Año Nuevo En Londres

Ayer, después de cenar unas muy argentinas milanesas hechas por mí, nos tomamos el subte para ir a ver los fuegos artificiales que es costumbre que se vean en The London Eye, esa rueda-ícono de Londres.

Es típico que el día 31 de diciembre a partir de las 11.45pm hasta las 4.45am, se pueda viajar gratis en cualquier medio de transporte.

Fuimos muy emocionados y muy muertos de frío a ver este espectáculo, más para acompañar a Deborilla porque yo después de cenar no te salgo: me agarra el viejazo y me da sueño, buenas noches.

Hacía 3 años que no íbamos. En aquella ocasión habíamos visto el espectáculo desde Waterloo y sacamos unas fotos espectaculares porque no había taaanta gente… Esta vez quisimos bajar en Westminster y no pudimos porque ya estaba cerrada esa estación, señal de que estaba todo hasta las manos.

Bajamos en Waterloo (una antes) y no se podía creer la can-ti-dad de gente que había, todos relajados alegres, a los “Oooooh!” “Woooo!” (vieron como gritan en las películas cuando están contentos? Bueno, así)

Subiendo por las escaleras en el subte.

Aproveché el contento general y la buena predisposición reinante para pedir que me digan Feliz Año Nuevo en el idioma del que me cruzara.

(Los videos son cortitos)

(01:08) A partir del segundo 35


(00:18)

Lamentablemente no pudimos avanzar más allá de donde se encuentra el IMAX cinema así que vimos un poquito de los fuegos artificiales. Igual, a quién le importó, ya estaban todos entonados y contentos! Hubo gritos mayores cuando empezó a nevar! Qué flash! Se pusieron como locos!


(00:13)
Cualquier excusa era buena!

Un español simpático nos ofreció uvas para comer:


(00:25) Nos contó de la tradición de comer 12 uvas en Año Nuevo.

Luego de tanta “alegría”, caminamos por Londres, por Westminster Bridge, por Trafalgar Square, por Whitehall, era todo peatonal! Ni un solo auto.

Con Debbie sobre Westminster Bridge.

Con Ale.

La cantidad de gente que había en las calles era increíble. Aquí una foto:


Y aquí un video donde se ve cómo se movilizaban:


(00:23)

Volvimos a casa a las 3 de la mañana, a tiempo para llamar a Argentina y saludar, ya que la diferencia horaria es, justamente, de 3 horas.

Y ahora que estoy escribiendo esto y vos leyéndolo, aprovecho y te lo digo a vos:

FELIZ AÑO 2010!