Por Qué Y Cómo Nos Cuidamos

P1140233

No queda otra!

Si tuviera que contestar “Por qué te cuidás?” contestaría sin dudarlo: “Para no engordar”.

Si tuviera que contestar “Como te cuidás?” contestaría mirando para los costados: “Como puedo!”

No promuevo la anorexia ni nunca fui anoréxica o bulímica como tampoco promuevo la delgadez extrema y tampoco nunca fui piel y huesos. Pero debo ser franca, aumentar de peso me preocupa siempre. Lo tengo en la cabeza dándome zarpazos cada vez que abro la boca para comer; lo tengo en la cabeza después de haber cerrado la boca para masticar y una vez que ya comí, también.

Nunca me cuidé con las comidas porque siempre comí como una bestia pero no engordaba. O si me llegaba a exceder durante unos tres o cuatro días seguidos, el cuerpo mismo se encargaba avisándome que parara un poco, con una descompostura.

Así que, remitiéndome a las preguntas iniciales, confirmo que me cuido para no engordar (más). No siento a los alimentos, o a ciertos alimentos como mis enemigos. Por suerte no tengo miedo de enfermarme si como ciertas cosas.

(Pero comprendo a quienes tienen esa preocupación).

Y me cuido comiendo sano y, afortunadamente no me parece un sacrificio enorme. Me gusta y disfruto de comer cosas saludables.

Es que los años pasan, las caderas se ensanchan y los estómagos se aflojan y una sigue comiendo como si fuera aquella firme y fibrosa adolescente-joven. Lo que es peor, el cuerpo ya ni te avisa con que pares un poco; se cansó. Ahora, o te descomponés más seguido y te tomás alguna pastilla o no te descomponés nunca y seguís dándole al diente.

En mi caso particular, tengo la suerte que toda la vida comí frutas y verduras y puedo vivir a verduras y lechuguitas días y días seguidos; me encantan, no me aburren, me parecen deliciosas y eso ayuda a que no me abarrote a papa, pastas, carnes, panes y demás delicias. Sufriría horrores y no quisiera imaginarme físicamente si solo comiera esto último.

Pero es así, mis amores, comer es un placer; disfrutar de la comida es algo que valoramos a medida que pasan los años y es justo en el momento en que las hormonas se descontrolan y los jugos gástricos y colesteroles se empecinan en hacerse notar.

Creo no estar sola en este lamento, no?

Contame, vos por qué y cómo te cuidás?