Silencio

Yo soy de hablar mucho, de socializar sin problemas; de preguntar, repreguntar si me quedaron dudas; de levantar la voz o dar grititos si algo me gusta; de expresar mi descontento si algo no me cae del todo bien; de interrumpir si estoy muy metida en una conversación…

…. Pero para algunas cosas te pido silencio!

Silencio, por favor!

Necesito silencio cuando me levanto y para pasar una hora sola; para prepararme el mate cocido, sentarme y leer los diarios. Puedo hablar, sí, cómo no; te contesto si me preguntás algo pero no soy de iniciar una conversación en ese momento, no importa la hora que sea. Porque necesito una hora para despertarme del todo. Necesito saber que voy a empezar el día tranquila aunque después todo se desmadre.

También necesito silencio para estudiar porque nunca pude hacerlo con música ni con la radio ni con la tele de fondo. Mirá que traté porque tenía compañeras que decían que poner música tranquila las ayudaba a concentrarse más. Yo nunca pude. Y menos estudiar “en equipo”. Jamás.

Para escribir necesito silencio total. Me concentro bien y si tengo una idea dando vueltas, lo más probable es que termine de desarrollarla rapidísimo pero si estuviera al lado de Ale mientras él escucha la radio, por ejemplo, estaría como dos horas dando vueltas tratando de terminar una oración.

Para leer por placer también me gusta el silencio aunque si estoy en el subte, me concentro bien, de todas formas. Pero me puedo pasar de estación! 😛

(En un colectivo no puedo leer porque me descompongo del estómago)

Quiero silencio para dormir. Absoluto silencio. Después, una vez que me duermo y estoy en pleno ronquido porcino, me podés hablar, poner música, la tele o lo que sea, que no me despierto. Es al comienzo, cuando me voy relajando que necesito no escuchar nada.

Para cocinar no es que necesite silencio pero tampoco me sirve de nada poner música o la tele. Me distraen y no puedo tenerlo como “ruido de fondo”, porque empiezo a prestarle atención a lo que escucho y no a lo que estoy haciendo.

Se ve que no puedo caminar y comer chicle!

Y vos cómo te llevás con el silencio? Para qué lo necesitás? Contame!