Scones Salados De Espelta

Nunca había escuchado “harina de espelta” ni “spelt flour” y me enteré cuando mi prima Flor fue a una nutricionista y ésta le recomendó que cocinara con este tipo de harina. 
La harina de espelta es un tipo de cereal que al ser molido finamente, uno obtiene una harina. Es muy primitiva, digamos, porque se cultiva desde antes de la Edad Media. 
Tiene un alto porcentaje de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Es muy buena para quienes son alérgicos al trigo pero también tiene gluten así que no es apta para celíacos.
Aparenta ser una harina sucia, parecida a la harina integral aunque más clarita y se puede hacer de todo, panes, galletitas, muffins…

Algunos recomiendan mezclarla con harina de trigo común  porque la espelta es una harina un tanto compacta pero, de todas formas, uno puede experimentar y sacar sus conclusiones.

Yo elegí hacer unos scones, en realidad, unos mini scones para no sentirme tan culpable al comerlos!! Obvio, no es lo mismo comer un sconote que varios pequeños! Todo entra por los ojos, o no?

Son muy pocos los ingredientes y no lleva huevos. Salen 6 scones normales o 12 pequeños.

Ingredientes

240gr de harina de espelta
1 cucharada de polvo de hornear
85gr de manteca
160ml de leche
1 cucharadita de sal

Procedimiento

– Encender el horno a 200ºC.

– Con una espátula mezclar los ingredientos secos con la manteca hasta que se llegue a una consistencia arenosa.

– Ir agregando la leche de a poco y una vez que esté todo mezclado, lindo y lisito, sacar del bowl y poner la masa sobre una superficie enharinada.

Con la palma de la mano, aplastar la masa (no amasarla ni aplastarla con palote) hasta que se logre 1.5 cm de espesor.

Si los querés más alto, pues 2 cm.

Cortar los scones y recuerden: no girar el molde para despegar el scone!

Colocar sobre una asadera y hornear por unos 15 minutos.

Rapidísimos, riquísimos y saladitos! Ideales para acompañar una picada mona!
Te recomiendo comerlos un domingo a la noche con manteca o queso blanco!