Las Vegas

Las Vegas Día 4

(Escrito el 2 de setiembre)

Último día en Las Vegas!

Aquí van fotos explicadas!

Hotel Excalibur:

Para ir con los chicos. El piso de abajo está lleno de maquinitas de juegos para ellos. La decoración no es linda para nada.

Exterior del hotel .

El lobby.

Hotel Mandalay Bay:

Al hotel llegamos tomando un monorail gratuito que te lleva desde el Excalibur.

El Mandalay Bay y el monorail, foto sacada desde el Excalibur.

El lobby y una fuente. También está la estatua de Lenin sin cabeza.

Hotel Luxor:

Desde el Mandalay Bay te tomás el monorail otra vez para bajarte en el Luxor.

Tenía curiosidad por conocer este hotel y la verdad, no es tan lindo pero impresiona lo alto de la pirámide y que los ascensores suben y bajan en diagonal.

Lo que nos causó gracia fue el aroma en el lobby. Con Ale nos acordábamos que su seide solía llamar “Aromas De El Cairo” a cualquier olor feo. Verdaderamente, en el lobby del Luxor se podía oler esa frangancia!

El interior.

El lobby.

El exterior.

Camino al aeropuerto, paramos para sacarnos esta foto.

Chico con mucha suerte! Ale jugó un dólar en el aeropuerto y ganó 5 dólares!

Chau Las Vegas! Viva Las Vegas!

Las Vegas Día 3

(Escrito el día 1 de setiembre)

En ese día decidimos seguir paseando y conociendo más hoteles y tomarnos todo con calma. Después de todo, estamos de vacaciones y un algo de descanso no viene mal.

Sobre todo con el calor seco que hace: tendrá la ventaja de que no transpirás (en serio! no transpirás) pero se te seca mucho la piel y te cansa,.

No viene mal dormir una siesta si es que vas a seguir paseando a la noche también. Si de por sí no se recomienda estar al sol entre la 1 y 4 de la tarde en verano en ciudades donde suele hacer 30 grados, no te quieras imaginar lo que es pasear por aquí por esas horas bajo los 43 grados!

El primer hotel visitado en esta ocasión fue el Paris.

El exterior.

El lobby.

Ale miró y sabiamente expresó: “Meh, al final es todo lo mismo!” porque, claro, después de ver tantas ciudades recreadas en un lugar cerrado, uno ya pierde la sorpresa, lo que no quiere decir que no te siga llamando la atención y que no te cause admiración. Al fin de cuentas, será todo muy artificial pero tampoco todo esto fue construido por aliens. El hombre sigue siendo el mentor, autor y realizador de todo lo que ves. (Qué filósofa!)

Sigamos mirando y admirando:

El día anterior habíamos jugado 1 dólar cada uno en las tragamonedas clásicas, donde cada crédito es de 25 centavos. No es que somos tacaños, no nos llama la atención jugar pero estando ahí por qué no probar? En esa ocasión, cada uno habíamos ganado crédito, creo que 50 o 75 centavos más cada uno.

Ale decidió volver a jugar y esta vez la suerte le sonrió pero más: ganó 7 dólares! Y sin más, decidió parar. No hay que arriesgar la buena suerte.

Chico con suerte.

Se retira campeón.

Ya no es como antes que te sentabas con un balde a juntar las monedas que salieran de la máquina. Ahora cuando ganás, se te imprime un voucher y lo cobrás en caja o en unos cajeros automáticos.

Desde que vi por primera vez los capítulos de Friends que se desarrollan en Las Vegas que quise conocer el Caesars Palace.

El exterior.

El lobby.

Es, por supuesto que como todos los otros, ENOOOOOORME pero también fastuoso y exagerado. Tiene muchas esculturas, hasta una réplica exacta del David y según dice la placa, está hecho de la misma piedra de mármol que fue hecha el original.

También se recrean muchas fuentes a la manera americana, o sea, poniendo mucho y todo muy cerca o cambiándolo de lugar.

Cuenta además con un shopping de marcas caras y una escalera caracol pero mecánica.

Por último, en este paseo de día, paseamos por el Venetian.

El exterior.

El lobby.

El interior.

De este hotel me gustó que los cielorrasos estuvieran pintados (estarán pintados de verdad? A pincel, quiero decir…) pero de todas maneras, me resultó simpático.

Hay gondoleros, por supuesto y te pasean por el canal que va por afuera y por adentro y cuando llegan a un sector donde se ve que hay buena acústica, se ponen a cantar. Y todos sacamos fotos!

A la noche fuimos a la calle Fremont, bastante alejada de donde se encuentra el Strip. En los ’40s este lugar ardía de casinos y luces de neón.

Aquí sucedía todo hasta que se empezaron a construir los megahoteles famosos y esta calle quedó casi en el olvido hasta que en los ’90s se hizo una modernización: se hizo peatonal, se techó, se puso aire acondicionado y de alguna manera, recuperó su encanto. El techo es ahora una larga y gigante pantalla donde se proyectan comerciales, videos, etc.

La entrada a la calle.

Aquí es donde se ve el famoso cowboy.

Arriba de un negocio de souvenirs baratos.

De todas formas, a mí no me pareció que haya recapturado su antiguo glamour. Ahora se ven muchos imitadores o artistas callejeros tocando algún instrumento.

Los imitadores.

Pero obviamente sigue habiendo casinos!

Así llegamos al final de este día, gracias por pasar y comentar, no puedo contestar porque apenas llego con escribir lo que pasa cada día! Ah, sí! La valija llegó al segundo día, por suerte! All is well!

Hasta el próximo post, el último desde la Sin City!

Las Vegas Día 2

Todo en Las Vegas es ultra, colosal, fastuoso, grande, gordo… Todos los adjetivos aumentativos que se te ocurran, incluilos también.

Por momentos te parece estar paseando por una ciudad de cartón pintado: todo es lo que no es, lo que ves como real no es lo original y sin embargo… ahí está la atracción! Al menos para nosotros que no tomamos alcohol ni nos llama la atención jugar dinero ni apostar.

Las Vegas es una ciudad para pasearla y aceptarla como tal. Si te parece que te gusta más el arte y la historia, está Europa. Aquí hay historia pero recreada!

Pienso que muchas obras maravillosas que hay por el mundo (la torre Eiffel, la Estatua de la Libertad, etc) han llevado tantas décadas en ser realizadas y acá te las recrean en un par de años con yeso, plástico y fibra de vidrio! Literalmente, los americanos te sacan agua de las piedras. Fijate lo que es Las Vegas, una ciudad con todas las comodidades en el medio del desierto!

Nos propusimos recorrer los hoteles más famosos y de cada uno ver el exterior, el lobby y alguna que otra atracción que ofrezcan.

Les comento, este post tiene muchas fotos en forma de collage para poder condensar mucho en poco y de todas formas, me han quedado muchísimas más sin publicar!

Espero que las disfruten como nosotros. Factor WOW en on y aquí van algunos de los hoteles.

El hotel donde nos alojamos es un complejo de dos torres que pertenecen a otro hotel, el MGM Grand.

El exterior del hotel.

El lobby.

Entre otras cosas, además del casino, MGM Grand cuenta con un lugar donde tienen unos leones en cautiverio, donde se los puede ver jugar, comer, etc y, aunque el espacio pueda parecer pequeño, vimos que los leones se van por unos túneles, o sea que ahí no es solamente donde viven.

Lion Habitat.

Los leones son grandes pero juguetones.

Enfrente nomás, está el New York New York Hotel.

Todos los íconos neoyorkinos!

Hasta el Puente de Brooklyn!

Y adentro, todo recreado.

Las Vegas arrrde con tanto calor y por suerte hay muchos puentes con escaleras mecánicas y ascensores que te ayudan a que no te canses tanto… pero igual te cansás! Sobre todo si como nosotros, no estás acostumbrado a tanto calor!

Escaleras mecánicas y puentes.

Otra forma para trasladarse sin caminar.

Visitamos, luego, el hotel Monte Carlo.

El exterior.

Un detalle.

El lobby.

Nos tomamos una especie de pequeño tren que te conectaba con el hotel Aria y el Bellagio y el shopping Crystal.

El mini tren que gratis conecta hoteles y shopping del grupo al que pertenece el Monte Carlo.

Así llegamos al Crystals.

El exterior.

El interior. Tiene muchas obras de arte.

Ahí está el restaurant que abrió Eva Longoria.

Se llama “Beso”. Una palabra en español fácil de entender para los gringos.

El lobby del Aria Hotel.

Hasta ahora veníamos viendo cada hotel con su estilo pero nada podía prepararnos para el Bellagio. Es exagerado, es muy americano pero aunque parezca mentira, es hermoso! Las fotos tal vez te muestren algo limitado pero la armonía en los colores, los arreglos florales… no sé, a mí me encantó!

El interior.

El Bellagio cuenta con un sector que es una especie de jardín botánico y cuando leí sobre ello, me imaginé un lugar a temperatura acorde a las plantas y flores que allí crecen. Pues no, el aire acondicionado también estaba allí a full y las flores eran flores naturales, sí, pero sinceramente no creo que hayan sido plantadas allí desde semilla.

Es un patio con flores que recrean íconos americanos.

El lobby es lo hermoso. Al costado de donde se hace el check-in el techo está cubierto de gigantes flores de cristal de colores.

El lobby.


El techo.

Detalle.

La salida.

Cansados ya? No se imaginan nosotros cómo terminamos con el calor! Por suerte todos los interiores están climatizados y hay baños que uno puede usar, no importa que no te hospedes en el hotel donde estés paseando.

De esa forma, se hace más llevadero!

Y ustedes cómo lo vienen llevando? Qué hotel les gustó más?

Las Vegas Día 1

El hotel New York New York con montaña rusa incluida!

En un principio decidí escribir sobre Las Vegas una vez que hayamos partido… pero no se puede! Hay tanto para contar! Así que hoy, a pesar de ser nuestro segundo día en Las Vegas, comienzo a escribir lo que sucedió en nuestro primer día:

No hay mucho que contar (je!) en nuestro primer día en Las Vegas, sólo que llegamos desde New York en un vuelo de American Airlines, fuimos a buscar nuestro equipaje, el carrousel dio vueltas y vueltas hasta que se detuvo… y de nuestro equipaje, ni noticias!

Hicimos la denuncia pertinente en American Airlines y nos dijeron que ellos nos llevarían el bolso a nuestro hotel y también nos dieron un papel con una copia de la denuncia y un sitio web donde ir chequeando dónde se encuentra la valija.

Salimos del aeropuerto para tomar un shuttle que nos llevó gratis hasta un parking donde están todas las empresas que alquilan autos.

Qué sentí cuando salí? Lo mismo que sentirán mis tortas cuando las meto al horno! Estarían haciendo unos 40 grados de calor, ni quise saber cuánto pero para que tengan una idea si nunca experimentaron tanto calor, es como si estuvieras parada detrás del motor de un camión o colectivo en un día de verano, pero constantemente!

Cuando ya salimos con el auto, Ale manejó hasta que tomamos el Las Vegas Strip, la calle tan famosa donde están todos los hoteles y ver todo eso que ves en la tele, ahí delante tuyo, qué surreal! No podía creer que estuviera viendo todo eso ahí!!!

Llegamos al hotel que es el MGM Signature y cuando entré lo primero que exclamé fue:

“Wow! Tiene cocina!

Qué Lita de Lázzari soy! Mirá en lo que me fijo! Después me dí cuenta!

Y no sólo tiene cocina.

También comedor con un sofá y mesa pequeña que no salió en la foto.

El dormitorio. La tele se levanta con control remoto. Y hay dos placards.

Baño al costado de la cocina.

El otro baño con dos lavabos, yacuzzi e inodoro por supuesto, pero detrás de una puerta. Discreción.

Este hotel no tiene casino y salimos a recorrerlo un poco. Hay negocios y un patio de comidas además de unos restaurants muy monos que abren a la noche.

A pesar de la alegría inicial, estábamos medio desinflados con Ale, yo con la ropa de ya más de 24 hs, aunque él se pudo cambiar porque tenía una muda en su valija pequeña.

Decidimos entonces enfilar para un Outlet, el Las Vegas Premium Outlet North, donde para nuestro horror cuando llegamos, vimos que era al aire libre! De todas formas, teníamos que comprarnos ropa, en mi caso empezando por la ropa interior para afuera.

Como no estaba de mucho ánimo, me costó elegir. Entré a Sketchers, a Banana Republic, a Guess, a Timberland… No había nada que me gustara pero Ale empezó a apurarme porque me tenía que cambiar de ropa, no podía seguir con el mismo jean y el sweater de hilo!!!

Cuando cambia tu actitud (o te la hacen cambiar) entonces empezás a ver todo de otra forma. Entramos a Crocs y nos compramos unas ojotas. Bien.

Luego fuimos a Polo Ralph Lauren y adoré! Qué linda ropa! Nunca había entrado a un local de esta marca y la verdad es que me gustó mucho. Ale me eligió una chomba (un polo) color salmón y yo me elegí una remera blanca básica y unas bermudas. Ale también se compró una chomba, una remera y unos zoquetes.

Estábamos contentos pero ya se estaba haciendo de noche. Así que volvimos para el hotel donde nos acostamos bastante temprano.

Como se deberán imaginar, por estos lugares “outlet” no significa ropa vieja, rota y/o manchada que se vende barata por esos motivos. Aquí “outlet” es temporadas(no tan) pasadas y de excelente calidad.

Para que tengan una idea, nos compramos todo esto en Polo Ralph Lauren y gastamos 177.92 dólares, o sea, algo así como 125 euros o 750 pesos.

Nada mal, no?

Ya en nuestro segundo día, decidimos recorrer los hoteles más famosos, por dentro y por fuera!

Eso sí que da para otro post! Gracias por pasar y estar!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: