Martes 13

When you believe in things
that you don’t understand,
Then you suffer.
Superstition ain’t the way.
(Superstition – Stevie Wonder)


Cuando era adolescente creía en cualquier cosa: desde hacer un Poncio Pilatos (Poncio Pilatos la cola te ato, si no me va bien en la prueba, no te desato y anudaba la corbata del colegio…) hasta leer el horóscopo pasando por sumar los números que aparecían en el boleto del colectivo para ver si coincidía con la letra del chico que me gustaba. De qué servía? De qué sirvió?!?

Incluyo además la creencia de que un martes 13 era un día para tener cuidado y de que guay que te tocara una prueba ese día! Había que ponerse casi de rodillas para rogarle a la profesora que cambiara de fecha!!! Y menos que menos abría un paraguas adentro de una habitación!

También creía en el horóscopo chino pero, más que nada, en cualquier cosa que me diera una pista para descubrir la identidad de mi príncipe azul o cómo sería mi vida de adulta.

(Si fuera por dar pistas, entonces tendría que prenderle una vela a San ICQ, dado que gracias a él conocí a Ale!)

En fin, con los años y a medida que ganaba confianza en mí misma y veía que si me iba bien en algo era gracias a mi esfuerzo y no a la suerte, me fui despegando de tanta superstición.

Tanta seguridad con respecto a eso tuve siempre que el día de mi casamiento mientras me maquillaba sola, se me cayó el espejo y se me rompió y ni me inmuté. Me acordé de lo que significaba cuando lo conté como al pasar.

Pero sí me quedaron dos cositas de las cuales no me pude despegar nunca: el de tocar madera y el no contar algo por miedo a que no se realice. Cuando hago eso, comprendo a quienes tienen supersticiones porque yo puedo ser re objetiva, viste, y decir qué pavada las supersticiones, pero cuando me toca a mí no lo puedo explicar, es más fuerte que yo y las acepto.

Además, qué puedo decir yo, que un día hace unos años me encontré barriendo el piso, escoba en mano, con mi gata negra caminándome alrededor? Me reí sola al darme cuenta: una bruja total!!!

Ah, sí, sí, eh… Ahora les toca a ustedes contarme sus supersticiones…