Personajes

Cuatro Hombres Que No Me Banco

Hoy me levanté cruzada y si leo algo, o veo algo por la tele o escucho la radio, seguro me encuentro diciendo: «Quién? No me lo banco!»
En tal caso, qué mejor aprovechar esta fase de me-cae-todo-mal y utilizarlo para algo creativo: enumerar los hombres que no me banco.
Creí que iban a ser muchos (bueno, si cuento los políticos, no termino más!) pero mi lista es bastante corta.
Como no los conozco personalmente, solamente juzgo lo que transmiten que de por sí, a mi entender, es suficientemente desagradable.
Es que me cae mal la gente ventajera, los vivos como los llamamos en Argentina, los que denostan al de al lado para burlarse, por el nimio motivo de sentirse mejor ellos. Ahí te das cuenta la clase de persona insignificante que pueden llegar a ser.
Entonces, chicas (y chicos, si les interesa) repasen conmigo esta lista de hombres que no me banco y está la sección comentarios para ver si coincidimos o no.
Dale?
No me banco a Bilardo. No puedo creer que un tipo ginecólogo sea tan ventajero, con modales poco pulidos, que no cumpla con reglamentaciones… Quedó grabado en mi memoria el famoso «Es gatorei, señorita!» y si era Gatorade por qué lo puso en una botella de champagne y hacía como que tomaba eso en un lugar donde no se podía? Ni hablar de ese mito de las agujas (que es muy posible que sea cierto) que cuando jugaba al fútbol lastimaba a los del otro bando. Y una que lo pinta de cuerpo entero: Leí (habrá sido en El Gráfico u Olé – sí, yo leo cualquier cosa!) que una vez estando en un hotel pidió un cuchillo para poder abrir su laptop recién comprada! El tipo tiene estudios universitarios! No se puede entender!
No me banco a Marcos Di Palma. Me parece un tipo feo, empecemos por ahí, y por demás desagradable de lo machista que es. Para seguir, esa forma de hablar haciéndose el canchero y el humilde me desagrada totalmente y más cuando una vez contó que decidió que las regalías de su libro sean donadas y cuando se enteró de lo mucho que se recaudó se arrepintió totalmente! Aparte, es un guarango, no sé qué le ven.
No me banco a Andy Kusnetzoff. No me gustaba ni cuando estaba en CQC ni después cuando tuvo su programa, ni ahora que está en la radio y a lo mejor no me cae bien porque me quedó esa imagen de canchero y sobrador que tenía cuando era notero. El papá me cae bárbaro, él no.

No me banco a Daniel Tognetti. No me gusta su manera de llevar adelante un programa, no me gusta que al igual que Andy, sobre a los demás y hace poco lo escuché por la radio y no hay «s» que pronuncie! Qué le pasa! Está todo el tiempo con la pose de canchero, del que sabe todo y de todo y me da la sensación de que también es súper machista.
 Me llama la atención que dos son deportistas y dos conductores de la tele o de radio. No viene a mi mente ningún actor que me caiga gordo, será porque un actor interpreta un papel y no suele mostrarse tal cual es. En el caso de un conductor, uno puede hasta conocerlo un poco más.
Y vos también tenés cuatro hombres que no te bancás en tu lista? Quiénes son?

Seoul Día 5

Cansado él. Cansada yo. Cansados los dos!
No damos más! Venimos de caminar y caminar, de subir y bajar escaleras, de leer esto o aquello, de averiguar cosas, de mirar y curiosear.
Así no hay cuerpo que aguante! Y sin embargo, vamos por más!
Nosotros también… Qué se nos ocurrió?
Llamar a José!!!!
Lo llamamos porque, sinceramente, lo extrañábamos! Seoul no es Seoul sin él llevándonos a las corridas, explicando cosas en su broken English, llevándonos a las corridas con su «walking, walking» y animándonos con sus «easy, easy».
Quedamos en encontrarnos a la 1 pm, para nosotros fue después de desayunar al mediodía! Y nos estaba esperando en una estación de subtes y contentos Ale y yo casi que tuvimos que frenarnos para darle un abrazo!
José nos preguntó qué queríamos hacer y le dijimos que primero queríamos ir al Monumento al Soldado Caído o War Memorial y después al Namdaemun Market.
Y ahí nomás, dio media vuelta y comenzó la maratón!
Esta vez nos costó muchísimo más seguirle el ritmo! Yo lo veía a Mr Lee caminar y caminar y caminar y no se quedaba sin aliento! Subía esas escaleras interminables que hay en todos los subtes como si nada!
En otro post había comentado que Corea tenía una historia muy sufrida. Y este es el sitio para comprender por qué y para reflexionar. Un país que fue arrasado y devastado durante la Guerra de Corea que se extendió por 3 años; que era una aldea de pobres campesinos, y ahora caminás sus calles y sus parques y paseás y ves esos edificios y ves  a la gente que trabaja, que hay educación, que hay… de todo!
Y no te alcanza la cabeza para comprender algunas otras cosas…
Cuál será el secreto?
El edificio es de una belleza y tamaño que te dejan sin aliento!
Está rodeado por unos cuantos monumentos gigantes.

Lo bien que hizo «José» al cruzarse porque así uno tiene una idea del tamaño de los monumentos.
Y adentro el museo es completísimo, sinceramente, uno de los mejores que he visto!
Esto se ve no bien entrás al hall central.
Lo que tienen exhibiendo dejará más locos a justamente, los locos de la guerra que siempre hay en la familia! Porque para alguien como yo que sólo está interesada en la parte histórica fue interesantísimo, me imagino para aquellos que tienen muchos conocimientos sobre tácticas, etc.
Fíjense. Y esto es un 10% de todo lo que tienen ahí!
Cuando llegamos, José muy amablemente nos buscó un guía voluntario y nos dijo que el señor que nos presentó, hablaba inglés y que nos iba a mostrar las diferentes secciones para darnos una idea general de en qué consistía el museo y aceptamos, por supuesto.
Eso sí, José nos dijo que él nos esperaría en la cafetería y que fuéramos nomás!
El  museo consta de 3 pisos y es el segundo el que está dedicado a la Guerra de Corea, donde no solamente se exhiben las armas y equipo militar como el que mostré sino que cada tantos pasos hay proyecciones de documentales cortos y también de exhibiciones 4D.
El guía, un señor militar retirado, era un amor, una dulzura, PERO NO LE ENTENDÍAMOS NADA! Más o menos inferíamos porque nos explicaba todo mostrándonos datos que había en un mapa, con lo que podíamos leer de lo que estaba exhibido o recordando algo que habíamos leído antes…
Sinceramente, yo no sabía que me iba  a incomodar tanto tener que escuchar hablar a alguien a quien no entendés y encima poner cara de que sí lo entendés! Para peor, el tema nos interesaba sobremanera pero no lo estábamos disfrutando!
De todas formas, lo escuchamos con respeto y creo que por cómo nos miró un par de veces (no mal, sino como que él mismo no entendía nuestra respuesta) me parece que nos hizo una pregunta por algún dato y nosotros le respondimos «yes».
Al rato, el señor vio que había un chico joven con un grupo pequeño de gente y este chico hablaba PERFECTO inglés americano. Qué alivio! El señor nos ofreció seguir al joven y se despidió y nosotros le agradecimos.
Ahí fue todo más sobre rieles, sentíamos que nos habíamos sacado un peso de encima. Insisto, no es porque el señor nos había caído mal sino que verdaderamente, agota tener que tratar y luchar para entender.
Al poquito rato se terminó el recorrido y nos hubiese encantado seguir pero no teníamos mucho tiempo. Terminamos en un sector bellísimo donde hay un monumento que recuerda a los caídos.
Una fuente enorme y sobre el agua que hay en la superficie se proyecta un rayo de luz que entra por el techo y hace el efecto de que hay como diamantes que se mueven. 
 Es muy bonito.
La luz que entra.
También hay un libro y muchas velas alrededor.
No teníamos más tiempo más que para recorrer lo que se exhibe afuera. Y fuimos al encuentro de Mr Lee y ya que estábamos en la cafetería, lo invitamos a merendar.
Aquí estamos.
Pudimos hablar más con él, esta vez. Le preguntamos si él se acordaba de la guerra, nos dijo que sí y que un hermano suyo era soldado y había muerto peleando, y él y el resto de la familia fueron evacuados hacia el sur. También nos contó de sus viajes y que nunca estuvo en Europa pero sí en Hawaii, Estados Unidos, Japón, China, Singapur, Malasia…
Le dijimos que cuando fuera para Londres que nos avisara así nosotros le mostramos la ciudad a lo cual nos contestó con una linda sonrisa y nos dijo que sí.
Una vez que terminamos de merendar, salimos para ver lo exhibido afuera:
Tanques.
Misiles.
Aviones.
Uno que era monumental!
Por suerte había una escalera hasta llegar a la cabina de mando y de ahí bien arriba pude sacar unas fotos bellas!
Del predio adelante de la entrada.
De lo que se exhibe afuera y de un barco.
Esas marcas rojas es pintura alrededor de las marcas que dejaron balas.
Pero por suerte, no todo era guerra.
Había unos patitos.
Pero los vinieron a buscar!! Los pusieron en una cajita y se los llevaron!
Terminamos nuestro paseo y nos fuimos al mercado.
Namdaemun Market.

Esta pagoda está justo enfrente de la entrada número 1.

La entrada número 1.
Namdaemun Market es un mercado bien organizado porque está dividido en secciones y cada sección tiene cientos de puestos.
Así, por ejemplo, tenés la sección comida, obvio.
Dulces. No me animo a lo frito en la calle.
 Otros snacks: a la izquierda, maníes. A la derecha, gusanos de seda.
También hay de ropa, por supuesto.
Me llamó la atención la cantidad de puestos de pieles y cueros.
Artículos para la cocina.
Librería y juguetería, pescado fresco, carteras, zapatos, ropa militar, ropa para la casa, accesorios, un interminable etcétera!!
Esos paquetitos que parecen tés, son algas saborizadas! Y gingseng, por supuesto!
José nos acompañó y nos iba  aleccionando sobre las comidas y nos alentaba a comprar algas! «Aprovechen, no pesan nada!» Yo lo entiendo. Es como si yo lo arengara a él a que comprara yerba mate. Para qué la querría él!?!?
Compramos algunas cositas y cuando ya íbamos teniendo ganas de volver a casa, quedamos con José que lo acompañaríamos hasta la parada del subte. 
Llegamos y le dijimos que estábamos encantado de conocerlo, que no se olvidara de avisarnos si iba para Londres y él dijo que muy bien, nos deseó buen viaje, nos dijo «goodbye» y así rapidito como llegó, rapidito dio media vuelta y se fue!
Nos quedamos con ganas de darle un abrazo!!
Mañana es nuestro último día y vamos a visitar la zona desmilitarizada y llegaremos hasta la frontera con Corea del Norte.
Gracias por acompañarnos y por leernos y comentar!

Seoul Día 2

Adoro Seoul! Me siento muy cómoda en esta ciudad moderna con linda gente magra que viste muy bien, que sabe combinar colores, que son respetuosos, tranquilos y muy buena onda! Me gusta esta colorida ciudad tan tradicional y tan moderna.

Nuestro segundo día comenzó temprano. A las 9 am quedamos en encontrarnos con Mr Lee, un guía de turismo voluntario que se puede reservar por internet a través de la página web de la Secretaría de Turismo. La idea es que un nativo te muestre su ciudad a cambio de que vos te hagas cargo de sus gastos, por ejemplo, de la comida, del viaje, de las entradas a lugares donde vos desees ir. 
Porque es un servicio que no se cobra y por el que tampoco se aceptan propinas. Es todo un tema la propina en Korea: no se acepta para nada e incluso puede llegar a ofender a quien vos se la estés ofreciendo. 
Pues entonces, después de desayunar en un muy americano CNN Cafe, nos encontramos con el simpático guía a quien inmediatamente, no sé por qué, lo apodé «José«. Obviamente que yo a él no lo llamaba así, pero tengo a veces esa manía de cambiarles los nombres (privadamente) a las personas cuando me recuerdan a otra pero en este caso, no sé por qué para mí Mr Lee era José.

Así nos esperaba! Qué agradable!
Nos costaba entender a Mr Lee porque su inglés era muy básico y además tenía un fuerte acento. Tuve que desplegar todas mis estrategias de teacher para parafrasear preguntas, transmitir mensajes con palabras claves, utilizar gestos para ilustrar o describir cosas, etc. Así y todo… NOS COSTÓ! Y A LOS TRES!
Pero tanto Ale, Mr Lee y yo le pusimos onda a nuestro día a pesar de la barrera idiomática y a pesar de que José se nos escapaba!
Con esto quiero decir que no puedo entender qué concepto tiene Mr Lee de un turista o, en rigor, de para qué está un guía de turismo. Él nos preguntó qué queríamos hacer y nosotros le dijimos que queríamos visitar el Palacio Gyeongbokgung (que lo pueda escribir no significa que lo pueda pronunciar!).
Entonces él dijo que como teníamos tiempo, podíamos hacer primero un «tour» por el área o barrio donde se encuentra el palacio para luego empalmar con un tour en inglés y gratuito que se ofrece en el palacio mismo. 
Nos pareció muy sensata su oferta y nos tomamos el subte hasta la estación Euljiro 1-ga. Bajamos y noté enseguida que mientras yo me preparaba para tomar fotos de la hermosa estación, José estaba a varios metros de distancia, caminando como poseído, subiendo las escaleras a igual velocidad, sacándonos varios cuerpos de ventaja!
A la salida de la estación Euljiro 1-ga.
No podíamos alcanzarlo! Le pedí a Ale que le dijera que me esperara un ratito. 
Se detuvo y nos explicó que ahí estaba la vieja Municipalidad.
La vieja Municipalidad que ahora es una biblioteca.
Y que ahí al lado, estaba la nueva y muy moderna Municipalidad.
La nueva y muy moderna Municipalidad con José aprestándose a tomar carrera.
No había forma de caminar a su ritmo! 
Yo miraba fascinada a los edificios  tan gigantes y tan flamantes!
Sacaba fotos como podía de lo que podía…
Y «José» por allá adelante! Parece cerca? Es porque saqué la foto con zoom!
En cada esquina, antes de cruzar la calle, él nos esperaba haciéndonos señas con sus manitas enguantadas. Nos decía en cada instancia que, luego, después de visitar el Palacio y los demás pequeños palacios que hay a su alrededor, volveríamos a este lugar a hacer un tour a pie.
Pero si teníamos tiempo de caminar y disfrutar lo que veíamos antes de llegar…! Pero no había caso! Él estaba apurado lo mismo!
Me perdí de ver en detalle y leer unas fotos gigantes sobre historia coreana.
Ale me dijo que pudo leer algo muy por arriba y se trataba de una muestra que agradecía a los muchos países que asistieron a Corea en algún momento de su historia PERO CÓMO SABER CUÁL SI DEBÍAMOS CORRER TRAS JOSÉ PARA NO PERDERLO DE VISTA!
Así y todo, Mr Lee nos cayó simpático desde el primer momento pero ya nos decíamos con Ale que si el día iba a ser así, lamentablemente no íbamos a volver a llamarlo porque esta no es la manera en que nos gusta pasear: corriendo tras una persona por temor a perderla, jadeando cuando lo alcanzamos y retrasándonos cien metros por cada foto que sacábamos!!!
Pasamos como un rayo por la Plaza Gwanghwamun donde hay una estatua gigante del rey Sejong, inventor del idioma coreano.
 El rey Sejong.
Esperanos, Joséeeeeeee!!!!!
 La entrada Gwanghwamun.
 
Soldados.
 Detalle a la entrada.
Cuando a los pocos minutos llegamos al Templo, Mr Lee nos ayudó a sacar las entradas y él nos dijo que él no pagaba por ser jubilado. 
Luego fuimos a chequear que el tour en inglés empezara a las 11 y cuando nos confirmaron afirmativamente, estuvimos hablando (a los tumbos) de esto y aquello. Me preguntaba sobre el Eurostar, sobre Buenos Aires pero mucho mucho no podíamos dialogar porque yo le explicaba algunas cosas con lenguaje sencillo pero igual él no entendía. O si entendía, él agregaba algo que yo no comprendía! Tal vez una palabra suelta me ayudaba a darme cuenta de lo que estaba diciendo. A veces no.
Ale se había ido al baño y Mr Lee me contó que hay cambios de guardia y me dio un folleto. Yo, sin leerlo, le dije «Oh! What time is the Changing of the Guard?» y no sé a qué sonará «changing» en coreano porque José se empezó a reír como se ríe un niño cuando escucha una palabra que no se debe decir.
Miré el folleto y decía «The Gate Guard Change» así que por ahí «changing» suena a alguna palabrita pícara. Si no, no me explico cómo Mr Lee se reía de esa forma!
Se hizo las 11 am y vino una guía que hablaba perfecto inglés pero por momentos el acento se había presente y me perdía, no sabía qué estaba diciendo, menos mal que algo había leído antes! Mr Lee nos dijo que nos esperaría afuera del Folk Museum una vez que terminara el tour que llevaría una hora, según estimó.
La guía.
Heungnyemun.
Detalles del exterior de Geunjeongjeon.
Detalles del interior.
Nos mostraba la guía que las gárgolas coreanas son un tanto graciosas en apariencia. Hay muchas con apariencia de diferentes animales y las que se destacan son los haetae, unas criaturas que se parecen a los leones.
Creo que este es uno, no estoy segura.
A mí me gustó este porque más que tigre, parece un gato.
Estos tantos y preciosos palacios fueron construidos hace más de 600 años, en 1395 están distribuidos en una superficie de 5.4 millones de pies cuadrados (puede ser que sean 1645.92 kilómetros cuadrados????).
Gangnyeongjeon.
Gyeonghoeru.
Este hermoso complejo de palacios tiene una triste historia ya que tras la invasión de Japón, el complejo en sí se quemó en su totalidad, en el año 1592 y por los siguientes 276 años el palacio fue abandonado hasta que fue reconstruido en 1867, con 500 edificios y constaba de un Patio Exterior, oficinas para el rey y sus oficiales de estado y un Patio Interno que incluía las residencias de la familia real y los jardines. También estaba la residencia de la reina y la del príncipe heredero.
La habitación este del palacio de la reina.
Vista desde el interior.
Como Gyeongbokgung era un símbolo de la sobería nacional, fue demolido durante la ocupación de Japón y en 1911, la tierra que ocupaba fue transferida al gobierno de ese país. En 1915, 90% de los edificios que había fueron demolidos. 
La reconstrucción del palacio comenzó en 1990 y sigue vigente desde entonces. Se removieron los edificios gubernamentales que habían sido construido por los japoneses y se completaron el Patio Interno y la residencia del príncipe heredero, entre otros.

Tótems de varias zonas de Corea.
Amigos, esto es un resumen apretadísimo de lo mucho que nos contó la guía y de lo muchos y tantos palacios y edificios que visitamos, de los cuales les ofrezco las fotos y si quisieran saber más, pueden consultar por su cuenta. El post se haría muy largo!
Lo que sí me hizo aprender fue la sufrida historia de Corea del Sur, país que fue invadido tantas veces por los japoneses que lo veían como peldaño para invadir China y que finalmente proclamó su independencia como República de Corea en 1945. 
Cuando terminamos el tour, fuimos al encuentro de Mr Lee y lo invitamos a comer. Le dijimos que él eligiera y nos llevó a un lugar cercano, saliendo del complejo del palacio al cual podíamos volver mostrando nuestro ticket.
Fuimos ahí nomás donde se notaba que era un barrio bastante posh.
Aquí, a punto de almorzar con Mr Lee.
Mientras comíamos, nos mostró foto de su familia, sus hijos casados y sus 6 nietos. Nos explicaba todo lo que comíamos y lo pasamos muy bien. A pesar de que nos costaba entendernos, José es muy simpático y agradable.
Después de almorzar, volvimos al palacio y recorrimos el Folk Museum mientras Mr Lee nos esperaba sentado en el hall.

El Folk Museum detrás.

Cuando nos volvimos a encontrar fue justo a tiempo para ver el cambio de guardia. Hay dos en el día, a la 1pm y a las 3pm. Nosotros vimos este último.

El cambio de guardia.

La ceremonia se iba explicando en coreano y en inglés.

Después de ver esto, con Ale decidimos que ya era suficiente y le dijimos a José que queríamos hacer el «tour». Muy bien. Lo seguimos y en vez de enfilar para donde habíamos pasado antes a las corridas, se metió en una estación de subte y nos llevó para otro lado!
Resignados ya, lo seguimos y nos dejamos en sus manos!!!

Fuimos a una calle llamada  Insadong, que es famosa por la venta de souvernirs y regalos varios (hay tantas pavadas que te querés traer!!) y también hay muchas galerías que venden productos originales y únicos.

Galerías de artes y regalos originales.

Los demás negocios vendiendo los souvenirs y regalos varios.

Si seré Tita Baratita! Enloquezco con este tipo de shopping, podés creer! El de chucherías y bolsitos y sombreros y recuerdos y encima casi que ni compro para mí sino para regalar!

Ale se compró en un lugar de arte (él sí tiene clase!) unas frases escritas en coreano y enmarcadas en un papel hermoso para colgar de la pared.

José veía que nosotros estábamos mirando bastante y nos propuso que nosotros compráramos tranquilos que él se iba a un restaurant cercano aclarando que no se iba  a comer y que lo llamáramos cuando estuviéramos listos para seguir paseando.

Eso hicimos y cuando nos volvimos a encontrar, lo invitamos a tomar un café con un muffin en un coffee shop muy monono como los millones que hay en esta ciudad!

Cuando terminamos, José nos llevó a un templo budista precioso, llamado Templo de Jogyesa el cual es el templo central y símbolo del Budismo Coreano.

La entrada al predio donde está el templo.

Hermoso por donde se lo mire e imposible de sacar todo en una sola foto!

Y bien, amigos, llegamos al final del día de exploración que termina in style, volviendo y paseando a las corridas con José… Dónde está José?

Joséeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!

Miralo, por favor, Ale, mientras yo saco estas fotos!!!

Mi Control Freak Favorita

Se llama Alejandra y está locaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

La encontré un día de casualidad cuando la montaña de ropa desordenada me estaba enloqueciendo y empecé a buscar por internet «cómo ordenar ropa» «cómo ordenar cajones» «cómo ordenar zapatos» etc.
La encontré a ella, que tiene miles de videos mostrando cómo poner orden en cada habitación y rincón de la casa, aconsejándote cómo aprovechar espacios, mostrándote que a veces con productos simples y baratos podés tener todo mono. En fin, mostrándote que NO HAY EXCUSAS QUE VALGAN!
Alejandra se presenta como una Organizadora Profesional y por lo que vi y escuché en sus videos, se dedica a justamente eso, ordenarte la casa. La contratás y ella viene y te ordena, te enseña y vos quedás feliz.
Ella es americana pero sé que acá también hay empresas que se dedican a poner en orden una casa.
Lo que ofrece Alejandra son muy buenos consejos para guiarte y mostrarte que no es nada difícil ordenar. Lo que cuesta es mantenerlo, claro.
De todo lo que ella enseña, lo que sí adopté como costumbre y la mantengo, es cómo ordenar un cajón de ropa.
Te juro, guardás la ropa así y te olvidás de volver a ordenar!

Esto fue una epifanía porque es como abrir el cajón de carpetas archivo y sacás una y lo demás queda en su lugar!

Inspiración:

Mirá qué lindo un cajón de mi cajonera. Mantener esto así siempre para mí es un logro!
Te recomiendo que te des una vuelta por su canal y mires. Está en inglés pero obvio que ella muestra todo así que aunque no entiendas el idioma, verás y aprenderás mucho.
Algunas cosas ya me parecen exageradas, como el de ordenar las lapiceras y los artículos de librería pero claro, eso es porque esos objetos para mí son irrelevantes. Pero sé que a mucha gente les gusta, como aquellos artículos para hacer manualidades.
Hay para los gustos e intereses de cualquiera!
A la derecha de los videos vas a ver las categorías, por ejemplo, divididas por partes de la casa.
Y hablando de control freaks, cuando vi este video de este otro control freak, dije: «Quiero ESO ya!»

Lo podés conseguir en Amazon pero supongo que se puede conseguir por otros medios.
Me lo compré y mirá cómo es:

Creo que esta es una versión medio trucha… Bah, no es exactamente igual a la de Sheldon!

Lo que se muestra en el video es sólo cómo doblar las remeras.

Este aparatito trae un papel con instrucciones de cómo doblar, por ejemplo, prendas de mangas largas o pantalones.

Acá muestro cómo doblar una camiseta

Cómo doblar pantalones o jeans.

Personalmente, por la profundidad de mi cajón y también dependiendo de la textura de la prenda, yo prefiero doblar cada prenda una vez más, así queda con más firmeza para poder ser guardada como una carpeta de archivo.

Esta camiseta es de una tela muy finita, entonces la volví a doblar y quedó más firme y lista para guardar.

Y doblar la ropa ya no es el martirio de antes!!!

Quién Es Esa Chica? Es Seelvainilla!

Siempre admiré a la gente que tiene talento artístico, sea la disciplina que sea y mi alma de niña disfruta como tal cuando se cruza con personas que saben ejecutar su inclinación artística tan bien.
Será porque soy una pianista/pintora/cantante/bailarina frustrada?
En todo caso, no sé si soy frustrada porque nunca intenté desarrollarme y no sufro para nada al estar enfrente de una obra de arte, por ejemplo.
Me gustan los cuadros, me gustan los colores pero mi debilidad son los dibujos infantiles. Me encantan y al ser docente de niños, por años me las tuve que ingeniar para dibujar decentemente algún dog, cat, house, boy, girl. Pero cómo me costaba! 
(Es que si dibujás cualquier cosa, los chicos se te ríen en la cara de tus dibujos, no sabés cómo!)
Por eso caí enamorada de las creaciones de Seelvana.
Quién es esa chica?

Seelvana es una talentosa dibujante e ilustradora que dibuja como me gusta:  con colores, mucho detalle, líneas simples, mucho encanto. 

No la conozco personalmente pero hemos tenido algún intercambio de emails, twitter y blog.
Ella me dijo que:
«Realmente de mis estudios te puedo decir que hice 5 años de dibujo cuando era una criaturita y que estudié Audiovisuales. No pude pagar la carrera de diseño gráfico pero lo complementé con seminarios y mucho libro.
En cuanto a logros, pues hacer dibujos y que la gente pague por ellos es un lograzo! También di 2 talleres y es algo que no me esperaba en ab-so-lu-to. 
Hay un libro terminado y otro en proceso, que eso es algo en lo que he trabajado fuerte y por ahí no parece, pero cuando lo miro de lejos pffffuaaaa me supera la idea de que salga un libro. Y más dos 😛 «

O sea, que Seel es talento puro!

 Y además, realiza cursos como este:
Ay, si estuviera allá en esos días… Iría de cabeza!!!
Como podrán apreciar, es un placer ver sus creaciones y toma trabajos a pedido y cuando vi que hacía retratos basados en fotos, no lo dudé. Le envié una foto para que me realizara un retrato y mirá:

Me encantó!

Les dejo aquí el blog de Seel para que vean con sus propios ojos lo que hace esta chica que irradia optimismo y buena onda desde el papel y desde su blog.  Tiene tutoriales, dibujos y hojas de calendario para que te bajes.

Y te prevengo: además de ser muy divertida cuando escribe, tiene lenguaje propio!

Gracias Seelvana! 
La conocían a Seel?


International Fashion Showcase 2013

Alertada por Gonzalo, me enteré de que estaba empezando el London Fashion Week y que se están desarrollando eventos y presentaciones de colecciones argentinas.

Las colecciones argentinas que se presentan son de diseñadores emergentes en el marco del International Fashion Showcase, una muestra de talento internacional que se desarrolla del 1 al 28 de febrero, que me imagino se hizo en esta fecha para aprovechar a toda la prensa que viaja para los desfiles.

Envié un email a la Embajada Argentina y muy gentilmente me mandaron la invitación. Argentina exhibe sus diseños en dos lugares, en el British Council y en la sede de la embajada misma.

La exhibición en el British Council había comenzado el lunes pasado y, según me contaron, no había ido mucha gente.

El nombre de la exhibición es Journey Through The Landscapes (Viaje a través de los paisajes).
Durante la semana no había podido ir y como le prometí a Gonz mi presencia y que iba a contribuir con un post al cabo de la LFW para su blog (lo más jugoso, amigos fashionistas, lo leerán en su blog!) decidí ir el viernes e invité a mi prima Florcita.
La pasé a buscar por su trabajo y fuimos apuradas porque había leído que la muestra terminaba a las 6pm. Llegamos, había poca gente, entonces aproveché para sacar fotos de los diseños, tanto de vestimenta como de accesorios.
Había objetos interesantes y cada diseñador presentaba dos prendas de vestir más accesorios. Había un nombre que me sonaba familiar pero no podía darme cuenta por qué…
Menos mal que saqué las fotos en ese momento!
Porque al rato comenzó a llenarse, caía gente sin parar! Pero debo reconocer, eran todos con invitación y me contaron que ese día era la apertura formal de la muestra y nosotras ni enteradas! Habíamos pensado que íbamos a un lugar tranquilo a ver algunos diseños!
Cuántos! Todos invitados, eh.
La cuestión es que Florencia y yo nos miramos y nos empezamos a analizar nuestro look: Yo me había puesto una camiseta blanca, arriba una camiseta finita roja, calzas y botas, estos tres últimos de Zara.
Flor estaba vestida con su ropa de trabajo. Estaba bien y prolija pero no era lo mismo, pensábamos.
Las dos nos comparábamos con los demás y bueno, dijimos, «Qué importa, vinimos a pasarla bien!» Nosotras habíamos ido sin esperar semejante cantidad de personas! Hablamos con algunos que conocíamos y fue más para pasar el rato.
Comimos rico y también servían vinos, agua y jugo. El catering y la bebida eran de excelente calidad!

Ceviche, humita, carne, empanadas, rabas y torrejas. Ñam!
En un momento dado, pareció que llegaba Michael Jackson. Vi entrar a un chico con plumaje en la cabeza y, les juro, no exagero, tal cual las películas, llegó rodeado de gente como cuando aparece un celebrity.
Ahí lo reconocí: Él era el dueño del nombre que me sonaba familiar, se trataba de Santiago Artemis, que cobró algo de notoriedad hace unos meses al ser el diseñador de algunas prendas que lució Charlotte Caniggia, como el vestido dorado que usó Charlotte Champagne en la fiesta de la Revista Gente.
Santiago caminó hacia donde estaban sus diseños y toda la prensa lo rodeó y otra vez fue como en las películas: ahora era otro grupo rodeándolo, con micrófonos o tomando nota de lo que decía. Era increíble!
Con Florcita seguimos comiendo y charlando y en eso le dije: «Querés que te saque una foto con Santiago Artemis?»

 Así que aquí estamos, inmortalizadas junto a él.
Entonces yo saqué de adentro el cholulaje agazapado y le dije: «Yo también quiero una foto con vos» y muy amable accedió. Y le pregunté: «Vos sos el diseñador de Charlotte Caniggia?» «Ah, sí, Charlotte Champagne» me contestó alegre y a lo mejor un poco incómodo.

(Es que, claro, él estaba ahí rodeado de gente cool y yo le vengo en ruleros y batón a preguntar por la Charlotte!!!)

Después estuvimos hablando con otra diseñadora, Julieta, de Formosa, divina, simpatiquísima y me encantó lo que tenía puesto.

 Julieta Mansilla.

Hubo lugar para los discursos de dos autoridades del British Council y de la Embajadora Argentina, Alicia Castro.

 Vestida para la ocasión. Le quedaba muy bien.

Sin darnos cuenta, la noche estaba transcurriendo. Nos fuimos de allí como a las 8.30 y todavía quedaba tanta gente como cuando recién se llenó pero con Flor sentimos que ya estaba bien.

Así que sorprendidas por lo inesperado de semejante reunión, nos fuimos cada una a su casa. Para un viernes a la noche, después de trabajar, fue una salida perfecta!

Contexto

Cuando vivía en Argentina mientras fui chica e incluso cuando ya era grande y profesora de inglés, tenía una visión muy republicana de la monarquía británica: unos individuos muy poco agraciados físicamente (salvo Diana, por supuesto) y una reina malvada que usaba sombreros ridículos.

Una de las cosas que aprendés con el tiempo y la experiencia es que no podés juzgar a las personas de acuerdo a tu historia personal y de acuerdo a tus principios. Imaginate querer juzgar a un pueblo entero.

Eso es lo que aprendés viviendo en otro país o simplemente viajando. Aprendés a respetar al otro, tratás de entenderlo y de entender su contexto. Entonces ves cosas cotidianas que no llegan a los noticieros de tu país.

Y vos acá ves otras cosas: Ves y leés sobre la monarquía desde muchas perspectivas y hay gente que no se lo pasa hablando de la reina y hay gente que es súper fanática y hay gente que se acuerda de la reina cuando hay algún acontecimiento y hay gente que no le va ni le viene.

La reina tendrá mala fama en muchos países (y es entendible que así lo sea) porque representa un pueblo que a lo largo de la historia de la humanidad se ha hecho odiar.

Pero si nos detenemos a meditar sobre lo que significa la reina, ves que es una mujer que representa al pueblo todo pero no al gobierno de turno: no puede dar opiniones personales ni políticas ni sobre ningún tema: hacerlo sería ponerse del lado de una porción de la población y ella representa a todo el país.

La reina es muy respetada, a pesar del 22% de la población que no está de acuerdo con la monarquía y ha sido una mujer que se dedicó por completo a hacer su trabajo que no es sólo firmar papeles y recibir flores: Por ejemplo, todas las semanas se reúne con el Primer Ministro quien la tiene al tanto de lo que sucede en el gobierno y ha vivido recluída desde que su papá fue coronado rey.

No ha tenido una educación formal pero fue preparada para el reinado. Por más que esté rodeada de lujos no puede darse otros que nosotros damos por descontado: de qué vale tener tantas joyas (que no le pertenecen en su totalidad) si no puede ir de shopping o caminar libremente por la calle.

Pero más allá de lo que cada uno pueda pensar sobre la monarquía o de esta reina en particular, por experiencia personal, habiendo vivido gran parte de mi vida en una república democrática como lo es Argentina y en una monarquía parlamentaria como la británica, no digo que un modelo es mejor que el otro: Cada uno es una genuina forma de expresión de la autodeterminación de un pueblo. 

No Hagan Esto En Sus Casas

Este año que pasó fuimos dos veces a Estados Unidos y como en todo lugar que vamos, morfamos.

Pero en EEUU tenía que tener bastante cuidado con elegir dónde comer y sobre todo, con lo que elegía para comer. En general, si querés comer bien tenés que ir a un lugar bueno. Si te da lo mismo McDonalds, pues andá a McDonalds o comete un hotdog o un pretzel que lleve horas colgado en cualquier chiringo.

Lo que notaba es que a veces se ofrecen platos con las más espantosas combinaciones pero que hasta yo, que no te como nada agridulce, me daba cuenta de que los sabores no tenían nada que ver ni eran apetecibles para alguien que sí le gusta.

Ya ni me acuerdo cuáles, debería haber tomado nota. Pero si querés tener un ejemplo, podés pasarte por un Whole Foods y fijarte qué ensaladas ofrecen.

En general, (enfatizo, en general) el paladar americano no está tan educado como el español, el italiano, el turco, el argentino o aquél que tiene una fuerte tradición de sentarse a la mesa a comer en familia y de no considerar a los alimentos como un medio para no morirse o para calmarse los nervios.

Y algunas mañanas, mientras hacía fiaquita en el dormitorio del hotel, ponía la tele y veía un canal de cocina y la encontré a ella: Paula Deen.

Paula Deen es una cocinera muy famosa en EEUU.

Es como si fuera la Julia Child o la Doña Petrona pero al revés: cocina HO-RREN-DO. Pareciera que lo hace a propósito y sobre cocinar basura, esta mujer ha fundado un imperio económico.

Verla cocinar de por sí a mí me crispa. Está bien que hace un show televisivo pero hay que pregonar con el ejemplo: Esha te cocina con el pelo endemoniadamente batido, las manos llenas de anillos, maquillada hasta las orejas… y encima lo hace mal!

Se ve que de otra manera no tendría rating, no sé a qué atribuirle su éxito y fama.

Será a que en realidad, lo que ella presenta es un programa de terror?

Para ejemplos:

Un desayuno para empezar bien el día: Breakfast Doughnut Sandwich

Toma una doughnut bien azucarada (ni siquiera la corta por la mitad!), le pone encima una hamburguesa de carne, arriba un huevo frito y bacon y termina con otra doughnut.

Esta mujer debe ser racista!

Un postre: Cheesecake frito

Sí, frito. Te corta un cheesecake casero o comprado en porciones chicas, les esparce pedacitos de chocolate por arriba, los cubre con masa como si fuera una empanada china, los fríe en aceite hirviendo, los cubre bestialmente con azúcar impalpable y los decora con salsa de chocolate y frutilla y corona toda esta animalada con crema, que seguro es esa porquería que viene en aerosol. Para decorar, un «vegetal»: unas hojitas de menta! Eso se llama MENTA, Paula Deen!

«Just when you thought you couldn’t make cheesecake any better»

Almuerzo: Sandwich de lasagna

Me perdí cómo hizo la lasagna, que se ve un aceitoso mejunje de queso, carne, masa y salsa. En un arrojo de creatividad, Paula propone hacer un sandwich con el pan de pizza que sacó del horno en vez de comerlo acompañando la lasagna.

Encima se lo presenta como las mejores recetas de Paula!

Como los mismos americanos suelen decir de ciertos hechos inexplicables: «Only in America!»

Cocinar Con Los Ojos

Es increíble la cantidad de información que hay hoy en día sobre los alimentos y cómo cocinarlos: constantemente se crean programas donde se muestran recetas a toda hora, constantemente se publican libros. Está de moda cocinar, ser chef y famoso; está de moda hablar de comida y está de moda comer bien.

Está bueno que así sea, que uno sea consciente de cómo comer sano aunque al mismo tiempo haya una increíble oferta de alimentos procesados y que para muchas personas cocinar significa colocar una bandejita con comida en el horno para descongelar y comer.

Creo que a veces es como cuando uno mira programas de artesanías y ve qué lindas cosas se producen pero de ahí a que te queden igual o que te vengan las ganas de hacerlas cuando estás cansada, hay una gran diferencia!

Siempre caigo en la misma comparación, que para algunas personas cocinar es lo que a mí, por ejemplo, son las artesanías: me encanta ver a las personas crear y admirar su imaginación pero soy una inútil desprolija si quisiera hacer lo mismo!

A muchas personas les pasa eso con los programas de cocina: te inspiran pero no quiere decir que a partir de ese momento vos, por ósmosis, aprendas a cocinar o a hacer un plato con la materia prima que encontrás en la heladera o en el supermercado.

Para evitar frustraciones, creo que lo mejor es ver estos programas como un entretenimiento más y como una forma de aprender algo.

Hay un par de programas nuevos en Channel 4 que son entretenidos y de original tienen poco pero a veces, antes que nada, son una buena opción, sobre todo para sacar ideas.

Uno es con Heston Blumenthal, famoso aquí por ser el exponente de la cocina molecular.

Heston ha hecho varios programas pero con este último me enganché porque no tiene propuestas disparatadas y no propone cocina molecular. (No me copa mucho la idea de alterar la textura de los alimentos).

Este programa se llama How To Cook Like Heston (Cómo cocinar como Heston) y por programa toma un tema (el de la semana pasada fue chocolate) y hace recetas sensatas aunque después, por ahí, les da un toquecito Heston: hace algún pase mágico para que quede una presentación original. Está bien.

El que le sigue inmediatamente después, también de media hora de duración, es The Fabulous Baker Brothers (Los Fabulosos Hermanos Baker), un juego de palabras con la peli Los Fabulosos Baker Boys, sólo que estos hermanos no se apellidan Baker.

Son dos chicos modernos que cocinan bien y que tienen este programa donde la compaginación consta de escenas muy cortas que te dan la sensación de que todo se puede hacer en 5 minutos. Me encanta ver que cocinan en un horno de ladrillos, o de barro, no sé, pero es original y me hace añorar uno (un horno, no uno de los hermanos!)

De alguna forma se los presenta como una alternativa a tanta tortita, cupcake y muffin que están hartando ya.

Pero el programa que no me gusta para nada mirar se llama The Hairy Bikers (Los Motociclistas Peludos), por la BBC 2. Justamente, son dos tipos peludos, de pelo largo y barba, que cocinan con anillos, mangas largas, sin delantal y sin ponerse una cofia o gorro.

No te digo que las recetas no sean interesantes, lo de ellos es la comida picante o de mucha cocción. También podés sacar ideas, pero me da un poquito de asquito verlos cocinar.

Lo que he descripto hasta ahora son una pequeña parte de la cantidad de programas de cocina que hay pero lo bueno es que de estos que te mencioné hay websites y podés encontrar muchas recetas y tal vez algunas (o tal vez todas!) sean de tu interés.

Happy cooking!

La Película De La Tácher

En Argentina, quienes tenemos memoria y recuerdos muy vívidos de lo que fue la Guerra de Malvinas, llamamos «La Tácher» a Margaret Thatcher, primer ministra de Gran Bretaña durante los años 1979 a 1990.

Se acaba de estrenar la película sobre ella, protagonizada por Meryl Streep y la fuimos a ver ayer.

Objetivamente, si por un momento nos olvidamos que se trata de Margaret Thatcher, es una típica película al estilo Hollywood, sólo que con actores británicos, salvo la protagonista, claro.

Se puede decir que es la historia de una mujer de origen humilde que por su inteligencia y tenacidad e interés en la política, logró estudiar en Oxford y peleó por ocupar un lugar de importancia en el Partido Conservador, ganó elecciones, fue la primer mujer en ser Primer Ministro, fue criticada a más no poder, llevó su mandato con total autoridad y poseía una dialéctica difícil de contradecir.

Toda su historia se presenta mediante flashbacks que tiene Thatcher en la actualidad, que está un poco senil.

David Cameron, el actual Primer Ministro y también Conservador, ha dicho que no entiende por qué se ha hecho esta película ahora: Margaret Thatcher no está tan mal como se la muestra y en todo caso, tendría que ser una película sobre lo que es estar con ese mal y no sobre Margaret Thatcher.

Yo coincido con que se trata más de los efectos de la demencia senil y cómo vive una persona así, cómo es su mundo interior y sus alucinaciones. Eso está muy bien logrado en la película, entendés muy bien qué les sucede a las personas que lo sufren.

Sobre la Guerra de Malvinas, por supuesto que hay mención y no sé si se trata del clímax de la película y hasta no se la deja bien parada con respecto a las decisión de hundir al ARA General Belgrano.

Aún hoy el tema del hundimiento es un tema espinoso aquí: quienes la defienden, tratan de no tocarlo o justificarla; quienes no la defienden (porque hay mucha pero mucha gente que la odia) lo recuerdan permanentemente.

Relax, entonces, cuando se estrene en Argentina. No es necesario que vaya gente a tirar huevos y tomates a los cines o a amenazar o a cantar el himno con banderas. (Aunque si quieren cantar el himno y sacar las banderas, me parece perfecto ya que es una linda forma de mostrar que uno quiere a su país pero no para tomarlo como amenaza en las puertas de los cines).

Esta película no tiene nada que ver con Argentina ni es una afrenta a nuestro país y cada uno es libre de ver lo que se le antoja.

Demás está decirlo, Meryl Streep, como siempre, es una apuesta segura de actuación de calidad. (Salvo en Mama Mía, pueden creerlo, con lo que me gusta Abba y las comedias musicales, esa peli no me gustó nada!)

Por último, quisiera mostrar un video donde Thatcher no tiene cómo justificar el hundimiento del barco cuando una ciudadana común la enfrenta con los datos de dominio público. Thatcher, en un momento, dice que todo se sabrá «dentro de 30 años» cuando se desclasifiquen los archivos secretos de ese entonces.


«Dentro de 30 años» ha llegado, es este año, el año 2012. La historia, entonces, la juzgará.
error

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: