La Película De La Tácher

En Argentina, quienes tenemos memoria y recuerdos muy vívidos de lo que fue la Guerra de Malvinas, llamamos “La Tácher” a Margaret Thatcher, primer ministra de Gran Bretaña durante los años 1979 a 1990.

Se acaba de estrenar la película sobre ella, protagonizada por Meryl Streep y la fuimos a ver ayer.

Objetivamente, si por un momento nos olvidamos que se trata de Margaret Thatcher, es una típica película al estilo Hollywood, sólo que con actores británicos, salvo la protagonista, claro.

Se puede decir que es la historia de una mujer de origen humilde que por su inteligencia y tenacidad e interés en la política, logró estudiar en Oxford y peleó por ocupar un lugar de importancia en el Partido Conservador, ganó elecciones, fue la primer mujer en ser Primer Ministro, fue criticada a más no poder, llevó su mandato con total autoridad y poseía una dialéctica difícil de contradecir.

Toda su historia se presenta mediante flashbacks que tiene Thatcher en la actualidad, que está un poco senil.

David Cameron, el actual Primer Ministro y también Conservador, ha dicho que no entiende por qué se ha hecho esta película ahora: Margaret Thatcher no está tan mal como se la muestra y en todo caso, tendría que ser una película sobre lo que es estar con ese mal y no sobre Margaret Thatcher.

Yo coincido con que se trata más de los efectos de la demencia senil y cómo vive una persona así, cómo es su mundo interior y sus alucinaciones. Eso está muy bien logrado en la película, entendés muy bien qué les sucede a las personas que lo sufren.

Sobre la Guerra de Malvinas, por supuesto que hay mención y no sé si se trata del clímax de la película y hasta no se la deja bien parada con respecto a las decisión de hundir al ARA General Belgrano.

Aún hoy el tema del hundimiento es un tema espinoso aquí: quienes la defienden, tratan de no tocarlo o justificarla; quienes no la defienden (porque hay mucha pero mucha gente que la odia) lo recuerdan permanentemente.

Relax, entonces, cuando se estrene en Argentina. No es necesario que vaya gente a tirar huevos y tomates a los cines o a amenazar o a cantar el himno con banderas. (Aunque si quieren cantar el himno y sacar las banderas, me parece perfecto ya que es una linda forma de mostrar que uno quiere a su país pero no para tomarlo como amenaza en las puertas de los cines).

Esta película no tiene nada que ver con Argentina ni es una afrenta a nuestro país y cada uno es libre de ver lo que se le antoja.

Demás está decirlo, Meryl Streep, como siempre, es una apuesta segura de actuación de calidad. (Salvo en Mama Mía, pueden creerlo, con lo que me gusta Abba y las comedias musicales, esa peli no me gustó nada!)

Por último, quisiera mostrar un video donde Thatcher no tiene cómo justificar el hundimiento del barco cuando una ciudadana común la enfrenta con los datos de dominio público. Thatcher, en un momento, dice que todo se sabrá “dentro de 30 años” cuando se desclasifiquen los archivos secretos de ese entonces.


“Dentro de 30 años” ha llegado, es este año, el año 2012. La historia, entonces, la juzgará.