Boston
Día 3

Último día en Boston, vamos que todavía tenemos tiempo antes de irnos del depto alquilado y lo aprovechamos paseando por Beacon Hill.

Qué lindo es! Y qué sorpresas guarda!

Se trata de un barrio residencial muy tranquilo, con historia, con museos y tiene esas callecitas empedradas que le dan tanto encanto!

La mayoría de las residencias son de ladrillo rojo, prolijas, elegantes.

Las fachadas son cuidadas y en estos días muy divertidas por las decoraciones de Halloween.

Una casa que encontramos es donde vivió un tiempo Louisa May Alcott.

La primera que encontrás es la número 20 sobre Pinckney Street.

Seguimos caminando y llegamos a un sector tan bello! Se llama Louisbourg y enfrente de una especie de jardín en el medio de la calle, hay otra casa que perteneció a Louisa May, una casa que compró cuando ya era afamada. Hoy en día es una casa de una familia que vive ahí, no es museo.

Adiviná si para este entonces, después de caminar tanto, yo tenía hambre. Encontramos una pizzería rankeada como la mejor de Beacon Hill y allá fuimos.

Se llama Farina y como bien posteé en su momento «Ninguna pizza que no sea argentina, merece llamarse pizza».

Te reconozco que era auténticamente italiana pero, sinceramente, me harta comer una tajada de papel con salsa. Asi que después me pedí un bowl de pastas hechas ahí en el momento y estuvieron bien.

Y nos volvimos a buscar las valijas.

Un último día en un viaje puede ser el más tranquilo o el más alterado. Todo empieza con (o depende de) la hora en que se tenga que hacer el check-out y el tiempo que hay entre irse del alojamiento y llegar al aeropuerto.

Sean muchas o pocas las horas de diferencia, lo que sucede en el medio puede alterarnos para bien o para mal y hasta teñir los recuerdos del viaje de una forma positiva o negativa.

Es bien cierto que la experiencia trae aparejado cierta practicidad y seguridad pero cuando se viaja, nunca se sabe!

Una alarma que no se puso. Un taxi que no llega. Un inesperado corte de tráfico. Un accidente. La pérdida de algún documetno. La valija o bolso que no se hizo a tiempo…

Todo o cualquier cosa puede pasar. En el último día, un mundo de sensaciones.

(Escrito el 22 de octubre de 2018)

Comentario (8)

  • Marchu| 17 noviembre, 2018

    Que bellas fotos. Ya me estoy anotando para ver la casa de Lousia May Alcott!!! la adore de niña y pre adplescente, gracias por el dato. Jaja una pizza muy finita. No comi mucha pizza en US, recuerdo la de Grimaldi en Brookling muy rica y nada finita, Si realmente el ultimo dia en un lugar te moviliza algo, porque significa dejar el lugar y emprender otro viaje, otro camino, otro tren o otro vuelo. Pero quien te quitq lo bailado. Abrzo

  • Cecilia| 17 noviembre, 2018

    Louisa May Alcott!!! Cuántos recuerdos!! no sabría decirte cuántas veces leí Mujercitas, la primera a los 8 años, de la colección Robin Hood. Toda esa saga fue mi compañera de esos veranos, muchas veces me gustaba más leer que jugar…
    Me fascinó Boston. Lamento haberlo descartado en mi viaje del año pasado por la costa este, por falta de tiempo. Pero gracias a tu crónica no me lo perderé en algún próximo viaje. Muchas gracias Ali, un abrazo

    • Alicia's Own| 17 noviembre, 2018

      Claro, Cecilia! Y con más razón no te podés perder de Boston ahora que sabés dónde están las casas donde vivió Louisa May Alcott!! Gracias por pasar!

  • Perla| 22 noviembre, 2018

    Hola Alicia! A Boston lo tengo pendiente todavía, me encantó tu adelanto! Todo impecable! Y… la pizza no gustó, para nada.

  • Alejandro| 8 enero, 2019

    Hay muy buena pizza en Boston, entre ellas la de Otto’s. Nada que envidiar a la argentina, créemelo. Lo que sucede es que el centro es muy turístico, la próxima si podés date una vuelta por los alrededores de Fenway Park, Coolidge Corner, muy buenos sitios donde verás sitios muy bonitos. Y si podés comer un día en el restaurante de arriba del Prudential Center, impecables las vistas.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: