A Veces Quisiera Rezar

Volviendo del supermercado hoy, con un sol lindo, temperatura tibia y mirando el río, me encuentro con una escena muy triste.

Ahí, a unos metros de distancia, vi que había tres o cuatro personas paradas mirando a un hombre que estaba en el piso. Había una ambulancia al costado y unos tres paramédicos.

No había forma de evitar verlo, estaba ahí y mi camino era en esa dirección. Algunas personas que pasaban seguían de largo pero miraban para atrás cuando se alejaban.

En eso veo que comienzan a hacerle resucitación y masajes cardíacos y me empezó a dar escalofríos, al tiempo que estoy pasando justo por al lado.

Apenas vi que se trataba de un chico de no más de 30 años y que tenía los ojos abiertos, la vista fija, completamente vacua.

Enseguida tuve la urgencia, la necesidad de… qué? Rezar? Quería rezar o algo así, no sabía qué hacer porque lo que me urgía era querer pedir que se salvara, que no le pasara nada, porque me parecía tan injusto que un chico que había salido a correr con sus amigos, terminara de esta manera…

Quería poder desear que, si había fallecido, su alma encontrara algún resguardo… Pero por qué? Yo no creo en nada desde el punto de vista religioso. Sí creo en la finitud total de la vida humana y en que no hay nada más allá de la vida terrenal, esta que tenemos y vivimos.

Sin embargo, quería, de alguna manera, acompañarlo con algún tipo de pensamiento, deseándole lo mejor, que se salvara, que se levantara…

Me sentí muy inútil. No podía hacer nada! Como muchas otras veces que quise rezar y no pude. Porque no me sale, porque no soy creyente y porque, si lo pienso de una forma poco amable, desde mi punto de vista no tiene sentido.

Pero en ese momento sí sentía que podía tener sentido. Y no lo hice.

Ojalá se haya salvado.

Comentario (36)

  • Dimna| 30 mayo, 2017

    Ufff.. Qué experiencia tan fuerte! Ojalá que el muchacho se haya salvado… Yo hace mucho tiempo me di cuenta de que ese tipo de situaciones es por las cuales soy católica, sé que no es lo ideal pero es lo que he vivido; esas situaciones en las que ya no queda más, ya no hay nada en nuestras manos, es cuando pongo todo en manos de Dios, «rezo» (básicamente le pido y le agradezco cosas) y eso me genera paz. Entiendo lo que tu sientes y lo respeto, solamente quería compartirte lo que esas situaciones han generado en mi.
    Por cierto, te sigo en instagram y las instastories que publicaste las disfruté muchísimo! Eres muy simpática y además el acento argentino me encanta! Ojalá sigas grabando algunas 🙂
    Saludos!!

    • Alicia's Own| 30 mayo, 2017

      Hola Dimma! Muchas gracias por tus palabras cariñosas! Sabés que, como digo, no soy creyente pero me gusta escuchar a las personas que lo son, como vos, cuando hablan de su hábito de oración, me gusta escuchar cómo los reconforta y por qué o cuándo lo hacen, trato de internalizar eso que dicen sentir. Respeto mucho a quienes creen y meditan mientras rezan. Besos.

  • Sabrina| 30 mayo, 2017

    Qué feo Ali!!! En mi familia han pasado cosas así ( no fatales x suerte) entonces cada vez que veo una situación así trato de colaborar, pregunto si necesitan algo
    ( aunque vea que esté controlado) pero el sabor amargo no te lo sacas más… es una sensación parecida a cuando ves en vivo y al lado tuyo un accidente. Es shockeante! Yo también espero que esa persona se haya recuperado.

    • Alicia's Own| 30 mayo, 2017

      Gracias Sabrina! Es que yo no podría ni ayudar ni siquiera con un mínimo consejo médico… No sé, me sentí mal por la situación y porque no podía ayudarlo. Aunque por suerte estaban los paramédicos allí. Esperemos que se haya recuperado… Gracias.

      • Sabrina| 2 junio, 2017

        Siempre se puede ayudar, no hay que saber medicina. Con acompañar, darle la mano, alcanzarle un pañuelo, conseguir agua. En tu caso ya estaban haciendo mucho. Una vez me pasó en un supermercado ver a un viejito muy confundido, y el de seguridad del súper lo trataba muy mal. Yo me interpuse y le pedí una silla para el señor que estaba a punto de desmayarse, no podía contestar nada de lo que le preguntaba, revise el bolsillo de la camisa y tenía el DNI con la dirección ( era a la vuelta) mande a alguien que vaya a tocar el timbre y lo vinieron a buscar. A veces me sale reaccionar así ( será porque mis papas están grandes) pero a veces me quedo petrificada. Creo que la reacción de uno también depende del día que tuvo.
        Perón! Me extendí mucho!

        • Alicia's Own| 2 junio, 2017

          Sabrina, no, no, no te extendiste nada y agradezco que hayas compartido tu experiencia que me resultó muy conmovedora. Lo tuyo es un claro ejemplo de que, a veces, la religión o rezar es un adorno, lo importante es ser alguien de bien. Como vos. Es cierto, tenés razón que ya había gente tratándolo al chico, qué mejor que esté con profesionales. Gracias por tus palabras.

  • Normi| 31 mayo, 2017

    A mi también me pasó no hace mucho. Ver un chico tirado en el piso y no saber que hacer. Por que no sabes si es un ataque cardíaco, si es una baja de azúcar. Es muy feo y más cuando es una persona joven. Mi esposo no es creyente y piensa igual que vos, que no hay nada después de la muerte. Yo creo en Dios y en catesismo nos enseñaban que cuando la gente muere va al cielo y la pasas mejor que en la tierra. Yo creo que te enseñan eso los sacerdotes para que no le tengas miedo a la muerte. Es un punto de vista mio, yo de religión y de política mucho no me gusta opinar, porque siempre termina en discusión jaja. Saludos!!

    • Alicia's Own| 31 mayo, 2017

      Normi! Sí, tanto la religión como la política son temas espinosos pero jamás me pongo a discutir sobre religión porque respeto muchísimo a todo quien es creyente y reza y sigue los dogmas. Respeto porque de alguna forma admiro que puedan creer y encontrar paz en su religión. O sea, que yo no sea creyente no significa que ande criticando a las personas que sí lo son. 😉 Besos!

  • Norma| 31 mayo, 2017

    HOLA!
    Somos creyentes, practicantes y yo rezo cada dia en silencio, espero que ese chico siga vivo, que miedo vivir situaciones asi, es por eso que admiro tanto a las personas que trabajan en el mundo medical, ellos ven cada caso, à diario. Yo no podria.
    Saludos.
    Norma

    • Alicia's Own| 31 mayo, 2017

      Es cierto, Norma, qué gran vocación de servicio que tienen muchas personas y cómo, siendo así, eligen una profesión para cuidarte del prójimo.

  • Marchu| 31 mayo, 2017

    Qué interesantes pensamientos acerca de la muerte!! Ojalá q está persona no haya sufrido mucho. Te entiendo Ali, a veces rezo en situaciones extremas, pero no soy creyente, he Sido educada en el catolicismo, pero con el tiempo he cambiado. Si bien voy de visita a Iglesias y me siento cómoda c el rito y costumbres, mis sentimientos son respetuosos pero ágnosticos.
    Un gran cariño!!!

    • Alicia's Own| 31 mayo, 2017

      Un gran cariño para vos, Marchu, gracias. Qué bueno que encuentres consuelo en la oración. Un beso.

  • algobonito| 31 mayo, 2017

    Ay ay ay qué feo!! No sé qué haría en una situación así, aunque seguro estaría entre rezar y llorar, ambas cosas inútiles para el pobre hombre. Si bien soy creyente y rezo y agradezco todas las noches, a veces me parece que por más que le pida algo a Dios, si no hay alguien que lo pueda ayudar en el aquí y ahora es muy difícil conseguir un «milagro», y me siento más una pastora brasileña predicándole ao senhor que haciendo algo verdaderamente útil (como hacer RCP o algo similar).
    Ojalá que haya sobrevivido y haya sido un susto nada más!

    • Alicia's Own| 31 mayo, 2017

      Ojalá Ayita… Con respecto a los «milagros», siento que uno es el hacedor de los cambios y si se da, se da, si no, nos tenemos que resignar. Pero claro, todo depende de qué consideramos milagro.

  • Estela| 31 mayo, 2017

    Uh, que experiencia! Y si, se entienden tus ganas de rezar..
    ojala se haya salvado ese chico..
    beso

  • Cecilia| 31 mayo, 2017

    Uy qué difícil momento!! Moviliza mucho tus propios miedos también. Soy creyente y pienso que vos de alguna manera al poner tu pensamiento y tu corazón deseando lo mejor para ese chico estás rezando. Creo que también se reza sin palabras. Agradezco tu respeto por el que cree.
    Un abrazo enorme y me solidarizo con tu sentimiento de angustia

  • Eliana| 1 junio, 2017

    Hola alicia! Claramente es fuerte ver a alguien luchando por la vida…y la actitud a tomar sólo de sabe en el momento en que esta pasando…para mi lo ideal es hacer lo primero que te diga el instinto; que en tu caso fue pedir o «rezar» por la vida de este chico. Aunque vos pregones que no sos creyente, de algún modo lo sos porque todo tu ser te llevó a sentir o creer en ese instante que algo se podía hacer…reconocer y escuchar esos impulsos para mi es fundamental. En mi caso aunque soy un ser ultra pragmático no puedo evitar creer porque la realidad es que soy «Antena» con el otro plano: en criollo: siento, oigo y últimamente para mi espanto, veo «cosas» en determinados lugares y por diferentes situaciones. Antes me aferraba…ahora lo Acepto y trato de buscarle alguna explicación. La realidad es que no tengo una religión definida ni se cual es el tema con el «más allá». Si se que hay cosas que no de pueden resolver acá…y así la voy llevando; de mente y espíritu abierto.
    Besote.

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Eliana, gracias por tus palabras. Es cierto, instintivamente quise consolarlo y consolarme desde lo que yo creo que era la oración pero que no puse en práctica. Besos.

  • Yolanda Fernández| 1 junio, 2017

    Alicia, rezar ayuda… no sé la razón, pero rezar me ayuda a estar mejor.
    Creo que rezar me fortalece y me tranquiliza.
    «Padre nuestro, que estás en el cielo.
    Santificado sea tu nombre,
    venga a nosotros tu reino,
    hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo,
    danos hoy nuestro pan de cada día,
    perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden,
    no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén».
    Esas siete peticiones al Padre son muy hermosas.
    Ojalá el chico esté recuperado, se ve que recibió atención médica inmediata… ojalá se haya recuperado.
    Saludos, Alicia.

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Gracias Yolanda, sos tan amorosa, vos desde Venezuela con tus palabras de consuelo. Te mando un abrazo gigante.

  • Melina Tempelopoulos Yuros| 1 junio, 2017

    Ay Ali, te entiendo tanto… a veces quisiera ser una persona de fe. Pero no, soy tan fáctica que muchas veces veo la gente que encuentra consuelo en las oraciones y las envidio. Ayer mi hijo de 5 años me preguntó por mi papá que falleció en 2012. Apenas si lo conoció. Me dijo: » El abu Luis tiene teléfono en el cielo? Asi podemos hacer «camarita»… » Por un momento le hablé del cielo y de que el estaba bien allí y quise de todo corazón creer por un ratito en eso. Beso grande

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Melina, ya veo cómo cuesta explicar esto a los niños ya que su mundo todavía tiene mucha fantasía y te hace replantear o repensar muchas cosas. Gracias por compartir. Besos.

  • Grace| 1 junio, 2017

    Que situación tan desagradable!
    Espero que se resolviera bien para el chico, y te mando un abrazo grande por el mal momento que pasaste.
    Cuando pasan cosas así, te das cuenta de lo importante de disfrutar de cada minuto y no hacernos problemas por boludeces.
    Besos.

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Totalmente, Grace, eso tambien lo pensé! Le puede ocurrir a cualquiera, NOS puede ocurrir en cualquier momento por eso hay que disfrutar cada día! Gracias y besos!

  • AleM| 1 junio, 2017

    Hola Alicia, se me pasó este post tuyo no sé cómo. Me alegra ver que los comentarios son todos positivos, sin importar la creencia de cada uno. En mi caso coincido con vos y con varia/os respecto a que para mi se apaga la luz y no hay más nada. En las ciudades más grandes son más tolerantes a que se pueda pensar diferente.. Yo viví en BsAs y ahora en Posadas, y acá soy la oveja negra de la familia : )
    Cuando tenés chicos es todo un tema, porque además uno quiere transmitirle lo mismo que uno cree. Y a su vez los familiares que hacen presión para que piensen como ellos. ¿Qué sentido tiene que fuerce a mi hijo a hacer un año de curso de primera comunión si yo mismo no creo en ello? sería una hipocresía de mi parte.
    En lo que coincidimos todos es lo mismo: ojalá se haya salvado… No es maravilloso eso?

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Hola Ale! Uh qué temita cuando en el medio está la familia y la educación de los chicos!! Eso es algo que se tiene que decidir dentro de la familia y después se verá, no? Con respecto a si es en Bs As o en las ciudades del interior, puede ser, uno generalmente ve que la gente puede ser más conservadora pero no podría afirmarlo ya que nunca viví en el interior, vos sabrás por qué lo decís 😉 Gracias por compartir!

  • Paloma| 1 junio, 2017

    Qué momento tan difícil… Si me hubiera pasado a mí, ya me imagino la escena: inmóvil frente a los paramédicos, mirando de acá para allá y tal vez preguntando si puedo ayudar en algo. Me hubiera sentido una inútil. Yo tampoco soy creyente pero así como alguien perfectamente dijo, «de alguna manera al poner tu pensamiento y tu corazón deseando lo mejor para ese chico, estás rezando». La buena energía es contagiosa y ayuda. Creo que la buena vibra se «percibe» y más allá de que una no rece, deseas que esa persona esté bien y eso suma 🙂
    Ya de por sí que te hayan surgido ganas de escribir esto, habla bien de vos y de tus deseos de que ese chico se haya recuperado… cuánta gente pasará por al lado sin que le produzca nada, no? Si todos sintiéramos un poco más de compasión, de solidaridad, muchas cosas andarían mejor.

    • Alicia's Own| 1 junio, 2017

      Gracias querida Paloma. Tenés razón con tu reflexión final, sobre la solidaridad… Creo que más allá de que uno sea creyente o no, importa mucho cómo te comportás con el prójimo. 🙂 Besos.

  • nuri148| 6 junio, 2017

    Desde mi humilde punto de vista, sí rezaste.
    Tenemos la plegaria demasiado pegada a lo religioso, a la religión organizada. Para mí, «rezar» va más allá de una denominación religiosa. No hace falta creer en un dios (o en varios), o identificarse con una confesión, o recitar oraciones para pedir al universo que alguien, querido o anónimo, esté bien; que las cosas se arreglen; que no nos llueva en las vacaciones; para agradecer por lo bueno que nos pasa. Es el pensamiento y el corazón, más que las palabras y la improbable divinidad que las reciba.

  • Pia| 14 junio, 2017

    Alicia, oraste por él!!! El solo hecho de detenerte, de desear algo bueno para él, para que estuviera bien, para que su alma descansara, pensaste en su familia… muchos creen (creemos) que orar o rezar es repetir mecánicamente una oración o mantra y no es eso precisamente, es conectarse con ese ser humano, con esa vida, con su estado… es compadecerse mi palabra y estado favorito: ES LA CAPACIDAD DE PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO, es lo más bello que he aprendido en mi vida.
    A mi me sucede muy seguido, por ejemplo: cuando escucho una sirena de ambulancia, bomberos, policía o lo que sea oro para que lleguen a tiempo, que las personas que vayan allí lleguen a buen destino, que los que sean atendidos o ayudados tengan buen pronóstico, que sus familias puedan afrontar lo que venga de la mejor manera, que el personal médico o de seguridad sea iluminado por el Espíritu Santo para obrar de manera acertiva y oportuna, y así en muchas otras situaciones, no puedo evitarlo!!!
    Te contaré dos cosas que me impactaron mucho y no pasar de largo y no orar o hacer algo por esos seres humanos, podría ser yo, un ser querido, el ser amado de alguien, incluso alguien que no tiene quien lo piense o recuerde… lamentablemente esto último también sucede.
    1. El primer caso fue a principio de febrero de este año, regresábamos con mi esposo por carretera de Nasca y yo le pedí parar en un lugar que a la ida me había llamado mucho la atención (era un lugar donde hacían una especie de culto a unos cráneos humanos), al salir de allí un hombre me toca el vidrio del auto y me dice (nos dice), cuidado: en la carretera hubo un accidente… te prometo que al hombre no lo había visto en el lugar del que acababa de salir, no sé de donde salió… pero bueno.
    Estuvimos atentos en la víay nada, cuando de repente muy lejosssssssssss ya del lugar del aviso vimos muchos autos parados al lado de un barranco, y hasta estaban vendiendo helados, íbamos a seguir porque no había donde estacionarse, pero dije no, paremos. Era el lugar del accidente, mucha gente mirando, murmurando, era como un «espectáculo», me abrí espacio y ví el accidente, era un auto que había caído desde muy alto y a un roquerío en el mar… mira sentí un dolor, un imaginar que quizá fueramos nosotros y nuestras familias no supieran del triste suceso. Entre rabia y dolor dije: QUÉ HACEMOS TODOS AQUÍ OBSERVANDO SIN HACER NADA!!! ELEVEMOS UNA PLEGARIA POR ESTAS PERSONAS, POR QUIENES LOS SOCORREN EN ESTE MOMENTO, POR LAS FAMILIAS QUE NO DEBEN SABER LO DE ESTA TRAGEDIA, y con voz muy fuerte ore, pedí y luego invité a los presentes a rezar un Padrenuestro y un Avemaría… me sentí acompañada por esa gente, elevaron su oración con sentimiento… pensé que quizá se enojarían por mi actuar y la forma dura con que les hablé… pero fue lo contrario. Me retiré con mi esposo del lugar, con tristeza, nosotros viajamos mucho por carretera y no estamos exentos de algo así.

    • Alicia's Own| 14 junio, 2017

      Pía querida, qué conmovedora tu historia y qué fortaleza la tuya para enfrentar un momento así. Admirable realmente. Gracias por este comentario tan amoroso y por compartir esta vivencia.

  • Pia| 14 junio, 2017

    2. La segunda vez fue igual este año, ahora que lo pienso antes de viajar a Nasca… mi esposo iba a cortarse el pelo y su peluquero de siempre no estaba, así que buscamos otro sitio, era pleno verano, un sol infernal, fuerte:3 pm. Frente a la peluquería en la otra vereda estaba una mujer tendida, la gente le pasaba por el lado, nadie la miraba, nadie hacía nada. Sentí dolor y tristeza: un ser humano, que aunque lleva una vida en la calle merecía que alguien se detuviera, se cuestionara que pasaba… no pude quedarme callada, le dije a mi esposo que iba a llamar a la policía, te juro parecía muerta. Mi esposo me dijo no te metas, y eso porque la gente de la peluquería se dió cuenta que yo me alerté y molesté ante la indolencia… parecía muerta, y yo pensé en ella, en su humanidad, en que nadie merece esa indifencia!!! Llamé a la policía, mientras me interrogaban por teléfono no paré de desear-orarndo lo mejor para ella, para su vida, para su condición de vida de calle y la soledad… Sabes Alicia, la vida ha cambiado pero no podemos ser tan indolente, tan canallas!!!
    Desear el bien incluso a quien no conocemos o no nos agrada es orar, el interceder por él, pensar en que así no podamos hacer gran cosa, nos importa, nos interesa!!!
    Insisto: TU ORASTE, LO ACOMPAÑASTE, TE COMPADECISTE, FUISTE HUMANA!!!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: