Escribir Con Lapicera

Tarjetas y más tarjetas!

Hace poco vi escrito el nombre de un niño de 10 años. Lo había escrito él mismo, su nombre y apellido con una caligrafía grandota, temblorosa y no había utilizado las letras mayúsculas. Como no tengo chicos puedo pecar de generalizadora pero pensé: “Ah… Ahora se ven las consecuencias de tanta compu…”

Es que, quién escribe con lapicera hoy en día? Salvo que completes un formulario o sea algo al pasar, no? Yo misma me sorprendí hace muchos años cuando para un trabajo exigían mandar una carta de presentación manuscrita y me costó ho-rro-res hacerla! Porque por cada pequeño error, hacía la hoja un bollito y volvía a empezar. Me daba cuenta que me costaba dibujar las letras parejas. Y hace poco conversando con mi amiga Ara, ella también me contaba que su letra había desmejorado.

Durante mi infancia, mi entretenimiento favorito era escribir. Leía, sí, pero también escribía. Inventaba cuentos o poemas y a partir de los 11 empecé a escribir mi diario. Y no paré. Todavía escribo mi diario pero ya es más esporádico (tengo un blog…)

Pero para mí, la palabra escrita a mano sigue siendo de mucha importancia y considero que es otra forma de demostrar cariño a los demás. Cuando fui más grande, todavía viviendo en Argentina, cuando se acercaban las fiestas hacía una lista de 10 personas a quienes ese año les mandaría una postal navideña. Me encantaba! Yo no recibía nunca ninguna pero eso no me detenía a que yo las mandase!

Ahora vivo en el país soñado: Este es el país de las tarjetas! Aquí los negocios que venden tarjetas son muchos y son gigantes! La gente se manda tarjetas religiosamente! Por supuesto que están las de cumpleaños y guay de que te olvides de mandarlas! Aunque muchos zafan con el email, se considera good manners enviar una tarjeta. Obviamente que también hay para el Día de la Madre, del Padre, etc. Pero las que son de cumpleaños vienen por temas: cumpleaños de la madre, del padre, del sobrino/a, del amigo, del abuelo, etc.

Sección femenina: para la hija, la esposa, la tía, la madre, etc.

Hay tarjetas de condolencias que se mandan al enterarte del fallecimiento de alguien (o de la mascota) y en el funeral, generalmente se ponen todas las recibidas en un lugar importante, donde se puedan ver bien.

Hay tarjetas THANK YOU. Son tarjetas que enviás para agradecer a alguien por algo, ya sea por un regalo que te hayan hecho, por haberte invitado a la casa (esto ya ronda lo muy formal y algo antiguo) o por lo que sea que le quieras agradecer a alguien.

Otras tarjetas son para avisarte que reserves un día en especial. Por ejemplo, si es que te estás por casar, les mandás una tarjeta a un futuro invitado para avisarle que ese día no se comprometa a otra cosa y así te asegurás de que venga. Después, más adelante, se le enviará la tarjeta de invitación propiamente dicha.

Como hay TANTOS temas y hay tantos negocios, hay mucha competencia. Un negocio lindo que visito seguido para comprar tarjetas es Clinton Cards. Otro, un poco más caro, es Cards Galore.

Pero Tita Baratita sabe que igual hay tarjetas bellas que vienen en packs de 10 o 20, muchas veces a £1 o £2 y además, de excelente calidad! Tita se dirige a Cards Factory y hace revuelo!

Tengo una caja grande llena de tarjetas que compro todos los años para ir renovando el stock. El estar lejos no significa que me olvide de los cumpleaños, sobre todo de mis niños a quien les envío tarjetas por sus cumpleaños todos los años. Me encanta! Cada vez que llevo una tarjeta al correo, la miro con detenimiento antes de deslizarla por la ranura del buzón, deseando que llegue bien. (Porque con los de Correo Argentino nunca se sabe! Lo digo por experiencia!)

Para niños.

Es así que, a pesar de que ciertas costumbres ya no estén de moda o se van perdiendo, a mí me gusta mantenerlas por el sólo hecho de que me hace bien y me hace sentir más cerca de la gente querida. Hace poco recibí una carta de Tía Elsa que me llenó de alegría y experimenté eso que me cuentan a veces que dicen en Argentina cuando llega alguna postal o tarjeta “Ay, por fin algo en el buzón que no es una factura para pagar!”