Pity Alicia Barcelona

Siempre lo digo, en Barcelona me siento a gusto, más que en cualquier otra ciudad de España. Será el aire que se respira, será que me parece una ciudad franca, abierta… Es difícil describirlo.

Pasé 4 días maravillosos con Pity y su familia, 4 días donde Barcelona nos vio comer, charlar y caminar desde todos los ángulos!

Fue muy energizante redescubrir esta querida ciudad y también visitar sitios a los cuales tenía planeado ir en mi anterior vez aquí y no se dio por la lluvia.

Pues estos días fueron de pura revancha: sol, cielo azul sin nubes y 21 grados! Qué más se puede pedir?

Los padres de Pity son amorosos, muy graciosos y alegres y la verdad es que me trataron como si fuera de la familia. Aquí estoy con ellos y con Boy:

Esta foto me encanta! No está ideal para tapa de “Hola”?

Cada día comenzaba con un muy argentino mate cocido acompañado de una muy catalana tostada con ajo y tomate frotado por encima y luego salíamos a caminar.


Monumento a Colón detrás de un mercadillo.

Edificio de las Aduanas, Gobierno Militar, Autoridad Portuaria y el cuarto…


Y ahí, enfrente, cuántos barcos, en la rambla del mar!

El mar!

Había personas que hacían esculturas con la arena. Me gustó la de unos monitos y mientras le sacaba una foto, escuché a una mujer que le decía a unos chicos:

“Este es el secreto de un matrimonio feliz”

Hay muchos tesoros históricos, muchas ruinas romanas. Una de las cosas que más me sorprendieron fue ver El Templo de Augusto. Se ven las columnas tan bien conservadas y están en un lugar techado con vidrio por lo que entra la luz natural y a la noche es iluminado.

Construido aproximadamente en el año I DC.

España en general se caracteriza por esas plazas tan bonitas… En Barcelona, aparecen donde menos te las esperás. Si caminás por las calles que cruzan la rambla, podés llevarte agradables sorpresas.

Plazas de estilos varios.


Antigua casa de paraguas. Se ve un dragón a la izquierda.

La última vez que estuve en esta hermosa ciudad, me quedé con las ganas de visitar el gigante (y tan de moda ahora) Parque Güell, todo diseñado por Gaudí.

Eusebi Güel fue quien encargó a Gaudí este proyecto.

La estrella es un dragón que está a la entrada, todo cubierto de mosaiquitos. Algunos dicen que en realidad es una salamandra.

Al fin lo conozco!

A la salida, una chica, por un euro, te da unos casquitos y posás con ella. El disfraz estaba tan bien hecho que cuando movía los brazos, parecían los del dragón!

Yo contenta pero Pity no estaba muy convencida!

Fui al Tibidabo! Es una montaña donde hay una catedral, juegos y una vista fabulosa de Barcelona. Les recomiendo tomar el colectivo hasta la parada más cercana o un taxi. Es que si te tomás el subte, la estación donde te tenés que bajar es un poco alejada y el camino para llegar es muy empinado y por lo tanto, cansador.

La vista, los juegos y el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón.

Luego se puede bajar primero con el funicular y tomar el tranvía azul, mi primera vez en uno!

Pity es súper divertida!

Era carnaval y se veía a la gente disfrazada.

Los niños…

Y los no tan niños!

A la noche hubo un desfile de carnaval, una sana diversión, por cierto: Fue agradable ver a muchos disfrazados, contentos… No se tiraba ni agua ni papel picado ni espuma y nadie se molestaba.


Catalanes divertidos!

Desfilaron 34 comparsas, la mayoría eran de Bolivia. Conté 6 comparsas de este país. También había de Colombia. Yo esperaba ver alguna de Argentina y realmente no sé si la hubo porque me fui antes de que terminara, estaba re cansada!

Los trajes eran hermosos y muy decorados!

Como siempre me pasa, me quedaron un montón de fotos de lugares para mostrar y traté de hacer un resumen de estos 4 días que fueron muy intensos, disfrutando de la hermosa Barcelona y de su gente.