Con La Boca Abierta

En este mes que ya se termina estuve pasando unos días en Argentina y poniéndome al día con algunas cosas. A veces de casualidad te enterás de algo que te sorprende y te quedás con la boca abierta y los demás te miran sin entender por qué. También pasa que puedo contar algo que para uno es lo más normal acá y es el otro el que te mira sorprendido.
Algo así me pasó cuando hablando con una persona a cargo de ciertos tests laborales, me enteré de que para algunos puestos, como parte de la entrevista laboral, en Argentina van a tu casa e incluso se pueden llegar a entrevistar con miembros de tu familia.
Yo, argentina, me quedé con la boca abierta. No-lo-po-dí-a-cre-er!
Todavía me cuesta entender con qué razones, con qué criterio uno puede juzgar o decidir si un trabajo es tuyo dependiendo de lo que ve en tu casa, de cómo son tus parientes… O sea, es muy difícil de asimilar. De todas formas, a la otra persona yo también la dejé con la boca abierta cuando le conté que en el Reino Unido:
– No podés publicar avisos para un trabajo diciendo si se necesitan hombre o mujer ni tampoco se puede poner la edad ni mucho menos aclarar “buena presencia”. (Lo del sexo no se hace diferencia al menos que para un puesto específico se necesite sí o sí un hombre o una mujer, por ejemplo para limpiar un baño. Pero ni siquiera, eh. A veces pasa que en los baños públicos hay un cartel donde dice de qué sexo es el que limpia para que vos mujer u hombre, no te sorprendas si estás en el baño y ves que el trabajador es del sexo opuesto)
– Cuando hacés tu curriculum no tenés que poner foto ni tu edad ni si sos hombre o mujer (hay algunos nombres que son ambiguos, entonces a veces no hay cómo saberlo) ni estado civil y si el CV pasa de las dos hojas queda poco profesional. Se incluyen generalmente tus últimos 5 años laborales. Si creés que poniendo los años en que egresaste del colegio pueda dar una idea de qué edad tenés, pues no se incluyen los años.
– No hay DNIs o ningún tipo de tarjeta de identificación y si tenés pasaporte, el número no se incluye ni hay por qué decir que tenés uno. Claro que si el trabajo especifica que tenés que tener pasaporte al día porque tu trabajo requiere muchos viajes al exterior, se aclara. Pero no se pone el número!
– Cuando tenés una entrevista laboral, sabés bien que está prohibidísimo que se te hagan preguntas sobre tu familia, sobre tu estado civil, si tenés hijos o no, ni sobre tu edad. Ni siquiera te pueden hacer preguntas indirectas que les hagan saber esto, por ejemplo: “Cómo creés que te organizarías si tuvieras hijos?”
Como ahora yo estoy estudiando Recursos Humanos, lo primero que hice cuando volví de Argentina y fui para la universidad, fue contarles a una de los profesores y a mis compañeros lo que me enteré sobre las entrevistas en la casa. Más que nada para que notaran las diferencias culturales y cómo algo que para una sociedad es de lo más aceptable para otros no lo es para nada.
No les puedo explicar la cara de incredulidad!! Todos, absolutamente todos… con la boca abierta!

Y vos, con todo lo que conté, también te quedaste con la boca abierta?

Mi Control Freak Favorita

Se llama Alejandra y está locaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

La encontré un día de casualidad cuando la montaña de ropa desordenada me estaba enloqueciendo y empecé a buscar por internet “cómo ordenar ropa” “cómo ordenar cajones” “cómo ordenar zapatos” etc.
La encontré a ella, que tiene miles de videos mostrando cómo poner orden en cada habitación y rincón de la casa, aconsejándote cómo aprovechar espacios, mostrándote que a veces con productos simples y baratos podés tener todo mono. En fin, mostrándote que NO HAY EXCUSAS QUE VALGAN!
Alejandra se presenta como una Organizadora Profesional y por lo que vi y escuché en sus videos, se dedica a justamente eso, ordenarte la casa. La contratás y ella viene y te ordena, te enseña y vos quedás feliz.
Ella es americana pero sé que acá también hay empresas que se dedican a poner en orden una casa.
Lo que ofrece Alejandra son muy buenos consejos para guiarte y mostrarte que no es nada difícil ordenar. Lo que cuesta es mantenerlo, claro.
De todo lo que ella enseña, lo que sí adopté como costumbre y la mantengo, es cómo ordenar un cajón de ropa.
Te juro, guardás la ropa así y te olvidás de volver a ordenar!

