Boda en Valencia

El viernes fuimos a Valencia porque el sábado teníamos una fiesta de casamiento.

Nico y Elena ya se habían casado un par de semanas atrás y ahora era la hora de festejar!

Llegamos con calorcito, nos pasó a buscar Nico y de allí a su casa y de allí a un restaurant donde nos reunimos con otros amigos: Carlos de Madrid con su novia Claudine de Francia y Dalia de Sevilla.

Nos divertimos mucho, cenamos en un restaurant italiano al cual habíamos ido la otra vez que fuimos a Valencia y de allí a tomar algo a un pub.

Al otro día, después de desayunar, fuimos a un shopping porque Ale se quería comprar unas remeras y dando vueltas por allí vimos que había un spa.

Qué buenas ideas tiene Ale! A mí no se me hubiese ocurrido. Entramos y preguntamos y reservamos un masaje relajante de 50 minutos y luego un recorrido por el spa de una hora y media.

Qué bueno que estuvo todo, la pileta del spa tenía como 20 tratamientos diferentes, o sea, 20 chorros distintos, algunos más fuertes que otros, para la espalda, la cintura, los talones, las pantorrillas, la panza, la cola!!!! Fue como sentir que tenía el culo de gelatina!!! Un horror pero muy relajante!

También fuimos al sauna y al baño turco, la verdad, salimos relajaditos, blanquitos y felices!

Listos para prepararnos para la fiesta que empezaba a las 20 horas.

La fiesta

Con los novios.

Wow, la fiesta fue muy cool, muy lounge. Era en una terraza en el séptimo piso, velas, buena música, tragos (agua y coca light para nosotros) muy rica comida y Elena estaba muy linda, no podía ser de otra forma con lo bonita que es.

Ale se encontró con otros chicos de Argentina, hablamos mucho, nos sacamos fotos, estuvo todo agradable.

Tres argentinos en Valencia: Paco, Nico y Ale

La temperatura ayudó, yo no tenía frío estando en un séptimo piso terraza, lo cual es mucho decir!

En la terraza, sin frío.

El domingo

No hicimos nada! Nos levantamos temprano para desayunar solamente y luego, una siesta!

Más tarde salimos a caminar por la playa y luego nos encontramos con Nico y Elena y fuimos a cenar.

El lunes


Nos levantamos temprano y fuimos a la fábrica de Lladró.

Fue increíble, nos mostraron en una especie de laboratorio, todo el proceso, desde que se tiene la idea y se crea en arcilla hasta cuando se llenan los moldes (a mano!) con porcelana líquida.

Nos explicaron que una vez que se hacen cierta cantidad, los moldes se destruyen ya que se alisan si se usan mucho.


Lo que tiene también de particular es que se hacen moldes huecos para cada parte del cuerpo y luego se ensamblan con porcelana líquida. Por eso es que lo que caracteriza a Lladró son los mínimos detalles como las flores, los dedos de las manos y pies…

Y sobre todo la expresión en el rostro. Esto lo logran también pintando las cejas, labios y ojos con porcelana de color, ya que de esta manera no sólo se le da color sino también relieve.


Nos mostraron también cómo se realizan las flores, con porcelana de color, a mano, todo hermoso!

También vimos los hornos y luego fuimos a una exposición de distintas piezas representativas, desde los años ’50 cuando comenzaron los hermanos Lladró hasta las actuales, por ejemplo (Tota, me la perdí!) una bruta escena llamada La Reina del Nilo que costaba 120.000 euros y que justo no estaba porque se la habían llevado para exhibirla no sé dónde!


Bueno, igual le sacamos fotos a algunas.

Esta es mi favorita.

Esta es una especie de araña, son hadas aladas.

Detalle. No sé si se puede apreciar aún más, les aseguro que los pies y las manos tenían los dedos delicadamente formados.