Todas Somos Todas

A los 10 años mi cuerpo empezó a cambiar y en la calle empecé a notar que a veces pasaba algún hombre por al lado y me decía algo con malas palabras.

Recuerdo una frase en particular que uno me dijo, diciendo algo así como qué lindo lo que tengo entre las piernas. Nunca había pensado de esa parte de mi cuerpo en esos términos.

Un tarde de invierno, salí de la Cultural y me fui a la casa de mi tía que vivía  a unas 10 cuadras porque sabía que ahí me iba a estar esperando mi mamá que estaba de visita y después nos volveríamos a casa.

En el camino se hizo de noche y me desorienté un poco. No había nadie por ese barrio y justo, por mi derecha, viene caminando un tipo, de unos veintipico de años, creo, y, para no chocarme con él, me detuve y él siguió y con su mano me tocó lo que tengo entre las piernas y siguió como si nada.

Algo confundida seguí mi camino hasta que llegué a lo de mi tía y al regreso a casa, le conté a mami, que lloraba junto conmigo mientras me abrazaba.

A los 12 años, fui a dar el examen de ingreso al colegio al que, finalmente, entré y a la salida, tenía que cruzar un puente para ir al otro lado de la estación.

Al costado había una obra y unos tres tipos grandes me rodearon y me decían «A dónde vas mi amor? Qué hacés solita?» y sin mirarlos, seguí mi camino y los tipos se hicieron a un lado y pude cruzar el puente.

A los 17, camino al colegio, una mañana, cuando estaba a dos cuadras, un tipo al que no había visto en ningún momento, de atrás, me tira de la mochila, me agarra de la espalda y me metió su mano por donde se le antojó y porque me puse a gritar como loca, salió corriendo.

A lo lejos vi que había un hombre que estaba caminando, supongo que yendo a su trabajo, se dio vuelta, miró y siguió.

Yo también. Llegué al colegio, le conté entre sollozos a algunas amigas lo que me había pasado y quedó ahí. Del colegio no se acercó ni se anotició nadie y no los culpo. Me da no sé qué decir «En esa época era así» pero era así. Si yo no les contaba, cómo se iban a enterar? Y qué iban a hacer?

Llamar a la policía para que venga a estacionarse un patrullero todas las mañanas, pegado a la puerta del colegio por un mes? Como cuando pasó lo que le pasó a una compañera, cuando estábamos en segundo año y teníamos 14 años: Un tipo se le cruzó y se la mostró.

A los 15, otra compañera así como al pasar, me contó que su papá estaba en su casa con una pierna quebrada. Unos días antes habían salido ella, su hermana, su papá y su mamá y, cuando volvían de noche, unos tipos pasaron por al lado y las manosearon a mi compañera y a su hermana y salieron corriendo. El papá los corrió, los alcanzó y los tipos lo golpearon hasta quebrarle la pierna.

A los 18 años, estando de vacaciones en un balneario, fui a caminar por un costado de la pileta y sentí que chistaban y miro a un costado y un grupo de pibes de más o menos mi edad o más rodeaban a otro que la tenía afuera y me la estaba mostrando.

A los 19 años decidí visitar un ginecólogo y busqué uno que me correspondía por mi obra social. Fui, hablamos de esto y aquello, controles, etc. En la segunda visita, el tipo, como si nada y porque sí, comenzó a tocarme los pechos de una forma que me parecía que no era la que correspondía y hasta me hizo doler.

No sabía qué decirle y me sentí muy indefensa en su consultorio.

Hablando luego con unas amigas, me dijeron que él no tendría que haberme tocado sin antes haberme pedido permiso. Nunca me lo había pedido y yo, claro, no sabía.

Tuve novios que me celaban y me desconfiaban y te juro, no había motivos para reproches. Otros me hacían creer que los celos eran una demostración de amor y que los reproches los recibía porque me los había buscado. Otros me miraban mal si osaba dar mi opinión en una reunión de amigos y algún otro me felicitaba por haber hablado y opinado en una reunión, como sorprendido de que pensara y diera mi parecer.

Yo nunca fui alguien que se caracterizara por no leer o por no entender pero ante ciertas circunstancias se ve que no me sabía defender. O no había libros que te enseñaran cómo reaccionar.

Por eso, celebro que exista el «Ni Una Menos» o el slogan que le quieras dar pero que saque a la luz que eso que me pasó y les pasó a tantas no se tiene que callar y que se tiene que denunciar y que no es tu culpa y que no está bien y que no es normal.

Tampoco hay que resignarse que porque es usual y común, hay que bancárselo y saber que es lo que te espera por el hecho de ser mujer y poner un pie en la calle.

Hoy hay chicos de menos o más de 10 años y adolescentes que están recibiendo el mensaje de que esas costumbres no son aceptables y que hay que denunciarlas.

Lo que yo te cuento sí, me pasó y siempre que te ponés a charlar con alguna amiga o compañera, si este tema salta, todas, cada una de las chicas, te anoticio amigo lector, tiene algo para contar.

Afortunadamente, el grito está en la calle y se ha dejado oír para que no le pase a nadie más. Porque a todas nos pasó. Porque todas somos todas.

Comentario (58)

  • marisa| 20 octubre, 2016

    Alice siempre tan clara, estoy muy sensibilizada con la situación y tu escrito hoy me hace llorar, deseando que nuestra voz se escuche y las niñas crezcan en una sociedad distinta a la que nos tocó crecer a nosotras. Sexo débil? De qué hablan? Beso grande

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Gracias Marisa. Me queda ese consuelo, que a partir de ahora, con toda esta información, las chicas sepan que no está mal ni es culpa de ellas y menos que menos, que es normal. Besos.

  • Maria| 21 octubre, 2016

    Alicia sin duda – a todas nos paso. Y gracias por hablar de esto. No es un tema facil pero es importante que las mujeres vean que esto pasa, y repetidamente. Y que si es que pasa, eso no es motivo para sentirse avergonzada.

    Yo tambien me acuerdo de mis experiencias similares. Cuando tendria 8 o 9 anos fui con mi mama a comer a McDonalds. Ibamos cada mes o asi. Yo queria una coca cola y mi mama me dijo que vaya a pedirla a las cajas. Habia mucha gente y me puse a hacer fila. En un momento, un senor se me acerco de atras. Apoyo su miembro contra mi y si no recuerdo mal tambien me agarro por las caderas (creo que para poder restregarse mejor). Con toda la fuerza que pude encontrar, le pedi que se mueva para atras. Dijo que si, sorprendido de que le llamara la atencion, pero aun asi no lo hizo y siguio restregandose. Yo me acuerdo estar nerviosa pero no me movi. Pedi mi coca. Y el le pidio a la chica ‘un vaso de agua’ por el que no pretendia pagar: su posicion en la cola era solo una excusa y su motivo era claro. Queria solamente aprovecharse de mi. Volvi a la mesa temblorosa y no le conte nada a mi mama. Fue solo hace unos anos que le conte lo que paso ese dia.

    Otra vez, un colega de mi mama me acerco a casa en su coche. No me hizo nada, pero me empezo a decir cosas inapropiadas para una conversacion con una nena de 13 o 14 anos como que ‘las argentinas son las que mejor hacen el amor’ o algo asi, justo antes de que me baje del coche. Me baje rapido y evite encontrarme con el despues de esa ocasion.

    Ya mas mayor, me pasaron otras dos cosas.

    La primera, cuando venia caminando un dia soleado por la calle y un hombre me agarro una nalga. Tenia pinta de estar medio desequilibrado asi que esa no la considero mucho…

    La otra, cuando estuve de viaje por India. Un senor de unos casi 50 anos y mi grupo intimamos y el nos explico cosas sobre el pais y su cultura. En un momento, caminando me quede sola con el cuando mi grupo se alejo de mi. Me agarro y me dio un pico en la boca. Me quede sorprendida y empece a caminar rapido para reencontrar a mi grupo. A la vuelta a casa le conte lo que paso a nuestros dos guias de viaje.

    A esto, sumar roces tontos, piropos vulgares de obreros, etc. Como vos decis, nos pasa a todas. Lamentablemente. Yo me senti sucia, avergonzada, ultrajada cuando me pasaron estas cosas y supongo que otras tantas que me hayan pasado que intento no recordar. Creo que esa es la manera con la que las mujeres vemos estas experiencias. Y esta mal ya que no es nuestra culpa. Pero el sentimiento de haber sido ‘violada’, en el sentido mas amplio de la palabra, deja esa huella.

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Hola María. Muchas gracias por compartir y, a pesar de que nos pasaron cosas «diferentes» en cuanto a lo descripto, en el fondo es todo lo mismo y en el fondo, todas nos sentimos igual. Con contarlo, confirmamos que las chicas, las mujeres, no hemos estado seguras nunca. Besos.

  • Celeste| 21 octubre, 2016

    Hola Alice! Mi nombre es Celeste, me gusto mucho tu post, ya desde el coraje de escribirlo, de contar tu experiencia y defender esta causa. El primer paso es no callar, compartir y dialogar lo que nos pasa en esta sociedad como mujeres, y empezar a reeducar y reducarnos con respecto al valor y respeto que nos merecemos. Gracias por tu compromiso , a veces uno se siente que la gente siempre mira a un costado, nada peor que la indiferencia si queremos cambiar algo. Segui asi! Besos!

  • Norma.| 21 octubre, 2016

    HOLA!
    No soy argentina y en mi pais se piensa que Argentina es el pais màs desarrollado de toda la América Latina y al leer estos horrores me da pena, verguenza del asqueroso comportamiento de estos tipejos, te diré que en mi pais que estamos a años luz del vuestro
    recuerdo cuando me presentaba para una entrevista el jefesito me preguntaba si habia tenido abortos, si tenia novios, si recibia amigos,no me preguntaba nada sobre mis capacidades laborales, es un asco que tengamos que soportar todo esto.
    Saludos y gracias por tocar un tema tan delicado.

    NORMA.

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Hola Norma. Me he quedado más que sorprendida y horrorizada con lo que contás! Es tremendo y es hora que este tipo de acoso no sea visto solo como típico de algún país o región en particular, es ya mundial y hay que hacerse escuchar y respetar! Gracias por compartir!

  • Mamy a la obra| 21 octubre, 2016

    Ali me corren escalofríos al leerte y es que no puedo dejar de pensar en Clarita y te juro que sufro. Ya de por si la inseguridad es un tema que mas de una noche me despierta y no puedo evitar pensar en que haremos cuando a felipe o clarita le llegue la edad de querer salir….te juro que ya estoy sufirendo!! Porque uno puede concientizarlos, educarlos, mostrarles lo bueno y lo malo…pero hay tanto ahi afuera que esta lejos de la decision de uno….es un tema tan complicado el camino que esta tomando el comportamiento social….es tan preocupante. yo siempre digo que para mi la base de todo esta en el respeto. Yo creo que de alli parte todo lo demas, la educacion, el amor, el desarrollo….para mi si no hay respeto, no hay nada. Y lamentablemente hoy en dia, cada vez se ve mas seguido la falta de respeto en todo. Todo. Y a mi al menos me preocupa tanto. Me preocupa por mis hijos, pero tambien por mis sobrinos, por mis vecinitos y por cada chico al que le estamos heredando esta sociedad, porque aunque sea dificil, nosotros somos grandes y tenemos maneras de defendernos, pero los chicos son tan indefensos…..no se….no se que decir al respecto….me cuesta un poco hablar de esto sin que se me llenen los ojos de lagrimas porque realmente es una gran preocupacion en mi…..}
    Besote ali

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Ay Ju, y a mí me está costando pelearle a las lágrimas con cada comentario que me dejan! No te conozco ni conozco tus hijos pero de verdad tu comentario me ha emocionado y preocupado mucho porque lo que menos uno quiere es que a un niño, adolescente o adulto le ocurra algo semejante, que si no se denuncia, que si no se condena, se deja la puerta abierta para que se ejerza sin control y como si fuera lo más natural. Te mando un beso gigante y agradezco tus palabras.

  • Marchu| 21 octubre, 2016

    Gracias Alicia por comentar esas situaciones tan desagradables que muchas hemos vivido por el hecho de ser mujeres. Ojalá que no ocurran más casos extremos como los que motivaron las marchas de «ni una menos» , porque aunque sean hechos menores, no debemos permitirlos más. Nuevamente gracias por tratar este tema!!! Un gran cariño.

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Gracias mi querida Marchu. Hay que apostar a educar y a concientizar por eso las marchas son tan importantes! Besos!

  • Seelvana| 21 octubre, 2016

    Celebro enormemente que las mujeres nos estemos animando, movilizando y haciendo oír y a la vez me parte el corazón cada historia de ultraje y violencia.
    Dimos un paso enorme y a pesar de que hay obstáculos sabemos que somos enormes y podemos todo.

    Gracias por contar tus experiencias, estamos haciendo un mundo mejor ✨

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Yo espero que sí, Seel, que estemos en vías de hacer un mundo mejor y que sea un aprendizaje constante y que haya marchas todos los años para terminar de marcar a fuego que estos abusos son inaceptables. Besos y gracias a vos por este dibujo que inspira.

  • Nina| 21 octubre, 2016

    No sé por donde empezar. Todas sufrimos más de una vez una situación similar, es lo más humillante que hay. Realmente es muy valiente de tu parte compartir todo esto. Muchas veces, las familias enseñan a callarse estas cosas, a sentirse culpables por haber provocado una situación, a esconder la vergüenza. Es importantísimo enseñarle a la gente a nuestro alrededor que esa culpa ni esa vergüenza existen, que no somos responsables por la actitud de ningún hombre que se aproveche de su condición de hombre. Un abrazo <3

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Totalmente, Nina! Nada de esconder ni de hacer sentir culpable a la víctima, hay que cortar con esa costumbre de barrer todo bajo la alfombra! Gracias por tus palabras. Besos!

  • Gabriel Almada (lfwaterloo)| 21 octubre, 2016

    Muy buen -y valiente- post. Lo que escribiste afecta a todos, porque les pasa a muchas mujeres, y eso hay que denunciarlo y combatirlo, estoy totalmente de acuerdo.

    Esas mujeres son también nuestras esposas, hermanas, madres, hijas, sobrinas… y creéme que es muy pero muy duro saber que alguien cercano pasó por algo así y no poder hacer absolutamente nada al respecto, sobre todo si la víctima no puede contar todo enseguida. Como padre de dos hijas adolescentes, lo vivo y lo sufro en carne propia. De nuevo, felicitaciones por tu valentía. Un abrazo

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Gracias Gabriel. Yo pensaba también en los hombres, la bronca e impotencia que deben sentir saber que a sus hijas o hermanas o a alguien querido (o quien sea!) les puede pasar eso. Pensaba en mi papá, que directamente nunca me dijo nada pero sé que le habrá dolido muchísimo. Gracias por tu comentario. Besos para vos y tu hermosa familia.

  • Vanesa| 21 octubre, 2016

    Muchas gracias por tus palabras, como vos pusiste y las otras lectoras tambien..todas alguna vez pasamos por eso…de esas apoyadas intencionales en el bondi, de que no solo te quieran robar sino algo mas….me acuerdo y es terriblle la impotencia que surge.
    No hay que callarse y ese grito de «Ni una menos» que este bien presente.
    Con respecto a la movilizacion me impacto la imagen de un hombre con un cartel que decir «Estoy semi desnudo rodeado del sexo opuesto y me siento protegido»!!
    Beso enorme

  • Anónimo| 21 octubre, 2016

    Qué disparate, jamás hubiese pensado!! A mi en Uruguay nunca me pasó nada, ni a mis amigas. A lo sumo algún obrero gritando alguna gansada de alguna obra, pero onda cómica y ya de 16+. Y me acuerdo de una vez que un chico de mi edad, tipo 16-17 me paró por la calle y si no quería 1000 dólares para coger. Todo colorado, se fue corriendo cuando le dije q no. En Suecia me ha pasado que aún q otro borracho se me tire encima pero ya era «grande» y nada tan desagradable, más bien pesados. Me dejás shoqueada 🙁

    Espero que tengan un buen fin de semana!

    • Alicia's Own| 21 octubre, 2016

      Has sido muy afortunada entonces. Qué suerte que no te ha pasado pero, bueno, de todas formas igual das ejemplos que se pueden considerar en el como negativos y lo que es evidente también es que la nacionalidad es un detalle a veces. Gracias por pasar y comentar.

  • Ana| 22 octubre, 2016

    Querida Alicia, que duro y qué contradictorio que en pleno siglo 21 sigamos a vueltas con esto y que en muchos zonas de la tierra simplemente por nacer varón algunos se creen que pueden abusar del sexo opuesto.
    Por suerte yo no tuve ninguna mala experiencia física pero si que tuve que escuchar comentarios machistas en el trabajo aprovechando que era jovencita y tímida, claro está que ahora no los permitiría pero en aquel momento me callé. El consuelo que me queda es que esos personajes tienen hijas y probablemente se pregunten si se encontrarán a babosos como ellos (espero de corazón que no) y sufra un muchito.
    Tengo la esperanza de que las nuevas generaciones que van muy concienciadas con el tema gracias a que padres y madres se lo inculcamos de pequeños puedan cambiar esta tónica.
    Un saludo
    Pd Escrito en una noche de insomnio, veremos que salió

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Salió divino, querida Ana! Tu comentario es preocupante y también doloroso, qué pena da tener que escuchar comentarios machistas y estoy segura que hablaban así a propósito, para hacerte sentir incómoda. Qué crueldad. Claro que se darán cuenta ahora, que piensan en sus hijos o familiares y deben rezar que no les pase. Eso es que les pese la conciencia. Agradezco que hayas pasado y dejado tu comentario. Besos!

  • pflorenze| 22 octubre, 2016

    Hola Alicia, qué movilizante el relato. Lo que está pasando muestra un retroceso tan grande que significa que comos seres humanos no hemos superado al hombre medieval. No dejo de pensar en la crianza, no soy madre, pero es responsabilidad nuestra educar a niños y niñas en el respeto a los demás.
    Conozco a alguien que sufrió de violencia de género. Hoy a salvo. Pero fue muy difícil, le costó años salir y en ese período se alejó de familia y amigos. Es decir se alejó de mi también.
    No sólo la víctima sufre, sufren todos los que la aman y saben que no pueden, porque no se deja ayudar.
    Por eso digo si una persona en primer lugar te niega. Es decir te hace creer que vos no sos, que vos no podés, que vos no tenés que hacer tal cosa, que elijas otra cosa, la que a él le pareza HAY QUE HUIR. Nadie que te ame te quiere frenar, te quiere atar, te quiere controlar, te quiere disminuir. No hace falta un golpe, la violencia empieza con una palabra o un simple gesto.
    Besos Alicia.

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Gracias querida Paula, clarísimos tus conceptos y mucho más el último párrafo que escribís es sumamente claro y es ahí donde se tienen que encender las alarmas. Así una aprende y comienza a cuidarse y a respetarse a sí misma también. Besos.

  • Flor| 22 octubre, 2016

    Hola a [email protected], creo que la mayoría de nosotras, lamentablemente, paso por un episodio de los que mencionan y al ser chicas y SIN información , una no hacía más que salir corriendo y contar poco/ nada al respecto . La convicción que tengo es que las nenas de hoy en día no van a pasar por lo que tuvimos que pasar algunas de nosotras. Argentina necesita hacer un click social y cultural en muchísimos aspectos y creo que en este tema estamos dando el primer paso. Un beso Ali, muy buen post.

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Muchas gracias Flor! Sabés que me llena de esperanzas que se hable con todas las letras y que todos y todas vean que no está bien y que no hay por qué bancarse este maltrato por el mero hecho de ser mujer y que no tiene que quedar impune nunca. Besos.

  • Tota| 22 octubre, 2016

    muy bueno tu post, querida Alice, Cuantos sentimientos de estar indefensa, desprotegida, humillada, avergonzada. Lamentablemente, creo que todas tenemos situaciones similares. Depravados, abusadores, repugnantes hubo siempre, pero no se hablaba mas que en el entorno cercano. Me acuerdo de tipos queriendo apoyarse en el tren,o tocarme y hacer malabarismos para que no se acerquen o tener que decirle en voz alta que se corra, y sentir yo la vergüenza por las miradas. o pasear tranquila por la calle o parque y que tres tipos me hayan mostrado sus partes como primates asquerosos; o escuchar tipos que se te acerquen a decir las peores guarangadas. Lo que me parece mas importante es que se hable de todo esto.. para prevenir, para saber que hacer en esos casos, en saber que quedarse callada no es la solución. Contarlo por las redes , y que nada pase desapercibido.

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Exacto, hay que contarlo, hay que educar que estas prácticas no son aceptables y que nadie tiene por qué padecerlas. Ojalá el mensaje les haya llegado a todos. Gracias por pasar y comentar! Besos.

  • Irma| 22 octubre, 2016

    Moviliza tu relato! Gracias!

  • Silvina| 22 octubre, 2016

    Una pena que la mayoría hayamos tenido que pasar por esas situaciones. Y mientras mis hijas crecen me angustia pensar que alguna vez tengan que pasar por eso. Por más que uno les enseñe a estar atentas y cuidarse.

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Es cierto Silvina, no quisiera ni imaginar la desesperación siendo padre o madre, imaginar siquiera que les pueda pasar algo así a tus hijos. Que nunca más vuelva a pasar. Besos y gracias por tu comentario.

  • Ana O| 22 octubre, 2016

    Esto me revuelve recuerdos de situaciones parecidas. Tuve que dejar de leer los comentarios o me ponía a llorar. Qué indefensas estamos las mujeres, sobre todo las chicas. Y ni hablar cuando el abusador es de la familia.
    Hay que hablar, gritar, patalear, denunciar.

    • Alicia's Own| 22 octubre, 2016

      Totalmente, Ana. De eso me di cuenta al ir detallando todo, qué indefensas estamos! Gracias por pasar y comentar.

  • Mónica| 23 octubre, 2016

    Hola Alicia,

    Es así como decís, todas pasamos por situaciones similares y, en gral., no pudimos contarlo o reaccionar para defendernos. Hoy en día las adolescentes están más informadas, lo veo con mi hija de quince años. Y, si bien los abusadores van a seguir existiendo, el cambio viene marchando.
    Para distender un poco te cuento algo: cuando era chica tenía mucha vergüenza de pasar por una obra en construcción ( todas sabemos las cosas que te dicen…) con el tiempo mi trabajo me llevó a estar en obra varios días de la semana y desde adentro les garantizo que el 90%de los obreros cuando ven una mujer que les contesta o les habla con autoridad se achican. Sí, en grupo y para la vereda son todos machos, adentro no tanto….

