10 Tips Para No Olvidar Nada En El Hotel

10 TIPS

El momento del check-out.

Como siempre digo, yo puedo tener muchos defectos pero si hay una virtud que reconozco tener es que difícilmente pierda algo o me lo deje olvidado en algún lado.

Si estoy en casa y busco algo, tengo una memoria visual tan clara que me pasa que pienso en el objeto y lo “veo” e inmediatamente sé dónde lo puse o guardé y / o dónde estaba la última vez que lo vi.

Con respecto a olvidarme algo de algún lado, nunca me pasó lo que suele suceder: que te olvidás el paraguas en el colectivo o la agenda en el café, etc.

Creo que un momento típico en que la mayoría se olvida de sus cosas es cuando deja el hotel, cuando hace el check-out.

Por qué pasa eso? Supongo que tiene que ver con que cuando uno deja el hotel está más pendiente de que se tiene que ir, de horarios, del viaje de vuelta, de las pocas ganas de volver a la rutina, que la mente se ocupa de esto y no se concentra en el “aquí y ahora”.

En tantos viajes que he hecho sola y con Ale, nunca dejé nada olvidado y te paso a contar algunos truquitos que ponemos en práctica a la hora de dejar el hotel:

  • Si fuera posible, ir a dormir la noche anterior con las valijas ya hechas y dejar afuera lo que te vas a poner al otro día.

Si no fuera posible, cada uno hace su valija y si tenés chicos, repártanse la valija de quién hace cada uno o poné en práctica tus dotes de padre / madre.

Entonces:

  • Una vez que las valijas estén hechas, tomás una bolsa y ahí tirás todos los papeles que encuentres desparramados o que no quieras o la basura que te haya quedado. Fijate bien porque entre papeles o cajas pudo haber quedado plata, una llave, la tarjeta, un souvenir o cualquier objeto pequeño importante que se pudo haber caído o mezclado.
  • Arrinconás las valijas hechas contra la puerta de salida o en un rincón neutral, paradas o acostadas en el piso pero no sobre sillas o sillón.
  • Repartirse qué ambiente del alojamiento cada uno verifica. Por ejemplo: uno chequea el baño mientras el otro, la habitación.

El baño:

  • En el baño, entonces, primero corrés la cortina y te fijás si quedó algún cosmético (lo más probable es que el champú y el enjuague estén ahí y ni te habías acordado de guardarlos!)
  • Chequear atrás de las puertas, algo siempre queda colgado! (La gorra del baño, tu esponja, alguna prenda interior).
  • Chequear la mesada y si hay, el mueble de abajo de la pileta.

La habitación:

  • En la habitación mirar SIEMPRE debajo de la cama, abrir todos los cajones, los de las mesas de luz, la cajonera y el placard. No te dejes guiar por el “No, si no guardamos nada en los cajones”: Muchas veces pasa que VOS no guardaste algo pero el otro sí y se olvidó de decirte o puede pasar que algún hijo puso / escondió algo y tampoco te dijo.
  • “Des/armar” la cama prolijamente: estirás las sábanas una por una y el cubrecamas también. Ahí seguro aparece una media, un calzón o hasta una billetera!
  • Chequear que nada haya quedado enchufado. Es muy común que se guarden las cámaras de fotos y teléfonos pero los cargadores queden ahí.

Cuando cada uno chequeó su lugar asignado, cambian: vos que chequeaste el baño andá a chequear la habitación (sí, abrí los cajones y mirá abajo de la cama TAMBIÉN) y el otro que revise el baño como lo hiciste vos.

Por qué?

Porque cuatro ojos ven mejor que dos! 😯  😯

Y las mujeres somos campeonas en encontrar cosas donde antes pasaron los hombres y juraron no haber visto nada!

Si tuvieras chicos que vigilar, entonces que uno revise y el otro controla a los niños y que luego venga ese otro y los controle mientras vos te vas a “re chequear”.

Bueno, que lloren, que se molesten pero más vas a llorar vos cuando llegues a tu casa o al aeropuerto y te des cuenta de lo que te olvidaste!

Y un bonus tip:

Si vas a buscar algo o a chequear o re chequear un ambiente, nunca lo hagas con algo en la mano: lo más probable es que tomes algo que encontraste y dejes lo que tenías en la mano antes!!

Que no puede pasar?!?!?

Cuando uno está nervioso, estresado o preocupado, no responde bien a ciertos estímulos o no puede concentrarse bien, así que, para no tener recuerdos amargos de tus vacaciones por lo que perdiste, mejor perdé unos minutos con estos truquitos y vas a viajar más tranquilo. Te aseguro que no lleva tanto tiempo como lo que parece!

Y vos tenés algún otro truquito para compartir? Contanos!