Brexit

out-001

La portada del diario vespertino gratuito, el viernes.

Bueno, ganó irse de la Comunidad Europea. Ok, desde mi punto de vista “ganó” es una forma de decir y viendo las reacciones que procedieron a este referendum, pareciera ser que la victoria, en realidad, significa haber perdido.

Cómo se vive acá? Cómo lo vivimos nosotros?

Ni remotamente nos imaginábamos que el Brexit iba a tener mayoría de votos. Sinceramente, ni me molesté mucho en leer nada porque no votaba aunque Ale sí porque es británico. Él sí, responsable como es, estuvo leyendo aunque su voto lo tenía bien decidido.

Y hay algo que quisiera aclarar:

En la mañana del viernes, al levantarme, me entero. Y no lo podía creer. Enseguida me di cuenta de que lo que definió este resultado fue lo que se “respiraba”: el temor (nunca del todo asumido) de que se venga una incontrolable horda de inmigrantes y de que el Reino Unido se desangre enviando dinero a la Comunidad Europea.

Desayuné, me vestí y me fui a trabajar. En el colectivo, camino a la estación, me entero por Twitter que Cameron había presentado su renuncia.

Llegué a mi trabajo y mis compañeros, que son mayormente británicos, estaban que no se aguantaban de la bronca, la desazón, la desilusión y me explicaban que esto fue mayormente el voto de la zona del norte de Inglaterra, donde prevalece cierto racismo disfrazado de orgullo de ser británico.

Mi jefa enojada y pensando en los muchos británicos de clase media para abajo que se van a España de vacaciones porque les es conveniente y “ahora se van a dar cuenta lo que es estar fuera de la Unión Europea, cuando se les terminen las vacaciones baratas”.

Y nosotros qué pensamos? Qué nos puede pasar?

Como dije antes, Ale es británico y yo soy italiana. Si quisiera ser británica lo puedo ser tranquilamente, ya hacen 11 años que vivo acá y, por ende, tengo residencia permenente al haber vivido 5 años seguidos. Por ese lado estamos tranquilos.

Tampoco significa que los que no son británicos y viven acá serán echados o se les pedirá visa. La mayoría son residentes legales y lo seguirán siendo bajo cualquier circunstancia.

Pero los que no están tranquilos son los que votaron por el Brexit y son, por ejemplo, cuenta-propistas o tienen un negocio: Estar fuera de la Unión significa más impuestos sobre la mercadería que ellos comercializan, por ejemplo.

Es increíble ver la tele y a ciertos encuestados que asumen que votaron a favor de dejar la Unión pero reconocen que lo hicieron porque estaban seguros que iba a ganar el quedarse. Son tontos? No entienden esto de que si votás, tu voto se cuenta?

Otros votaron por irse como una forma de castigar al Primer Ministro David Cameron, quien fue el de la idea del referendum para no perder votos en las elecciones pasadas, ante el surgimiento de partidos de derecha que clamaban por dejar la Unión.

Bueno, David, acá estamos.

Otra consecuencia inesperada es que Escocia votó a favor de quedarse. Eso significa que estarían dispuestos a dejar el Reino Unido para ser partes de la Unión.

Qué loco, no?

Loco como ese pueblo galés que votó para irse y ahora darse cuenta de que los £350,000,000 que reciben de la Unión para solventar su forma de vivir (caminos, viviendas, transportes, etc) quedarán en nada.

Loco como los jóvenes menores de 34 años que no fueron a votar en los grandes números que fueron los de más de 50 años, la gente mayor con ideas más conservadoras y que en su mayoría votaron por irse. La tendencia general en los menores de 34 es de quedarse, esta generación acostumbrada a moverse por una Europa sin fronteras.

Y así llegamos al día de hoy, por ahora todo sigue igual aunque se están juntando firmas para que se haga otro referendum. Hay un sitio online del Parlamento y cualquier tema que se quiera hacer tratar y junta más de 100,000 firmas tiene la obligación de ser atendido.

Al momento de escribir esto, hay más de 3,500,000 firmas.

De todas formas, no soy pesimista, a pesar de las consecuencias que hubo en el mercado (la libra bajó pero luego subió aunque no se recuperó del todo). Como todo en la vida, las cosas suelen equilibrarse de alguna forma, y sin ir muy lejos en la historia, si algo leíste, sabés bien que los pueblos pasan por diferentes etapas y salen adelante o se dan de traste y se vuelven a levantar para volver a lucharla.

Confío en que de alguna forma, algo bueno se podrá sacar.