Argentina

Muchacho

Ay! Trigal… Dame tu surco y dame vida…
Borra mi tiempo y esta herida…
si ya es mío tu trigal.
(Trigal – Sandro)

Me apena cuando alguien, que pudo haber tenido una vida más que sana en su camino a la vejez, se haya ido a consecuencia de su consciente accionar.

No puedo decir que soy re fana de Sandro. Nunca me compré un disco pero sí vi sus películas. Y era un bombón y muy talentoso. Con razón le decían Sandro de América.

Que en paz descanses, Muchacho.

Gauchita 2.0


Tía Esther: Esto qué es?

Nosotros: Un mate.

Tía Esther: Un mate? De goma?

Nosotros: No, no es de goma. Es de silicona.

Tía Esther: No, es de goma.

Nosotros: No, es de silicona. Se puede lavar hasta en el lavaplatos, es re práctico.

Tía Esther: Si, pero eso tiene gusto a goma.

Nosotros: No, porque es de silicona.

Tía Esther: Pero debe tener gusto a goma…

No hubo caso, no pudimos convencerla…

No es imposible ni difícil seguir con ciertas tradiciones y costumbres de tu país de origen en este mundo globalizado. Se consigue de todo y los productos argentinos no son excepción. No es que se consiguen así como así pero si buscás, encontrás.

Por ejemplo, en Notting Hill hay un lugar que se llama Casa García que vende mayormente productos españoles pero también se pueden encontrar productos italianos y argentinos.

Lo que noté es que los nombres de las marcas son distintas. No así cuando se trata de tapas de empanadas y tartas.

Pero debo confesar que ahora el dulce de leche me empalaga, algo rarísimo teniendo en cuenta que jamás me empalaga nada, soy muy dulcera. Será que perdí la costumbre? Ya no puedo comerlo a cucharadas.

Con respecto al mate, estaba perdiendo la costumbre porque como Ale no toma ni té, ni café ni menos mate, me aburría tomar sola. Y otra razón es porque acá mi pava es eléctrica, el pico es grande y cuando venían las amigas argentinas tenía que poner el agua en una tetera y así la vertía en el mate.

Entonces en casa se tomaba muy pero muy poco mate y terminaba tirando el recipiente ya que se llenaba de bacterias, viste que cuando dejás de usar el mate pasa eso? Se pone de color verde podrido…

Hete aquí que en setiembre, caminando por la calle Pueyrredón en Buenos Aires, pasé por una casa de objetos decorativos y en la vidriera divisé unos recipientes de varios colores… Un mate de silicona! Precioso, práctico, higiénico! Con la bombilla a medida…

Entré y lo compré!

Y en noviembre decidí completar el combo… Me compré el termo Lumilagro con pico vertedor para mates…

Así que si quieren pasar un día por Londres a chusmear… los espero con el mate listo!

Un Negro En Mi Vida


En Argentina es muy común usar la palabra negro, negra, negrito, negrita, para referirse o llamar, con mucho cariño, a alguien con quien tenemos confianza. Puede ser esta persona un hijo, un amigo, un novio, un familiar… Y es muy raro que alguien se ofenda. Igual, siempre hay algún ario o rubio de alma que te diga «Ay, no, por favor!» pero esta última reacción no es muy común.

Por ejemplo, mi mamá siempre tuvo costumbre de llamarnos a mi hermana y a mí mis negritas cuando nos hacía un mimo; mi primo Marcelo es Negro para mí, y tanto él como mi amiga Araceli cada tanto me llaman Negra, etc.

(A los muchachos les viene bárbaro llamar a la novia Negra porque así no se confunden los nombres, llamándola a la actual con el nombre de la anterior.)

A mí lo que me gustaría saber es

– Si sos de otro país, con qué apelativo se llama comúnmente a alguien querido?

– Si sos argentino/a, quién es el Negro o la Negra en tu vida?

Me Encanta/ No Soporto El Tango

Me encanta el tango. La danza. Adoro. Es mágico bailar y mirar bailar tango. Es difícil describir con palabras los movimientos y el lenguaje corporal que involucra. Yo siempre escuchaba de «la sensualidad del tango» y no lo entendí hasta que fui grande.

En una época bailé tango. Tenía un novio que bailaba muy bien y me hacía bailar con sólo poner su mano en mi cintura. Yo, que jamás lo aprendí, (y si me pedís que lo haga ahora, no sé) lo bailaba. Es así de mágico.

Me cae un poco gordo (como dicen los mexicanos) que en las tanguerías, según me cuentan, todavía haya tanto machismo como en los ’40: Que si te miran, que si bailás con éste el otro no te saca, que hay que ir bailando en ronda, que no sé qué! Tienen millones de reglas y son todas machistas! Quisiera ir a una tanguería a aprender a bailar pero todo el mundo se mira y eso me revienta! Prefiero quedarme en casa, poner un CD de The Police y bailar como ellos en este video!

No soporto el tango lacrimógeno, ese tango llorón, en cuyas letras la mujer es mala, el tipo es un cornudo y la pobre mi madre querida, una santa que lava la ropa en el fuentón. No encuentro poesía en la añoranza constante de que todo tiempo pasado fue mejor; no entiendo la nostalgia.

Y una cosa que me viene llamando poderosamente la atención desde hace unos cuantos años: Los rockeros del rock nacional de los 80, esos que yo escuchaba en mi adolescencia, ahora se han volcado al tango! Miguel Cantilo, mi adorado, ahora es tanguero! Celeste Carballo, tan rockera y/o punk, está incursionando en el tango! Quién más?! Hasta Javier Calamaro! El guarro de pantalones de cuero, canta tango!

Hace un par de años, nos reunimos con los antiguos integrantes de la banda donde tocaba Ale, rock pesado, pelos largos y toda la parafernalia (antes… porque los bucles volaron hace años!) y Gabriel, el bajista, el fundador de Lovecraft, el líder, el Slash, tan heavy él, empezó a recitar versos de tangos entre cerveza y cerveza!

WTF?!?!!

Qué te pasa cuando pisás los 40!?!? Te asalta el fantasma de Carlos Gardel!?!?!

Carne Argentina

She’s easy, Miss Argentina.
A masterpiece without a frame.
She runs free, Miss Argentina.
But Venus is a dangerous game.
(Miss Argentina – Iggy Pop)

Y… hoy en día salimos en el diario por esto…


Del diario de circulación gratuita The London Paper.

Tengo Memoria

I read the news today, oh boy…
(A Day In The Life – The Beatles)

20-9-84. Entrega del informe de la Conadep a Alfonsín (Fuente La Nación)


Es triste cuando se muere un señor entrado en años, que puede ser tu abuelo o tu padre. Un señor que habla lindo, casado con una señora regia, que tiene hijos e hijas y nietos rubios… Es que uno compra el paquete.

Yo tenía 13 años cuando hubo elecciones por primera vez. Y me acuerdo de la gran ventaja que llevaba el justicialismo sobre el radicalismo hasta que Herminio quemó el cajón. Ahí, en esa concentración, cuando todavía se iba gratis y por convicción, mucha gente con dos dedos de frente decidió no votar al Partido Justicialista.

Entonces votó a Alfonsín.

En esa época me acuerdo que en la escuela, para hacernos los cancheros o los chetos, todos vivábamos a Alfonsín. Decir que eras peronista era de groncho. Y muchos callábamos. No es que yo fuera peronista, pero en mi casa y mi familia no se hablaba mal de Perón. Mamá tuvo su primera muñeca gracias a la Fundación Eva Perón y papá, desde su raciocinio y practicidad, me contaba la vida vivida según Perón.

Yo tengo memoria del descontento general en el 85. La gente igual le dio un último apoyo en las elecciones legislativas de ese año. Pero la economía no andaba bien, Sourrouille inventó el Austral, se empezó con el desvarío de trasladar la capital a Viedma y Alfonsín seguía con la importancia de la política y los políticos y no con la importancia de gobernar.

Tras la afronta del carapintada que ahora se dice demócrata, Alfonsín nos hizo gritar de euforia al pronunciar «Felices Pascuas».

Y toda esa euforia se diluyó con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Y después lo demás. 1989, la hiperinflación y la llegada de un nuevo presidente 6 meses antes.

Recuerdo, también, los grandilocuentes discursos: la palabra democracia ocupaba un lugar de privilegio. Y en los finales, se recitaba el Preámbulo al unísono.

Bueno, claro, lo que pasa es que con lo que vino después de su gobierno, por descarte o comparación, Alfonsín fue lo más cercano que tuvimos a ese presidente con el que muchos soñamos tener: tan frugal en su apariencia, tan elocuente en su discurso, tan inmaculado en su vocabulario.

No hay rencores. Sólo memoria.

Que en paz descanse.

Qué Gusto Verte

Es necesario cantar de nuevo,
una vez más.
(Inconsciente Colectivo – Charly García)


Qué bueno verte así, sano y limpio, con ganas de cantar y tocar. Me recordás a la época de Serú Girán y Clics Modernos, cuando estabas loco, sí, pero todavía te quedaba algo de salud.

Despedí para siempre a ese payaso patético en el cual te habías convertido. Despedí para siempre a esos chupamedias que sólo te vaciaron los bolsillos.

Que te dure esta fase. Seguí así.

Bienvenido, Charly.

Made in Argentina 3

Más publicidades filmadas en Argentina que se ven aquí!

La primera es de una bebida llamada Malibu.

Esta es de la tarjeta Visa:

Y el making-off:

Este comercial está filmado en el centro de Buenos Aires también. Es el comercial de Hugo Boss con Jonathan Rhys-Meyers, el actor que hace de Henry VIII en The Tudors.

Y el making-off está buenísimo, mírenlo aunque esté en inglés.

Más publicidades filmadas en Argentina:

Made in Argentina 1

Made in Argentina 2

error

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: