4 Días En
Tel Aviv

Niños, gatos, perros, frutas, colores… Todo convive en Tel Aviv, una ciudad muy tranquila, ideal para descansar unos días.

No contaba con que además de los paseos planeados también íbamos a poder disfrutar de algunos momentos de ocio y levantarnos no tan temprano y sentir que, además de viaje, también estábamos de vacaciones.

Vení a disfrutarla!

La gente

Como te adelanté, hay muchos niños! En realidad, hay muchas familias y se ve que suelen ser numerosas. Nos cruzábamos mamás y papás jóvenes con, mínimo, tres chicos de edades muy seguidas.

Es una ciudad LGTB+ friendly y vimos la bandera afuera de muchos locales.

Los modales de los mozos y de los que atienden al público gastronómico en general, son un tanto bruscos. No es que sean de malas personas o que les moleste atender. Para darte un ejemplo, las veces que comimos afuera en algún restaurant, te tiran, SÍ, TE TIRAN los platos sobre la mesa, o sea que no los apoyan. La primera vez nos miramos con Ale que no sabíamos qué decir. Para nuestro último día, ya nos causaba gracia!

La ciudad

Es limpia y por suerte las distancias son cortas.

Te podés tomar el colectivo que acepta tanto tarjeta local de viajes o efectivo.

Adoré la cantidad de edificios modernos!

Por zonas se ve muchos edificios antiguos, un poco maltrechos algunos pero, a la vez, se ven muchos cubiertos porque están siendo restaurados.

Es muy fácil moverse por Tel Aviv y hasta podés llegar a Jaffa caminando, bordeando el mar.

Pero era tanto el calor, que nosotros preferimos tomar el colectivo!

Lo que noté es que los primeros días me picaban mucho los ojos, no sé si sería la sal en el aire, andá a saber. Y aunque no nos metiéramos en la playa, a la vuelta, al bañarnos, veíamos la arena que dejábamos en la ducha!

Hay muchos parques tan verdes!

Spiegel Park

Generalmente accedés a las playas a través de ellos.

Visitamos el Sarona Gardens, un parque que tiene una historia muy particular.

En este predio se estableció, en 1871, una colonia alemana templaria. En 1941, todos sus residentes fueron desterrados por autoridades británicas por ser considerados simpatizantes nazis.

Es por eso que si hoy la visitás, te encontrás con un parque con varias propiedades, las casas que actualmente son negocios o lugares con información turística.

Las playas

Hermosas!

La arena finita y suave como talco!

Constantemente se monitorea la calidad del agua y se informa en carteles a tal fin y cada playa tiene un sector donde dejar juguetes para que otros niños los utilicen.

Hay duchas, hay canillas para enjuaguarte y limpiarte los pies.

Amé la playa para perros!

Hay muchos gimnasios muy bien equipados!

Si te gusta la playa te podés quedar el día entero, hasta la noche!

Los mercados

Hay de todo tipo y por suerte los hay cubiertos también.

Este tan bonito es el Sarona Market.

Lo que noté es que los mercados que pueden ser clásicos, como el que está en Jaffa, están muy aggiornados y son limpios y prolijos.

El hotel

Lindo, muy muy Instagram en su decoración y lo irónico es que no tienen una cuenta de IG!

El servicio es excelente: Teníamos desayuno incluído además de un par de horas cada tarde donde servían canapés y bebidas y a toda hora podías tomar té o café y servirte de algunas cookies.

Ale ya escribió sobre el mismo en su blog y mostrando todo! Recomiendo totalmente el Hotel Shalom!

Esto que ves es un pantallazo general de Tel Aviv. En los próximos posts te muestro Jaffa en detalle y en el siguiente, la comida y los lugares que visitamos para alimentarnos tan rico!

Acá te dejo un video cortito con más de la ciudad y más de los perritos pasándola bárbaro en la playa!