

«Cenicienta»

Y volvió a aparecer Papá Noel:



Aquí aparecen los personajes grotescos que les había explicado antes:





Y encontré una feria o mercado que abrieron para estas fiestas donde venden productos varios. Es muy pintoresco por la decoración.

Aquí venden salchichas alemanas.

Aquí venden golosinas.

Aquí venden castañas.

Aquí venden gorros, carteras, bijouterie, etc.

Todo esto ayuda para ponerse de buen humor, no?

Hombrecito De Jengibre

Entre las lindas cosas que se ven y las delicias para comer en esta parte del mundo para esta época, están estas galletitas o galletas de jengibre que a algunos les puede sonar puaj pero que son riquísimas y tienen un gusto muy suave y agradable. Son de una masa entre crocante y elástica y muy fáciles de hacer.

Este año tenía ganas de hacerlas por primera vez y tras haber encontrado una receta buena y fácil, fui al supermercado y para mi sorpresa encontré esto:

Pomitos de glacé real de color!

Y alguna vez había visto el molde perfecto y lo busqué y lo busqué…

Y lo encontré! No es hermoso?

Para mí es el mejor porque además de cortar la masa, también le marca los ojos, la boca y los botoncitos ya que tiene esto detrás:

Más ganas me dieron de hacerlos!

Les paso la receta para 14-16 galletitas:

Ingredientes

  • 350g harina común
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo de olor en polvo (yo lo reemplacé por nuez moscada)
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 100g manteca
  • 175g azúcar negro
  • 1 huevo
  • 4 cucharadas grandes de golden syrup (lo que se le pone a los panqueques) o miel.

Preparación

– Prender el horno a 180 grados.

– Mezclar la harina con las especias y el bicarbonato de sodio.

– Agregar la manteca y cortarla con dos cuchillos o desmenuzarla con la mano pero tiene que quedar hecho todo una arenilla.

– Aparte mezclar el huevo con el syrup o la miel. Acá hay que tener cuidado, si tu cuchara grande es muy panzona (como diría Blanca Cotta) mejor ponerle 3 cucharadas. Si se pone syrup de más, los hombrecitos salen del horno muy obesos. Esto es porque la masa se expande más.

– A la mezcla de harina, especias, bicarbonato y manteca, agregarle el azúcar y mezclar.

– En el bowl donde está mezclado el huevo y syrup, poner lo anterior y mezclar. Les parecerá que es demasiado ingrediente seco, pero no, mezclen con fe que de a poco se va humedeciendo todo.

– Cuando todo esté más o menos mezclado pero siga más o menos arenoso, lo vuelcan sobre la mesada limpia o silpat y amasan y amasan hasta que les quede una masa marrón y elástica.

– Estiran la masa con palote a un grosor de 5mm y cortan las galletitas.


– Levantarlas con cuidado, si es posible con una palita de torta. Si no, dejen un rato la masa con las galletitas cortadas en la heladera hasta que se endurezcan un poco y sea fácil trasladarlas hasta la fuente de hornear.


– Al horno por 10 o 15 minutos. Se van fijando. Las galletitas están todavía tiernas cuando se sacan del horno. En un rato se enfrían y endurecen.

Y a decorar!

No tengan miedo de las especias. Les digo, casi que ni se nota el sabor de la nuez moscada ni tampoco quedan picante de jengibre. Si no tienen jengibre, lo reemplazan por canela o hacen mitad y mitad. Como gustéis.

Et voilà!

Y aquí les dejo la historia de El Hombrecito de Jengibre.

Navidad en Londres

You better watch out, you better not cry
Better not pout, I’m telling you why:
Santa Claus is coming to town.
(Santa Claus Is Coming To Town – Frank Sinatra)

El otro día de compras, imposible no tentarse con estos muñecos que después no sabés dónde guardar!

Desde que vivo aquí, yo siento que la navidad es navidad. Será que crecimos con esa influencia europea de Papá Noel re abrigado, todo blanco de nieve que, a pesar de que en Argentina solíamos pasar las fiestas en familia, contentos y muertos de calor, acá, solos los dos y muertos de frío… también la pasamos bien!

Las fiestas nunca me pusieron nostálgica, sólo hubo un año que estuve triste de verdad y sin ganas de reunirme porque fue el año que falleció mi hermana, pero ésa fue la única vez. Siempre me dejé influir por el espíritu navideño (sea éso lo que sea).

Entonces acá en Londres a partir del 1 de diciembre escucho por las tardes nada más que villancicos (muchos cds vienen de regalo con revistas o diarios y son todos tradicionales) y veo películas navideñas, voy al super y empiezo a pensar qué cocino y qué me conviene comprar pre hecho para el 25 y el 26 (feriados) y me entretengo con eso.

El día en sí comemos a la noche, miramos películas o el ranking de canciones navideñas que pasan todos los años por la tele y llamo a Argentina para saludar cuando son las 12 acá.

Recomiendo a todos ver, cualquier día después del 20 de diciembre, Love Actually. Considero que es LA película, ideal para Navidad. Cómo uno ansía esa época noventosa pre locura 2001… (Vos, que estás tan enamorado de Colin Firth, con esta película vas a babearte como nunca!)


Aquí se acostumbra a ver las siguientes propuestas para regalo: Mientras en Argentina los negocios de lencería están llenos de bombachas rosas y bikinis, acá se ve muchísima pero muchísima lingerie erótica o con mucho leopardo y puntillas. Bueno, no sólo en los negocios de lencería, en cualquiera que venda ropa.

A propósito, se venden muchos vestidos de fiesta y smokings, maquillaje y accesorios.

También se ven muchas canastitas con diferentes productos para darse baños de inmersión: sales, geles, aceites, almohadita y antifaz, todo monono haciendo juego.


Lo mejor es que los grandes descuentos comienzan a partir de la primera semana de diciembre! Es increíble pero se pueden conseguir cosas a mitad de precio!

También se venden muchas películas y juegos de familia, mucha bebida alcohólica (por supuesto!), muchos chocolates y muchas galletitas de manteca.

De cena, lo tradicional es el pavo o ganso (suena más fino decirlo en inglés: goose) y las mesas se decoran, según el gusto y preferencia de la familia, con velas y confetti que dice Merry Christmas y lo que nunca falta en ninguna mesa es el Christmas cracker y los mince pies, como expliqué acá.

Confetti. Es la palabra que se usa para nuestro papel picado y esto que ven aquí son frasecitas que dicen Merry Christmas y son muy muy chiquitas y se desparraman sobre la mesa de Navidad.

Mince pies. El relleno suele ser de 13 frutas secas hechas puré y mezcladas con alcohol.

Un cracker.

Las oficinas de correo anuncian cuál es la fecha límite para mandar encomiendas y postales a diferentes partes del mundo para asegurar que lleguen a destino antes de Navidad.

Es todo un tema acá las postales. Todo el mundo intercambia postales, en el trabajo, por ahí un vecino con el que tenés confianza, entre la familia, etc.

Entonces es muy común que se compren hilos con pequeños broches para colgarlas a medida que van llegando o displays de cartón.

Las tarjetas colgadas y sujetadas con brochecitos.

Un display de cartón.

Hay algo que se llama Advent Calendar y eso es algo que reciben la mayoría de los niños a partir del 1 de diciembre: cada día comen una golosina hasta el día de Navidad. Las golosinas las encuentran abriendo unas ventanitas. Algunos de éstos son de cartón con personajes del momento y llegan a veces hasta el 31 de diciembre. La mayoría terminan el 24 de diciembre.

Un Advent Calendar de cartón con algunas ventanitas abiertas.

Algunos otros son de tela con bolsillitos donde se colocan las golosinas.

Un Advent Calendar de tela con los bolsillitos.

Pero a mí lo que más me gusta son las medias! Son todas hermosas!

Estas botas están en el Primark. Fíjense que hay botas para ponerle al perro y al gato de la casa. Otra costumbre de aquí: regalos hasta para la mascota.

Y también se acostumbra a comprar bolsas de agua de goma (sí, como usan los viejos en las películas!) pero muy mononamente escondidas…

Esperando Navidad

Me imagino que más de uno estará con que es fin de año, las fiestas, el balance y todo eso y la verdad, yo aquí en este país y con este frío, no siento que se termine nada.

Lo que sucede es que junto con el fin de año en Argentina vienen las vacaciones, el ritmo decrece pero aquí sigue todo igual. Sólo hay un receso de quince días y después seguimos trabajando (por suerte!)

Aquí también se hacen fiestas de fin de año con los compañeros de trabajo, y lo digo como si yo siempre hubiese ido a una! Esta vez me tocó por primera vez y estuvo re-linda. Salimos todos desde la oficina en una combi hasta un hotel que está ahí nomás, al ladito del Puente de la Torre. Cenamos y después hubo baile.

Había mucha gente festejando. Comimos una entrada y el plato principal era tenedor libre de carne, verduras, lo común que se come acá. Y había tenedor libre de postres también. Ahí fui dos veces.

Sobre la mesa (como habrá en toda mesa navideña inglesa que se precie) había Christmas Crackers. Tienen la apariencia de ser un cilindro de papel higiénico envuelto con papel de colores cuyos extremos se retuercen como se retuercen los extremos de un caramelo. Se venden en todos lados, en cajas de a docenas.

Yo estaba intrigada al principio, de tanto verlos en todos los negocios. Pensaba que eran galletitas de agua (crakers) envueltas pero después leía que tenía sorpresas, entonces no entendía nada.

Al ver un Christmas Cracker sobre mi plato, entonces aproveché y les pregunté a las chicas qué era. Y lo que se hace es cada persona tira de un extremo, el cracke hace un ruido de “chasquibum” y se abre y adentro tiene algún juguetito de cotillón, un sombrerito de papel (generalmente en forma de corona) y un chiste.

Ahora sé lo que es un Christmas Cracker.

A la vuelta, la misma combi nos dejó una por una en su casa.

Otra cosa que veía en todos lados y me intrigaba también porque decía que eran para las tarjetas, eran una especie de cordón dorado o plateado con un montón de brochecitos, bien chiquitos.

Me dí cuenta que esos cordoncitos se cuelgan de la pared y con los brochecitos se abrochan las tarjetas que uno recibe. Y yo este año recibí como nunca en mi vida, por todas las que yo alguna vez mandé, más o menos. Las chicas de la oficina, todas me dieron una y yo por suerte antes había preparado para ellas también.

Y hoy la coordinadora me regaló una cartera negra hermosa, pero acá si te dan un regalo para Navidad, es casi una ofensa que lo abras antes del 25 de diciembre. Se tiene que esperar. Entonces yo dije que iba a esperar, pero en el colectivo no aguanté y lo abrí!

El 24 a la noche, después de la medianoche los medios de transporte son gratis para que la gente no maneje estando borracha. El mensaje es “tomá lo que quieras, subí que te llevo!”. En vez de decir “no, no tomes”. En fin. Acá me miran rarísimo cuando digo que no tomo alcohol; ahora sé lo que debe sentir Ale con las caras que le ponen todos cuando se enteran que no toma ni mate ni té ni café ni alcohol!

Algo que se come después de la cena de Navidad es unas tortitas que se llaman “mince pies”. Son unas especies de tartas chiquitas con tapas, rellenas con 13 ingredientes, entre ellos pasas de uva (aj! Cuando vi una, lo dejé) y se come caliente.

Las casas, muchas, suelen decorarse con luces, muchas luces y con muchas figuras hechas con luces que parecen moverse.

Vamos a ver cómo festejamos nosotros. Porque el 24 llegamos de París y el 25 no pasa nada ni nadie por la calle y está todo cerrado. Así que supongo que entre mañana y el domingo compraré algo para meter en el freezer.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: