La Mesa De Mamá

mesa

Es difícil explicar, siquiera entender. O sea, me pasó, es real y vi a mis padres ya fallecidos al llegar después de haber viajado con esa triste noticia atragantándome de angustia.

Es difícil desarmar tu cuarto de toda la vida vivida con ellos: Tirar papeles y recuerdos que creías que siempre te iban a acompañar para, alguna vez en tu madurez, mirar y releer para ayudarte a recordar tu vida vivida.

Pero cuando no vivís más en ese lugar y tu historia presente ha cambiado tu manera de encarar el futuro, entonces no tiene sentido. O no se lo querés dar.

Y te das cuenta de que las cosas, lo material, no te dan identidad. Los libros leídos y seleccionados especialmente y que formarían parte de la biblioteca que alguna vez ibas a exhibir con orgullo, fueron regalados: de un viaje para otro, esos libros dejaron de tener alma y pasaron a ser cosas que ocupaban espacio.

La casa se desmanteló por dentro para dar paso a la nueva familia que vive allí. Yo solo fui responsable de deshacerme de todo lo que hubiera en mi habitación. Ni quise tocar las cartas, cuadernos y otros objetos de mi hermana menor que desde 1994, cuando falleció, seguían ahí, en su escritorio.

Junté algunas cosas y cerré la puerta. Y a mi hermana mayor le dije que se quedara con todo y que ella hiciera lo que pensara más conveniente.

Lo físico, lo finito, lo que ocupa lugar ya no me importaba más.

Y me volví.

Y seguí viviendo mi vida acá, con recuerdos que ocupan lugar solo en mi mente, con algunas fotos, con mis diarios íntimos desde los 12 años en adelante.

Un día, llegó una foto de mi hermana por WhatsApp y enseguida entendí de qué se trataba: la mesa de mamá:

La mesa de toda la vida, alrededor de la cual comíamos en familia mientras hablábamos o discutíamos; sobre la cual papá apoyaba el diario o sus libros para sumergirse en la lectura mientras mamá escribía el pedido de sus clientas de Avon y sobre la cual nosotras desparramábamos los cuadernos y lápices para hacer la tarea.

Pero en la parte de abajo, donde no se veía, mi hermana menor y yo habíamos escrito y descripto distintos acontecimientos de nuestras vidas con fechas. Tendríamos 10, 11 años? Estoy segura que todavía están ahí, con letra chueca que seguro la entiende nadie más que yo!

Entonces al ver la foto, me acordé de algo que mi hermana mayor ya me había comentado: Ella está ayudando a construir una capilla en un barrio humilde y les falta todo y de todo. No tenían altar y se acordó de la mesa

Mamá no era muy devota, yo ya no creo en nada pero la foto me emocionó. Saber que sobre esa mesa hoy se puede apoyar un cáliz que más adelante dará la comunión a chicos que tienen toda la inocencia y la vida por delante; saber que sobre ella se apoyarán unos anillos que unirán dos personas que se aman; saber que sobre ella se impartirán bendiciones de vida eterna en un bautismo, me hace creer que mami, de alguna forma, está.

Está ahí, siendo celebrada de forma anónima, siendo recordada aunque no se la conozca.

Como la celebro y la recuerdo yo ahora, a dos años de su partida.

Pero igual te extraño, mami.

Comentario (69)

  • Puli (Camino Al Andar)| 2 octubre, 2016

    Alicia me hiciste llorar. Que emotivo tu post. Qué duro habrá sido vaciar tu cuarto pero admiro el enfoque que le diste. A veces me cuesta desprenderme de las cosas de mi infancia porque uno en ese momento las atesoraba pensando que serían «para siempre». Y luego hay que entender que todo cambia y también aceptar que ese cambio es positivo.
    Me encanta leerte porque siempre nos sorprendes con algo diferente!
    Un beso!

    • Alicia's Own| 2 octubre, 2016

      Gracias Puli amorosa! Es tal cual decís, todo cambia y nunca sabés para qué lado te llevará la vida. Besos y gracias por pasar y comentar. 🙂

  • Gabriel Almada (lfwaterloo)| 2 octubre, 2016

    Hermoso post, Alicia. Viviendo tan lejos, uno sabe o asume que no va a poder tener muchos recuerdos físicos de la vida anterior;es por eso que me considero privilegiado al tener en mi casa el perchero valet de mi abuelo, los adornos navideños hechos a mano de mi abuela o la guitarra (la guitarra, nada menos!) de mi padre…

  • Irene| 2 octubre, 2016

    Me emocionaste!!! Beso grande!!! (ese monstruo extraño que sale en lugar de mi foto debe ser obra de mis hijos, no soy yo…)

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Hola Irene, gracias por pasar y por tus palabras! Con respecto al monstruo, es algo que sale por default cuando no sale la foto de quien comenta 😉

  • Maria| 2 octubre, 2016

    Que dulzura de post! Me encanto leerte.
    Te entiendo perfectamente, yo como vos tambien deje muchos recuerdos ‘atras’ y me da mucha alegria cuando veo los pocos que me quedan o cuando alguien me recuerda algo del pasado que no recordaba.
    Y es muy lindo que uno de esos grandes recuerdos para vos ahora este en uso en otro ambiente y haciendo feliz a otros. Ojala puedas algun dia visitar esa capilla y ese altar-mesa y que solo vos puedas explicar de donde venian las letras chuecas inscritas… 🙂
    Besos.

  • Mirta| 3 octubre, 2016

    Bello y conmovedor relato, gracias por compartir tus sentimientos. Es para hacer un libro con los recuerdos, uno los selecciona y guarda los que nos sostienen y dieron felicidad, es lo más sano. Es hermoso el destino de la mesa de tu mami, de toda la familia! Abrazo a la distancia.

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Mirta, muchas gracias. Coincido que uno guarda lo que lo sostiene y en mi caso, son unas pocas cosas y lo que me sostiene con respecto a mis padres y hermana es recordarlos, siempre, aunque no deje de extrañarlos. Abrazo para vos.

  • Marchu| 3 octubre, 2016

    Muy conmovedor lo que relataste Alicia!! Fue Muy fuerte para mi el desprenderme de esos objetos que contas. Algunos he guardado y otros los he traspapelado en alguna mudanza. Ante tanta pérdida familiar el hecho del nuevo destino de la mesa de tu madre es muy fuerte. Un beso grande y gracias por compartir esta experiencia íntima.

  • Flor| 3 octubre, 2016

    Ay Alicia, me emocione mucho… Este anio, por distintos motivos no voy a poder viajar a casa hasta marzo, y no va a haber Navidades con mi mama.
    Y la extranio horrores.

    Con respecto a las cosas materiales, es difícil armar nuevamente una vida lejos de casa, y es difícil ver que cosas vienen con nosotros y que cosas se van. Igual, van pasando los anios, las visitas, y las cosas que realmente tienen un valor sentimental vienen con nosotros, y las otras pasan a un recuerdo del tipo… te acordas de tal cosa.

    Creo que mas extraño momentos o situaciones, las cosas materiales después de varias mudanzas pasan a un segundo plano.

    Beso grande.

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Exacto, Flor, uno empieza a extrañar y a recordar momentos, ciertos acontecimientos y todo lo material deja de tener la relevancia de entonces. Beso para vos, gracias por pasar y comentar.

  • Anónimo| 3 octubre, 2016

    HOLA! es muy temprano y acabo de leer tu post, me emociona lo que cuentas, yo si soy creyente y que lindo el gesto de tu hermana, esa mesa servirà y «de alguna forma tu mamita hace un guiño, por eso eres tan especial en el buen sentido de la palabra, por esa infancia tan hermosa que tuvistes y que es la que forma los adultos que hoy somos.
    Saludos y recibe un càlido abrazo.

  • Anónimo| 3 octubre, 2016

    Hola Alicia. Acá de madrugada decido leer tu post. Cuánta emoción!!! No pude conocer a tu mamá lamentablemente…pero considero que el destino que le dieron a esa mesa tan querida, es el mejor! Hace de que sigan vivos tantos recuerdos, como vos decís. Y quedarán ahí, vivos por siempre. Como todos los que guardas en tu mente y tu corazón! Agradezco que estemos conectadas al menos de esta manera. Me gusta lo que sentís y escribís. ABRAZO GRANDE!!!

  • Gera| 3 octubre, 2016

    Hermoso lo que escribís. Se lo que se siente el llegar para desarmar y ya esta. Me pasó, hice lo mismo, llegar deshacer mis cosas y repartir otras tantas. Los libros, las cosas quedan atrás, lo material también.
    Justamente hoy en el desayuno estaba hablando de la mesa de la cocina de mis padres, eso es lo único que quisiera recuperar.
    Beso enorme.

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Ay Gera, qué coincidencia… Es que la mesa familiar es lo que une a las familias donde el énfasis está en la unión y la educación porque ahí es donde suceden las cosas cotidianas que hacen que uno sea lo que es. Gracias por pasar y comentar.

  • Millflores| 3 octubre, 2016

    Alicia, me ha emocionado muchisimo tu post, tu claridad para expresar un sentimiento que a veces se hace muy dificil de poner en palabras…es cierto que las cosas materiales no tienen el mismo valor que los recuierdos, pero qué lindo que tengan una «segunda (o tercera..» oportunidad y formen parte de un nuevo proyecto como la mesa de tu mamá-
    un beso fuerte.
    Flor

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Gracias querida Flor, es bueno que cosas materiales tengan otra vida y se reciclen en un lugar que a muchos les trae sosiego. Besos!

  • pflorenze| 3 octubre, 2016

    Hola Alicia, leer esto un lunes temprano, donde la mayoría tenemos la palabra obligación en la cabeza, es realmente emocionante.
    Me imagino lo que debe haber sido desprenderse de tanto recuerdo, pero a la vez supongo es necesario para seguir adelante. En este caso esa mesa que quedó formará parte de los recuerdos de tantos otros.

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Sabés que sí, Paula, que desprenderme de todo fue necesario para seguir adelante, si no, no hubiese terminado de procesar nada. Bueno, tampoco es que se termina de procesar del todo… Gracias por tus palabras!

  • Vanesa| 3 octubre, 2016

    Uff sumamente movilizante lo que contas, como en pocas palabras se me venian esas imagenes q describis..y te imaginaba ahi..con tu hna en esa aventura q tenia de escribir en la mesa.
    Creo que no pudo tener mejor destino y me alegro por eso.
    Un abrazo fuerte linda!

  • Mónica| 3 octubre, 2016

    Hola Alicia

    Qué lindo que cada tanto escribas estos posts, «humanizan» el blog.
    La semana pasada se me rompió una perforadora que estaba en la casa familiar hace treinta años, no sé por qué de los cuatro de mi familia era yo quién la tenía. Mandé la foto por whatsapp a mis papás y mi hermana, quién sabe qué recuerdos habrá disparado en cada uno…
    Es verdad que las cosas materiales no tienen la misma importancia que los recuerdos, pero yo creo que sirven como ancla, te atan, en el buen sentido, a las cosas del pasado.

    Cariños,
    Mónica
    PD no tiré la perforadora!!

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Exacto, Mónica, las cosas te atan pero cuando vivís lejos, lejos de tu contexto en el que te educaste, a veces te das cuenta que, justamente, lo que no te hace bien es tener un ancla. Por lo menos me pasa a mí eso. Gracias por tu comparación porque me hizo pensar mucho.

  • veropalazzo| 3 octubre, 2016

    Ay Ali! sin dudas no pudo terminar en mejor lugar esa mesa. Te abrazo como te abracé ese día que la casualidad hizo que viajáramos juntas volviendo a tu casa después de un momento tan triste. Un beso grande!

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Es cierto, Vero! Nos conocimos el día que volvía de Argentina y el destino hizo que nos sentáramos juntas! Gracias por tus cálidas palabras. Besos!

  • Estela| 3 octubre, 2016

    Es un post muy emotivo.. que bueno que le han dado ese uso a la mesa.. es especial..
    Que dificil debe ser todo el proceso ese.. igual es un paso mas que necesario para seguir avanzando..
    te mando un beso

  • migue2015arg| 3 octubre, 2016

    Hacer tripas corazón ! muchas veces nos toca tomar decisiones que serán para siempre… Y todo cambio siempre duele, algo se pierde. En este caso el dolor es muy profundo y me imagino la angustia que te produjo. Tengo un recuerdo hermoso de Fernanda, en lo de Marcelo. Hay que quedarnos con los buenos recuerdos, aunque sea en la mente y el corazón.
    Saludos

  • @Pahou1| 3 octubre, 2016

    Me hiciste llorar (literal). Me puse en tu lugar. Me cuesta mucho disociar las cosas de las personas y cuando leí lo que pusiste de la mesa de tu casa pensé en mi papá leyendo el diario cada fin de semana, o sacando cuentas en papel y a mano! (no usaba calculadora y las hacía perfecto), mi mamá cosiendo, mi hermana y yo haciendo los deberes….o estudiando para el último final de la facultad….uff mucho. Me hiciste pensar, recordar y lloré porque es algo que me pone muy sensible todavía. Mi papá falleció hace 2 años y yo también lo extraño mucho.
    Te mando un beso grande!

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Gracias Pao amorosa, me emocionaste vos a mí, imaginando esa escenas cotidianas que describís con tanto amor. Un beso para vos.

  • Cecilia| 3 octubre, 2016

    Me emocionaste mucho. Tenès un don especial para decir tanto en pocas y sentidas palabras. Me alegro que la mesa de tu mamà se haya reciclado en esa función tan noble, especialmente en un barrio humilde. Y te felicito por soltar los recuerdos materiales, todas las vivencias quedan en tu corazón y ayudaron a formarte como la buena persona que sos hoy. Abrazo enorme

    • Alicia's Own| 3 octubre, 2016

      Gracias Cecilia! Creo que el hecho de que se la reutilice en un lugar tan particular haría tan feliz a mi mamá! Por eso es que con toda felicidad me encantó enterarme! Besos!

  • Andrea| 3 octubre, 2016

    Y la vas a extrañar toda la vida, Ali!! Pero, qué hermoso escribiste lo que escribiste! Es maravilloso cómo la vida se encarga de cerrar círculos que, muchas veces, no hemos podido cerrar nosotros. No es cualquier lugar, aunque ya no creas. Vos lo dijiste muy bien. Pasate por esa capilla cuando vengas y espiá donde dejaron los mensajes con tu hermana, Es la única foto que puede hacerle fuerza a esta. Te abrazo fuerte. Yo también extraño a mi mamá. Andrea

    • Alicia's Own| 4 octubre, 2016

      Andrea, gracias por tus palabras de aliento! Tengo que acostumbrarme a ese sentimiento de extrañar siempre. Porque hasta no hace mucho, extrañaba con esperanza de volver a ver pero es hora de resignarse. Besos.

  • Norma.| 4 octubre, 2016

    HOLA.
    Ayer te escribi, soy Norma y no se porque dice «anonimo» yo asumo cuando escribo algo, debe ser este aparato tonto.
    Saludos

    • Alicia's Own| 4 octubre, 2016

      Hola Norma! Gracias por aclarar que fuiste vos, fijate la próxima, por las dudas, firmá el comentario con tu nombre así, si llega a decir anónimo, por lo menos sé que fuiste vos 🙂 Besitos.

  • Esteban| 4 octubre, 2016

    Piel de gallina.

  • Pilita| 4 octubre, 2016

    Con Lágrimas en los ojos, no puedo dejar de enfrentarme a una de las cosas que más le temo en la vida: a que ya no estén aquellos a los que amo, a los que les debo la vida, a quienes a pesar de la distancia y mi edad falten y yo quede vacía, sin ellos, sin lo que son y significan.
    La mesa de tu madre, fue, es y será la testigo de miles de historias, momentos, alegrías y tristezas.. será la que apoye y sostenga,que viva la vida de quienes amamos a pesar de su ausencia física.
    Un abrazo para tí Alicia

    • Alicia's Own| 4 octubre, 2016

      Hermosas tus palabras Pilita querida y ojalá nadie tuviera que perder un ser querido pero la vida es así y cuesta, cuesta mucho a veces. Por eso hay que vivir a full! Gracias por pasar y dejarme este comentario tan lindo.

  • Lorena Rene| 4 octubre, 2016

    Hermoso lo que escribiste Alicia , ,me emocione hasta las lagrimas …. es así , lo valioso son los momentos vividos con nuestros seres queridos. Un abrazo grande desde Pna. Entre Ríos .

    • Alicia's Own| 4 octubre, 2016

      Gracias, querida Lorena. Como decís, los momentos vividos son lo más valioso y por suerte recuerdo muchos…

  • bettysreisen| 4 octubre, 2016

    Escribo con lágrimas en los ojos, porque realmente emociona tu relato, más sabiendo que no eres creyente, sin embargo has logrado darle sentido y valor al nuevo uso de esa mesa que atesora tantos recuerdos para vos.
    Besos!

  • Ana| 4 octubre, 2016

    Te mando un abrazo, que gesto tan generoso el de tu hermana y el tuyo también.
    Está claro que lo mejor que nos pueden dejar nuestros padres es una infancia feliz y los buenos recuerdos.
    Me emocioné leyéndote.
    Un beso

  • Yolanda Fernández| 5 octubre, 2016

    Alicia linda, es una forma particular de darle vida a tu mami.
    Fue muy sabia tu hermana mayor al donar esa mesa, pero que una mesa familiar pase a ser un altar es algo misterioso, divino. La ley de Dios dispuso que eso fuese así, eso no es casualidad.
    Ese «algo» mantiene a tus padres vivos… es demasiado hermoso y debes estar feliz, muy feliz en la distancia.
    Dale un beso a tu hermana…
    Te saludo con cariño.

    • Alicia's Own| 5 octubre, 2016

      Muchísimas gracias Yolanda y sabés, no me había dado cuenta, qué cierto cuando comparás a la mesa familiar con un altar, porque lo es, totalmente! Te agradezco tus palabras cálidas. Besos.

  • Anónimo| 5 octubre, 2016

    Que nobleza de espíritu refleja tu post. Las que te leemos sabemos que sos «no creyente», pero igualmente, yo creo que todos de alguna forma TODOS somos «creyentes». La fé sirve de amuleto en días difíciles y de ancla en tiempos de paz. Pero así también, la fé es la confianza en un lazo superior, como lo es la familia. La familia cercana, la lejana, la nueva, la conformada por los amigos de toda la vida y la reciente que nos toca actualizar cada rato con amigos del trabajo, vecinos…todos. Lo mundano de vivir toda la vida anhelando tanto las cosas materiales, y a la vez, saber que lo importante no está en lo físico, sino en las personas que lo usan, que lo comparten. Los buenos recuerdos son los que nos arman el espíritu. Que bueno saber que esa mesa servirá para muchas personas que van a buscar aliento para el alma. Casi nunca comento, pero siempre te leo, y esta vez me emocioné. Saludos!
    (la que alguna vez anduvo de paseo por Londres, y frente al Big Ben preguntó la hora.. jaja).

  • Lidia Rebolini| 5 octubre, 2016

    hola…..entre para leer lo de la serie que recomendas hoy y me encuentro con esta historia, que tierno, triste y lindo lo que contas !!! Un beso a gu hermana que llevo la mesa ahi ( al igual q vos yo tampoco creo mucho) pero de pensar que es tan util me da alegria. Besos Alicia !!!

  • chechuabeti| 6 octubre, 2016

    Hola Alicia: ví la foto y el título del post, y mi intriga me llevó a leerte…
    Cuánto te comprendo… mis papás estaban muy bien hasta hace muy poco y de repente mi papá nos dejó y mami se perdió en tiempo y espacio. SI bien nos acompaña físicamente, ya no es la mamá que me cuidaba y me comprendía… y me siento tan sola…
    Aún no desarmé toda la casa, ya que es algo que me supera en tristeza…
    Me encanta la simbología que representa ahora la mesa de tu mamá.
    Bellísimo recuerdo y gran mensaje!!!
    Cariños.

    • Alicia's Own| 6 octubre, 2016

      Muchas gracias Cecilia. Siento mucho lo que me contás, mi mamá tampoco fue la misma después de que falleciera mi papá pero la tenés con vos así que mimala todo lo que puedas! Besos y gracias por compartir.

  • Geraldine| 7 octubre, 2016

    Emocionante Ali .. y que lindo que escribis y transmitis todo. Admiro tu fuerza para sobrellevar esto que debe ser muy duro. Igual tu mami está con vos siempre y hay que recordarla con sonrisas .. besos

    • Alicia's Own| 7 octubre, 2016

      Gracias Geraldine. Sí, se hace duro y veo que con el tiempo la extraño más. Gracias por tus lindas palabras.

  • Grace| 12 octubre, 2016

    Ufa que emociones, por favor!!
    Inevitable el lagrimón leyendote, identificandose en tus palabras.
    Son temas fuertes y la distancia hace lo suyo también.

    Te mando un beso grande.

  • Marcelo| 31 octubre, 2016

    Me da Miedo… Me da miedo entrar a tu post a veces… lo digo sanamente, pero los recuerdos que me vienen a la memoria indican que ya nosotros tenemos años encima! Pero por sobre todo, muchos recuerdos. Como los tuyos, yo tengo los mios y por supuesto que recuerdo tantas cosas que he vivido sobre esa mesa! Hermosos recuerdos que me llegan desde niño… con las risas, los retos, los llantos los almuerzos, los juegos y las ensaladas que siempre Aldo queria que yo probara! Cuantos! Cuantos recuerdos que me traen tus publicaciones…! No tengo muchas palabras para volcar en este texto como los pensamientos que ya han ido muy lejos dentro de mi… Uno que volvia cada año para visitar a los primos y tios en cada verano o invierno, haran que siempre en cada publicacion tuya, vuelva a vivir todos esos lindos momentos que como en tu Mesa viví…

    • Alicia's Own| 31 octubre, 2016

      Gracias Marce querido! Mirá todos los recuerdos que atesorás!!! Detalles de los que me había olvidado! 😀 Gracias por describirlos, besos!

  • Claudia| 12 diciembre, 2016

    Hola Alicia, tu relato trajo a mi memoria la experiencia vivida hace 25 años tras la muerte de mamá, desmantelar una casa es duro, pero lindo a la vez porque ante cada objeto que encontramos se nos viene a la mente la historia que lo precede. Hace poco te sigo y estoy encantada de hacerlo, además vivis en mi ciudad favorita y ante tus relatos vivo en Londres también. Beso y abrazo para vos.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: