London

Richmond

La High Street.

El mes pasado, cuando todavía hacía un poquito de calor, fuimos a pasear a Richmond. Esta hermosa ciudad está situada a unos 40 minutos en subte desde donde vivimos.

A pesar de que yo ya había estado en más de una oportunidad, esta vez con Ale nos dimos cuenta de la cantidad de negocios y, sobre todo, restaurants que hay. Uno al lado del otro, prácticamente. Cuenta con dos o tres shopping centres y pequeños negocios independientes sobre las callecitas que dan al parque.

Richmond Park.

Pub en calle tranquila frente al Richmond Park.

Lo que más atrae de Richmond es que está sobre el Thames y los pubs que dan al río siempre están llenos, la gente tomando tranquila (parada, obviamente) charlando animadamente o si no, la gente que se sienta en el pasto y come algo o simplemente descansa.

Gente en el pub.

Algo que noté aquí es que la gente suele tomar en la vereda y cuando terminan dejan los vasos de vidrio sobre alguna mesa y se van. Puede pasar que el pub cierra y todavía hay gente tomando afuera. Qué se hace? Los clientes se quedan igual, tomando, y cuando terminan, por supuesto, dejan los vasos sobre la mesa y vos por ahí pasás al otro día, a la mañana, cuando el pub todavía no abrió y los vasos siguen ahí.

Había gente que prefería el pastito y mirar el río.

Acá hay más.

Es más que nada una zona residencial donde se pueden encontrar casas muy señoriales.

Estas casas daban al río.

Lindo atardecer.

Se me antojó un tecito y lo tomé en un lugar donde en su terraza había sillas y, si querías estar bien frente al río, apoyabas tu tacita sobre la pared misma.

Relax.

Después del tecito, decidimos irnos y al subir por el césped, miren lo que nos encontramos: Una estatua de O’Higgins!

General Bernardo O’Higgins (1778-1842) Chilean Stateman Liberator of his country lived and studied in Richmond-upon-Thames (1795-1798)

Qué paquetería esta ciudad, che! Mirá lo que son los baños públicos!

Este es el de hombres. Al lado estaba el de mujeres, igual. Yo fui y era re limpio y tenía papel y jabón!!!!

Esta foto me causa gracia. Más que marido y mujer parecemos hermanitos!!!

Buckingham Palace Por Dentro

Amigos y amigas, a buscar el smoking y el vestido de gala! Están invitados a ver algo de Buckingham Palace, donde viven Elizabeth II y su marido Philip, el Duque de Edinburgo.

La semana pasada fui a ver una exhibición especial sobre cómo preparan la mesa para el State Banquet, o sea, un banquete que la reina suele dar cuando quiere agasajar a algún jefe de Estado.

Previa visita exhaustiva de ciertas alas del palacio (incluída en la entrada tenés la guía auditiva) donde te quedás con la boca abierta ante las pinturas, las escaleras y los muebles, llegás al sector especial donde la mesa ya está servida.


Ves toda la vajilla increíble y también aprendés que miden la distancia de todo, las sillas de las mesas, las sillas una de otra, los platos con respecto a los vasos, los vasos con los utensilios, etc.

Lamentablemente no se podía sacar fotos así que las que subo son unas que encontré en internet, pero pude sacar una vez que estuve afuera antes de que se largara a llover.

Estas ventanas dan al jardín.

Un costado.

El jardín donde en el verano la reina da los garden tea parties.

Hasta ahora no me llegó la invitación pero soy paciente, algún día me tocará!!! Broma aparte, las carpas del fondo son el negocio donde se compran regalos y souvenirs.

Vista del jardín y la parte trasera del palacio.

Algo increíble que les recomiendo ver son los videos de cómo se preparan TODOS para el gran día, desde los chefs, la vajilla que se coloca como adorno a los costados, cómo ponen la mesa y el desfile de los pipers (los que tocan la gaita) que señala el final del banquete.

Click aquí.

Camden Town

La estación de subte.

Ayer había sol, hermoso día, la verdad, y antes de dejarme invadir por el letargo, decidimos ir a pasear y fuimos para Camden Town, un lugar que hemos visitado un par de veces y como es interesante, volvimos.

En Camden uno visita los mercados, mira la gente, sus atuendos, su onda y se la pasa bien porque come rico, compra ropa y accesorios y se consigue cualquier cosa.

Hasta esto…

… o té helado de marihuana…

o las botas parecidas a las de Gene Simmons que tanto quería Ale en su adolescencia…

Muchos de los negocios y puestos de ropa son de diseño, por lo tanto, un poco caros y también hay antigüedades.

Vista de otro sector de la feria.

También hay un dique, Camden Lock, donde uno puede tomarse un bote-colectivo y pasear hasta Little Venice y volver a las dos horas.

Vista parcial de dique.

Pero supongo que lo mejor que tiene Camden es la oferta de comida. Hay para elegir de todo el mundo y a precios accesibles y uno quisiera tener un estómago de gigante y de amianto para poder comer TODO. Pero no se puede…

El «patio de comidas». Bah, este es sólo un sector.

Así que primero comimos unas empanaditas chinas y después unas empanadas de carne y queso que compramos acá:


Y terminamos en un puesto de comida venezolana.

Y más a la tarde, comí un crêpe de caramelo, banana y frutos secos y muy para mi pesar, no lo pude terminar!!! Estaba llena!

Tratando de terminar el crêpe.

A partir de las 6 de la tarde, los puestos de comida comienzan a rebajar los precios porque se tienen que ir así que nosotros, que ya sabíamos de ésto, llevamos nuestros tuppers y nos vinimos con la cena lista para calentar en el microondas.

Como escribí más arriba, hay mucha gente producida; se ven muchos emos, punks y sobre todo, góticos. Y de todas las edades. Hay mucho viejito y viejita piola por ahí.

Fíjense algunos:



Y miren la fachada de algunos de los negocios sobre la calle principal:






Creativos, no?

Y la sorpresa que me llevé pasando por un puesto de antigüedades:

Veladas Inglesas

A gentleman will walk but never run.
(Englishman in New York – Sting)

Ale, Zed, John & Jonathan en un pub.

Tenemos alguno que otro amigo inglés por aquí pero son contados con los dedos de las manos. Está mi amigo Jonathan y una pareja amiga que conocimos a través de J, que se llaman John y Zed y tienen dos niños que son dos sueños.

Capaz que a Ale lo invitan al pub y él va; siempre intenta tomar cerveza y desiste después de darle dos sorbos. O a lo mejor tiene una cena de fin de año.

Pero hemos ido a algunas reuniones en todos estos años (En «TODOS ESTOS AÑOS»… Somos unos losers, no salimos NUNCAAAAAAAAAAAAAAAA) y más o menos te puedo describir cómo son las reuniones inglesas.

Primero, tiene que haber alcohol. Mucho. Y comida. Generalmente más bebida que comida. Bueh, si no hay comida, qué importa! Las bebidas en una mesa, todas las botellas, los vasos, por ahí un jugo, por ahí un agua, pero hay de todo, más vino que cerveza cuando se quieren hacer los finos. (OK, tal vez haya otro tipo de bebidas pero como yo no tomo, para mí las botellas -como los autos- son todas iguales.)

Nunca en sus puting vidas va a haber sillas. Si estás con tacos, pues te jodes. En las fiestas somos todos flamencos: parados sobre las dos piernas y cada tanto subiendo una u otra, para descansarlas. En la última reunión que fui me robé al bebé de la anfitriona para sentarme (con él aúpa) en la única silla que había al lado de la mesa con la comida. Y me alimenté, cómoda y tranquila.

Es que una, como argentina, a qué está acostumbrada? A llegar, sentarte, comer, hablar a los gritos… Bueno, acá yo disfrutaría mucho más de las charlas si no estuviera toooodoooo el tiempo parada!

Lo que noté es que aquí tienen la cultura de la charla, te charlan y hablan por los codos, y te sacan temas y temas, con tal de que no haya «baches» en las conversaciones. No te hacen preguntas personales ni que los mates al menos que les dejes picando algo que dé para que se animen a preguntarte algo. Pero nada de, así de una, preguntarte si sos soltera, qué edad tenés, u otras cosas que ahora ya me olvidé que te pueden preguntar… porque aquí no te las preguntan!

Yo creo que se le da mucha importancia a la charla y a la comida se la mira de costado porque está tácitamente asumido que lo importante en una reunión es la gente con la que interactuás más que lo que comés – aunque… si hay que evaluar qué es más importante, si socializar o beber… ah…

Otra cosa buena es que si te presentan a alguien (generalmente es la anfitriona o anfitrión que te acerca a alguno/s) te hacen una breve introducción de quién es esa persona y quién sos vos y cómo nos saludemos depende de la mujer. Entonces si yo quiero conservar cierta distancia o no tengo ganas de andar saludando mucho, directamente ni levanto la mano. Sonrío, digo «hi!» y ya. Y no se toma mal, te lo respetan. Se considera como muy confianzudo que un hombre a quien te acaban de presentar se te acerque como para darte un beso. A mí eso me molestaría.

(Y cuando voy a Argentina a veces me olvido y no pongo la cara para dar un beso para saludar y, cuando me doy cuenta, me da vergüenza haberme inglesado en ese sentido. Pero bueno, son costumbres que una incorpora acá.)

Conforme pasa el tiempo, el murmullo y charla amena dan paso a carcajadas, a caras y narices coloradas y si seguís ahí y todos siguen en confianza, todo puede derivar en cantos alegres gracias al alcohol consumido que ellos necesitan para aflojarse y sentirse cómodos y seguros al momento de socializar.

Y te puedo asegurar que aquellos que toman, luego no conducen. Y el que vino en auto, no toma. Eso lo tienen bien claro.

Greenwich

Vista del Museo Marítimo y parte de la ciudad de Greenwhich desde la colina.

La semana pasada vinieron nuestros amigos de Valencia, Nico y Elena, para festejar su primer año de casados.

Nos divertimos mucho y también paseamos. Además de ver el parlamento y el Big Ben, fuimos a pasear un domingo a Greenwich.

Cuando llegamos, el sol se había ocultado tras las nubes pero al rato salió y hasta hizo calor.

Greenwich es una ciudad que no queda lejos de donde vivimos y es muy linda. Tiene mucho movimiento al ser una ciudad universitaria y mucha gente paseando por todos lados, sobre todo, sus mercados.

Greenwich Market.

Este negocio se autoproclama «el primer negocio del mundo«, ya que se encuentra a 0˚ 0 minutos, 4 segundos longitud oeste.

También cuenta con muchos museos y, obviamente, el Observatorio Real.


El observatorio se encuentra en la colina que está dentro del Greenwich Park. Fue cansador subir, el último tramo del camino es bastante empinado.

Entrada al Greenwich Park.


El parque.

A la entrada del observatorio encontrás lo siguiente:

Un reloj de 24 horas.

Patrones de las medidas reales.

Aquí es donde se encuentra el meridiano 0˚, el famoso Meridiano de Greenwich.

La foto típica que uno se saca, un pie en el oeste, otro en el este.

Por suerte apareció una actriz interpretando a un marinero y con todo su talento nos dio una reseña histórica del lugar, de los diferentes astrónomos que trabajaron allí y dónde cada uno ubicaba la línea del meridiano 0˚ . Muy didáctico y entretenido, por cierto.

La actriz.

Aquí se ve este edificio con forma de octógono sobre el cual se ubica el Time Ball. Esta bola o pelota roja se usaba antiguamente para poner en hora los relojes. A la una de la tarde la bola baja y eso es señal que es, justamente, la una de la tarde. De suma importancia para los marineros de antaño. Y todavía funciona.

A la vuelta nos tomamos el catamarán hasta nuestra casa, en vez de volver en subte y colectivo como habíamos ido. Fíjense detrás del cartel: Esa rueda, la Greenwich Wheel, se puso este verano. Dura 12 minutos dar la vuelta y entran hasta seis personas en cada cápsula.


Hay muchas clases de barcos y catamaranes, nosotros tomamos este que es más veloz y en la semana se usa mucho como medio de transporte, hay gente que va a trabajar así.

Otra toma del mismo catamarán:


Y llegamos al Canary Wharf Pier y ahí tomamos otro barquito.

En la foto de abajo se ve el barco, en el muelle del Hotel Hilton que queda al lado de nuestra casa. Ese pequeño barco estaba por cruzar para nuestro lado para llevarnos a destino. El viaje duró un minuto.

El barquito a punto de cruzar el río.

A Nico y a Elena les causó gracia que en un momento que Nico me llamó por algo, yo le respondí distraída «Si, mi amor?». Entonces decidieron que nos sacáramos estas fotos:

Nico y yo.

Elena y Ale.

Es un pájaro? Es un avión?


No… Es un zeppelin!

Uno de verdad, no lo podía creer! El otro día estaba con mi compu, para variar, y alzo la vista y veo esta cosa blanca flotando despacito.

Es un zeppelin cuyo sponsor es Stella Artois y por la módica suma mínima de 185 libras por media hora, podés ver Londres desde el aire.

La verdad, yo tendría que tomarme cientos de Stella Artois para que me convenzan de pagar semejante dinero por volar por media hora!

La página oficial aquí.

Es lo mismo!

Alejandro Sanz cantaba «No es lo mismooooooo», y acá les muestro un ejemplo de productos que en Argentina tienen un nombre y aquí otro.

Estos son todos los que pude recopilar.

Aquí, Wal-Mart es ASDA.

Espadol es Dettol.

Axe es Lynx.

Sedal es Sunsilk.

Santander es Abbey.

Rexona es Sure.

Nobleza Obliga

Sí, hay demanda para estos productos.

El otro día, mientras paseábamos por Westminster, caminando por St James’s Street descubrimos varios negocios que conservan cierto estilo y te dan la sensación de haber retrocedido un poco en el tiempo.

Para quienes gustan de fumar habanos, los mejores:

Con el argentino más famoso.

Éstos fabrican yates.

Si una persona tiene un negocio o fábrica y produce con calidad y eficiencia, puede ser elegido como proveedor de la reina, de Charles o del marido de la reina, el duque de Edimburgo. La madre de la reina, o sea, la Reina Madre, también tenía sus propios proveedores pero la concesión terminó 5 años después de que ella muriera.

Los negocios y productos tienen la insignia del miembro de la realeza al cual proveen, al frente del local y de los productos.

Este negocio provee de zapatos a Charles, el príncipe de Gales, futuro rey.

Como lo indica la insignia.

Este negocio provee a Charles con sus artículos de tocador (y también a la Reina Madre, como lo indica el cartel)

Éste provee a la reina de guantes y látigos (supongo que para los caballos).

Se acuerdan de Fortnum and Mason?

Aquí el sitio oficial donde se puede ver quiénes proveen a quién.

Y cholula como soy de la monarquía británica, me puse a inspeccionar lo que hay en casa y ver qué tenemos en común.

Y encontré que:

– Lavamos nuestra vajilla con detergente…

– Y nuestras delicadas prendas con…

– Nuestras tostadas (o scones) son más ricos con mermelada…

– El té de la tarde, mis queridos, es de…


– Al estilo británico, no endulzamos el té con azúcar pero para alguna otra cosita, nuestro azúcar es…


– Y nuestras ollas, tostadoras, pavas y mesadas de acero inoxidable mantienen su orgulloso brillo con…



Paseando por ahí

El sábado pasado me levanté con ganas de pasear por Londres. Quería ir a ver una muestra de un living gigante en Somerset House y una escultura en exhibición en St James’s Square (que no es lo mismo que St James’s Park) que el lunes se iba a subastar en Christie’s con una base de £ 12,000,000.

Primero fuimos a Somerset House y fue una desilusión ver que los muebles gigantes estaban hechos de madera cortada de la misma forma, siguiendo algún molde o patrón. O sea que de creativo, nada. En las fotos todo parece más lindo, pero la verdad, no.


Después de almorzar fuimos a St James’s Park y nos deleitamos mirando la fauna y sacando fotos de diferentes edificios desde otro ángulo.

Aquí tienen los patos:

Los pelícanos nadando.

La típica ardilla. Hay por todos lados, por suerte ésta estaba entretenida comiendo así que me acerqué bastante y con la ayuda del zoom pude sacarle un lindo primer plano.

Lástima que ese ojo brillante le da un look diabólico!
Esta placa sobre el piso te indica para qué lado ir para llegar al monumento a Lady Di.
El día estaba nublado, la verdad no daban ganas de sentarse en las reposeras.

Y desde el parque tenés esta vista:

The London Eye

Buckingham Palace parece tenebroso!
Whitehall

Y para cuando llegamos a St James’s Square nos encontramos que la plaza ya había cerrado!!! Así que por entre las rejas le pude sacar la foto a la escultura, aunque del otro lado es más vistosa.

Esto vale más que £ 12,000,000. Están de acuerdo?


La entrada principal de Christie’s, donde se va a rematar.

Y les dejo la filmación de una ardilla.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: