Gauchita 2.0


Tía Esther: Esto qué es?

Nosotros: Un mate.

Tía Esther: Un mate? De goma?

Nosotros: No, no es de goma. Es de silicona.

Tía Esther: No, es de goma.

Nosotros: No, es de silicona. Se puede lavar hasta en el lavaplatos, es re práctico.

Tía Esther: Si, pero eso tiene gusto a goma.

Nosotros: No, porque es de silicona.

Tía Esther: Pero debe tener gusto a goma…

No hubo caso, no pudimos convencerla…

No es imposible ni difícil seguir con ciertas tradiciones y costumbres de tu país de origen en este mundo globalizado. Se consigue de todo y los productos argentinos no son excepción. No es que se consiguen así como así pero si buscás, encontrás.

Por ejemplo, en Notting Hill hay un lugar que se llama Casa García que vende mayormente productos españoles pero también se pueden encontrar productos italianos y argentinos.

Lo que noté es que los nombres de las marcas son distintas. No así cuando se trata de tapas de empanadas y tartas.

Pero debo confesar que ahora el dulce de leche me empalaga, algo rarísimo teniendo en cuenta que jamás me empalaga nada, soy muy dulcera. Será que perdí la costumbre? Ya no puedo comerlo a cucharadas.

Con respecto al mate, estaba perdiendo la costumbre porque como Ale no toma ni té, ni café ni menos mate, me aburría tomar sola. Y otra razón es porque acá mi pava es eléctrica, el pico es grande y cuando venían las amigas argentinas tenía que poner el agua en una tetera y así la vertía en el mate.

Entonces en casa se tomaba muy pero muy poco mate y terminaba tirando el recipiente ya que se llenaba de bacterias, viste que cuando dejás de usar el mate pasa eso? Se pone de color verde podrido…

Hete aquí que en setiembre, caminando por la calle Pueyrredón en Buenos Aires, pasé por una casa de objetos decorativos y en la vidriera divisé unos recipientes de varios colores… Un mate de silicona! Precioso, práctico, higiénico! Con la bombilla a medida…

Entré y lo compré!

Y en noviembre decidí completar el combo… Me compré el termo Lumilagro con pico vertedor para mates…

Así que si quieren pasar un día por Londres a chusmear… los espero con el mate listo!