Pity

Brasserie Blanc En Covent Garden

Al poco tiempo de venir a vivir en Londres, un día cualquiera fui a visitar a mi amigo Jonathan y a su mamá.

Bajé en la estación Richmond donde tenía que tomarme un colectivo y, como no quería caer con las manos vacías, vi que ahí nomás había una pastelería y compré tres pequeñas tortas, una de ellas recuerdo que era de limón.

Cuando llegué, tomamos el té, comimos las tortas, nos fuimos convidando y yo creí estar comiendo un arco iris de sabores: nunca había probado algo tan delicioso, los ingredientes los sentías frescos, el sabor real de cada uno… una delicia.
Me preguntó Marian, la mamá, dónde había comprado esas tortas tan ricas y le dije que encontré una pastelería al lado de la estación que se llamaba Maison Blanc. 
«Oh, bien,» dijo pensativa, «en estos momentos yo estoy boicoteando todo producto francés porque…» y no me acuerdo qué razón me dio pero era por alguna medida económica de Francia contra Inglaterra.
«Pero bueno,» me dijo «por vos haré la excepción…»
Y cada vez que pasaba al lado de alguna sucursal de Maison Blanc me acordaba de esta anécdota!
Maison Blanc fue la primera auténtica pâtisserie francesa en Inglaterra y la abrió Raymond Blanc, un celebrado chef francés que tuvo su despegue en Inglaterra, justamente.

Creo que Maison Blanc ya no le pertenece pero sí una cadena de brasseries que están en diferentes partes de Londres y que sirven tradicionales platos franceses.

El domingo elegimos visitar la brasserie, Brasserie Blanc de Covent Garden. Vi en el website las fotos y me encantó el lugar!
Al poquito de entrar, comencé a sacar fotos desde donde estábamos sentados.

 Me encantó tanta luz natural! Esta foto la sacó Ale desde su lugar.

 Esta foto la saqué yo desde donde estaba sentada.


Habíamos reservado, menos mal, porque estaba lleno. La brasserie se encuentra en pleno mercado de Covent Garden pero arriba, por lo que se tiene una buena vista.

Vista desde nuestra mesa.


Al poco tiempo de sentarnos, nos trajeron el menú y el pan con manteca.

Standard, nada fuera de lo común.


Me llamó la atención que en la mesa hubiera, además de la sal y la pimienta, aceite de oliva.


Yo pedí agua sin gas para tomar y Ale pidió Coca Light. Le trajeron una «coquita» de 200ml y un vaso lleno de hielo. 

Ale, indignado. Se termina en un suspiro!


Decidimos pedir una entrada cada uno.

 Ale, queso de cabra con chutney de tomate envueltos en masa filo.

Yo… se dan cuenta qué pedí?

Sí! Caracoles! Con salsa de manteca, perejil y ajo… Pero me los sirvieron sin caparazón!


Para plato principal, decidí pedir algún plato que nunca había probado: 

 
Una cazuela de riñones de cordero.

 
Ale, steak-frites.


La verdad es todo estuvo delicioso y bien servido. Estuvimos bien atendidos también y lo que más me sorprendió fue que no sentía que estaba muy llena, que a pesar de haber comido dos platos, estaba bien y todavía tenía un rinconcito para el postre.

Y pedí!

 Un posset de naranja de pulpa roja.


Se me hace agua a la boca de sólo recordarlo, qué postre tan rico y tan liviano!

Los precios? Muy buenos, diría que promedio, al precio de cualquier otro restaurant de la zona y como es zona turística, a veces corrés el riesgo de caer en un tourist trap. Pero no en este caso. El Set Menu es por demás conveniente.

Les recomiendo este lugar si vienen a Londres y están por Covent Garden y se quieren dar un mimito. 

Si vienen en verano, hasta pueden ir a la terraza.


Y si están cerca porque van a ir al teatro, pueden ir a tomar algo al bar, que está ahí mismo.

En la antesala del restaurant.


Por el motivo que sea, bien vale la pena ir.

Y tengo que agradecer a mis amigos Pity, Neil, Marlon y Luis que gracias a que me regalaron una tarjeta de este lugar, lo pude conocer! Qué buenos amigos, no?


Momo, De África A Londres

 Bello Momo.


Alguna vez probaste la comida argelina o marroquí? Que cómo es? Es deliciosa! 

Si te gusta la comida turca, árabe o griega, andá sin problemas ni inseguridades. Sobre todo si vas a un lugar que es una preciosura hasta en los mínimos detalles y te tratan como si fueras el único comensal con unos modales por demás impecables.
Detalles.

Gracias a Pity, conocí Momo. Fuimos dos veces, la primera vez (para mí) fuimos las dos solas y la segunda, hace poco con Ale y Marlon y Luis, unos amigos mexicanos.


Momo se encuentra muy escondido al ojo turista y siempre hay gente y al mediodía hay quienes van a almorzar on business y la clientela suele ser de profesionales pero por lo que he visto, los fines de semana suelen ir familias de la comunidad. 
Y si vos ves que un restaurant de comida de un país determinado tiene comensales de ese país, significa que están haciendo las cosas bien.
Como decía, este restaurant está lejos del mundanal ruido de Regent Street, en una especie de callejuela donde hay muchos restaurantes mononos.
Si venís desde Piccadilly Circus, caminando por Regent Street, a tu izquierda verás una callecita llamada Heddon Street, donde se encuentra el ahora llamado The Regent Street Food Quarter.

 Mirando para arriba, lo encontrás!

La calle dobla a la derecha y sobre ella, está Momo. 

Pero no es el restaurante del toldo ni el de enfrente.

Seguí caminando y allí oculto en la hojarasca, lo encontrarás!

Marlon, Pity y Luis a punto de entrar.

A uno y otro lado, encontrás estos cómodos sillones donde muchos aprovechan para fumar lo que fumen o shisha.

A la derecha.

 A la izquierda.

La entrada principal.

Y nos sentamos y todo fue agradable.

Pedimos el menú y mientras decidíamos qué comer, nos trajeron:

Aceitunas.

Pan en monona canastita.

Adoré la cristalería!

Para ir calentando motores, pedimos:

Hummums, por supuesto! Con pedacitos de cordero sautés.

Con (más!) pan!

Berenjenas baby con queso labneh, pesto, habas y hebras de cáscara de limón. 
Briouats, una especie de empanaditas rellenas de queso y menta, de pollo, de pescado.
Bueno, éramos cinco! Compartimos todo así que nos quedó un poquito de lugar para el plato principal!

Pity pidió el «pescado del día», o «cacho del día» como traduce Ale al «catch of the day».
Y aparte pidió couscous.

Ale, Luis y yo pedimos un tagine de cordero con salsa charmoula y huevos pochés. Un tagine es una especie de guiso o estafado que se cocina en unos recipientes de barro que se llaman así y consisten en un plato con una tapa de forma cónica.
Así nos lo presentaron y el mozo levantó la tapa y se la llevó.
Y esto fue lo que comimos!
Marlon pidió harira, una tradicional sopa marroquí.

Todos los platos estaban deliciosos y no había nada que no nos gustara. La comida no es picante, por el contrario, es muy sabrosa por las especias y la forma de cocinarlo. Momo cuenta con unos hornos de carbón de leña donde hasta hacen el pan y todo lo que se ofrece en el menú.
Cuando estábamos terminando de comer, Pity me recordó lo bello de los baños así que agarré mi cámara y hacia allá fui.
Había tan poca luz que no pude sacar una foto decente. Pero el encanto reside en que las puertas son bajas y se nota que son antiguas y estoy segura de que han sido adquiridas en algún mercado de antigüedades.

 Se baja por una escalera.

Y en este pasillo, a la derecha están las dos puertas para entrar al baño.

Dónde está el de mujeres? Oh, ahí está el dibujito bien claro!!

Sinceramente, no hubo lugar estomacal para el postre. Así que nos limitamos a seguir hablando, mirando el lugar y sacar más fotos.

Esto fue antes de que se empezara a llenar.
Comodísimo.

Este sector es precioso! Tiene luz natural y está sobre una plataforma.

Cuánto dolió todo esto? La verdad es que es muy conveniente: El Set Menu está a 2 platos por £15.50 o tres platos por £19.50. Si le sumás a eso la experiencia de comer en un lugar tan agradable con una atención, repito, impecable, es una salida que recomiendo totalmente!
Si venís para Londres, donde se prueban los platos de todo el mundo, date una vuelta por acá. Vale la pena!


Taste Of London 2012

  Pity y yo con los libros-souvenir de recetas! Y la bandera!

Ayer abrió oficialmente Taste Of London 2012 y releyendo la última vez que fui, en el 2009, me doy cuenta que aún conservo cierta dignidad: No pienso pagar una entrada de 40 libras para un evento donde una vez adentro, tenga que seguir gastando!

Por suerte Ale ganó dos entradas para ayer, para el slot de 12 a 16hs, porque a partir de las 17hs entraban otras personas hasta las 21hs.

Pero no pudo ir por el horario así que invité a Pity que aceptó encantada.

Lo bueno de estas entradas fue que incluían ciertos beneficios:

– Eran VIP (o sea que no hacías tanta cola y podías entrar a un sector VIP que creo que lo único que te daban era champagne o no sé qué)

– Te regalaban 20 coronas (la moneda que se usa ahí adentro, o sea cupones, bah) que equivalían a 10 libras.

– Te regalaban un libro de recetas.

– Ubicación primera fila para cualquier demostración de cocina de platos que quisiésemos ver.

A punto de entrar!

No bien entramos, los representantes del Perú nos recibieron con un ceviche picantito pero rico.

Así como ha venido siendo todos estos años, en esta exhibición están presentes los restaurantes más importantes de Londres, que ofrecen un menú fijo de entrada, principal y postre en pequeñas porciones así que podés degustar aquí y allá y terminás comiendo como un cerdito sin darte cuenta.

Aparte también hay muchos stands de bebidas, de productos regionales como aceites de oliva, panes, repostería, lo que te imagines!

Y una especie de escenario donde cada hora y media cocinaba algún chef mientras explicaba qué hacía.

Como había leído algo en el website para saber qué actividades había, también sabía que British Airways tenía un espacio gigante de dos pisos llamado el Height Cuisine donde iban a exhibir Taste of Britain, Taste of Moscow y Afternoon Tea with Twinings and The Dorchester.

Como yo tengo una tarjeta de voladora frecuente, pude entrar y pensé que iba a estar atiborrado de gente. Había gente, sí, pero no tanta y vi unos chefs dando vueltas y en eso se acerca y nos dice: «Vengan, pasen, suban que vamos a empezar la muestra».

Pity y yo nos miramos sorprendidas y dijimos «Ok!» (nos habrá visto cara de hambrientas?) y subimos a la planta alta y, es de destacar, toda la gente que estaba allí, todos te recibían con una sonrisa y unos modales que te hacían sentir muy cómoda.

Muy cordiales y elegantes, la azafata bromeaba que ese era su uniforme oficial!

Nos sentamos en un lindo sector y el chef que nos invitó era, además del encargado de hacer la presentación, el Diseñador Manager de los platos que íbamos a comer.

Estábamos todos muy cómodos.

Yo pensé que eran unos canapés o cositas así…

Pues no. Era la comida de First Class en porciones pequeñas!

La entrada: Heritage tomato salad with Laverstoke farm mozzarella and basil dressing.

Tres tipos de tomates dulces y deliciosos con mozzarella y condimento de albahaca.

Plato principal: Herefordshire fillet of beef with new forest girolles, spinach tortellini and madiera sauce.

Una carne riquísima y tierna con una salsita de vino y unas verduritas cocinadas pero crocantes y un tortellini de espinaca al dente.

Postre: Chilled chocolate fondant.

El famoso «volcán de chocolate» pero de adentro salía una salsa de caramel levemente salado, delicioso! Lo de arriba son hilos de caramelo.

Todo muy lindo, delicioso, la calidad excelente, aplaudimos agradecidos y vimos que a la media hora empezaba Taste of Moscow. Nos apuntamos, como diría Pity, bajamos, nos regalaron una bolsa con panes adentro, esperamos la media hora, subimos y nos sentamos nuevamente!

El mismo chef presentando ahora el menú que se sirve cuando uno toma la ruta a Moscú.

Entrada: Smoked salmon tartare with Oscietra caviar, pickled cucumber and radish salad.

Tartare de salmón ahumado con caviar, unas tiras de pepino y «ensalada» de rabanitos.

Plato principal: Chicken Topaca with pickled vegetables salad and pont neuf potatoes.

Pollo con una ensalada picante, papas y vegetales.

El postre fue el mismo que el anterior así que con Pity dijimos «no, thank you.»

Al rato vino una especie de supervisor y amablemente nos preguntó si había algo malo con el postre, que no lo comíamos. Le aclaramos que no, que no era que estábamos disconformes sino que ya lo habíamos probado.

El chef decía que en las alturas, uno pierde un 30% del gusto por eso tienen que diseñar las salsas y la comida en general con sabores un poco más fuertes de lo habitual.

Los chefs explicando. Parecen una boy band!!!

La verdad es que la estábamos pasando genial! Y eso que no tomábamos el vino que nos servían, para la entrada blanco, para el principal tinto y para el postre uno muy dulce!

Bajamos y vimos que a las dos horas servían el té. Preguntamos si nos podíamos anotar. Pues sí.

En esas dos horas que faltaban recorrimos un poco la exhibición aunque se hizo un poco difícil porque llovía y paraba y volvía a llover, a cada rato!

Lo vimos a Michel Roux! Pity como loca «Michel! Michel!» y se acercó, pura sonrisa y Pity le dijo que era su «biggest fan» y que si se podía sacar una foto con él y dijo que sí!

Un divino! Pero yo no me animé a pedirle una foto…

Vimos un puesto del restaurant Gaucho… 
Pero bueno, ya habían pasado las dos horas, así que nos fuimos a tomar el té.

Preparada? Lista?

Lo lindo de esta degustación fueron los tés mismos. Los sandwiches y facturas estaban bien pero no eran wow, yo tuve la suerte de tomar el té en el Dorchester y nada que ver, pero bueno, la excusa era probar los nuevos sabores de Twinings y su nuevo packaging.

Sandwiches y dulces.

 Los sabores: Mint Humbug, Red Berry Fool, English Breakfast y Jasmine Pearls.

La verdad? Riquísimos pero el mejor, para mí fue el de menta porque verdaderamente tiene un aroma y sabor a menta que no sentís en ninguno al menos que lo hagas con las hojas frescas. Un excelente digestivo!

Cuando salimos de allí, nos dimos cuenta que ya se estaba cerrando todo para quienes teníamos la entrada hasta las 16hs así que buscamos el libro de recetas que teníamos incluido con la entrada y me gasté las 20 coronas en un platito que tiene como espinas sobre el cual frotás el ajo o el genjibre o chocolate o queso y se hace como una pastita.

Con un cepillito y pelador de ajo de regalo.

Así que cansadas de haber estado todo el día caminando… mentira! Comimos más de lo que anduvimos pero sí que estábamos cansadas: de hablar!, nos saludamos con Pity y cada una emprendió camino a su casa.

Y aquí les muestro lo que me traje de recuerdo:

Una cajita con dos muestras de cada sabor que degustamos.

Unos panes artesanales riquísimos que venían en la bolsa que nos dieron al principio.

Lástima que las 4 horas que estuvimos resultaron insuficientes para recorrerlo con más tiempo, pero la verdad, no me puedo quejar de esta experiencia gastronómica!

Volveré el año que viene?


Evento Y Chocolates

Inesperadamente, hace unas semanas llegó a mi casilla de email una invitación de la gente de ZChocolat.

Hace mucho tiempo que yo estaba en la lista de contactos de esta empresa porque, creo recordar, yo una vez hace miles de años, solicité un catálogo. Desde entonces, recibía periódicos emails contándome de sus novedades.

Claro que una invitación a un evento donde se degustarán chocolates es todo un acontecimiento! Y, además, tener la posibilidad de llevar cuatro invitados… no es para desaprovechar ciertamente!

La cita era en el Waldorf Hilton desde las 6pm hasta las 10pm. Invité a Pity, a unos amigos y a mi primo Sergio. Llegamos puntualísimos y se notó!

Fuimos primerísimos! Mejor!

En un principio, cuando leí que se trataba de una cata de chocolates, imaginé que seríamos un pequeño grupo o varios grupos, quienes nos sentaríamos a degustar chocolates y la empresa a contarnos de qué se trataban, el por qué de este evento, etc.

Pues nada de eso. Llegamos y muchas de las promotoras, que apenas hablaban inglés (francés era su otra lengua) nos dieron un pequeño libro con cada bombón catalogado con un número y una muy completa descripción del mismo.

Los catálogos.

Sobre cada mesa había dos variedades con la correspondiente explicación, muy completa por cierto.

Según lo que leyeras y si te apetecía, lo probabas, así, libremente, vos con tu manito agarrando un bombón. Las veces que quieras. El Paraíso.

Los bombones son numerados porque todos tienen la misma forma salvo las trufas, que son bien redonditas. Acá tienen el catálogo online.

El sabor? Sublime! Son buenos en serio! Uno de mis favoritos fue el relleno con lavanda. Había decidido empezar con los de chocolate semi amargo y seguir con alguno de chocolate con leche y terminar con el chocolate blanco… Pero no pude!

Constantemente los mozos traían y traían chocolates y jamás vi un plato vacío!

Por entre un biombo, saqué una foto de donde tenían los bombones todos prolijamente guardados.

Entre bombón y bombón yo tomaba un sorbo de agua sin gas para limpiar el paladar. Habré degustado unos cinco que decidí probar una de las trufas de chocolate semi amargo cubiertas con cacao en polvo.

Deliciosas, obvio pero… no pude probar más!

Y no es que me haya caído mal, no pude más! Se ve que mi límite son 6 bombones y ya!

Entonces me senté a charlar!

Mis invitados tuvieron mejor resistencia que yo, cada tanto se levantaban y probaban uno o dos y volvían. Fue bastante concurrido y nos habremos ido a las 2 horas y seguía habiendo gente.

La estrella del evento fue la presentación de un corazón de chocolate relleno de praline de avellanas con trocitos de avellanas.

Corazones. Eran enormes!

Yo pensaba que el corazón era hueco, pero no.

Y te lo daban a probar de a pedacitos que cortaban o te cortabas vos.

Todos coincidimos que fue uno de los chocolates más deliciosos que habíamos probado… en nuestras vidas! No les puedo explicar lo delicioso!

Lo que noté siempre es que los bombones de ZChocolat no vienen con las típicas cajas de cartón doradas… No… Estos chocolates se venden en monas cajas de madera, envueltos en su correspondiente bolsita de paño y empaquetadas con papel y selladas con lacre!

Ejemplo de cajas.

Otros ejemplos.

Los precios estaban allí pero en este evento no se vendía nada. Sólo se ofrecían los bombones para degustar.

Empaquetados.

La pasamos genial!

Petersham Nurseries


Cómo describir este lugar?

Es lindo, sí. Petersham Nurseries es un gran vivero, donde se plantan y venden flores, árboles frutales, hierbas, vegetales, lo que sea y además cuenta con una cafetería que es, en realidad, un restaurant y también hay un salón de té.

Es un lugar muy visitado. Este vivero fue comprado por unos hermanos de apellido Boglione para que no fuera loteado y vendido. Lo reabrieron en 2004 y, para algunos, se ha convertido en un lindo lugar para pasear y comer algo rico.

Entrada al restaurant.

El restaurant ha ganado una estrella Michellin y el menú está diseñado por una chef muy famosa llamada Skye Gyngell. El menú varía porque se realiza, según se dice, con lo que se produce en ese lugar.

Todo es orgánico, moderno, de apariencia pobre pero con precios de millonario: el famoso estilo shabby chic.

Shabby en inglés significa gastado, raído y está muy de moda, parece, estilar lugares, vestimenta y ambientes con ese dejo campestre, entre descuidado y un poco desprolijo, todo decorado con objetos viejos, usados, que han sido reciclados (o sea, rescatados de la calle o de un tacho de basura) y que de querer comprarlos, te los cobran como si hubieran sido recién producidos por un diseñador afamado.

Por ejemplo, esta taza con la que seguro te sacás un reprobado en una clase de cerámica.

Pregunta: Cuánto creés que cuesta?

Respuesta: 6o libras!

No es mi estilo, pero en realidad, nada es mi estilo porque soy cero decoración, cero ambientación pero también cero tonta. No pago una fortuna por una silla torcida, despintada y oxidada.

Una silla frágil y vieja a alrededor de £50…

(Tal vez el número 50 no parece mucha plata pero sí lo es, cuando una silla nueva se consigue por muchísimo menos!)

Todo, pero absolutamente todo lo que ves en Petersham Nurseries está a la venta. Todo objeto tiene un sticker con el precio.

Una sección del restaurant que se dedica a vender objetos.

Fuimos con Pity, aquella vez que paseamos por Richmond. Entramos y miramos, sacamos fotos, curioseamos pero no me convencía comer allí.

Con respecto a los platos, está bien que tiene buena fama y los precios son un poco caros (£7 libras una sopa!) pero yo pagaría un precio alto por un menú bueno pero en un lugar donde el piso no sea de tierra!

Sea en el restaurant o el salón de té, el piso es de tierra y los mozos andan con botas de lluvia. No me parece muy higiénico que digamos.

La cafetería o restaurant.

Si ves las fotos, todo parece bonito porque comés rodeado de vegetación pero lo que no se aprecia en las fotos es el aroma. No me gusta comer con aromas, olores. No son desagradables pero a mí los olores, intensos o suaves pero que se sientan, atentan contra mi disfrute de la comida.

Aparte a mí me gusta hacer sobremesa, charlar tranquilos después de comer, sin prisa un domingo… Es difícil sentirse cómodo sobre esas sillas de chapa tan débiles!

No, Pity, yo tampoco lo puedo creer!

Así que en nuestro caso, la experiencia de ir a Petersham Nurseries fue algo para contar, no para probar. Preferimos salir de allí y almorzar en un pub cercano, donde el piso era de madera y todo alrededor estaba limpio y prolijo.

Rinconcitos De Richmond

No vamos muy seguido a pasear a Richmond pero cada vez que vamos lo disfrutamos mucho porque es un barrio muy bonito y siempre se conocen cosas nuevas. Sobre todo si vas a pasear con Pity, siempre tiene secretos para contarnos o lugares que descubre y nos muestra.

El día de ayer estaba bastante nublado y hacía mucho frío. Desde el sábado el clima es de invierno de verdad y, para peor, ayer el día estaba bastante húmedo así que tuve los pies helados la mayoría del tiempo.

Así las cosas igual decidimos pasear caminando al costado del río. Pero antes de llegar, volvimos a transitar por unas angostas y mononas callejuelas perpendiculares al Richmond Park.

Es un deleite ver los pequeños negocios que ofrecen sus productos de calidad y muy mononos, acordes a la distinguida élite que vive en Richmond: hay muchos celebrities que tienen residencia en esta zona.

Pity contaba que fue en Richmond donde Angelina Jolie y su prole se alojaron cuando estuvieron aquí y también donde Pete Townshend tiene su casa y no me acuerdo quién más nombró ella. Después yo creo que soy la cholula! ;D

Aquí, entonces, les muestro algunos de los negocios que se pueden encontrar a lo largo de dos callecitas monas , como un ejemplo de los rincones lindos que tiene Richmond.

Una calle es Brewers Lane.

Con una lista de los negocios que se encuentran sobre esta calle.

Esta es Brewers Lane.

No fue fácil sacar las fotos de los negocios porque al ser la calle muy angosta era difícil hacer foco o que entre todo en una imagen. Pero algo se pudo hacer…

Un pub llamado Britannia.

Con el menú escrito.

Una casa de té.

Una heladería de helados artesanales. Los probamos una vez pero no son tan buenos.

Una bombonería.

El frente de la bombonería.

Y pasamos otro pub:

The King’s Head.

Hasta llegar a otra calle bonita

Paved Court.

Así es la calle.

Un negocio de sombreros.

Un pequeño restaurant italiano.

La estresha de este lugar es este negocio:

El negocio del famoso chocolatero William Curley.

Y al lado este hermoso negocio donde comprar té, café y demás artículos relacionados con esas bebidas.

Si vienen a Londres por más de 3 o 4 días, les recomiendo darse una vuelta por Richmond. Por momentos tenés la sensación que el tiempo no ha pasado y que te podés cruzar con un carruaje tirado a caballos y una distinguida pareja sentados adentro!

El Hotel «Vela» De Barcelona

«El doble uve»

La última vez que visité Barcelona, tuve la oportunidad de volver a ver a Federico. Ha pasado un año desde que nos vimos en Londres y, como lo imaginé, Federico ya está trabajando en un lugar mejor y en un puesto importantísimo dentro de este novísimo hotel, el W, al que todos en Barcelona llaman «El Vela».

El hotel W desde el paseo de la Barceloneta.

Con Pity allí fuimos y tuvimos el privilegio de recorrerlo guiadas por Fede.

Qué importantes nos sentíamos tener un manager para nosotras que nos llevaba para aquí y para allá, mostrándonos todos los hermosos rincones que tiene este hotel!

A la derecha del lobby de entrada está el W Bar. A la izquierda, el restaurant Wave.

Al final del pasillo, en la foto de arriba, encontrás esto:

Hermosa decoración y una puerta...

La puerta te lleva a la pileta.

Aquí uno puede remolonear si no tiene ganas de meterse al agua. (Como haría yo!)

Mientras tanto, Federico nos explicaba sobre la filosofía de este hotel, una onda cool, laid-back, canchera diría un argentino, pero a la vez con mucho estilo.

Nos acercó hasta estos ascensores…

Y nos llevó hasta el piso donde se encuentra la suite más cara de Barcelona: 10.000 euros la noche!

Atrás de la silla del escritorio está el primer diseño, a mano alzada, del hotel.

Wow! Con Pity no sabíamos para dónde mirar y nos quedábamos ahí… Reaccionamos cuando Fede dijo «Sacá fotos si querés.» Uh! Ahí nomás Pity y yo comenzamos! Y luego ella, muy como no queriendo molestar, preguntó: «Me puedo sentar?» «Por supuesto!» dijo Fede. Ah! Entonces yo también probé los sillones!

Esta suite tiene dos habitaciones. La principal, es ésta:

Atrás del respaldo, empieza el baño. Miren el ventanal donde da la bañeraaaaa!!!

Esta es la otra habitación, de dos camas.

Cuenta con una pequeña cocina y cava.

Lo que nos dejó muda fue el balcón, gigante largo y con jacuzzi, sillas, mesas, camas… de todo para disfrutar de una vista espectacular!!!

Qué ganas de quedarme ahí!

Se podían ver estas sillas, muy famosas.

(Ayudame, Pity, por qué eran famosas estas sillas!?!?!?)

Perdón, Fede, no soy tan buena alumna como lo eras vos!

Luego fuimos al Bar Eclipse. Lo estaban limpiando y me gustó ver cómo todos saludaban a Federico muy amablemente y con una genuina sonrisa.

Ahí se puede ver a mi amiga.

Después tomamos otro ascensor.

Pasamos por el restaurant Bravo.

El broche de oro fue el almuerzo en uno de los tres restaurantes, el Wave, con el que cuenta el hotel.

Esto comí yo! Pero con Pity compartimos la entrada y el postre, eh!

Y Fede nos dejó mientras nosotras no parábamos de sentirnos tan mimadas, tan cómodas, tan bien, deleitándonos con el lugar, la vista y la comida!

Cuando estábamos terminando se acercó Fede otra vez para presentarnos otro manager y para regalarnos una caja de chocolates.

Muy ricos chocolates y preciosa presentación!

Fue todo muy agradable pero todo el tiempo yo estuve felicisísima de ver este chico que ha sabido aprovechar el estudio, un chico sano con ideas claras… Si yo, que fui su profesora desde sus 10 hasta sus 17 años, me siento así… Cómo se sentirán los padres! Pero es que me sentí por las nubes cuando me enteré de que la entrevista para entrar a este hotel fue completamente en inglés… Ah! Felicidad y orgullo!

I’m very proud of you, Federico! The sky’s the limit! Thank you so much!

Comer En Barcelona

Qué clase de tour podemos hacer Pity y yo juntas!?!?

Una cosa que noto cada vez que voy a España, es que como como una bestia y no quedo llena así como casi muerta, como quedo acá con una comida en un pub, que siento que puedo salir rodando con un poquito de impulso…

Y encima, al otro día, no me levanto panzona! Debe ser que los ingredientes son muy sanos y que se come muy bien!!!

Les muestro un ejemplo de lo que hemos comido?

Lo primero que visitamos fue el Mercat.

Mis puestos favoritos son los de jamones y embutidos y quesos! ÑAM!

Allí probé unas bolitas de bacalao, tan livianas que parecían rellenas de aire!

Recién hechas!

Para el mediodía español (2 pm) fuimos a un restaurant recomendado por la amiga de Pity que tiene una carnicería en el Mercat. Allí comimos de primer plato, Pity una ensalada y yo una especie de guiso de alcauciles. Siguió Pity con un pescado con salsa y yo con unos calamarcitos fritos. De postre, las dos pedimos flan.

El restaurant se llama La Rioja.

Otro día que almorzamos en lo de Pity, la mamá cocinó entre otros platos, una tortilla de papa.

Tan deliciosa como se ve.

Ese día pasamos por una panadería cercana donde Pity y yo compramos dulces como si fuera el último día de nuestras vidas!

Mirad:

Pastisset.

Pity me comentaba de lo rico que es el pastisset relleno de cabello de ángel. Yo lo probé, me pareció muy agradable y luego me enteré que el cabello de ángel no es lo que yo pensaba! Yo creía que se trataba de una mezcla dulce hecha con fideos cabello de ángel, pero no.

El cabello de ángel es un dulce hecho con fibras de varios vegetales fibrosos como puede ser la calabaza, la batata, etc.

El relleno! Qué rico!

Continuamos con un mini brazo de gitano (lo que nosotros llamamos pionono) relleno de trufa de chocolate y con yema quemada por encima. Al lado verán unos postrecitos, se llaman tocinillo de cielo. Un dulce a base de yemas.

Olvídense del colesterol!

Seguimos con una porción de esta mini tarta de frutas, sobre una base finita finita de masa de hojaldre, crema pastelera y las frutas.

Facilísima de hacer y con algo tan sencillo y bien decorado, quedamos bárbaras!

Por último, con el café, unas pastas de té.

Lo que nosotros llamamos masas secas.

(No puedo creer que después de la tortilla y el guiso de arroz con pollo, hayamos comido todo lo dulce que acabo de detallar! No entiendo cómo sigo viva!)

Un lugar muy bonito que visitamos fue una panadería muy monona llamada Caelum que vende productos súper súper naturales hechos por las monjas. Hay galletitas, dulces, turrones, lo que te imagines y todos con ingredientes sin conservantes. También tiene una cafetería donde te podés sentar a comer y tomar un rico té o café.

Hermoso lugar!

Compré unas yemitas a las que no alcancé a sacarles fotos. Las yemitas son unos bomboncitos hechos de yema de huevo y azúcar.

Lo que no compré fueron estas galletitas… No sé, Pity me dijo lo que significaba en catalán, entonces no quise…

Digámoslo finamente: «gases» de monja.

No podía faltar el chocolate caliente con churros! Fuimos a una casa tradicional que tenía cola de gente por afuera, todas las tardes, para la hora de la merienda.

El chocolate como se toma en Barcelona es espesísimo y con crema batida por encima. El lugar se llama La Palleresa. Les recomiendo la taza tamaño para niños si quieren llegar conscientes a comer los churros.

Espeso y amarrrrrrrrrgo (me gusta así, chocolate con crema y ambos sin azúcar)

Obviamente, amigos, no podíamos no comer tapas. Aquí un ejemplo: Patatas bravas, pulpo a la gallega, champignones salteados y unos calamarcitos fritos.

Parece poco? Pues no!

Otro lugar hermoso al que fuimos a comprar es una tradicional panadería llamada Mauri.

A media mañana, Pity y yo nos deleitamos con:

Croquetas de pollo. Pity es fanática de las croquetas, como Ale.

Yo y una mini baguette con butifarra de huevo.

Disfruté tanto de mi paseo por Barcelona! Y me traje unos recuerditos. Fui al Corte Inglés y adivinen qué me compré!!?!?

Todo eso! Aunque los fiambres me los trajes del Mercat!

Gracias Pity! Gracias Barcelona!

Volveré!

Pity Alicia Barcelona

Siempre lo digo, en Barcelona me siento a gusto, más que en cualquier otra ciudad de España. Será el aire que se respira, será que me parece una ciudad franca, abierta… Es difícil describirlo.

Pasé 4 días maravillosos con Pity y su familia, 4 días donde Barcelona nos vio comer, charlar y caminar desde todos los ángulos!

Fue muy energizante redescubrir esta querida ciudad y también visitar sitios a los cuales tenía planeado ir en mi anterior vez aquí y no se dio por la lluvia.

Pues estos días fueron de pura revancha: sol, cielo azul sin nubes y 21 grados! Qué más se puede pedir?

Los padres de Pity son amorosos, muy graciosos y alegres y la verdad es que me trataron como si fuera de la familia. Aquí estoy con ellos y con Boy:

Esta foto me encanta! No está ideal para tapa de «Hola»?

Cada día comenzaba con un muy argentino mate cocido acompañado de una muy catalana tostada con ajo y tomate frotado por encima y luego salíamos a caminar.


Monumento a Colón detrás de un mercadillo.

Edificio de las Aduanas, Gobierno Militar, Autoridad Portuaria y el cuarto…


Y ahí, enfrente, cuántos barcos, en la rambla del mar!

El mar!

Había personas que hacían esculturas con la arena. Me gustó la de unos monitos y mientras le sacaba una foto, escuché a una mujer que le decía a unos chicos:

«Este es el secreto de un matrimonio feliz»

Hay muchos tesoros históricos, muchas ruinas romanas. Una de las cosas que más me sorprendieron fue ver El Templo de Augusto. Se ven las columnas tan bien conservadas y están en un lugar techado con vidrio por lo que entra la luz natural y a la noche es iluminado.

Construido aproximadamente en el año I DC.

España en general se caracteriza por esas plazas tan bonitas… En Barcelona, aparecen donde menos te las esperás. Si caminás por las calles que cruzan la rambla, podés llevarte agradables sorpresas.

Plazas de estilos varios.


Antigua casa de paraguas. Se ve un dragón a la izquierda.

La última vez que estuve en esta hermosa ciudad, me quedé con las ganas de visitar el gigante (y tan de moda ahora) Parque Güell, todo diseñado por Gaudí.

Eusebi Güel fue quien encargó a Gaudí este proyecto.

La estrella es un dragón que está a la entrada, todo cubierto de mosaiquitos. Algunos dicen que en realidad es una salamandra.

Al fin lo conozco!

A la salida, una chica, por un euro, te da unos casquitos y posás con ella. El disfraz estaba tan bien hecho que cuando movía los brazos, parecían los del dragón!

Yo contenta pero Pity no estaba muy convencida!

Fui al Tibidabo! Es una montaña donde hay una catedral, juegos y una vista fabulosa de Barcelona. Les recomiendo tomar el colectivo hasta la parada más cercana o un taxi. Es que si te tomás el subte, la estación donde te tenés que bajar es un poco alejada y el camino para llegar es muy empinado y por lo tanto, cansador.

La vista, los juegos y el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón.

Luego se puede bajar primero con el funicular y tomar el tranvía azul, mi primera vez en uno!

Pity es súper divertida!

Era carnaval y se veía a la gente disfrazada.

Los niños…

Y los no tan niños!

A la noche hubo un desfile de carnaval, una sana diversión, por cierto: Fue agradable ver a muchos disfrazados, contentos… No se tiraba ni agua ni papel picado ni espuma y nadie se molestaba.


Catalanes divertidos!

Desfilaron 34 comparsas, la mayoría eran de Bolivia. Conté 6 comparsas de este país. También había de Colombia. Yo esperaba ver alguna de Argentina y realmente no sé si la hubo porque me fui antes de que terminara, estaba re cansada!

Los trajes eran hermosos y muy decorados!

Como siempre me pasa, me quedaron un montón de fotos de lugares para mostrar y traté de hacer un resumen de estos 4 días que fueron muy intensos, disfrutando de la hermosa Barcelona y de su gente.

La Del Medio

Este dibujo es más que gráfico!

En tu infancia…

… eras muy independiente y muy rebelde?

… creías que eras adoptado/a y que nadie te quería?

Entonces como yo, sos el/la del medio.

Ok, tampoco es para generalizar pero realmente, los hijos del medio nos caracterizamos por lo descripto arriba. Mi amigo Gerar, hijo del medio; mi amiga Pity, hija del medio; mi primo Sergio, hijo del medio y otros casos que conozco, todos hemos tomado un rumbo diferente al de nuestros hermanos; hemos sido, me parece, más arriesgados, más de buscarnos nuestras propias aventuras y nuestro lugar…

Por lo menos cada vez que me junto con uno u otro, terminamos concluyendo lo mismo y a la vez nos contamos ejemplos que conocemos de casos parecidos.

Es que los hijos del medio somos los grises para nuestros padres: No llegamos al mundo con la estridencia y expectativa con la que llegó el primero ni somos el benjamín mimado como lo es el tercero.

Y creo que todo lo que hacemos está enfocado a darnos un lugar, primero en la familia y luego en la vida.

Sí que la tenemos que remar nosotros! Para darnos nuestro propio lugar en la familia tenemos que trabajar el doble: No serán nuestros padres tan rigurosos como lo son con el primogénito pero tampoco serán tan flexibles como lo son con el más chico.

Una vez lo comenté al pasar cuando iba a la psicóloga y ella dijo: «Ay, cómo puede ser que todos los hijos del medio se quejen de lo mismo! Hasta mi hermana, que es hija del medio, dice lo mismo que vos!»

Cómo es tu caso? Sos del medio también? O tenés un hijo del medio?

error

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: