The Secret Life Of Walter Mitty

So long ago
Wasn’t a dream
Wasn’t just a dream
I know, yes, I know
It seems so very real
It seems so real to me
(#9 Dream – José González)

1991. Primer año del profesorado de inglés y la profesora de Language I, Silvia Biafore, nos da a leer, entre muchos cuentos, The Secret Life Of Walter Mitty, una short story que disfruté mucho.

Es esa clase de texto que por alguna frase en particular (“Coals to Newcastle!”) o por el tema que trata o por empatía o por identificación (“Acaso yo, a veces, no soy un poco como Mr Mitty…?”), no te la olvidás fácilmente.

Hace un par de meses me enteré por una colega que también estudió en el mismo profesorado y donde ahora es profesora, que se estrenaba la película The Secret Life Of Walter Mitty y al ver el trailer me dí cuenta de que tiene y no tiene que ver con el cuento original.
Tiene que ver en cuanto a la condición de Walter Mitty pero es eso lo único que conserva. Después, es todo nuevo, en cuanto a la forma de desarrollar la historia a partir de cómo es Walter. Me entenderás si ya leíste el cuento, me entenderás cuando veas la película, una película que se puede disfrutar desde muchos ángulos.
En general, me dio la impresión de ser una película muy para estos tiempos, donde todo lo miramos a través de Facebook e Instagram: la estética tiene un poco de collage, otro poco de scrapbook. En muchas ocasiones aparecen mensajes escritos en los lugares menos esperados para hacerte pensar o sentir, así que por momentos se pone un poco surrealista y dudás si lo que estás viendo es real o sólo pasa en la imaginación de Walter Mitty…
Me dio la sensación también que dependiendo de tu estado de ánimo, puede llegar a emocionarte mucho. En mi caso, fue una película que disfruté no solo por lo que veía y lo que escuchaba sino por lo que me hacía sentir. Me hacía sentir bien y hubo muchos pero muchos momentos en que realmente te reís pero no porque cuenten chistes o pisen una cáscara de banana y se caigan. No. Te reís con alegría, te reís porque te hace bien lo que ves, te reís porque es un placer total para los sentidos!

 Este es uno de los momentos que más me hizo reír!
Como comediante, Ben Stiller nunca me terminaba de cuadrar: Me pareció insoportable en la película Something About Mary pero me gustó mucho en Zoolander y muy pero muy poco en Meet The Fockers.
Si te pasaba lo mismo, te adelanto que en esta película, lo amás.

LO A-MÁS!

Si andás con ganas de enamorarte, vas a desear conocer alguien como él, te lo confundas o no con el personaje o por lo bien que le queda la ropa que se ponga o se peine como se peine. Y además, dirige la película. Bingo!

Si estás un poco triste, si estás un poco pesimista, si estás buscando tu camino, si te preguntás de qué sirve seguir vivo, si creés que tus sueños nunca se van a cumplir, te recomiendo ir a ver esta película. Estoy segura de que te estés sintiendo como te sientas, te vas a emocionar porque vas a saber reflejarte en algún detalle, en algún personaje, en algún acontecimiento, en alguna frase.


En resumen, si estás un poco afligida, salís esperanzada!

Y si estás de buen humor, salís feliz!

Entre los actores, te encontrás con, por ejemplo, Shirley McLane, que hace de la mamá de Walter y la co-protagonista es Kirsten Wiig. 

Me encanta el personaje que hace Sean Penn. Creo que cualquier personaje que haga, me gustará porque él me encanta, así que no puedo ser objetiva!!
 

Sean Penn componiendo un fotógrafo muy particular.

Algo muy importante que tiene esta película es la banda de sonido. Las canciones principales son cantadas por una voz que yo reconocía como familiar y luego me di cuenta: Se trata de José González, de quien compré un CD hace mil años cuando aquí se escuchaba mucho un tema de él llamado Heartbeats.

Saben qué? Es hijo de padres argentinos! Sus padres y hermana escaparon cuando sucedió el golpe de estado en 1976 y dos años después, José nació en Suecia. 
Las canciones que compone son muy tranquilas aunque a la vez muy inspiradoras, te hacen sentir muy bien y van genial con esta película; creo que el soundtrack en general ayuda mucho a intensificar el torbellino de emociones que esta película te provoca.

Tambien ayuda ver los hermosos y coloridos paisajes que se muestran!

Me hacía acordar mucho a la Patagonia.
En fin, es una película que te provoca optimismo y buen humor. (Será por eso que escribí este post tan largo con tanta alegría?)
Sin vacilar un solo instante más, te recomiendo que vayas a verla, con amigos o sin compañía, no importa. Llevate unos pañuelitos por las dudas y muchas ganas de querer experimentar una buena aventura espiritual, un camino a tus sentidos, a tu corazón, a tu historia, a tu ser.

Que la disfrutes!