Esto fue una epifanía porque es como abrir el cajón de carpetas archivo y sacás una y lo demás queda en su lugar!

Inspiración:

Mirá qué lindo un cajón de mi cajonera. Mantener esto así siempre para mí es un logro!
Te recomiendo que te des una vuelta por su canal y mires. Está en inglés pero obvio que ella muestra todo así que aunque no entiendas el idioma, verás y aprenderás mucho.
Algunas cosas ya me parecen exageradas, como el de ordenar las lapiceras y los artículos de librería pero claro, eso es porque esos objetos para mí son irrelevantes. Pero sé que a mucha gente les gusta, como aquellos artículos para hacer manualidades.
Hay para los gustos e intereses de cualquiera!
A la derecha de los videos vas a ver las categorías, por ejemplo, divididas por partes de la casa.
Y hablando de control freaks, cuando vi este video de este otro control freak, dije: “Quiero ESO ya!”

Lo podés conseguir en Amazon pero supongo que se puede conseguir por otros medios.
Me lo compré y mirá cómo es:

Creo que esta es una versión medio trucha… Bah, no es exactamente igual a la de Sheldon!

Lo que se muestra en el video es sólo cómo doblar las remeras.

Este aparatito trae un papel con instrucciones de cómo doblar, por ejemplo, prendas de mangas largas o pantalones.

Acá muestro cómo doblar una camiseta

Cómo doblar pantalones o jeans.

Personalmente, por la profundidad de mi cajón y también dependiendo de la textura de la prenda, yo prefiero doblar cada prenda una vez más, así queda con más firmeza para poder ser guardada como una carpeta de archivo.

Esta camiseta es de una tela muy finita, entonces la volví a doblar y quedó más firme y lista para guardar.

Y doblar la ropa ya no es el martirio de antes!!!

Subir Un Cambio

Y aquí vamos otra vez…
Es hora de aceptarlo.
Como es de público y privado conocimiento, el cuerpo cambia con los años. Siempre para peor, obvio. Las arrugas no me preocupan (todavía) (demasiado) pero sí la cuestión del peso y  la forma del cuerpo. 
Una cosa que supe, cuando vine a vivir acá a Londres, donde la ropa de cualquier marca tiene talle para todos y todas, es que yo soy talle 8 de UK (4 de USA, 36/38 europeo, de Argentina – quién sabe!). Del ombligo para abajo, talle 8, del ombligo para arriba, talle 6.
Con ese tamaño de prendas, si no me mirás la cara, paso por una chica (ya no me considero una chica) con ropa ajustada. Pero mirándome en el espejo vistiendo ropa de ese talle que todavía me entra pero incluyendo la cara de mujer de 40+ que tengo, me hace dar más años. Sumale las ojeras eternas.
No, no, no.
Ya no somos esas adolescentes ochentosas que nos tirábamos en la cama para subirnos los cierres de los jeans y nos quedaba la panza chatita y como los pantalones eran tiro alto, los rollos ni se veían…
Muy a mi pesar empecé a notar que la ropa talle 10 me queda fantástica! No me ajusta, no me aprieta y hasta me veo más elegante!
Sobre todo con los jeans talle 10 porque te quedan holgados y das la impresión de que estás más flaca. 
Y noté que si uso alguna túnica o remera medio larga o camisa talle 10, me cae todo mejor, me hace sentir más cómoda, no se notan los rollitos y no me siento como me he sentido toda mi vida desde los ’80: Ajustada dentro de la ropa, que las prendas me lleva a mí, más que yo a las prendas.
Lo mejor para mí son los vestidos talle 10 porque no me ajustan ni marcan tanto mi derrière como si fuera el de la Kardashian.
De todas formas, te digo, es difícil reconocer y confesar que voy a cambiar de talle… forever? (Y… sí…). Yo quería que fuese mi secreto pero es desconcertante y todavía nada fácil, comprar ropa de un talle más grande.
Porque, claro, una cosa es ver que la ropa talle 10 te queda bien. Otra cosa es VOS TENER QUE ELEGIR TALLE 10 PARA VOS, PARA PONÉRTELO VOS.
Curiosamente, estando en casa esta última vez, encontré, entre muchos papeles viejos, una planilla de una clase de gimnasia del colegio donde estaba escrito cuánto pesaba a los 14 años: 50 kg. Yo ahora estoy pesando entre 52 y 53, lo cual en casi 30 años es un aumento insignificante.Así que no sé de qué me quejo.
Sin embargo, ves, igual me quejo. Porque siento como si me hubiese fallado a mí misma…
Pero estoy en una edad en que para mí prima lo cómodo. Así que llegó la hora de mirarse en el espejo de otra forma… y con otra forma!

Lindo

… Lindo haber estado en Argentina unos 11 días, pero algo es algo.

… Lindo haber visto a mi mamá y haberla llenado de besos.

… Lindo haber conocido a una nueva sobrina nieta.

… Lindo haberme enterado de otros dos sobrinos nietos en camino.

… Lindo haber visto a mi hermana. (Qué poco hablamos!)

… Lindo haber ayudado a organizar cosas allá.

… Lindo haber tenido todos días de sol otoñal.

… Lindo haber estado en Olavarría.

… Lindo haber disfrutado de un súper asado hecho por mi primo Daniel.

… Lindo haber estado en familia.

… Lindo haber visto ciertas cosas encarriladas.

… Lindo haber disfrutado de cada pequeña cosa.

… Lindo saberme más tranquila.

… Lindo el regreso.

… Lindo estar en casa.
 

… Lindo este viernes, no es cierto? Cómo pinta el tuyo?

Cómo pudo haber pasado?

Este lunes volví de Argentina. Hice una visita relámpago, estuve poquitos días, los necesarios para mimar mucho a mi mamá pero no los suficientes, claro. Me hubiese gustado estar más tiempo, ver más gente y disfrutar más del bello otoño bonaerense pero no se pudo. De todas formas, estoy contenta de poder haber ido.
Sin embargo, ese poco tiempo fue intenso en cuanto a sentimientos porque saber que no tenía muchos días para estar con la familia me ponía un poco ansiosa. Entonces quería disfrutar al mango y al mismo tiempo, era como que me estresaba saber que había llegado hacía poco y dentro de poco me tenía que ir.
Esto devino en que se me hiciera un poco difícil enfrentar el momento de empacar los bolsos porque significaba que había llegado el momento de partir. Y como nunca antes, los dejé para hacer a último momento, a la noche, después de la llegada de una fiesta de cumpleaños. 
Al otro día, a la mañana, me tenía que ir entonces me levanté temprano, vi los bolsos hechos, me senté a tomar mate con mami y de repente vino a mí la imagen de mi billetera. Mi billetera… Dónde está?
No recordaba haberla visto, no recordaba haberla guardado. Me fijé en mi cartera: estaba el pasaporte (alivio!), estaba un monedero con plata argentina pero no estaba la billetera.
Deshice los bolsos dos veces, saqué cada ítem, los volví a poner en su lugar primero, a la segunda vez los hice un bollo: nada.
Mami vio que me puse nerviosa y trataba de ayudarme; prácticamente revolvimos la casa, abrimos todos los cajones, miramos bajo las camas…
Además de la desesperación, se me sumó la incredulidad: Yo puedo tener muchos defectos pero si te puedo reconocer una virtud es que es RARÍSIMO que pierda algo o me lo olvide. Si no lo tengo, lo más probable es que me lo hayan robado.
Y la cabeza me empezó a dar vueltas, buscando en mi memoria la última vez que vi / agarré la billetera, quiénes estuvieron en casa (Horrible! Sabés lo que es empezar a sospechar de gente de confianza?!) y elucubrando las teorías más disparatadas para justificar todo y a la vez, nada…
A todo esto, faltaba media hora para que me viniera a buscar el remise para llevarme al aeropuerto!
Como no quería poner nerviosa a mami que estaba preocupada, me calmé y traté de ver las cosas más objetivamente: OK, no ha habido un accidente, tengo el pasaporte, puedo viajar, tengo el dinero para pagar el remise. Lo que queda es hacer el trámite para reemplazar las tarjetas y listo. Digamos que era algo solucionable.
Como último recurso loco, llamé a Ale acá a Londres para preguntarle si no me la había olvidado allá, algo que me confirmó que no.
Nos sentamos mami y yo a tomar los últimos mates, me vino a buscar el remise, me tomé el avión, llegué a Londres a la mañana, dejé los bolsos como estaban, dormí un poco, fui a la universidad y cuando volví a la noche, Ale me preguntó si había llamado al banco para denunciar las tarjetas.
Le dije que no porque se me había ocurrido que sería una buena idea desarmar los bolsos juntos porque a veces alguien de afuera ve cosas que uno, no.
Me miró con cara de no entender mucho mi estrategia pero asintió y tomé un bolso, lo abrí e inmediatamente dijo: “ahí está”. 
Yo lo miré incrédula y miré adentro del bolso. Efectivamente, ahí estaba la billetera sobre la montaña desordenada de ropa que había dejado cuando revolvía todo. Ahí estaba la billetera, completa, con todas las tarjetas, con ningún faltante.
Quedé sin palabras. Quedé estupefacta. Es al día de hoy que no entiendo CÓMO no pude verla! Quiere decir que todo el tiempo en que revolví los bolsos y saqué sus contenidos, estaba tocando, sacando y poniendo la bendita billetera y yo sin darme cuenta!
Creo que fue por stress. O la ansiedad por tener que irme. O que los años no vienen solos?

Explicámelo!!!!

Nápoles Día 4

 Souvenirs.
Día número 4 en Nápoles y el último!
Dejamos el departamento, dejamos las valijas y salimos a caminar los últimos metros de Nápoli. 
Esta vez decidimos desayunar pizza en dos lugares emblemáticos, Di Matteo y Da Michele, este último siempre fue famoso pero ahora estalló aún más de fama porque fue ahí donde Julia Roberts comió pizza en la película Araceli intitulada: Comer, Rezar, Amar.
 Da Michele con gente adentro y afuera. Eat, eat and eat.
Decidimos desayunar pizza porque hasta el momento veníamos comiendo otras cosas (ya escribiré al respecto) y si desayunábamos otra cosa para el mediodía yo no iba a tener mucho hambre de pizza. 
Fuimos a Di Matteo y luego a caminar para bajar lo comido!!
(Insisto: Ya escribiré un post sobre la gastronomía napolitana probada por nosotros!)
Este último día me dediqué a observar mucho a la gente. Era lunes y era “pasqueta”, era el feriado que sucede a la Pascua y parece que todo el mundo sale a pasear.
Fuimos a un parque, Giardini dei Molosiglio donde estuvimos mirando la gente y me llamó la atención la cantidad de niños jugando al fútbol en familia o adolescentes jugando con amigos, pero todo el mundo estaba con una pelota!
Fútbol! Fútbol! Fútbol! Fútbol!
 
También notamos esta columna en el centro de la plaza.

 Que, obviamente, tenía graffiti.

 Qué graffiti!

 Ahí nomás del parque estaban estos botes.

Caminamos por la Via Nazario Sauro, bordeando el mar.
Podíamos ver el Vesubio.
 
Había cantidad de gente paseando: familias, adolescentes… a montones! 
Todos a pasear!
 
Me llamaba la atención de la cantidad de adolescentes paseando en grupo, de la mano, abrazados (los varones también y algunos hasta paseaban del brazo) y todos de aquí para allá y por momentos no había más que adolescentes paseando!
 Adolescentes por aquí…
Me pregunté por qué me llamaba tanto la atención ver tantos adolescentes juntos por la calle y me dí cuenta de un detalle: en Napoli no hay shopping centres. Tal vez ésa sea la razón de por qué Nápoles me pareció una ciudad teen.
Seguimos caminando con dirección al Castel dell’Ovo donde hay lindos restaurants y se come muy bien pero nosotros estábamos todavía llenitos. Así que seguimos paseando.
Castel dell’Ovo.
Restaurants varios.
Pasamos por algunos lindos hoteles.
… y volvimos al departamento a buscar las valijas.
Me fui de Nápoles y creo que (exceptuando la comida) podría resumirla con estas fotos:
Humor que me hacía acordar a las comedias de los ’70.
Adolescentes por todos lados.
Basura por todos lados!
Graffiti hasta en las piedras!
Gente muy apasionada!

Nápoles Día 3

– Qué hacíamos hoy? 
– Hoy, vamos a Sorrento. 
– Ok, a qué hora entonces tomamos el alíscafo?
– Eh… no sé. Hay trenes hasta las 13.00hs. 
– Por qué? 
– Porque hoy es Pascuas!!
– Entonces no podemos ir!!!!
Ufaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Quisimos desayunar. Ale salió a comprar algo y todos los negocios de alrededor estaban cerrados! Por suerte había sobrado pan y queso y salame y jamón del desayuno anterior así que comimos eso. (El pan estaba tan bueno que viejo y todo era sabroso!!!)
Qué hacer en Nápoles un día de Pascuas, donde sólo se escucha el repicar de las campanas? Salgamos a caminar! Todavía hay cosas para ver? Sí!
Eso sí, nuestra queja del “todo cerrado” nos la tuvimos que guardar en el bolsillo porque justamente, si algo había abierto por la muy transitada Vía Toledo eran los negocios grandes y pequeños que vendían pastelería.
Ya haré un post sobre TODO TODO TODO lo que comimos!!!
Dimos unas vueltas por el Barrio Español, un lugar al que la guía recomendaba no ir de noche. Por lo pronto, por lo menos de día, parecía invitar a recorrerlo.

 Pintoresco.
Bueno, acá te voy a mostrar algo que no se puede entender y que comenté en el primer post sobre Nápoles.
En estas fotos se ve claramente delimitado por dónde tendrían que transitar los peatones para no estar caminando sobre la calle.
 
Pero hay motitos estacionadas bloqueando el paso.
Si no, peatones caminando sobre la calle y el sector para ellos, lleno de motitos estacionadas!
Ah! Y los vendedores de paraguas, que ofrecen su mercadería sobre carritos de bebés!
 
Hermosísima la Galleria Umberto! 
Me gustó mucho y no había mucha gente.
Los pisos tenían los símbolos del zodíaco.
Qué hermosa esquina interior!
Notamos que arriba de los negocios (que estaban cerrados) había oficinas así que me imagino que durante los días de semana sí debe de haber mucho  movimiento.
De allí pasamos de casualidad por la Piazza Trieste e Trento.
Donde vimos esta hermosa fuente.
Y nos dirigimos para la Piazza Plebiscito, 25,000 metros cuadrados donde están ubicados, enfrentados entre sí, el Palacio Real y La Basílica de San Francisco de Paula.
Fue verla desde un costado y remitirme al Zócalo en México! Qué parecidas las plazas! Faltaba la bandera mexicana gigantota que hay siempre flameando en el centro!
Pero aquí en el centro hay dos estatuas ecuestres, la de Carlos III de España y la de su hijo, Fernando I de Borbón- Dos Sicilias.
El padre, Carlos III.
El hijo, Fernando I.
Borbón, eh, se nota! Mirá, es igual al rey Juan Carlos!!!
El Palacio Real data del año 1601 cuando comenzó a ser construido por el virrey de Nápoles para conmemorar la posible visita del rey de España Felipe III, quien al final, nunca fue y el palacio en sí fue terminado recién en la mitad del siglo XIX.
El Palazzo.
Se podía visitar, no teníamos mucho tiempo igual porque cerraba pronto así que sacamos algunas fotos adentro.
La Basílica vista desde el palazzo.
Y afuera, sobre todo la fachada donde hay estatuas de los diferentes gobernantes que tuvo Nápoles a lo largo de su historia.
Ruggero II di Sicilia, Federico II Hohenstaufen, Caros I de Anjou, Alfonso V de Aragón, Carlos V de Hasburgo, Carlos III de Borbón, Joaquín Murat y Victor Manuel II.
También sacamos fotos de la Basílica desde el Palacio. Mejor de lejos. Es que estaba toda llena de graffiti, una pena.
La Basílica.
Pasamos por un hermoso café- restaurant y salón de té, Gambrinus. 
Entramos  maravillados por su interior!
Salimos espantados por los precios! Un café de parado, €1.40. Sentado, €6. Diferencia loquísima!
Fuimos luego a caminar por la zona posh, llamada Chiaia.
Hay hermosos edificios y monumentos.
Negocios de los caros.
Y descubrimos una Nápoles limpia! Las calles inmaculadas!
Por último, para terminar el día in style, rumbeamos para el Jardín Botánico.
Después de tomar el funicular y esperar a que terminara la lluvia, descubrimos que estaba cerrado así que emprendimos la marcha de vuelta para cenar pastas, Italian style!

Nápoles Día 2

Il cavaliere di Toledo.
Sabíamos que el día no iba a estar tan soleado y que tal vez lloviera un poco, entonces decidimos seguir paseando por Nápoles. 
Tomamos la Via Toledo que en un sector es la calle comercial por excelencia donde se pueden encontrar marcas como H&M, Zara, Benetton y también muchos pero muchos vendedores informales.
No había muchos ambulantes, salvo uno que vendía medias y le estrechó su mano a Ale y le daba conversación pero enseguida seguimos con nuestro camino; sabíamos bien que de macanudo nomás no te daba la mano!
Sí había muchos vendedores con sus mesitas ofreciendo cubre iPhones, anteojos de sol de dudosa calidad, chucherías varias y por supuesto, también estaban los manteros que ofrecen carteras imitación de grandes marcas, como hay en casi toda ciudad europea.

