Cholula En El Extranjero

Oh, sí, soy cholula, lo reconozco, lo asumo sin culpas ni vergüenza, lo digo, lo apruebo, … y no me importa! Como le respondí a alguien una vez, “no me saca horas de lectura”, así que es un gusto que me doy.
Mi rutina de información comienza a la mañana, con noticias sobre el país. Escucho de 6am a 10am (hora argentina) El Exprimidor y leo Clarín, La Nación y a veces Página/12, para comparar.
Una vez que tengo una idea de cómo anda el país y el mundo en general, paso a chequear portales como Primicias Ya y un blog que tiene un poco de todo, mucho de farándula argentina y algunas curiosidades, llamado La Ventana Indiscreta de Julia
Después retomo los diarios y chequeo la sección espectáculos pero sólo la de La Nación, Personajes.tv. Qué cosa, che, cómo será el interés que hay hoy en día por lo que pasa en la tele que LANA-CIÓN sucumbió, borrando la sección “Entretenimiento”. 
La sección Espectáculos de Clarín no me merece atención ni interés, no me gusta su diseño y entro si veo algún título que me llame la atención pero los que redactan en esa sección son de terror. 
A las 13hs de Argentina sintonizo, a través de internet, el canal América para ver Intrusos. No me banco a Ventura, Rial será un mercenario pero yo ahí miro noticias de la farándula y me divierto o me indigno o nada pero lo miro. Prefiero ver eso a un programa light y edulcorado y que no es ni chicha ni limonada, como el de Mariana Fabbiani. Esos programas que empiezan con una temática cool, terminan de rodillas ante el rating porque no los ve nadie y manotean los escándalos mediáticos que comienzan en otros canales. Por lo menos Intrusos es coherente.
Si quisiera ver algún otro canal de Argentina puedo ir a Sin Televisor, donde no sólo ves los de aire sino los de cable.
A veces veo La Jaula de la Moda, a las 16hs de Argentina, a través de Magazine TV. Me encantan! Pero casi siempre a esa hora estoy preparando la cena.
A la noche, después de cenar, paso por DListed, mi portal favorito sobre farándula extranjera y sigo con el canal de Ángel De Brito que está en YouTube y ahí veo otros reportajes o algún que otro escándalo.
Los sábados, generalmente a la noche, busco en TN el programa Tiene La Palabra. Disfruto muchísimo de los programas con reportajes a un solo invitado y siempre son interesantes tanto los invitados que llevan como las preguntas que hacen los periodistas.
Este domingo que pasó puse América y vi Almorzando con Mirtha Legrand y estuvo buena la experiencia! Me entretuve como siempre y hasta me pareció que La Chiqui está más calmada y de mejor humor; se ve que el hecho de que el programa vaya una vez por semana está bien.
También, de vez en cuando, cuando me acuerdo, busco en YouTube, los reportajes que hace Jay Mammon.
Pareciera que estuviera pegada a la pantalla todo el día pero no, también hago otras cosas; lo que pasa es que a veces no miro los programas enteros o a veces no chequeo tal o cual portal porque no me da el tiempo o tengo sueño o lo que sea, pero en general, mi interés sobre el mundo del espectáculo se centra en esos sitios que te mencioné.
Tengo que agradecer vivir en el extranjero en esta época donde gracias a las comunicaciones y a internet uno no sólo puede estar al día con lo que pasa en su familia sino en el país y en el mundo de espectáculo! 
Y ya que estamos en el tema, me puso triste la muerte de Juan Carlos Calabró al que miraba en Calabromas cuando era chica y, digamos que no me causaba mucha gracia en esa época pero los viernes a la noche qué se podía ver? Sí me acuerdo de que a mi hermana le hacía mucha gracia El Contra. 
Ves, es como toda noticia de una muerte, uno empatiza porque te hace acordar a otras personas queridas que ya no están… Ayer mientras veía las declaraciones que hacían las hijas, me recordó al momento en que falleció mi viejo y se me llenaban los ojos de lágrimas porque decían de él las cosas que yo también diría de mi viejo: el mejor padre, el padre que quisieran tener todos, un tipo digno y muy trabajador, etc.
También rescato lo que dicen todos: que era un humorista que jamás necesitó de una mala palabra para hacer reír y él mismo era libretista de sus programas, divirtiendo a grandes y chicos. Un talento, verdaderamente.