Sobras De Arte

Yo nunca me caractericé por ser muy artística. Te leo mil libros, cualquier obra literaria, yo feliz. Pero no me pidas que dibuje, que pinte, ni siquiera que coloree. Soy un queso.

Sin embargo, me gusta apreciar algún cuadro, me gusta leer sobre arte, me gusta aprender sobre estilos y formas de crear una obra. Me gusta escuchar a la gente que es artista y sabe. Disfruto mucho de las exposiciones y museos. Pero generalmente me inclino a lo conocido como arte clásico: Me encantan las pinturas renacentistas y barrocas.

En consecuencia, no me gusta catalogar algo como “esto no es arte”, como muchos dicen cuando quieren descalificar una obra. Porque el arte es subjetivo, porque el arte se puede observar con diferentes miradas…

Y al final, fui al Tate Modern. Fui con Mariana y Horacio. Ellos son artistas, pintores y escultores, y quise ir con ellos para poder comprender el arte moderno y a ver si lo disfrutaba.

Es un lugar tan pero tan gigante que por más que haya mucha pero mucha gente, no se llenaría nunca! Y es muy cómodo para recorrer también.

Sí, por supuesto me gustó. Encontramos obras de Picasso, Dalí, Miró, blah blah blah, pero también había instalaciones. Me encantó que haya una pequeña reseña histórica al lado de cada obra así como también explicaciones, interpretaciones, etc.

A veces el propósito de una obra es conmover negativa o positivamente y no hay otro propósito. Ese es el caso de las obras que son abstractas.

Pero hay otras veces que uno como espectador no puede llegar a interpretar aquello que quiso decir el artista con su obra. Es ahí donde entra en juego nuestra imaginación, nuestro gusto e historia personal para asimilarlo o no. (Qué interpretan al ver una soga gruesa y larga desparramada sobre el piso? Qué interpretan de una cortina blanca alrededor de un jarrón sobre el piso?)

O la sanata que leí de un cuadrado amarillo pintado sobre la pared con una base de colchón de resortes colgado? “Contraste de color para llamar la atención y la forma rectangular del colchón como opuesto al cuadrado.” “La parte del a cama que siempre está oculta, la cama donde uno nace, duerme y muere”. Eh… Bueno…

Y… te puede gustar o no y creo que uno está en su derecho, no?

Lo que sí me gustó mucho fue este esqueleto gigante de un gato

Es una instalación hecha por Dominique Gonzales-Foerster.

Alrededor del esqueleto había muchas camas donde la gente se podía acostar si quería y enganchado a cada una, un libro. Yo encontré este:

Ficciones, de Borges.

Y en el medio había una araña gigantesca. La foto la pueden ver haciendo click acá.

Vayamos a lo que mucho no me gustó… Algunas obras me dieron risa o me hicieron pensar “Ah, bueeeeenoooo!”

Aquí las que más me causaron gracia, yo decidí darles mi propia interpretación…

Sí! La puerta de tu botiquín también puede ser tu propia obra de arte!!!

Esta “obra” es de Michael Baldwin y Mel Ramsden.

Argentinos hay en todos lados, y argentinos vivos, también! Cómo se explica este tajo hecho sobre cuero y enmarcado en madera? Cómo se explica? Al lado decía que el autor pensó en su obra detenidamente aunque la ejecutó en muy poco tiempo… Y, sí…

Waiting, por Lucio Fontana.

Todas nosotras, si dejamos de planchar, tenemos una obra de arte sin proponérnoslo!!!! Chicas, saquemos la artista que tenemos adentro!!! Dejemos de planchar por un mes, por lo menos!

Venus on the Rags, por Michelangelo Pistoletto.

Así es… A lo mejor hay obras de arte que para nosotros no lo son pero para otros sí.

Qué fue lo más raro que vieron catalogado como obra de arte?