Rock Me

Con la adaptación de la comedia musical Rock of Ages a cine, el revival de los ’80 está disparando sus últimos cartuchos antes de que se venga con todo la nostalgia de los ’90, que desde hace un par de años se ha empezado a dejar ver y espera agazapada para dar el gran salto y quedarse por un tiempo hasta que (inevitable) comience la nostalgia de los ’00.

Reciclar dos décadas anteriores al presente no es nuevo. En los ’80 se recordaban los ’60 y se reflejaba, en parte, en la estética, en la música que se escuchaba, en el peinado… Muy poquito afloraba, pero estaba.

Por ejemplo, se acuerdan de la tapa del primer disco de Viuda e Hijas de Roque Enroll? 

Esto fue recrear la estética de los ’60 en los ’80.

Los ’60 aparecieron tímidamente porque los ’80 fueron años de un rock and roll rotundo, de un heavy metal vigoroso y de power balladas contundentes, de pop latoso, de big hair, de jeans y calzas de tiro alto. La música era potente, con gritos y alaridos, nada de susurros y gemidos.

(No me atrevo a declarar, por respeto a mí misma para no sonar tanguera, que antes se escuchaba música de verdad. No, porque sonaría como mi viejo hablando de tango!)

Ver Rock Of Ages fue encontrarme conmigo a los 17 en 1987, el año en que sucede la historia. Al principio no podía dejar de exclamar: “Yo tenía una camperita de jean así!” “Ay, yo usaba unos aros así!” “Yo tenía un cinturón igual!”

Los aros, el broche del pelo, la camperita. Suspiro…

Después de la agitación inicial que me despertó ver parte de mi vestuario adolescente en pantalla, lo único que logró sacarme de mi eje fue ver aparecer a Tom Cruise, con todo lo que (para mí) Tom Cruise significa.

Pero debo ser sincera, la historia me pareció demasiado predecible, floja, gris (“Y qué querés? Si todos los musicales son iguales!” diría Ale) y los cantantes principales cantan con más técnica que carisma. (Estéticamente son impecables, la verdad es que tanto Julianne Hough como Diego Boneta son pre-cio-sos.)

La coreografía no me terminó de emocionar. La parte en que Catherine Zeta-Jones baila en la iglesia es un mamarracho. Habrán querido dar a entender la ridiculez de su propuesta gubernamental pero no me pareció que se lograra.

Cath, te cuidaron mejor en Chicago.

Tom Cruise camina todo el tiempo echado pa’ trás, como queriendo ocultar la pancita de cuarentón que no se va por más gimnasia que hagas, y los cueritos que le cuelgan en la espalda te hacen comprender que los años nos llegan a todos.

Creo que está inspirado en Bret Michaels aunque Ale dice que no.

Rescato a Alec Baldwin porque para mí Alec Baldwin es LO MAS como comediante. Lamentablemente, en esta peli está muy limitado. Russel Brand hace de Russel Brand y, por lo menos para mí, es suficiente porque a mí me encanta él y estoy segura de que muchas palabritas excéntricas que dice su personaje han sido agregadas por él.

Alec, dejate el pelo asíiiiiiiiiiiiiiiii!

Lo que te va a delatar como típico rocker de los ’80 es darte cuenta de que los viejos que aparecen en una escena son todos rockers de verdad, los de aquella época. Con decirte que aparece Sebastian Bach! Aaaaah, vos solito vas a reaccionar como Ale, que se despabiló de su embole

Para terminar, dudo que Rock Of Ages le llegue a los teens. A los veinteañeros les puede gustar por los protagonistas, me parece y porque están en la edad de captar el mensaje de conquistar la gran ciudad y hacer realidad tus sueños.

A nosotros, los cuarentones, nos traerá recuerdos pero se nos hará difícil digerir la historia insípida que se presenta.

Y a los de 30? Ahí puede ser que les guste un poco pero no tanto como a los de vientipico. No me preguntes por qué. Cosas que concluís basándote en tu experiencia, instinto… intuición, tal vez?

Es que la película no tiene nada de R&B ni reggaeton y los temas de rock y heavy metal se presentan muy pasteurizados.

Irías? Qué creés que te hará recordar esta peli?

Te dejo el trailer para que vayas calentando motores