Sydney Día 1

Qué hora es? Qué hora es en Buenos Aires? Y en Londres? Qué día es?!?!

BIENVENIDOS A SYDNEY!!!

Bienvenidos al otro lado del mundo!

Después de un vuelo de 22 horas, habiendo hecho una escala de una hora en Singapur, donde tuvimos que bajar, y pasar por seguridad otra vez, llegamos a esta ciudad donde uno pierde noción de la hora y de los días con respecto a los demás, donde te despertás a las 6 de la mañana y te acostás a las 5 de la tarde después de un día extenuante!

Y yo que creía saber lo que era un jet lag… (lo que sufre tu reloj biológico con semejante diferencia horaria)

Llegamos a Sydney a las 7 de la tarde hora local y en el aeropuerto mismo tomamos el tren que nos trajo a la estación más cercana al hotel donde nos alojamos.

El tren llegando.

Subiendo al tren de dos pisos.

Nos levantamos a las 6 de la mañana, ya estábamos despiertos hacía rato y después de llamar a la familia, desayunamos y salimos a explorar!

Empezamos en una plaza llamada Hyde Park, que digamos que es una especie de Central Park pero mucho más pequeño, esto es, una plaza que se va extendiendo por unas calles y uno ve monumentos, jardines y a los costados, diferentes edificios.

Monumento a los caídos en la primera guerra mundial.

Sydney Tower.

Museum of Sydney.

Jardín en el parque.

St Mary’s Cathedral.

Luego tomamos la calle Macquarie Street sobre la cual se pueden observar diferentes edificios coloniales.

The Mint.

Tuvimos la curiosdad de acercarnos al Parlamento del territorio donde estamos, North South Wales.

Parliament House.

Se podía visitar, muy amablemente, después de escanearnos las mochilas y demás, los guardias nos dijeron que podíamos explorarlo.

Es por eso que tenemos fotos de la hermosa cámara legislativa.



Llegamos al Jardín Botánico (Royal Botanical Gardens). Es gi-gan-te. Tiene toda clases de plantas y flores y muchos jardines cuidados.

Se podía ver el Sydney Harbour Bridge.

Un invernadero.

Fue muy reconfortante caminar entre tanta vegetación mientras escuchábamos los diferentes pajaritos hasta que de repente empezamos a escuchar unos sonidos que parecían de pájaros, si, pero más potentes.

Miramos para arriba y alcancé a divisar, lo que yo supuse, unos exóticos y grandes frutos en unos cuantos árboles…

Eran murciélagos!

Brrrr, me daba escalofríos mirarlos, escucharlos, verlos volar de un árbol a otro…

No necesitamos ir a Transilvania!

Qué horror, fueron unos metros interminables hasta que tomamos un camino que bordea al Botánico y desde donde se ve el mar.

Por este camino vimos pasar incontables personas corriendo, caminando, chicos que salían del colegio, mientras seguíamos viendo verde y más verde.



Hasta que tuvimos una linda vista del famoso Opera House y el puente Sydney Harbour Bridge.

Ale y Ali en Oz.

También se tenía una vista espectacular de los edificios.

Caminamos hasta llegar hasta allí y sacarnos esta foto.


Y después seguimos paseando por Circular Quay desde donde salen muchos ferries y es un lugar muy turístico, con los típicos negocios donde se pueden comprar postales, souvenirs y demás hasta llegar a The Rocks.

Circular Quay.

The Rocks fue el lugar donde se instalaron los primeros europeos y desde ese momento hasta principios de siglo XX el lugar fue degenerándose en un sitio peligroso, donde reinaba el descontrol, donde era común ver marineros borrachos y mucha prostitución.

Recién en los ’70 se le dio valor a la arquitectura de este sitio y se recuperaron algunos edificios coloniales donde ahora se encuentran muchos negocios de marcas caras.



Terminamos la caminata visitando Cadmans Cottage, la casa más antigua de Sydney construida en 1816.

Cadmans Cottage.

Esta parte se llama Argyl Place, más casitas coloniales.


Y esto se llama Argyl Cut, un túnel hecho por convictos.


Les dejo fotos de los muchos pajaritos que fui encontrando hoy.

Este se llama ivis, anda suelto por las plazas como las palomas y las gaviotas.

No sé los nombres de los demás!






Cansados?

Nos tomamos un helado?