Cuando Vivíamos Sin Teléfono

A casa llegó el teléfono cuando tenía 11 años y fuimos unos de los primeros en la familia en tenerlo.

Ese año no sé qué pasó con ENTel (busquen en Google, chicos) pero se pusieron las pilas y empezaron a instalar teléfonos por todos lados. Hasta ese entonces escuchábamos conocidos lamentos de varias personas que venían esperando la instalación de un teléfono por 10 o hasta 20 años!

Nuestro teléfono era gris con disco. Algunos eran rojos o verdes y esos costaban más caros. Otras familias les ponían candado para que no se usara sin la supervisión de los padres.

Así que antes de cumplir los 11, nuestra infancia transcurrió sin teléfono y hoy recordando esto, me doy cuenta de que, de todas formas, nos encontrábamos igual para los cumpleaños o íbamos a visitar a las tías y a los primos sin avisar. Llegábamos, tocábamos el timbre o golpeábamos las palmas o nos íbamos anunciando por el pasillo o zaguán (sí, chicos, busquen en Google), nos saludábamos, salíamos a jugar a la vereda y enseguida se ponía la pava para tomar mate.

No se avisaba si íbamos como tampoco si llegaban de visita a tu casa.

Mi mamá se visitaba seguido con una amiga y no recuerdo que tuvieran un día fijo para verse y tomar mate y charlar. Mamá a veces decía: «Hoy seguro viene Cata» y sí, casi siempre adivinaba. Y si no venía ese día, venía al siguiente!

También solía venir mi prima Mabel los domingos a tomar mate y siempre traía facturas! No recuerdo jamás que mi prima avisara que venía, incluso cuando ya teníamos teléfono!

😛

Claro que lo que yo te describo era así también porque nuestras madres no trabajaban o las tías que ya eran grandes estaban en su casa siempre. Y también había más tiempo libre.

Pero me pregunto si la vida ha cambiado mucho… O qué es lo que cambió? Porque hoy en día también hay mamás que no trabajan y tienen amigas que no trabajan o primas que también tienen hijos y, sin embargo, caés a la casa de visita sin avisar?

Qué pasaría si fuéramos  de visita sorpresivamente? O si te llegaran de visita sorpresivamente! El teléfono (y todo lo que vino después) le ha sacado un poco la espontaneidad a la vida cotidiana, no?

Comentario (48)

  • Miguel| 8 agosto, 2017

    En el pueblo que vivo ahora me cuentan que hace tiempo ellos tenían teléfono por operadora. El aparato no tenía como discar y sólo llamaba a la operadora, que gestionaba la llamada. Y hablo de la misma época que hablas vos… late seventies je je

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      En serio!!? Se jubiló la operadora y se terminó!!! 😀 😀 😀

      • Ana| 8 agosto, 2017

        Mi mamá en los ’50 era operadora telefónica «a manijita»; ellas conectaban cables en un tablero que contenía todos los números. Y nos contaba que cuando empezaban a trabajar en la empresa, tenían que jurar ante un sacerdote que no contarían lo que escucharan por ese medio en el pueblo. Yo me acuerdo todavía -ya a comienzos de los ’60- cuando se estaba hablando por teléfono con alguien, y la voz de la operadora aparecía diciendo: «Hablaron?» para ver si cortaba o no la comunicación, seguramente para establecer alguna nueva con alguien en lista de espera… Tiempos tan diferentes…!
        Beso, Alicia. Siempre tenés una propuesta interesante en la manga…

        • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

          Hola Ana! No puedo creer lo que me contás! Me encantó! Tenés razón, porque en esa época, la operadora escuchaba todo!!! 😀 Lo del sacerdote es increíble!!! 😀 Muchas gracias por compartir este detalle histórico, por cierto!

        • Virginia| 9 agosto, 2017

          Perdon que me meta pero esta respuesta me hizo acordar a la serie española de netflix «las chicas del cable» transcurre en España entre los ’20 y ’50 y como vivian las operadoras y como peligraba su trabajo con el avance en las comunicaciones.

          Perdon perdon por el metiche. Saludos

          • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

            Nada de pedir perdón o disculpas, Virginia! Todo comentario o aporte es siempre bienvenido! Muchas gracias!

          • Ana| 9 agosto, 2017

            Más vale, Virginia! Si es para eso que Alicia prepara esta fértil «arena de encuentro» en su blog constantemente… Abrazo a las dos. Ana.

          • Alicia's Own| 10 agosto, 2017

            Gracias amorosa!

  • Pia| 8 agosto, 2017

    Hola Alicia, cada cierto tiempo mirando como la gente no suelta el celular, pienso en que antes solo existía el teléfono en casa y vivíamos bien, incluso mejor. Teníamos libertad, no estabamos tan disponibles todoooo el tiempo, de verdad que yo si lo añoro, es insoportable que en todo momento debes estar ahí… sobre todo por temas laborales como en el caso de mi esposo (incluso estando de vacaciones ).
    Yo recuerdo que toda mi vida hubo teléfono en mi casa, y mis papás siempre nos decían (5 hijos ), el teléfono es para acortar distancias, no para alargarlasssss y nos amenazaban con poner el candado.
    Lo de llegar de sorpresa en mi casa siempre se nos enseñó a no hacerlo y yo hasta el día de hoy odio esas visitas inesperadas , tampoco las hago.
    Y de salir a jugar, bastaba con tocar el timbre o asomarse a la ventana, era la señal para salir a jugar!!!.
    Que vivan los teléfonos fijos y que el celular sea solo para para lo urgente y no la adicción en lo que lo hemos convertido.
    Que buen tema!!!

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      Hola Pía, gracias! En nuestra familia era lo más normal caer de sorpresa! 😀 Bah, no se tomaba como que era de sorpresa sino que era algo que podía suceder un fin de semana o un feriado, ponele! Me alegro que te haya gustado el post y que te haya traído recuerdos y los hayas compartido! Besos!

  • Nené| 8 agosto, 2017

    Me acuerdo que los domingos en casa se hacía torta o galletas «por si viene alguien»…yo creo que se vivía más la vida propia y menos la ajena.Porque el teléfono se usa para navegar y para el whatsapp más que para hablar…ojo, no reniego de internet,es una herramienta maravillosa, pero el tiempo que paso en las redes enganchada con lo que otros publican (instagram y pinterest particularmente) bien podría utilizarlo en hacer cosas por y para mí, sin necesidad de publicarlas.Eramos más libres jajajaja

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      No, yo tampoco reniego de internet pero como hemos vivido una vida antes de internet, recordamos esas épocas en que no estábamos pendientes de nada electrónico, conocimos una vida más orgánica. Las nuevas generaciones no tendrán nuestros recuerdos pero tendrán otros, por supuesto! Coincido con vos con el tiempo que nos saca, muchas veces, estar tan pendientes de las redes sociales! Gracias por pasar, Nené y dejar tu comentario!

  • Virginia| 8 agosto, 2017

    Que lindo post, me trajo recuerdos y muchos… yo no tenia telefono y recien tuve en 1991 a mis 20 años, antes se tardaba como 30 años para que procesaran tu pedido jaja el tema es que en los trabajos ponias el nro de la comisaria mas cercana y ellos avisaban en tu casa tramites, problemas en los trabajos etc, y sino la vecina suertuda que tenia telefono, y asi era que cuando requeria y tenia que ser al menos en mi casa, algo extremadamente urgente para ir a molestar a la vecina…. y si, no te quedaba otra que visitar sin avisar, pero tambien tenian como eso de adivinar, cuando ya hacian tortas o masitas es porque alguien iba a venir….
    Antes no sabias a que hora salio, ni a cantas cuadras estaba, si el colectivo no llegaba y avisas que llegas un poco mas tarde…. llegabas cuando llegabas…. ahora mensajito para decir salgo en 5, mensajito para decir subi al colectivo, mensajito para decir esta el transito pesado, mensajito para decir uy me pase, mensajito para decir esoy abajo veni a abrirme… hoy es esto…. (uno se acostumbra)

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      Ay qué artesanal era todo, no? Muy cierto, antes salíamos sin estar tan pendiente de los horarios y siempre había una vecina salavadora, claro! Pero por mi barrio no la había!! 😀 Besos y gracias por pasar y compartir!

  • Monica| 8 agosto, 2017

    Vos en Bs As lo has tenido pronto Ali, yo en Córdoba recién lo tuve a mis 20/21 no recuerdo bien (año 94/95), pero antes de eso había solo uno en mi cuadra. El de Doña Ana Maria y nos lo prestaba a todos los vecinos para cualquier urgencia… eso de avisar los tíos o los abuelos cuando venían de visita nunca fue tal.
    Yo soy de la era Telecom, pero mis tios de La Rioja si fueron Entel y los esperaron como 5 años al teléfono….
    Los tíos y abuelos caían nomas y siempre con las manos llenas de comida… enorme familia italiana (qué otra cosa sino comida? jajaja) … con mis amigas de la escuela y del barrio era todo artesanal… palmear las manos, tocar timbre, llamar a los gritos desde la vereda….
    Ahora todo es organizado, cero espontaneidad.. aún con esas amigas de antes….

    Extraño esas épocas donde eramos más libres e «incomunicados» por decir de una forma… sin embargo estábamos más conectados no te parece? Conectados unos con otros… esa es la conexión que vale creo yo….

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      Totalmente, Mónica! Estábamos incomunicados pero a la vez, bien conectados!! 😀 Genial tu reflexión! Y claro, reunión, mates y comida! No puede fallar! Gracias por compartir tus recuerdos!

  • Cecilia| 8 agosto, 2017

    Ese teléfono!! De dónde sacaste esa foto? Pensar que los niños de hoy no sabrían cómo marcar con el disco!!
    Si, es cierto, cuando me casé ni pensamos en alquilar un departamento con teléfono porque ya era otro precio…
    Pero si tenías que encontrarte con amigas por ejemplo , te encontrabas igual, sin mensajitos de último momento!! Creo como decís, que se ha perdido espontaneidad en las visitas, pero no me imagino cayendo en la casa de alguien sin avisar a pasar la tarde!! A lo mejor puede ser en el interior, pero en grandes ciudades creo que nadie lo hace,
    Qué sé yo, ni mejor ni peor, simplemente distinto…
    Abrazo grande

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      Hola Cecilia! Lo busqué en Google!! 😀 Después pongo el link 😀 Así era el mío, tal cual! Claro que sí, ni mejor ni peor solo que a veces uno recuerda con nostalgia 😉 Besos y gracias por pasar!

  • Estela| 8 agosto, 2017

    Muy retro tu post jaja..
    Yo la verdad es que no recuerdo cuando llegó el telefono a casa. Lo recuerdo medio desde siempre, seguramente era muy chiquita cuando se dio ese suceso. Era de los de entel también, similar al tuyo de la foto pero mas cuadradito y en color verde..
    Y si, uno se encontraba igual.. pero hoy en día no se si podria adaptarme. Tengo una amiga que no tiene celular y claro que nos organizamos pero es como que uno siente que si algo pasa no hay forma de avisarle jeje..
    beso!

    • Alicia's Own| 8 agosto, 2017

      Estela! Una amiga tuya no tiene celu, increíble! 🙂 Ella debe estar feliz, el problema lo tienen los demás, como decís vos, que no hay forma de avisarle, supongo que igual ya está acostumbrada, no? 😀 Me acuerdo de los teléfonos que contás, los cuadrados!! Gracias por pasar y comentar!

  • Marchu| 8 agosto, 2017

    que linda foto del viejo telefono. Es cierto, compartiamos el telefono con un amigo y vecino. Recuerdo que lo importante que era tener telefono en casa. Las invitaciones se hacian en el cole, y con los vecinos se pasaba por la casa!!! Yo tenia uno negro de un material muy duro. Luego cuando me mude a un departamento el modelo fue mas moderno. Hoy en dia casi no es necesario tener telefono de de linea en casa. Muy interesante tu recuerdo tipo canal «Volver»!!!

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Gracias Marchu! Qué lindo que te gustó! 🙂 El teléfono se prestaba, claro que sí! Venía algún vecino con algún problema o urgencia y pasaba a hablar! Y claro, las invitaciones a jugar después de la escuela a veces se decidían en el momento, no? Muy espontáneo todo! Gracias por pasar y comentar! Besos!

  • Pia| 8 agosto, 2017

    Alicia, tengo una pregunta: leo los comentarios y lo que tu misma decías en el post y me entra una duda.
    Por qué fue tan demorado el acceso del teléfono en Argentina, es porque no llegaba a zonas alejadas de grandes cuidades, o por otro motivo?
    Realmente eso me dejó pensando.

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      No, era porque la empresa era estatal y, muchas veces en muchos cosas y países, eso significa que se toman su tiempo para hacer las cosas!! 😀 😀 😀

  • Pilikina| 9 agosto, 2017

    A casa llegó mas tarde el teléfono, pero recuerdo ir en verano a casa de mis abuelos y allí habia uno negro, mas alto y mas antiguo que el de tu foto, pero que nadie tocaba. Estábamos bien avisados los nietos (y éramos un montón) que el teléfono no se tocaba.
    Ahora, quedas con amigos y están mas pendientes del movil que de ti.

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Me hiciste acordar al teléfono de mi tía Julia! Ella era, antes de los ’80 la única que tenía teléfono y era sí como decís, negro. Y claro, en esa época el teléfono no se tocaba! Muy formal ahí, arriba de una mesita! 😀 Gracias por compartir!

  • Anónimo| 9 agosto, 2017

    En casa (en Uruguay) siempre hubo teléfono pero igual caía gente sin avisar. Entonces el portero sabía a quien dejar subir siempre y a quien hacía tocar timbre de abajo (portero eléctrico). Siempre atendía la mucama que decía el nombre en voz alta y le hacíamos señas si estábamos o no. Me suena tan exótico después de años en Suecia donde no hay ni porteros ni mucamas.

    Ahora me da la impresión que es más o menos igual en todos lados, la gente no te cae sin preguntar, ni siquiera en verano.

    Saludos y buena semana!

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Hola Vaca! Cuánta burocracia para las visitas! 😀 😀 😀 Por lo menos zafaban de que no les visite alguien al que no tenían ganas de ver!! 🙂

  • Cristina.| 9 agosto, 2017

    Cuantos recuerdos! En mi pueblo, allá por el año 65 había 200 teléfonos y un operador! Cuando mis amigas venían a casa, hacíamos chistes por teléfono, eran cosas sin maldad, como por ejemplo llamar a la tienda y preguntar: tiene medias? Me las puede mostrar ja ja ja! Éramos bien inocentes. Pero el operador, Miguel, nos decía : chicas van a tener que parar sino las voy a denunciar. Y nos cubría!

    Cuánto tiempo ha pasado y que diferentes son las cosas!
    Ahora no me despego de mi móvil.

    Cariños.

    Cris.

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Hola Cristina! Ay sí, las cargadas, quién no las hizo alguna vez!! 😀 Algo inocente pero que nos daba adrenalina!!! 😀 Gracias por tu comentario!

  • Mamy a la obra| 9 agosto, 2017

    yo a veces caigo de visita sin avisar todavia…..pero hoy es dia es mas normal que no haya nadie en una casa, antes siempre alguien habia, siempre!
    Me acuerdo que lo que siempre charlabamos con marido era que, cuando viviamos en Barcelona, extrañabamos mucho el timbre!! Nadie nos tocaba el timbre!! no existia que alguien te pase a visitar, primero porque teniamos escasos conocidos y por otro porque no se estila ir a visitar a alguien a la casa…sonaba el timbre y era toda una conmocion!! jejeje

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Juliana, qué bien, sos espontánea clásica! 😀 Es cierto, tampoco ahora mucha gente está en la casa todo el día, por eso se estila avisar! 😀

  • Silvina| 9 agosto, 2017

    En mi casa teníamos ese teléfono!!! En mi barrio se había formado una especie de cooperativa o algo así para que lo instalaran, teníamos hasta una «guía telefónica» propia (era como un folleto de cuatro páginas), y por estar fuera de los límites de la ciudad, a pesar de tener el mismo código de área, las llamadas eran de «larga distancia». Había gente que lo pensaba dos veces antes de llamarnos 🙁 Me acuerdo que la vecina del lado durante mucho tiempo no tuvo teléfono y cada tanto venía a hablar a casa. A veces mi mamá se cansaba y me decía «si viene Alicia a pedir el teléfono decile que no tiene tono» X’D
    En cuanto a caer sin avisar, a lo mejor en alguna época o en ciertos lugares era lo esperado entonces a nadie le caía mal pero a mí me parece una falta de respeto. En mi casa nunca se hizo, y hasta el día de hoy no se me ocurriría ir a ningún lado sin avisar. Si alguien viene a verme a mí de sorpresa me pondría de muy mal humor.
    Saludos!

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Hola Silvina! Me acuerdo cuando el teléfono se quedaba sin tono!!! 😀 😀 😀 Mirá, como aclaré anteriormente, en mi familia no se tomaba como falta de respeto venir de visita sin avisar, era lo más común, nadie se ofendía. Por suerte!! 😀 😀 Gracias por pasar y comentar!

  • Vanesa| 9 agosto, 2017

    A nosotros ((vivia en La Matanza)) tb fue un suplicio llegar a tener el tan deseado telefono. Me mato lo del telefono con candado jajaj porque me hiciste acordar que mi amiga te llamaba a escondida de su mama jiji.
    O de otra amiga a la que llamaba a la vecina para avisarle que en 15 min la llamaba asi avisaba, que recuerdos
    Es verdad eso de que hoy en dia hay que avisar, ya se instauro eso y el «estoy en la puerta» » estoy abajo» que onda el timbre muerde?? Antes la situacion te obligaba a ver por el agujerito de la puerta y decir uffff mira quien vino jajajaj.
    Igual no reniego de la tecnologia porque x mi lado descubri un gran hobby/proyecto/laburo se podria decir pero si hay que saber el limite.
    Besos Ali

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Hola Vanesa! Para nada yo tampoco reniego de la tecnología pero sí reconozco que ahora hay poca espontaneidad en cuando a visitas se refiere. Es todo parte de la evolución y no me quejo, solo que recuerdo esa parte de mi infancia! 😀

      • Ana| 9 agosto, 2017

        Agrego anécdota del candado… (Estoy transformada en una movilera de la tradición, Alicia…)
        En general, cuando le ponían candado al teléfono, era en el anteúltimo circulito, el del número nueve. Hablamos ya de los teléfonos a dial, claro. Y eso era porque para poder comunicarse con otras localidades -con costos mucho más altos que los locales- había que marcar el código de área que siempre comenzaba con «0». Por supuesto que esto no sólo anulaba la posibilidad de llamar a larga distancia, sino de llamar a cualquier teléfono local cuyo número contuviera el «0»… Aunque era posible, con mucha habilidad manual, marcar el «9» y darle enseguida como un regreso rapidísimo del dial, y hacer que el disco agregara un pulso más a ese número para producir el ansiado «0»… Me da vergüenza compartirlo, pero a veces funcionaba… 🙂 Besito!

        • Alicia's Own| 10 agosto, 2017

          Ana! Yo me acuerdo de algunos chicos que tenían su truquito para poder «marcar» igual el número!! 😀 Vos eras uno de ellos!! 😀 😀 😀

  • Daniela Ibañez MIller| 9 agosto, 2017

    hola Alice! vos fuiste de las afortunadas que entel les puso teléfono! en mi casa recuerdo que el pedido estaba de hacia 8 o 10 años, nos mudamos de casa y nunca llego.
    recuerdo el vecino de enfrente que SI tenia teléfono nos dejaba que demos su numero, entonces algunos familiares nos llamaban ahí y el se cruzaba para avisarnos…jejej.
    la otra era compras las «fichas de teléfono» en el correo, ir hasta el teléfono publico mas cercano y hablar, para sacar turnos, ver como estaba la tía y demás. lo mas loco es que tampoco te hablo de 100 años atrás, habrá sido 1985 o por ahí o sea 30 y pico de años y vivía en el conurbano bonaerense o sea…no estaba en el medio de la selva.
    me trajiste buenos recuerdos! saludos.

    • Alicia's Own| 9 agosto, 2017

      Hola Daniela! Los cospeles! Me acuerdo! Y que casi nunca andaban los teléfonos públicos, se cortaban, se escuchaba mal, un desastre! Así que tu familia era de esas personas que yo escuchaba quejarse de lo que venían esperando un teléfono! La verdad es que uno recuerda estas cosas y no se puede creer! Hoy en día, hay teléfonos de todos los tamaños y precios! 😀 Besos, gracias por pasar y dejar tu lindo mensaje!

  • Maria Fernanda| 10 agosto, 2017

    Hola que lindo recuerdo ….en mi casa estaba el teléfono del barrio yo llegaba a casa puertas sin llaves y las vecinas pasaban a hablar por teléfono era normal , una vecina era la secretaria del colegio de Abogados y casi todas las tardes hacia llamados recordatorios .Las llamadas a larga distancia eran por operadora se pedían a LA UNIÓN TELEFÓNICA y a veces para llamar a un pariente las líneas estaban «condicionales» dos horas tres de demora para llamar entre dos ciudades!!cercanas ahora mis hijos no entenderían esos tiempos.
    También hacíamos chistes y cargábamos a una vecina que nos descubrió y no corto su teléfono por varios días nos quedamos sin tono
    Cuando me fui a estudiar ya estaban los teléfonos públicos a ficha , pero lo mejor para los estudiantes era encontrar un teléfono «pinchado» hablabas con tu flia gratis hasta que lo descubrían arreglaban nuevamente! Hermosos momentos de la niñez y juventud

    • Alicia's Own| 10 agosto, 2017

      Hola María Fernanda! Pero mirá cuántas anécdotas y recuerdos lindos y graciosos tenés! Lo de la secretaria, impensable en estos tiempos, haciendo llamadas desde la casa de un vecino!! 😀 Nunca había escuchado lo de los teléfonos públicos «pinchados». Hoy en día, si tenés tu teléfono «pinchado» significa otra cosa!! 😀 Besos y muchas gracias por compartir!

  • FedeX699| 12 agosto, 2017

    Hola Alicia! Hacía rato que no te escribía, pero siempre sigo tu blog. Mientras vivía en Argentina (ahora estoy en Chile por trabajo) mi costumbre desde los 15 años aproximadamente era ir todos los sábados a casa de mi tía a tomar mates a la mañana. Luego me decia «te querés quedar a comer?» y yo obvio aceptaba! Y a veces me quedaba hasta la cena! (Qué caradura!) Pero jamás llamaba por teléfono, y esto era en los 2000. Cuando tuve celu y me habia mudado un poco más lejos, lo usaba sólo cuando le avisaba que tal sábado no iba a poder ir 😛

    Y con respecto al candado, en mi casa tuvieron que ponerlo porque cuando yo era chico llamaba a todas partes! De todas formas, con el candado, en los 90s habia un numero que creo que eran varios 1 que marcaba! Era hasta donde dejaba girar el disco 😛

    Un beso desde Chile!

    • Alicia's Own| 12 agosto, 2017

      Hola Fede! Qué lindo lo que me contás! Muchas gracias por compartirlo! Me encantó tu costumbre de visitar a tu tía, quedarte con ella, qué ternura! Es lindo tener sobrinos que quieran a los tíos, se ve que los querés mucho y te sentías cómodo con ellos! Qué bravo vos cuando eras chicos, qué hacías, cargadas por teléfono!?! 🙂 Gracias por pasar y comentar!

  • Alicia| 13 agosto, 2017

    querida tocaya::: esta vez me emocionaste hasta las lágrimas, como creo que somos de la misma época doy fe de que ese tiempo fue tal cual como lo describiste, aunque yo aquí en el interior del interior de Córdoba, te cuento que jamás llegamos ha tener un fijo, directamente el primer telefono lo tuve de grande y fue un celular por el 98 !!! ja, ja Es verdad, antes las visitas eran verdaderas sorpresas, de los tiempos actuales me molesta muchisimo eso de tener que avisar todo el tiempo cada paso que damos es muuuuuy invasivo y desagradable. Extraño esas viejas épocas aunque…. no quiero ni recordar lo mal que la pasabamos cuando teniamos que hablar por los telefonos publicos, era todo una odisea poder comunicarse… como casi nadie tenia telefono, a mis amigos les hablaba al de algun vecino y tenía que esperar que vinieran corriendo para atenderme, ja, ja ,ja…(siiiii ya lo creo «googleenlo» o pregunten a sus mayores, porque los mas pequeños no entenderán), es increíble ahora que los bebés tengan celular!!! Alicia

    • Alicia's Own| 13 agosto, 2017

      Hola! Gracias a vos por dejarme este comentario lleno de nostalgia pero de muchos recuerdos amorosos! Besos!

  • algobonito| 21 agosto, 2017

    Me encanta lo que contas porque es parecido a lo que me cuenta siempre mi mamá sobre su vida en Chaco. Mi papá creció en el medio del campo así que no tenía muchos vecinos y los parientes no visitaban tanto. Desde que nací siempre tuvimos teléfono, de esos con botones grandes y blancos parecidos a los que usaba Susana. ¡Si me habrán retado por jugar a ser la Su con el teléfono! De todas formas como crecí en un barrio los vecinos no avisaban cuándo venían a casa, así como yo tampoco llamaba cuando quería ir a jugar con alguno, era cuestión de ir a la vereda con mis juguetes que alguien iba a aparecer. Fui parte de la última generación de niños en mi cuadra, ahora todos estamos grandes y quedaron nuestros padres y los nietos de nuestros hermanos mayores. Mis abuelos y sus amigos siguen sin avisarse, entre nosotros tampoco, y cuando yo voy le caigo a mi amiga como si fuera mi casa. Acá en BA no se puede, pero creo que tiene que ver con las distancias y la inseguridad, uno ya no se arriesga a ir a tal lado si no te van a estar esperando por miedo. Bah, qué se yo, al menos eso me pasa a mí. Pero en el barrio allá en Villa por suerte no ha cambiado mucho, aunque ya no salgo con mis juguetes a la vereda 😀

    • Alicia's Own| 22 agosto, 2017

      Qué lindo Aya que todavía se conserve esa costumbre de «caer» sin avisar! Y qué bueno que lo disfrutás!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: