Cero En Romanticismo

IMG_20160720_171647

Sí, queridos, yo siempre fui la típica romántica soñadora, que siempre imaginaba vivir ever after con su príncipe azul (lo tengo, me casé con él!) y de las chicas de Disney, mi favorita era la Cenicienta.

Con algunos novios he tenido momentos románticos, claro que sí y con Ale no tantos pero no reniego de ello porque ya éramos grandes los dos cuando nos conocimos y ya habíamos dejado atrás muchas prácticas típicas de la adolescencia / juventud (cartitas, recopilación de canciones -no quiero decir cassettes– peluches…) .

De todas formas, hubo algún que otro momento romántico con Ale (este no fue uno de ellos!) y uno que recuerdo muy bien fue en Venecia, cuando fuimos para nuestro décimo aniversario de casados. En la cena, Ale me dijo con una inusual locuacidad, muchas cosas que salían de su corazón y eran todas hermosas palabras hacia mí y sobre nuestra relación y lo que él sentía por mí y…

Siempre trato de acordarme de sus palabras y no puedo! Le pregunto a él y él ni siquiera se acuerda de que me haya hablado tanto y de esa forma!

Somos tal para cual, se ve!

Sin embargo, se ve que no aprendo…

El otro día, al salir del trabajo, quise tener un momento romántico.

Como cada vez que llego o me voy, volví a pasar por entre unos canteros llenos de flores y en esta época está lleno de lavandas y es un placer para los sentidos porque me lleno de ese aroma que me encanta!

Hacía calor, estaba de buen humor, olí a las lavandas y se me ocurrió tomar unas florcitas para olerlas mejor. Viste como hacen en las películas? Abrís la mano y mientras caminás, vas acariciando las flores, las plantitas…

Pues abrí mi mano y mientras caminaba no bien empecé a acariciar las flores siento UN DOLOR que desconocí totalmente!

Nunca había sentido ese dolor! En un dedo!

Me miro la mano y veo que tengo una pequeña espina. En el dedo. Me dolía y me dolía y era tanto el dolor que el segundo que tardé en sacarme esa espinita me pareció eterno. Me quedé parada de la incredulidad que me producía ese dolor y que no se me iba! Pero si me había sacado la espina!

Llamé a Ale porque no entendía qué me pasaba. Estaba asustada, claro, y Ale me sugirió que me pasara un poco de alcohol en gel pero que si me seguía doliendo tanto, que fuera al hospital.

Me miraba el dedo y tenía apenas un puntito rojo y seguía el dolor y llegué hasta morderme a ver si el dedo me dolía más por la mordida que por ese dolor horrendo.

Si lo tuviera que describir, era sentir que me clavaban una aguja constantemente, hasta el hueso. Me puse gel y un poco se me pasó.

Creo que el dolor me duró una eterna media hora. De a poquito se me fue yendo pero tuve un malestar para el resto del día.

Al día siguiente, volví a pasar por el cantero y decidí investigar qué pude haber tocado.

Qué pude haber tocado? Qué me pudo haber tocado, mejor dicho!

Abejas!

Con razón! Ahora entiendo el dolor desconocido, nunca me había pasado que me picara una abeja!

IMG_20160718_171824

Mala!

Tan chiquitas y tan bravas!

Así que parece que me tengo que resignar…  hacerme la romántica no es lo mío!  😛

 

Comentario (32)

  • Virginia| 22 julio, 2016

    Jajajaja me moeeero… primero cuando no sale no sale… quizas tu romanticismo pase por otro lado… y segundo… no me acuerdo pero tenia un dia de aquellos y este post me hizo sonreir… jaja no pienses que me rio de vos eh!!! la situacion de imaginar «hoy voy a ser un toque romantica, y vas y te pinchas el dedo» jaja y encima lo llamas y te manda al hospital tipo y que queres que haga desde aca? jajaja son tal para cual!!!!! los adoro

    • Alicia's Own| 22 julio, 2016

      Gracias Virginia! Bueno, hagamos de cuenta que es que no me salió ser romántica esta vez!! 😀 Qué bueno que te divirtió, me alegraste vos a mí ahora! 😀 Besos!

  • Betty| 22 julio, 2016

    Que dolor! las abejas y las avispas son mis enemigas!
    No se si ponerte un 0 en romanticismo… te lo merecés por no observar dónde ponés las manos jaja
    Besos!

    • Alicia's Own| 22 julio, 2016

      Ay Betty pero qué me iba a imaginar que tocar lavandas era tan peligroso!!! 🙁 No lo hago más!!

  • Pilikina| 22 julio, 2016

    No se puede ser romántica Ali, no te sale bien, mira que picarte una avispa… con lo que duele!
    Yo recuerdo dos picaduras, aunque seguro que han sido mas y el dolor es fuerte fuerte.
    Una estaba en la piscina, iba descalza y pisé una avispa y estuve a punto de marearme del dolor y la otra me picó en el escote y la tia burra me hizo una cicatriz, pequeña, como la cabeza de un alfiler, pero aún la tengo.

    • Alicia's Own| 22 julio, 2016

      No lo puedo creer, dos vces! Sabés que me pasaba eso, que me mareaba del dolor? Y eso que era solo en el dedo pero fue tremendo!

  • Mariana| 22 julio, 2016

    Cómo te entiendo Ali! Una vez de chica pisé descalza una abeja y todavía recuerdo con dolor físico aquel momento horrendo en el que el agijón se clavó en mi planta del pie. Unas jodidas las pequeñuelas!

  • Anónimo| 22 julio, 2016

    jaja….leia lo del dolor y sola pensaba, pero que le pasó, como que le duele tanto, y se infecta….jaja maldita abeja, eso ni lo pense !!!! suerte ❤

  • Marchu| 22 julio, 2016

    Pobre Alicia!!! Una vez me pico una avispa porque el viento la sacudió hasta cerca de mi oreja!!! Un dolor tremendo!!! Es que los aguijones son un medio de defensa q tienen esos bichos!!! Que te mejores!!!!

  • Vanesa| 22 julio, 2016

    jaja perdon pero fue inevitable no reirme jijiji!! que tema linda!! uno que le quiere poner onda y la vida q no t deja ajajaja.
    A estar mas atenta la proxima y a seguir intentandolo ;).
    Besos y buen finde!

  • Mamy a la obra| 22 julio, 2016

    jajajajaja en la cabaña de vacaciones tenemos canteros con lavandas, enormes, y siempre estan llenos de abejorros….no abejas, sino abejorros, el mas grande, negro, y al haber tantos hacen un sumbido insoportable, yo siempre las esquivo porque les tengo terror!!!! Mi suegra me pide que le corte las florcitas y se las traiga y siempre me hago la sota, porque tengo miedo de acercarme!!!! jejejejeje

  • Estela| 22 julio, 2016

    jaja.. me hiciste reir! Pobrecita!!!
    Una vez me picó una abeja y fue doloroso.. una vez una le picó al michi en su naricita. él la estaba persiguiendo cual juguete y esta se vengó.. pobre gato lo veías refregarse la nariz desesperado después..
    Buen finde

    • Alicia's Own| 22 julio, 2016

      Pobre el Michi, Estela! Y no se podía quejar!! Por lo que me dicen en los comentarios, es muy común que te pique una abeja!! Y a mí me pasó por primera vez a los 46!!! Besos y buen finde!

  • pflorenze| 22 julio, 2016

    Ay qué dolor Alicia. Leía y pensaba eso no puede ser una espina!! y claaroo…Jamás me picó una abeja, pero mi marido les tiene pánico, terror, decirte que ve una y le baja la presión (un poquito exagerado). Sucede que de adolescente andando en bici le picó una en el labio, sí!! dice que jamás sintió un dolor tan fuerte.

    • Alicia's Own| 22 julio, 2016

      Paula, me imaginé lo que me contás que le pasó a tu esposo y me dio escalofríos!!!! Pobre! A mí me va a pasar lo mismo, les voy a tener pánico!!! Besos y gracias por compartir!

  • Ceci25| 22 julio, 2016

    Ay Ali, Qué mala suerte! Habiendo vivido en el campo, sé bien lo que son las picaduras de abejas y de avispas. Igual, no sé si sabés, pero para la abeja fue peor que para vos el encuentro. Al picar su aguijón se desprende del cuerpo junto con parte del contenido del abdomen, por lo que la abeja muere. 🙁 Para ellas el ataque es una defensa de último recurso, mayormente para defender su nido/colmena. Tal vez en el pasar de tu mano la apretaste y eso provocó que te picara.
    De ahora en más, flores sólo de la florería 😉

    • Alicia's Own| 23 julio, 2016

      Ay no, Ceci! Te juro que no apreté nada, solo abrí la mano y apenas rocé las flores, me picó!! Sabía que ellas mueren luego pero me lo olvidé con el dolor que me provocó el pinchazo! Totalmente, ahora a la florería!! 😀 Besos y gracias!

  • Grace| 23 julio, 2016

    Que dolor!!!!

    A mi también me han picado más de una vez, y no solo he sentido ese dolor finito intenso y horrible, sino que se me ha hinchado la zona de la picadura siempre….
    Una vez una se me enredó en el pelo y me volví loca! Por suerte mi padre no se como hizo, con su paciencia infinita me la quitó antes de que me picara…..

    Romanticismo…..mejor una cena, un viaje a Venecia..flores silvestres nunca más !!

    ja ja ja besos

  • Srta Meb DC  (@MebDC)| 23 julio, 2016

    La próxima si podes, en tierra tira un chorro de vinagre y ese barro ponerselo en el dedo o donde sea que esté el pinchazo! Besos!

  • Laura| 23 julio, 2016

    Ay Ali!! qué feito!! todos esos bichos son muuuy malos, te lo digo por experiencia propia. esta bien, la primara vez, la mala fui yo; resulta que la pequeña y adorable abejita estaba posada en una margarita y la aplaudi, si, la aplaste con mis dos manitas por lo tanto me clavó bien el aguijón (tendría 8 años, jugando con mi hermano). De ahi en más, la venganza de esos bichos fue terrible, me han picado avispas de esas que hay en Misiones, que son bien grandes y coloradas y ni te cuento cuando te persigue un abejorro, te alcanza, te ataca y te pica. Ay Dios mio como duele!! No hay romanticismo que aguante!! jajaja. Besos

    • Alicia's Own| 23 julio, 2016

      Laura, qué terror! Pobrecita, 8 años y desde entonces te vienen picando!!! Ahora entiendo a la gente que ve una abeja o avispa y se asusta!! Es cierto, no hay romanticismo que aguante!! 😀 Besos y gracias por pasar!

  • Gaby| 27 julio, 2016

    Sii que sos romántica ! y tu marido también!! Cada tanto veo en tu cuenta de instagram que él te regala flores preciosas!
    Que bajon la picadura! Es re doloroso, pero me imagino la desesperación de no saber POR QUÉ te dolia!! jajaja.
    BEsoooo

    • Alicia's Own| 27 julio, 2016

      Es cierto, Gaby, Ale viene con flores cada tanto, podríamos decir que somos románticos a nuestra manera, no del modo tradicional… no sé! 😀 Sí, creo que lo que más me desesperó fue no saber por qué me dolía tanto! Besos y gracias por pasar!

  • Nina| 28 julio, 2016

    ajjajajajajajajaj! Leí las primeras líneas de la anécdota y adiviné el resto. Yo les tengo pánico, nunca me picaron y no se si soy alérgica, entonces cuando veo una salgo rajando. Acá hay muchas avispas (vivo cerca del agua) y en verano se la pasan entrando a visitar. Soy capaz de encerrarme en una habitación cerrada con tal de evitarlas. Un beso grande y que viva el romanticismo!