Taste of London 2009

Entrando por la alfombra violeta.

El fin de semana que pasó estuvo la exhibición Taste of London, un evento que se desarrolló desde el 18 al 21 de junio en Regent’s Park. Se trata de una especie de feria al aire libre donde los 40 restaurantes más prestigiosos de Londres exhiben y venden mini porciones de sus platos más famosos o algunos nuevos.

Póster donde se muestra en qué otras ciudades del mundo se realiza esta feria.

Cada puesto ofrece una entrada, un plato principal y un postre que no necesariamente tenés que comer en ese orden o comprar esos tres juntos. También hay otros platos para pedir pero a otro precio.

Realmente fue una buena oportunidad para descubrir o ubicar restaurantes que no hemos visitado. También había puestos de bebidas alcohólicas (Obvio! Si no, acá en este país quién te visita una exposición si no hay chupi?)

Lo original era que podías comprar “crowns” o coronas, cuponcitos con los cuales “comprabas comida”. Aunque algunos también te aceptaban efectivo. Lo cual no me preocupó (los platos no eran caros) porque Ale ganó por el Twitter, dos entradas gratis cortesía de British Airways.

Porque pagar £25 por la entrada y encima adentro seguir pagando por cada plato, no, thank you very much!

Después de dar un vistazo general, enfilé hacia un restaurante italiano donde comí una especie de sandwich abierto, era un pan finito, redondo y un prosciutto y queso crema como no probé nunca, sobre un colchón (como se dice ahora) de rúcula y un drizzle (un chorro, bah) de aceite de oliva! Ñam! Todo eso bajo el nombre de Piadina bread with Stracchino cheese, prosciutto and rocket salad.

Luego comí unas tres lonjas gruesitas de cordero asado con mayonesa al ajo, delicioso, de un puesto de comida británica, o para ser exacta, roast leg of Elwy Valley lamb with garlic mayonnaise.

Ale comió una cosa rara, unas papitas que parecían cereales Kellog’s con una salsa de yogur y garbazos, llamado Papdi channa chaat: spiced chickpeas with Tamarind chutney and sweetned yoghurt with gram flour crisps; luego unos pedacitos de carne de vaca Kobe servidas sobre piedras calientes o sizzling Wagyu beef on hot rocks with champagne teriyaki; y para terminar, fue tentado con un curry tailandés picante como lo picante que lo sirven acá comúnmente: o sea, no lo comas. El nombre: Pandan chicken. No conforme su estómago con semejante festín, se despidió del evento con un strudel de manzana.

Así y todo nos quedamos con ganas de comer hamburguesa de pato. El lugar donde lo vendían estaba llenísimo!

En varios puestos había shows, aquí uno de Tailandia.

Y estas son frutas y vegetales tallados. Una belleza.

Lo curioso es que no habían muchas mesitas o sillas y había como una especies de cubos altos donde podías apoyer el plato y comer parado. Me la banqué porque la comida era riquísima.

Pero había otros lugares con mesas y sillas, generalmente eran lugares donde se servían cócteles o champagne. Acá la gente está acostumbrada a comer parada o caminando, así que tampoco era algo tan descabellado que no existiera tanto lugar para acomodar las asentaderas.


Se podía ver a algunos chefs en acción y vi en otras exposiciones parecidas que siempre hay una especie de animador al lado del chef que le da charla para que sea una clase pero a la vez un tanto informal.

El animador, el chef y el asistente.

Había puestos de importadores como este, por ejemplo, que importaba cervezas de todo el mundo. Por ejemplo, ejem…

De pie, por favor.

No estoy segura de que estén tomando NUESTRA cerveza…

También había puestos de panes, tortas, cupcakes.

Pila de brownies.

Torre de cupcakes.

Y encontré uno de chocolate ! Paul Young! Uno de los más famosos! Si me ve Keith, me mata!

Cuántos años tengo en esta foto, por favoooooooorrrr!!!!