El 2010

One sun apart.
One heart within.
Red sun shines on.
Sees no tomorrow.
(Red Red Sun – INXS)


A mí los únicos balances que me molestaron siempre fueron los que nos mandaba a hacer la profesora Gianni en 4to año, para Contabilidad. Los de fin de año, no. Los hago porque implica escribir sensaciones y no cifras.

Sin embargo, de este 2010 no me sale escribir nada sino que, más bien, me queda una imagen: la imagen de un sol rojo, muy redondo y muy rojo que se levantaba a mi izquierda mientras yo lo miraba con los ojos llenos de lágrimas y un nudo en la garganta.

Lo seguía con mi vista desde el taxi que nos llevaba al aeropuerto JFK en New York para dirigirnos a Londres y de ahí yo tomarme otro avión para Buenos Aires y llegar a tiempo al velorio de mi papá.

Yo siento que el año 2010 no se terminó, se suspendió el 24 de mayo. Recuerdo todo y (frase tan trillada) parece que fue ayer. Cuento los meses: pasaron 7, más de medio año y tengo los recuerdos, en pausa; la nostalgia, en pausa; la tristeza, en pausa…

Y a pesar de haber perdido a mi viejo, yo sigo viviendo mi vida como siempre: trabajando, paseando, distrayéndome… Pero la imagen de ese sol rojo, tan rojo, no me la sacará nada ni nadie ni de mis retinas ni de mi memoria.