Todo Es Empezar


En estas latitudes la navidad se está terminando y acá Ale, mis primos Sergio y Florencia y yo, panza arriba sobre el sofá.

Es la primera vez que pasamos navidad con gente, aquí en Londres, siempre estuvimos Ale y yo nada más. La pasamos muy bien, como ninguno trabajábamos estuvimos relajados, charlando, leyendo revistas pero sobre todo, comiendo.

Ya veníamos desde hacía varios días preguntándonos qué íbamos a comer, qué traía cada uno, etc. Y les prometí a mis primos hacerles un postre a cada uno. Sergio es goloso como yo así que aceptó de buen grado. Flor es más de comer salado pero eligió un postre también.

El 24 fuimos los tres primos al supermercado y trajimos varias cosas, para que duren tanto para el 24 a la noche y para el 25. “Ok, compremos todo para hoy a la noche y para mañana; ahora al mediodía no comamos nada.” “OK”

Cuando llegamos a casa, estábamos con hambre de haber estado tanto tiempo dando vueltas por el super. Nos miramos y dijimos “Bueno, comamos algo para picar”…

Y empezamos a sacar cosas y la mesa se llenó sin querer!

Cuatro clases de dips, aceitunas, quesos varios, algo de salamín, apio, pan pita y grisines.

Como siempre pasa con las picadas, uno cree que come poco y termina consumiendo bastante más. Pensábamos que sólo íbamos a engañar el estómago pero al final sentíamos que habíamos comido un buen almuerzo!

Más a la tarde, empecé a preparar las milanesas que cenamos y el postre de Sergio.

El postre consistió en disco de merengue que hice con azúcar blanca y negra. Sobre esta base le unté una crema típica de esta época.

Crema con brandy.

Luego, encima, le coloqué un anillo de merengue y en el hueco puse frutos rojos y encima del anillo una crema nueva que encontré: mascarpone y chocolate.

Y encima le agregué unas almendras fileteadas.

Hoy al mediodía regresaron los chicos y comimos:

Unos quesos, los dips que habían quedado, una empanada que trajo Flor de una cena de argentinos que fue anoche (ella festejó con otros chicos), mariscos, aceitunas y pimientos picantes rellenos de queso.

O sea, un poco de cada cosa, un rejunte, un revuelto!

A la tarde seguimos con el postre que habíamos comido ayer porque había sobrado la mitad y tomamos café.

Vimos el discurso de la reina por la tele y luego la película Final Destination 5.

Cuando terminó, comencé a preparar el postre de Flor,.

Hice dos bases grandes de pionono a las cuales corté por la mitad y usé tres para armar el postre.

Primero mojé la base con un almíbar que hice al que le agregué amaretto y encima le agregué una crema que resultó muy sabrosa.

Crema de chocolate blanco y frambuesas.

Arriba coloqué las frutillas.

Luego otra porción de pionono que también humedecí y encima unté queso blanco y puse moras y arándanos.

Importados de Argentina!

Y arriba otra porción de pionono, la unté con un poco de la crema de chocolate blanco y frambuesas más un poco más de chocolate blanco derretido y encima más frutos rojos y como se me terminaron rellené los huecos con chocolate blanco en pedacitos.

Voilà!

Y el plato principal fue carne al horno con cuatro tipo de ensaladas: de dos clases de lechuga, de pepino y de cebolla y morrones, verduras para ayudar un poco a la digestión… y para no sentirse tan pesado!

Tuvimos la suerte de que no hizo mucho frío ni ayer ni hoy, alrededor de 12 grados, lo cual para esta época resultó muy agradable. Hasta tuvimos que abrir un poco los ventanales del balcón porque tanto horno prendido nos estaba dando mucho calor!

Y ahora, así con mucho sueño cuando casi se está por terminar el 25 te pregunto: Qué tal la pasaste vos? Cómo estuvo tu día?

Felicidades!