    Cariños,
    Mónica

    • Alicia's Own| 23 octubre, 2016

      Tal cual Mónica. Me pasó con un tarado una vez que me venía siguiendo, diciendo barbaridades y cuando me di vuelta y le grité que se callara, se achicó, y se bajó la cabeza y se fue caminando para el otro lado. Pero claro, ya era grande. Cuando tenés 11 o 12 años o sos adolescente, no te animás a algo así pero ojalá las chicas sepas y aprendan que sí, se tienen que animar a contestar, a gritar, a denunciar y no solo a extraños que las maltraten así por la calle sino a familiares o amigos o novios que se abusen de ellas. Gracias por tu aporte, besos.

  • Grace| 23 octubre, 2016

    Creo que es raro encontrar a alguna que no haya pasado por alguna experiencia parecida.
    Me parece que lo más complicado es cuando sos chica, que entre el miedo y la verguenza te achicás, ya siendo una adulta sabés que enfrentándolos ganás.
    La primera que pasó fué con un compañero de clase, que como era repetidor era mayor qeu todos y además era muy alto, por lo que parecía mucho más grande y simpre en clase se metía con todas y estaba diciendo pavadas, resulta que yo empezé a estudiar inglés y cuando llegaba la profesora nos hacía esperar en el jardín y solo nos dejaba entrar cuando salía la clase anterior, y un día yo estaba en el jardín sola y apareció este compañero (que no iba a inglés, pasaba por la calle) y se acercaba hacia mí diciéndome «dame un beso» yo corrí hacia la calle y por suerte llegaba otra compañera que era mayor y le gritó y el tonto se fué….en casa no conté nada pero me daba miedo ir a inglés, y lo que hacía era llegar pasada de hora para entrar directamente y no quedarme en el jardín sola o que ya hubiesen llegado más compañeros de clase…..tenía 9 años, y al año siguiente le dije a mi madre que no quería ir más a inglés, nunca supo porqué, y como me arrepiento….
    Otra que me pasó fue un poco más grande con 12 o 13 años, cuando iba al liceo, siempre veía un tipo que limpiaba los vidrios de una sucursal bancaria antes de abrir al público, eran vidrios grandes, se lo veía de cuerpo entero, pues un buen día me lo veo con todo al aire limpiando los vidrios!!! se lo conté a mi madre y no me creyó !!! se lo conté a una amiga que a veces pasaba por mi casa y nos íbamos al liceo juntas, así que vino conmigo y ella también lo vió, se lo contó a su madre y lo que hizo fue mandar a su hermano que tenía 2 o 3 años más que nosotras a que nos acompañara, el tipo estaba con todo al aire y cuando lo vió a él se escondió detrás de las cortinas….quedo en nada…..y lo que más me dolíó fué que mi madre no me creyó.
    Eso fué lo más gordo que me pasó, después que te digan groserías por la calle el pan nuestro de cada día….
    Por eso me parece genial lo que escribiste, y que el tema esté en el tapete, espero que no pase al olvido en unos días…
    Hoy como adulta, no tengo miedo pero sí mucha rabia, y si veo alguna mala intención con mi mirada de hija de la gran…….los achico enseguida, pero me preocupan las chicas, creo que es muy importante prepararlas, que sean seguras, que sepan que los que están fuera de lugar son esos maleducados y no ellas, y sobre todo; las adultas, las mamás, tías, hermanas, etc. abrir los ojos y escuchar a las más pequeñas; a mí me marcó mucho que mi madre no me hiciera caso.

    Perdoná que se me hizo muy largo…..
    Besos.

    • Alicia's Own| 24 octubre, 2016

      No, Grace amorosa, nada que perdonar, me gustan todos los comentarios, cortos o largos y los leo y los contesto, no te preocupes. Es muy preocupante e irritante enterarte una y otra vez de miles e infinitos ejemplos de los abusos que cotidianamente sufren las niñas, adolescentes y mujeres cuando salen a la calle, camino al colegio o a su trabajo. Hay tipos que, justamente, se portan así porque para mí, en el fondo, por algún motivo, nos detestan. Gracias por pasar y compartir. Besos.

  • Yolanda Fernández| 23 octubre, 2016

    Es muy duro caminar la vida con el peso que deja el abuso sexual encima.
    A los violadores y abusadores debían encerrarlos y castrarlos.
    En mi país, cuando un violador de niños/ñas llega a la cárcel, los otros presos lo asesinan… es como una «ley» carcelaria tácita que se aplica a todo violador de infantes.
    Es una salvajada, pero así están las cosas…
    Saludos, Alicia.

  • Ayelen| 24 octubre, 2016

    Alicia, el dia que lei este post me quedo un nudo en la garganta, que valiente fuiste al compartirlo, y que bien hace a muchas que habran estado en situaciones semejantes. Recuerdo solo un comentario desubicado en mi pre-adolescencia y me paso exactamente lo que describis, desconcierto, confusion… Gracias por tus palabras, tus reflexiones, aplaudo como generas conciencia!!

    • Alicia's Own| 24 octubre, 2016

      Gracias a vos, Ayelén, por tus palabras. Lo compartí porque supuse con razón que no soy la única a la que le pasó y, como bien comprobé, les pasa a todas, lamentablemente. Besos.

  • Nati| 24 octubre, 2016

    Gracias por ser tan valiente, por animarnos entre todas a hacerle frente y a desnormalizar la violencia.
    Saludos!

  • migue2015arg| 24 octubre, 2016

    Que triste ver cuantas mujeres sufren eso. Uno no es consciente de todo lo que viven. Esas cosas se tienen que terminar, es increíble que haya tipos tan, pero tan… Y tanta impunidad !

    • Alicia's Own| 24 octubre, 2016

      Sí, Miguel, muchos hombres de bien como vos ni se imaginan todo lo que hay que afrontar en un día cualquiera, tengas la edad que tengas! Gracias por pasar y comentar.

  • Victoria| 24 octubre, 2016

    Que triste vivir asi. Con miedo con angustia! Que bueno que puedas escribir este tipo de cosas. Realmente te felicito por esa facilidad de contar l que te pasó y te pasa.

  • ceci a.| 24 octubre, 2016

    Ali linda!!! Qué bueno leerte. Podría haberlo escrito yo, como vos podrías haber escrito lo que yo escribí en mi FB hace unos días. Como bien decís: a todas nos pasó. Celebro y agradezco que dejemos de normalizar estas situaciones. Es un paso hacia algo mejor. Seguro que sí. Te abrazo fuerte!

    • Alicia's Own| 25 octubre, 2016

      Gracias Ceci querida! El primer paso, el de aprender que esto no se tome como normal, está dado pero es algo que hay que estar repitiendo constantemente, el mensaje no se debe perder. Besos! Y gracias por ese abrazote!

  • Geraldine| 28 octubre, 2016

    Es terrible Ali, más que cuando una es chica, no se olvida jamás esos comentarios o situaciones. Ahora de grande los miro con mi mejor cara de traste y no se animan ni a mirarme. Ahora escribiendo (es muy loco como surgen los recuerdos!) recuerdo ir a la facultad con un morral que me tapara mi trasero y al subir al colectivo (porque claro ahí te dejan subir para mirarte) arruinarles el panorama. Triste. Siempre los odié a los tipos por ser así. Los detesto. Besos Ali.

    • Alicia's Own| 29 octubre, 2016

      Viste, Geraldine, cómo empezás a recordar! A mí me empezó a suceder cuando sucedió la marcha, fue increíble, un recuerdo tras otro y me sorprendía qué tan dormidos estaban en mi memoria! Gracias por dejarme tu comentario y compartir. Besos.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: