Griffith Park y Naples

There’s something in the air in Hollywood
The sun is shining like you knew it would
You’re ridin’ in your car in Hollywood
You got the top down and it feels so good.
(Hollywood – Madonna)

Uno de los lugares que queríamos visitar en LA era Griffith Park, un parque gigante con muchos senderos para caminar y que allí en lo alto (pero no en lo más alto) se encuentra el famoso Griffith Observatory.

La última vez que estuvimos en LA no pudimos ir al parque porque hacía mucho pero mucho calor. Así que ahora, como fuimos en invierno, la temperatura, supusimos, iba  a estar ideal…

Fue imposible entrar por la entrada normal por la cantidad de autos y del nulo lugar para estacionar. A paso de hombre, Ale manejó y manejó hasta que encontramos un estacionamiento dentro del mismo parque y caminamos desde allí.

Hermoso todo lo que veíamos alrededor!

Pero empezamos a sentir calor.

Mucho calor, el sol nos estaba dando con todo, gracias al cielo azul sin nubes!

Y yo sin sombrero!  😮

La caminata la enfilamos para llegar al Observatorio.

Allá se lo ve.

Pero también se divisa el famoso cartel y te cansás de sacarle fotos!

Llegamos al Observatorio y qué bueno encontrar un poco de fresco…

Y frescos! Me encantaron!

Había mucha gente mirando exposiciones de telescopios y demás temitas astronómicos que no me interesan, lo siento, pero disfruté mucho del edificio en sí.

Al salir, encontramos este árbol.

Un homenaje a George Harrison.

La plaza del Observatorio es muy linda y esta vista es desde la terraza.

De allí emprendimos otra caminata para acercarnos más al cartel pero nos dimos cuenta que iba a ser imposible llegar a él con el calor que estábamos sintiendo.

Nos volvimos porque ya estábamos bastante molestos.

Y a los dos días, cuando fue nuestro último día en LA, empezó a hacer frío y a llover.

Fuimos a visitar el barco Lane Victory (sobre el cual escribirá Ale) y de allí a Naples.

Para cuando llegamos ya era de noche y buenísimo!

Qué mejor para disfrutar de las luces de Naples!

Naples es como una pequeña Venecia porque son tres islas separadas por canales, que son navegables.

Tuvimos la oportunidad de estacionar y, a pesar del frío (sí, hacía frío!) pudimos sacar fotos de algunas casas.

Casi nadie afuera y la gente que caminaba por allí lo hacía sin hacer ruido…

Sacando fotos y fotos.

Y de las que estaban sobre los canales.

A Ale le encantó y quiere volver para alojarse acá alguna vez.

Era tan lindo todo que cualquier foto salía hermosa!

Ojalá volvamos a Naples! En Navidad es mágica.

Pero, en realidad, toda esta semana que pasamos en Los Angeles fue mágica y creo que el hecho de que fuera Navidad, ayudó.

Gracias por acompañarnos!