Marcha Del Orgullo Gay Madrid 2009

Everybody spread the word, we’re gonna have a celebration
All across the world in every nation.
It’s time for the good times, forget about the bad times.
One day to come together to release the pressure.
(Holiday – Madonna)

A brillar!

El sábado, en Madrid, se realizó la Marcha del Orgullo Gay o MADO.

Según los medios, concurrieron más de 1 millón de personas!

Ya en el subte se podía sentir otra atmósfera. Había un chico cubierto de purpurina plateada, vistiendo un minúsculo short de lycra y portando unas enormes alas blancas. Así de producido viajaba en el subte.

Todos lo mirábamos de reojito pero nadie decía nada, lo cual está bien. Gera me sacó una foto justo cuando el chico se puso de pie para bajar.


Empezó a las 18 hs y este año la consigna fue “Por una escuela sin armarios”, haciendo referencia a la frase “salir del armario” (o closet) cuando un chico o chica decide confesarse gay públicamente.

La marcha se desarrolló a lo largo de la Gran Vía, desde Puerta de Alcalá, pasando por Cibeles hasta terminar en Plaza España.

Primero desfilaron grupos de apoyo o que tienen que ver con la causa gay. Me sorprendió la cantidad que hay, todos con una razón diferente y la verdad, no tenía idea de que la marcha era tan politizada en el buen sentido. No sabía que se mandaban mensajes tan importantes.

Ahí se puede leer en catalán, creo, “escuela sin armarios”.


Estas personas son parejas gays que han tenido y/o adoptado niños.

Estuvo todo bien organizado, me llamó la atención la poca policía de uniforme que se divisaba; a lo largo de la calle, nada; quienes se encargaban de hacer a un lado (muy amablemente) a la gente para que pudieran pasar los diferentes grupos, eran personas que pertecían a dichos grupos.

Después de este desfile comenzaron a circular las “carrozas”. En realidad eran o bien camiones o colectivos de dos pisos.

Se lee “Con precariedad no hay igualdad. Trans, mari, bolleras, también somos clase obrera”.

Cada carroza tenía un tema y una de las más lindas fue una con el tema de María Antonieta. Todos sus integrantes estaban muy bien producidos y todos los atuendos eran distintos entre sí.

La carroza de María Antonieta.

La carroza de los osos.

Frente a cada carroza también desfilaban chicos y chicas disfrazados y/o producidos, cada uno con su onda.

Nunca fui pero por momentos me hacía acordar al Carnaval de Gualeguaychú.

Al principio no me atrevía a fotografiarlos pensando que los podía ofender pero noté que les encantaban que lo hicieras y posaban si te veían con la cámara. Mucha gente se les acercaban para las fotos y tenían muchísima paciencia.

Azúcar!

You’re a superstar, yes, that’s what you are.

Strike a pose!

Cuánta gente se sacó fotos con este chico!

Evita! Estaba diciendo que no se podía detener mucho tiempo para las fotos.

Un argentino declarado.

Conocí algunos amigos de Gerar, me saludaron y trataron con tanto cariño que al final de la jornada los sentía como amigos de toda la vida!

Con Alberto.

Alberto, Gera y Nacho tomaban sangría pero parece que me afectaba a mí!

Había comprado en Londres dos sombreros de cotillón, para mí y para Gerar. Ambos eran sombreros de policía de mujer londinense, uno negro y otro rosa.

Tota y Porota con sus sombreritos.

Estuvo bien porque así Gerar me distinguía, yo me adentraba un poco más a la calle para sacar fotos mientras que Gerar, que es alto, se quedaba sobre la vereda y veía lo más bien.

Fue una tarde divertidísima. Cuánta alegría que hubo en esta marcha!

Creo que la foto que sigue muestra el espíritu alegre y relajado de la marcha y la heterogeneidad reinante. Yo quise sacarle una foto al angelito y al diablito y en primer plano salen estos chicos que infiero que son novios. Y el chico le tapa los ojos a la chica para que no mire, pero su gesto es de alguien que lo hace por diversión y con cariño.


Habrá sido por lo que había en el balcón?!?!?!


Los hoteles que daban a la avenida estaban llenos y había mucha gente mirando la marcha desde los balcones. También muchos tiraban agua hacia la gente, pero todo se tomaba con alegría, nadie se enojaba. (También con el calor que hacía quién se iba a quejar!)

Lo mucho más destacable es con la tranquilidad y organización en que se desarrolló.

Y al final, a eso de la 12 de la noche, inmediatamente detrás de la última carroza, pasaban los camiones de limpieza y los barrenderos.


Al cabo de un par de horas cuando salimos de cenar, La Gran Vía de Madrid lucía tan limpia como si allí no hubiese ocurrido nada.

Los dejo con dos videos donde se puede comprobar el clima de aquel día.


Cantando YMCA


Cantando Qué Viva España!

Y aquí más fotos:

No doy más, che! Yo me fumo un pucho…