Dos Playas De Inglaterra

Vamos a la playa!

Está haciendo mucho calor muy seguido en Londres y lo estoy sufriendo: si salgo y estoy bajo el sol un par de horas, enseguida empiezo a estornudar y a moquear como si estuviera con gripe. Horrible.
Y este sábado sabíamos que estaba pronosticado 30°C así que Ale quiso ir a la playa, no porque seamos fanáticos del mar y del sol sino porque vio que era una oportunidad de probar el high speed train, el tren de alta velocidad, que va a unos 220km/h.
Fuimos hasta la estación Stratford International, que se inauguró para los JJOO y llegamos 50” más tarde y vimos cómo el tren, puntual, se iba. Por suerte a la media hora venía otro y lo tomamos.
Llegamos a Ramsgate, una ciudad balnearia que queda al este de Londres, sobre la costa y a una hora y algo en el tren veloz.
Caminamos desde la estación hasta la costa.

Vimos unos cuantos botes.

El museo marítimo.

Vimos que había lindos rincones.

Y sobre esta callecita donde no había tráfico, almorzamos.
Miramos los menúes de todos los negocios que eran muy chiquitos y ninguno ofrecía papas fritas, algo que me llamó la atención porque teníamos ganas de comer fish and chips.
Nos decidimos por un pequeño restaurant que ofrecía sandwiches y ensaladas y tampoco ofrecían papas fritas y nos dimos cuenta que en realidad era una casa normal que en la terraza pusieron mesas, sillas, una cocina al aire libre y ahí preparaban todo.
Después de almorzar, quisimos caminar a lo largo de la costa siguiendo un mapa que pedimos en el Tourist Information Centre.

Empezamos por la playa de arena finita y dorada.

La temperatura era de alrededor de 20°C y me parece que el agua era bastante fría porque no había muchos en el mar. 

Se veía muchas algas.

A lo largo de la caminata notamos algunas casas lindas.

Muy lindas vistas con los acantilados blancos.

El camino se podía hacer casi pegados al mar o subiendo unas escaleras, llegabas a unas veredas que estaban bien arriba. Esto es porque la marea sube muy rápidamente y tapa algunas playas.

Una de las tantas escaleras.

La vista desde arriba.

Vimos mucho verde y las casas ya empezaban a ver más bonitas.

Empezamos a ver la playa y a las típicas casitas.

Esas “casitas” son en realidad como galpones que la gente alquila o compra y suelen ser bastante caras! Ahí dejan sus cosas para la playa, se cambian y algunos también tienen una pequeña cocina.

Y así llegamos a Broadstairs.

Hermoso parque y hermosas las casas!

 La playa! Parece la Bristol!!
Me encantó ver tanto colorido! Nosotros ya habíamos hecho la digestión del almuerzo y Ale sabía de una famosa heladería llamada Morellis.
Habíamos caminado como cuatro horas, nos merecíamos un descanso, un helado…

Bueno, en el caso de la gorda, un éclair y un cappuccino…

Luego caminamos y vimos que había muchos lugares para visitar y este lugar tiene mucho que ver con mi escritor favorito, Charles Dickens!

Este es el Dickens’ House Museum.

Allí se muestran objetos del escritor y donde hay información de cuando él visitaba Broadstairs entre 1837 y 1859. Pero estaba cerrado cuando llegamos.

Y en la cuadra siguiente, encontramos esto:

Este es un pub y hotel.

Este es Dickens’ Cottage.

Y ahí nomás hay un restaurant llamado The Old Curiosity Shop. (El original está en Londres!)

Esta es Bleak House. Aquí escribió David Copperfield. Hoy es un  pub, restaurant y hotel.

El sol no tenía ganas de esconderse y la gente no tenía ganas de volver y esperaban el atardecer con una cerveza…

Ale con un calamari and chips!

Y decidimos pegar la vuelta. Ya se estaba poniendo fresco.

Ahí viene el tren!

Les gustó el paseo? A nosotros nos encantó!