Vendedores varios.

 Hay de todo!
Y como pasa en toda ciudad, también en un momento los ves levantar campamento de repente y desaparecer: comprendés que la policía está cerca y ahí nomás ves acercarse al auto de los carabinieri andando muy muy despacito, por la calle. 
Tomamos un funicular que nos dejó en la Stazione Fuga para desde allí emprender la marcha hasta el castillo Sant’Elmo, desde donde se tiene una espectacular vista de 360°C de todo Nápoles.
 Linda estación del funicular.
De estas máquinas podés comprar el boleto.

 En estas máquinas los validás y te sirven para 1 hora y media.

 En la estación había un funicular antiguo.

 El funicular actual.
Vimos que había un montón de escaleras por subir pero por suerte, al lado, están las escaleras mecánicas, así que subimos en esas.
 Las entradas a las escaleras mecánicas están a la derecha de los escalones.
En el camino le sacamos foto a esto que no podíamos creer que existiera semejante cosa pesada, grande, incómoda…
Una traba de volante! De hierro fundido!
 Y le sacamos foto porque no era el primer auto que veíamos con eso!!!
Cuando llegamos al castillo Sant’Elmo, nos impresionó su tamaño.
También nos impresionó cuánto cuesta entrar y sólo saber que mayormente es una sala de exposiciones y que habíamos desistido de ver Nápoles desde allá arriba ya que hacía mucho frío y había un poquitín de neblina.
Así que seguimos caminando con dirección a una especie de terraza desde donde, de todas formas, a pesar del clima, tuvimos una hermosa vista de la ciudad.
 Hermosa vista.
Pasamos por una casa que antiguamente era un palazzo, muy bonito, se nota. 
Pero miramos un poco por una ventana y nos dio la impresión de estar abandonado o no habitado. 
Ya estaba empezando a llover un poco así que pensamos que era el mejor momento para visitar el Museo Arqueológico.
El Museo Arqueológico.
La primera impresión que tuve fue que era un museo grandísimo y muy despojado, como que era demasiado edificio para unas pocas cosas.
Nada más errado.
Quedamos sorprendidísimos de todo lo que allí había, desde estatuillas romanas varias hasta estatuas gigantes, gigantísimas, cabezas, bustos, escenas, de mármol, una belleza!
Toro Farnesio. Un ejemplo espectacular.
Nike.
Obvio que la gran atracción es todo lo que allí hay sobre Pompeya, los frescos, los mosaicos, objetos cotidianos.
Pero la gran estrella gran es el llamado Cuarto Secreto cuyos contenidos por años y años (hasta muy entrado el siglo XX) estaban vedados al público y prohibidos de exhibición al público.
Esto es porque esta sala contiene frescos, imágenes y objetos varios que muestran diferentes poses amatorias y que te hacen ver los liberales que eran los romanos en ese tiempo.
Ahora se puede entrar pero los niños menores de 12 años tienen prohibida la entrada.
Valió la pena visitar este museo al que recomiendo ir no sólo cuando está lloviendo sino si tienen la posibilidad de venir a Nápoles.
Pero cómo cansa caminar un día nublado y con lluvia!

Capri

Juntos en Capri.

Cara Capri. Cara de querida y cara de “qué caro!”. Pensar en Capri ya es caro. Lo único Capri fácilmente comprable son las vainillas Capri pero hay que estar en Argentina!!!

Por empezar, el alíscafo. Tomamos uno desde Nápoles, nuestra base, y nos costó €19 cada uno LA IDA solamente.

Los negocios y restaurantes no bien bajás.

Me encantaron los taxis!

Después de unos 40 minutos de viaje (este era el rápido) llegamos y por suerte había mucho sol. Nuestro objetivo principal en Capri era visitar la Grotta Azzurra (Gruta Azul) una cueva sobre el mar cuyo interior parece estar iluminado por debajo del agua y todo tiene adentro un color azul por reflejo de la luz del sol que entra.
Para ello tomamos un barco que te hacía un recorrido de una hora alrededor de la isla y si la marea y el tiempo lo permitían, podés entrar a la gruta.

El barco del recorrido.
Cuánto cuesta? Eh…
El paseo fue hermoso porque se podía ver la costa, esos magníficos acantilados y precipicios.
También se podían observar muchas cuevas.
Y el faro de Carena.
Cuando llegamos a la entrada de la Gruta Azul nos enteramos que no podíamos realizar la excursión porque había marea alta, así que seguimos de largo.
Si se hubiera podido, teníamos que tomar otro barquito y pagar aparte. Así que nuestro paseo fue alrededor de la isla y nos quedamos con las ganas. Son cosas que pasan.

La gruta hasta arriba de agua!

Una vez que terminamos el paseo, tomamos el funicular hacia arriba.
No bien bajás, tenés una vista espectacular!
Ahí nomás está  la Piazza Umberto I.
Es una hermosa piazzetta.
Era hora de comer y nos llamó la atención  un restaurant que tenía una mesa en el balcón. Nos fijamos que en nuestra guía estaba como restaurant recomendado y la verdad que para ser Capri, los precios estaban bien.
Así que decidimos almorzar allí.
Placer total.
Capri siempre fue sinónimo de jet set, sobre todo desde los años ’50 y todavía es sinónimo de vacaciones caras. No conozco Punta del Este pero me parece que tiene esa onda.
Hay muchas callejuelas y muchos negocios de marcas caras.
También muchos restaurants mononos exhibiendo algunos, fotos de sus famosos comensales: Vimos fotos de Gerard Butler, Cristiano Ronaldo, Jackie Onassis con Onassis y algunos otros que ya ni me acuerdo y otros que ni conocíamos!!!
Hay lindos negocios de recuerdos también.
También hay muchos senderos para hacer trekking y decidimos seguir uno para llegar a villa Jovis y al Salto de Tiberio. villa Jovis es el nombre que se le da al palacio que tenía allí este emperador romano, quien tenía por costumbre tirar de los acantilados a sus enemigos o amantes que no lo satisfacían.
El sendero fue todo cuesta arriba. Había momentos en que parecía que no podíamos seguir pero le pusimos garra.

Cada tanto parábamos para sacar fotos de rincones preciosos.
O de casas monas.
Cuando llegamos a Villa Jovis, estaban cerrando. La entrada costaba €2 y el señor que estaba allí nos dejó pasar igual, dijo que nos esperaba 20 minutos. Buena onda? Nos cobró la entrada igual que seguro fue a parar a su bolsillo!

Algunos sectores.

De todas formas, aprovechamos y lo recorrimos a toda velocidad y fue impresionante darse cuenta del tamaño de este palacio, dentro de todo, tan bien conservado.

Otro sector.

 El Salto de Tiberio.

Cuando terminamos, agradecimos y nos fuimos por el mismo sendero, esta vez cuesta abajo así que se hizo más llevadero.

Seguimos recorriendo otros sectores hermosos, con callejuelas donde había muchos negocios pequeños pero muy elegantes.

Todo era lindo!

Hasta que decidimos tomar un capuccino y comer algo mientras se hacía la hora de volver a tomar el alíscafo.
Cuando llegamos a la boletería a comprar el ticket, nos enteramos que se habían vendido todos los pasajes y que sólo quedaban para las 20.15pm. Eran recién las 18hs.
Se me ocurrió entonces que tomáramos el ferry de las 18.45 hasta Sorrento y de allí un tren hasta Nápoles.
Calculamos que todo ese periplo nos llevaría alrededor de 1 hora pero no nos importó porque preferimos viajar ese tiempo y no pasar más de dos horas chupando frío (estaba haciendo mucho) hasta que se haga la hora para tomar un alíscafo directo a Nápoles!
Y así fue nuestro día de excursión a Capri, una islita con mucha historia y muchas historias, sobre todo de papparazzi, jet set y escritores con algo que ocultar, que por años dieron rienda suelta a sus pasiones en este discreto lugar.

Pompeya

Pompei Viva.

En primer año del secundario teníamos Historia I y estudiábamos Prehistoria e Historia Antigua: Grecia y Roma principalmente.
No me acuerdo el autor del libro con el que estudiábamos pero estoy segura de haber visto alguna foto de Pompeya, sobre todo de algún modelo de yeso mostrando las poses en que algunos sus habitantes fueron sepultados por la lava y la ceniza.
Debo agradecer a la vida hacer realidad la oportunidad de conocer este lugar y sentir una vez más, que, más allá de leerla, estoy viviendo la historia.
Y queda tan cerca de Nápoles! Bueno, qué es 1 hora entre subte y tren que te acerquen a siglos y siglos de historia!
Pues sí, tomamos un subte hasta la estación Napoli Garibaldi y de allí tomamos un tren hasta la estación Pompei Scavi.

La estación Pompei Scavi.

Cuando llegás, después de unos 40 minutos de viaje, encontrás un puesto donde se pueden comprar tickets y audio tours al mismo precio que en la entrada a Pompeya. También se pueden comprar postales, libros, etc.

Aquí se pueden comprar las entradas y los audio tours.

Nosotros fuimos directamente a la entrada principal del predio porque desconfiamos, creíamos que a lo mejor ahí los precios estarían más caros, pero no.

La entrada al predio.

Sólo compramos ticket para Pompeya mismo. El precio de la entrada es €11 y es válido por un día. Hay opciones para comprar tickets para Ercolano, Stabia, etc, otros sitios parecidos pero más lejanos. Nosotros preferimos Pompeya porque tampoco teníamos tanto tiempo.
(Para alquilar el audio tour te piden dejar algo: una tarjeta de crédito o algo que tenga tu identidad, así que si pensás ir, tenelo en cuenta.)

Hay guías dando vueltas que te ofrecen tours a pie en inglés, italiano… Tal vez haya en español. No sé cuánto cobraban y la verdad, los recomiendo. Particularmente, llegó un momento como me pasa con todo audio tour: me harto. Todo lindo, todo interesante pero me aburro de prender botoncitos y escuchar y etc.
Lo que sucede es que el predio es gigantísimo! No sabía que Pompeya era tan grande! Y hay rincones como escondidos, misteriosos que por ahí descubrís casi de casualidad.
Acá te dejo el link para que veas el mapa del lugar, está empequeñecido pero tendrás una idea de lo mucho que hay para ver y para caminar.
Les paso a mostrar algunos sectores, no visitamos todos, llega un momento en que las piernas no te responden!

Tempio di Venere.

 Basilica.
Acá me enojé. Resulta que en la boletería hay carteles en todos los idiomas diciendo bien claro que no está permitido subirse a pilares, traspasar lo que esté acordonado, etc.
Qué me encuentro cuando entro acá? Un grupo de chicas americanas de unos veintipico de años, grandotas ya, subidas a los pilares y posando para fotos. Me molesta esa actitud que tienen muchos de no cuidar porque no es de suyo y se comportan como no lo harían en su país. Así que les dije bien clarito: “Ustedes eso no lo harían en su país. No se subirían a las ruinas que hay”. Para mi sorpresa, dijeron sorry y se bajaron inmediatamente.
Seguimos caminando.

 Via Marina.

 El Foro. En la foto superior derecha se ve el Vesubio tras las nubes.

Al costado del Foro se encuentra el Granai del Foro, una especie de depósito donde se exhiben jarrones varios, cosas por inventariar o herramientas y algunas figuras humanas.

Impresionan.

 Tempio di Apollo.

Todo es lindo, vieron, pero las Terme Stabiane fueron un flash por lo bien conservadas, por todo lo que se podía ver, cómo disfrutaban los romanos de los baños termales. Ale que fue a los que hay en Bath, me dijo que son muy parecidos.

Un sector y detalles.

Esos huecos cuadrados en la pared eran “lockers”.

Aquí hay dos siluetas, muy realistas que también me impresionaron mucho.

Esta, por ejemplo, me conmocionó un poco. 

Y me acordé de la letra de MKL, de U2 y se la canté bajito:

Sleep
Sleep tonight
And may your dreams
Be realized.
If the thunder cloud
Passes rain
So let it rain
Rain down on him.

(Me pongo muy sentimental cuando estoy en Italia!)

Y en esta otra, la expresión de dolor es muy visible.

Es que no podía de dejar pensar en el instante en que fueron sorprendidos por la tragedia. Más allá de que esto sucedió hace siglos, no olvidemos que tenemos ante nuestra vista los restos de seres humanos, no son esculturas talladas en piedra…

Luego de caminar bastante, llegamos al Anfiteatro, donde se enfrentaban los gladiadores ante sí o ante animales.

 Ale estaba como loco porque él mira Spartacus.

Pasamos por la Necropoli di Porta Nocera, donde hay diversas tumbas.

Estas en particular muy bonitas y bien conservadas.

El último lugar que visitamos fue el Lupanar, un prostíbulo donde estaba vedada la entrada a menores de 12 años.

 Se podían ver todavía escenas eróticas pintadas.

Por suerte, antes de irnos, el cielo se despejó.

Y al volver a pasar por el Foro, vimos que el volcán Vesubio se veía muy claramente!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: