M&M’s World En Londres

Aunque yo soy fana de los Rocklets (más baratos, más grandes y arrrrrgentinos!), a los eme y eme los descubrí en los ’80, hasta me acuerdo del comercial y el jingle. Creo que a Argentina llegaron en la época de la Plata Dulce (Googleen los más jóvenes), después no los volví a probar hasta los ’90 y los que me gustaron siempre fueron los de chocolate. 
Los de maní, bueh, ok, los como si no queda otra pero si tengo que elegir, me decido por mis favoritos.
M&M’s World hay New York, en Orlando y en Las Vegas y, desde junio de 2011, en Londres, más precisamente en Leicester Square, así que es muy fácil de encontrar.
La entrada.
El lugar es maravillosamente grande y lindo y entretenido! Porque no sólo se venden los famosos confites sino miles de otras cosas que no necesitás!
El negocio consta de dos pisos y dos subsuelos y los ambientes son amplios y menos mal, porque hay mucha gente todo el tiempo, todos los días!
No bien entrás te encontrás con un fabuloso double decker por el cual tenés que pasar.
De frente.
Ahí nomás te encontrás con un cuadro gigantísimo hecho todo de M&M.
Detalle.
Y de inmediato empezás a ponerte bizca de ver tanto merchandising! 
Pero es que yo pensé que acá se vendían los confites y alguna otra cosa! Y… no! Hay de todo!
 Almohadones con y sin patitas y bracitos.

Equipo para lluvia, platos, vasos, cucharas, bolsas, monederos y artículos para cocinar.
A mí lo que me parecieron más bonitos eran los productos que tenían que ver con Londres, esos que podés llevar como souvenir. Quedás bien y no ocupan tanto espacio en la valija.
 
Había un sector que era decididamente británico.
Sin embargo, por los 4 niveles, podías encontrar otras cosas!
Por ejemplo:
Bolsas, llaveros (de muchas clases), anotadores, stickers.
Las remeras están buenísimas!
Peluches varios, almohadones, pulseras, portarretratos.
Dije “niveles”? 
Acá tenés una vista parcial desde el 2do piso, que es el más alto.
Justamente, subiendo al segundo nivel, te encontrás con retratos de británicos famosos pero con las caritas de confites!
Cuántos reconocés?
 En cada subsuelo encontrás M&M gigantes, mirá qué lindos!
 Cómo me gustóóóóóóóóó!!!!

Bueno, pero a qué viene uno acá, en realidad, eh? A comprar confites… o no?

Están en el primer subsuelo, mirá qué belleza cómo están exhibidos!

Hay muchos más!
Fijate bien cuando los elijas, de darte cuenta si estás eligiendo los rellenos de chocolate o los de maní. Hay muchos colores para elegir y tomás una bolsita y abrís una palanquita y le das hasta que quieras! Podés mezclar los colores si querés (se venden al peso) o podés ponerlos por separados.
Oh, y uno se engancha con cada pavada! Qué imaginación para vender!! Fijate estos “sabores”:
“Let It Be”, “Guardsmen Mix”, “London Park Mix”, entre otros.
Los empleados son por demás recontra-amables, sonrientes y conversadores, un placer ir aunque más no sea a sacar fotos pero yo compré unos confites para Ale, rojos y blancos, por supuesto! 
Si estuviese de turista, hubiese arrasado!!
Y vos, visitarías este lugar? Qué te comprarías?