Controlando La Fiesta

Hace muchos años fuimos invitados a una cena con Ale. Era en la casa de un amigo y como vivía con sus padres, estuvimos con su familia. Éramos como 8 o 10 personas sentados a la mesa, todos amables, charlamos mucho y comimos muy bien.

El papá del chico era un divino con un defecto: era demasiado divino. O sea, se ve que quería que la pasemos tan bien que se pasaba de divino pero todo sin mala intención de su parte. No paraba de ofrecernos comida, de preguntar si queríamos más, se nos acercaba con bandejas de todo, y vuelta a ofrecer de todo para comer…

En el momento no me daba cuenta porque hablaba con otras personas pero claro, cuando volví a casa, estaba agotada! Porque creo que no pude sostener ninguna conversación sin haber sido interrumpida por el señor al cual, quiero aclarar, recuerdo con mucho cariño.

Pero verlo tan fuera de sí por querer agradar y que la pasemos bien me hizo ver que yo también puedo ser tan rompe. Entonces cada vez que organizo una reunión en casa trato de encontrar en mí cierto equilibrio para no molestar mientras los demás comen y hablan: Arrincono la mesa, la agrando y pongo platos y la comida y que cada uno se sirva lo que se le antoje. Y que se sienten donde quieran.

El problema es que siendo anfitriona, irremediablemente tenés que ir y venir de la cocina. Porque siempre hay algo que falta o algo que se necesita y no necesariamente comida: un tenedor o un vaso o sal u otro plato.Por ahí te sentás y al rato te tenés que levantar para no sé qué pueda ser.

De todas formas, no me quejo porque me encanta ofrecer mi casa para reuniones y que todos la pasemos bien y siempre he tenido reuniones agradables gracias a las personas invitadas, por supuesto.

Eso sí: de lo que estoy segura es que nunca más hago un Pizza Party: esa vez no me senté nunca más de 5 minutos seguidos  porque las pizzas serán muy ricas pero requieren que estés todo el tiempo tras ellas. Sacás una o dos del horno, metés otras, cortás las que sacaste y a los segundos no hay más en el plato: Hora de volver a sacar más pizzas del horno y así ad infinitum…

Por eso creo que lo mejor es comer tipo buffett, algo que acá es práctica común, no existe la costumbre de sentarse a la mesa para comer. Aunque ahora que lo recuerdo, en la última reunión que hubo en casa comí parada y sólo me senté cuando se fue la mayoría. Se ve que ya me acostumbré sin darme cuenta!

Y a ustedes cómo les gusta comer en una reunión informal? Se animarían a ofrecer un buffett para Navidad?

9 thoughts on “Controlando La Fiesta

  1. A mí también me gusta poner mi casa para los eventos (pero tampoco multitud porque el corazón es grande pero la casa no tanto); y, definitivamente, opto por la idea de poner en una mesita auxiliar todo lo que se pueda precisar, cosa de acercarme a la cocina lo menos posible y poder conversar largo y tendido con todos los invitados.
    Un beso y buen finde,
    Vero

  2. Las cenas se hacen en la galería de mi casa, con un “tablón” largo, que es una costumbre bien de campo jaja y todos sentaditos esperan que llegue la comida.

    No me imagino una cena tipo buffet porque con nuestro calorcito, los insectos estarían rondando las fuentes…

    Besos y buen finde!

  3. Si yo soy la anfitriona me gusta más la fiesta estilo buffett, para poder compartir más con la gente. Pero, una fiesta servida en mesa es genial también. Así que it depends 😉

  4. Personalmente prefiero la comida sentados, supongo que depende de espacio del que se disponga, aquí en Galicia la tradición es hacerlo sentados y así lo hacemos en casa cuando nos reunimos toda la familia y los amigos para Reyes y cumples varios.

  5. Hola! Yo lamentablemente estoy llegando a la conclusión de que no sé comer buffet. Como demasiado rápido, entrevero, y como demasiado. Así que prefiero cena normal. Pero me va bien todo.

    En casa nochebuena hace unos años es buffet. Por suerte estoy siempre media jetlagueada así que me duermo antes de comer demasiado. Aunque turrón siempre como demasiado. Me gusta horrores y en Suecia no hay español que es el que más me gusta (jijona, alicante y natanuez).

    Turrón con champagne (o similar), no veo la hora….

  6. Verónica M.,

    muy buenas tus ideas, la mesita auxiliar te salva! Gracias!

    Ale Sarco,

    sí pero no te acordás.

    Betty,

    ah los bichos!! 😀 Pero qué hermoso sentarse en la galería de tu casa en verano con brisita fresca, no?

    Tere G.,

    exacto, it depends!

    Ana,

    por supuesto! En España, Italia, Argentina (una mezcla de esos dos países!!) nos sentamos a comer! 😀

    Gera,

    no, no, no, pizza party no more!! 😀

    La Vaca,

    yo no tengo límite con los turrones, empiezo uno y no paro hasta terminarlo!

  7. Ali: En casa comemos bufet pero todos nos sentamos a la mesa :S jajaja!. Si, hacemos comidas frias, y las ponemos en una mesa, cada uno con su plato se para y se sirve lo que quiere, y va a se sienta en una mesa larrrga tipo tablón (como decian en un comentario anteior). Y claro que quien pone la casa, no cocina, porque se encarga de poner la mesa y que todo este listo para cuando llegan los invitados con comida, para que haya una especie de equilibrio :).

    Cariños

Comments are closed.