El Che En El Tiempo

Nunca tuve de ídolos a próceres o políticos o lo que se parezca. No es para vanagloriarme que digo ésto, sino simplemente cuento algo que es así. Nada más. Y el hecho de que con mis viejos la brecha generacional era y es bastante, me ha hecho creer haber tenido una educación más realista que bohemia: Mis viejos no fueron parte del flower power ni nunca escucharon rock o pop. (Lo más cercano al pop que alguna vez escuchó mi madre fue Palito Ortega!!!!)

Cuando fui más grande y me enteré de quién fue Ernesto Guevara (habré visto un documental supongo, porque en la escuela no se lo mencionaba en historia) le pregunté a papá qué se opinaba del Che en esa época. Me dijo que mucha gente creía que era por demás un idealista y que con eso no iba a conseguir mucho.

El caso es que, me parece, la figura del Che se fue agigantando en el tiempo y generaciones más jóvenes e idealistas lo descubrieron y muchos admiraron y admiran su obra y su vida.

Lo cual me parece loable: por lo poco que sé, el tipo fue bien leal a sus ideales y, parece ser, no traicionó a nadie y siempre osó seguir hasta la victoria siempre. Aunque en su caso fue hasta la muerte.

Recuerdo que cuando fui a Cuba en el 2000 con Andrea, una amiga argentina que me acompañó unos días en la isla, fuimos a Varadero y decidimos almorzar en un pequeño bar en la playa.

Aparecieron dos guitarristas y una cantante y comenzaron a entonar canciones cubanas mientras caminaban por las mesas. En el momento que llegaron a la nuestra, justo terminaron de cantar y yo, un poco con cierto temor a no sonar maleducada o pedante, les pregunté si les podía pedir que cantaran una canción que alguna vez había escuchado pero no podía recordar ni la letra ni el nombre.

“Pero claro que puedes pedir! Tú eres nuestro trabajo!” (pronunciado trabaho)

Les dije que la canción era sobre el Che. “Hay tantas!” me dijeron.

Y cuando ya creía que no iba a ser posible, me dijeron “pero vamos a cantarte una, a ver si es ésta”

Y cantaron esa canción, la que yo quería!

Aquí está cantada por Carlos Puebla.

En ese momento sentí piel de gallina por todo el cuerpo, una emoción… no sé, fue algo así como sentirme contenta de ser argentina y estar en tierras donde el Che había luchado! Habrá sido el hecho de saberme argentina al igual que el Che, tan venerado en Cuba? Y eso que, ya te digo, yo no fui nunca de comulgar con alguna idea política.

Quién sabe. Andrea me dijo luego que esa canción ella la conocía porque estaba en la película Tango Feroz. Creo que ahí fue donde la escuché por primera vez…

Aquí en Londres, veo al Che casi todos los días, en posters, en artículos varios y en remeras, sobre todo. Al principio, cuando me cruzaba a algún chico vistiéndolas, pensaba “Mirá vos qué bien, cómo la figura del Che es importante a través del tiempo; cómo los chicos, a pesar de sus pocos años, admiran su figura, sus ideales, blah blah blah”

Pero un día me topé con la realidad: cuando trabajaba de recepcionista en un college, un día un chico apareció con la imagen del Che en su remera. Le pregunté: “Sabés quién es esa persona, no?” “No,” me dijo. “Es alguien importante?” Yo, con ojos desorbitados, le pregunté “Pero por qué entonces usás esa remera?” “Ah, me encanta la cara. La veo en todos lados.”

Sí… PLOP!, igual que Condorito.

Pero fíjense que el chico tenía razón. A lo largo de unas semanas me dediqué a sacar fotos de la imagen del Che donde la encontrara. Hasta ahora conseguí estas:

Cigarros. En las vidrieras de un negocio en una de las zonas más caras de Londres.

En cuadritos- souvenirs.

Escuditos, entre los de Bob Esponja y High School Musical.

Picadoras de tabaco.

Me da un poco de lástima que se banalice tanto su imagen y que para muchos aquí sea una cara sin historia.