I Love You, Mate

mateportada
Un divino mate que me regaló mi amiga Miriam y me niego a usar! Es precioso!

Cómo pronunciaste «mate» cuando leíste el título?

«Mate» en inglés existe. Se pronuncia «meit» y significa «compañero», «amigo», «pareja», según el contexto y de quien estés hablando. Incluso existe «soul mate» que significa «alma gemela».

Pero el mate que amo es el que se lee «m-a: ma, t-e: te, mate», como silabéabamos en el colegio de la Prehistoria.

El mate amado…

Amo tomar mate y claro que en Londres y, hoy en día globalización, visitas y compras on-line mediante, conseguís yerba y a pesar de contar con el equipo pertinente, no tomo mate.

Acá.

Primero, razón principalísima, es que Ale no toma. Segundo, no concibo tomar mate sola.

Claro que cuando estudiaba sí lo hacía gracias al mate automático pero como cada vez que vuelvo a Argentina tomo tanto mate donde sea que me halle, con quien quiera que esté visitando, que empecé a asociar el mate con compañía, con charlar, con compartir, con relajarse, con sentirme en casa otra vez.

Asocio tomar mate con la hospitalidad, con hablar naderías, con el buen humor.

Entonces me reservo siempre la oportunidad de tomar mate en Argentina. Y es como que disfruto doblemente de este acontecimiento.

Me gusta tomar mate temprano, cuando me levanto. Me gusta el mate que me sirve mi Tía Mema en su cacharrito de lata bordó o en uno azul con pintitas blancas.

Me gusta tomar mate con yuyitos y sin azúcar, de los que me sirve mi amiga Miriam. (Y me agrega siempre un plato de salame picado grueso y pan, que sabe que me gusta tanto!)

Me gusta tomar mate inmediatamente después de almorzar. Me encanta! No tomo café en Argentina, tomo mate! Pido tomar mate después de almorzar y mamá nunca entendía por qué. A ella le gustaba tomarlo a la mañana, por supuesto, pero retomaba a las 3 de la tarde y otra ronda a eso de las 7.

Me gusta tomar mate a cualquier hora. Amargo, me encanta amargo! Con espumita, sin espumita, lavado o fuerte, con cascarita de naranja o limón o pomelo. Con peperina, con yuyitos que hayan traído de no sé dónde…

Me gusta el mate con compañía, me gusta el mate que se ceba mirando a los ojos, me gusta el mate como micrófono y me gusta el mate y compartirlo con amigos, familia y con gente que a veces recién conocés.

Me gusta el mate. Punto.

Y a vos?

46 comentarios

  1. 5 am aca en Argentina. Preparo el mate y justo me llega tu mail con una nueva entrada. Lo pronuncie meit y pensé en que se cumplía un aniversario con Ale jaja pero no.. También amo el mate, es mi compañero de estudio y el que me mantiene despierto para seguir estudiando

  2. En mis conferencia telefónicas con medio oriente yo tomo mate. En la playa tomo mate, en la montaña tomo mate, a donde sea me he ido de viaje y nos llevamos el mate. Aunque cuando viajamos con el carry on ya no lo llevo porque la ultima vez confundieron el mate de metal con una granada y no la pasamos tan bien.
    Eso que en casa nadie tomaba mate, pero en la facultad empece a tomar y al estar casado con un santafesino mas aun. La gorda aun no toma mate pero ya dice que cuando sea grande va a tomar, quiero verla tomando mate.
    En fin, mate un acontecimiento. Si es rodeado de amigos y con bizcochitos de grasa mejor aún. A mi también me gusta el mate con lo salado y no con lo dulce.
    Besitos

    1. Mi amoroso, qué lindo lo que decís, que es un acontecimiento! Es tan cierto! Por lo menos, yo lo siento así. Lo que me dejó pasmada es lo que me contás que te pasó en el aeropuerto!!!

  3. Te digo que me gusta mientras me cebo uno….yo si, sola, je! La mayor parte del tiempo en la ofi estoy sola, asi que el mate es siempre sola, al principio me costaba, pero despues de tantos años, me acostumbre!! (Me acuerdo una vez que vino a presentarse un antiguo jefe porque recien tomaba el cargo y yo de costumbre nomas lo primero que hice fue ofrecerle un mate, mi jefe de oficina casi me mata!! jeje pero me parecia de mala educacion no ofrecerle si estabamos tomando!!)
    En casa con marido, durante la semana no tanto pero los fines de semana ya es abusivo, anoche me sentia un poco mal justamente y le dije, me parece que tomamos demasiado mate los fines de semana!!!
    yo, la verdad, los yuyitos «paso», no me gustan nada nada…las cascaritas capaz te las acepto!!
    Besos ali y buena semana!!!!!

    1. Hermoso, hermoso tu comentario y me reí cuando leí lo que hiciste con el antiguo jefe. No creo que a él le hubiese caído mal, todo lo contrario. Que te ofrezcan mate es una forma de dar la bienvenida!

  4. A mi me encanta el mate también, amargo por supuesto!!! con mucho yerba y que quede seca una parte!!! igual, mientras sea para compartir, mate dulce, con edulcorante, con peperina, burro, menta, cedron, etc, etc, lo tomo!!! Es una de las compañías más lindas, sólo, o con gente, el mate infaltable!!! jajaajaj

  5. No tomó mate, primero porque no me gusta tanto, y en segundo lugar, no me gusta nada la idea de compartir la bombilla con gente no conocida. Lo siento, puedo parecer antisocial y antipática con un cliché bien argentino del compañerismo. Pero esa costumbre me da asquito. Recuerdo que en una oficina en que trabaje hace años atras, algunos compartían el tomar mate, y una resultó que una persona tenía una enfermedad grave y contagiosa, fue un garrón. Todos, fue independiente del compartir el mate, salimos a darnos la reacción de la BCG. Para mi no es grata esa costumbre.

    1. Entiendo, la verdad es que no creas que no lo pienso pero debo tener las defensas altas o nunca tuve mala suerte, no sé. Fijate si te gusta tomarlo sola, el gusto te lo das igual!!!

  6. Yo no tomo mate pero veo que es asi, como vos decis.
    Te copio un texto de Lalo Mir

    El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
    Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed.
    Es más bien una costumbre, como rascarse.

    El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
    Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es ‘hola’ y la segunda: ‘¿unos mates?’.
    Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
    Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.
    Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.

    Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.

    En verano y en invierno.

    Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
    Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.
    Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
    Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: ‘¿Dulce o amargo?’. El otro responde:
    ‘Como tomes vos’.
    Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba,
    un vecino tiene y te da.
    La yerba no se le niega a nadie. :O (esta hablando del fasooooo)
    Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
    Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

    Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.
    No es casualidad. No es porque sí.
    El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
    El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
    Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. Es querible la compañia.
    Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!’.

    Es el compañerismo hecho momento.
    Es la sensibilidad al agua hirviendo.
    Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ‘¿está caliente, no?’.
    Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
    Es la generosidad de dar hasta el final.
    Es la hospitalidad de la invitación.
    Es la justicia de uno por uno.
    Es la obligación de decir ‘gracias’, al menos una vez al día.
    Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

  7. Ali! Hermoso post!
    Yo no puedo arrancar el día si no tomo mate. Aunque me duela la panza, aunque me sienta mal, aunque esté de viaje en la cochinchina (o en Europa, como cuando pasé por tu casa), yo tomo mate. Tengo mi mini kit para viajes cortos.
    La vida me fue llevando a tomarlo amargo, y sin muchos cuidados, pero siempre me dicen: muy rico. Amo cebar, cuido la yerba, soy prolijita, llevo bien la ronda, un mate para cada uno… y guay del que se quiera colar! Chito eh!?
    Lo más maravilloso fue estar desayunando en un hostel en Edimburgo y que me digan: «Oye! Es eso mate?» Era un español, que nunca había visitado latinoamérica, y que tomaba mate porque tenía amigos argentinos. Le gustaba tomar cuando iba a escalar. Terminamos desayunando mi amiga, el español y yo, mientras el resto te mira con cara de «¿Con qué droga se están dando tan temprano?» jajajaa.
    Horas y horas y horas de estudio/charlas/trabajo/lectura/tele/pelis/fiaca/picnic/camping etc etc etc con el mate, sola o acompañada. Y como no me gusta el café, no entiendo cómo se puede estudiar de otra manera que no sea con un mate de compañía.
    Y ese mate lo tenés que usar!!! Algo tan lindo y con tanto significado debe dignificarse con el uso. Pensá que cada vez que lo uses va a ser un mimito de tu amiga para vos. Las cosas son para vivirlas!!!
    besotes
    Fedra

    1. Ay Fedra, no me animo a usarlo, es tan monono! Qué buena anécdota lo del español!!! Viste, gracias al mate sumas amigos, conocidos y buena onda! ! Besitos!!!

      1. Ali, dejatedejoder (todo entero y con cariño 😉 ). En serio, es un mate, está hecho para eso. Es como que te regalen una chalina, o una camisa. Incluso es más resistente, no se te va a «gastar». Yo tengo un mate que me regalaron hace más de 10 años, y ahí está, vivito y coleando. Feliz de ser usado, y cada vez que lo agarro me recuerda a quien me lo regaló. Le das vida si lo usas, y le das cariño a quien te lo regaló. Trust me, use it!
        Besooooo

  8. Hola Alice, yo en Argentina no tomaba y empecé cuando vine a España! No tomo mucho, pero mi marido tiene un amigo español que nunca estuvo en sudamérica, que llega a casa y lo primero que dice es: unos mates? Me muero de risa!!! Conozco unos cuantos que probaron y les gusta, aunque la única que se anima a preparárselo solita es una amiga colombiana, la tendrías que haber visto paseándose por la oficina en Madrid con su mate!! 😀
    Besote!
    Rox

    1. Rox, la verdad es que me sorprendo cómo muchos extranjeros se enganchan con el mate!! Es rico y sobre todo, compañero!! Qué bárbaro tus amigos!!! 😀 Besos!!

  9. Alicia, tan identificada contigo, pero en mi caso tu describiste lo que siento yo por el TINTO (así le llamamos al café oscuro de mi Colombia), desde que estoy fuera el tinto no es lo mismo para mí, ya no lo tomo… ahora tomo café instantáneo y solo dos veces al día (y con leche, para disimular el sabor a café de lata).
    El tinto lo reservo para cuando viajo a mi patria y me reúno con los míos: mis papás, hermanos, sobrinos y resto de la familia o amigos, con esos con los que un tinto significa reunirse, echar cháchara (hablar de todo y nada), reir, chismear, ponerse al día.
    La gente de otros lugares no entienden como puede existir una hora del tinto en las casas, en las oficinas u otros lugares colombianos… les parece que tomar tantas veces café es «malo para la salud», y me abren los ojos como si les fuera a echar gotas (jajajaja) cuando les digo que desde pequeñitos (di tu 2 ó 3 añitos) a los chicos se les da un sorbito, porque ellos lo piden a ver que todos están en torno al tinto y a ellos no se les da.
    Una de mis hermanas cada que voy de visita me manda con mi cargamento de café en grano para que lo muela y tome aquí… pero no hay caso, es imposible un tinto sola, sin con quien tomarlo charladito… mi esposo que es chileno no lo toma, y las pocas veces que hago café para llevar a reuniones con gente chilena, veo que lo disfrutan porque reconocen el sabor diferente al que toman de lata, pero nunca compensan eso que solo se siente tomándolo en Colombia y con la gente que entiende el rito de tomar tinto!!!.
    Que viva el mate para los argentinos, y que reeeeeeeeeeeeeeeee-viva mi tinto colombiano tomado en la tierrita y junto a los míos!!!
    Lindo el mate que te regalaron, disfrútalo y añora esos cacharritos de tu tía, que de seguro te esperan para una próxima visita 😀

    1. Wow, Pilita, qué increíble!!! No sabía nada de lo del tinto!!! Enseguida pensé en el vino!!!! 😀 😀 😀 Qué bueno que algún día nos encontremos y yo te cebe un mate y vos a mí un tinto!!! 😀 😀 Besos gigantes!

  10. AMO TOMAR MATE! no se cuando fue la primera vez que lo tomé; si sé cuál fue la primera vez que lo tomó mi concunovio. el no tomaba mate, no le gustaba decía… Pero todos sus amigos y las esposas de sus amigos tomaban. Dice que un día se sintió «aparte» no tomando mate, entonces pidió uno, después me conoció a mi, que vivía tomando mate y una mañana (se había quedado a dormir en mi casa) se levantó temprano, puso la pava, se hizo unos mates y se sentó a leer en el living… yo no puedo explicar todavía (pasaron mas de 10 años) la felicidad que sentí al verlo! hoy ceba los mates MAS ricos de todos y casi que no puede concebir la vida sin el mate!
    Besos! Cecilia

  11. El mate es lo mejor!!! Yo puedo tomarlo sola, mientras leo algo o hago en la compu alguna cosita… compartido claro que es mejor!
    beso, buena semana

  12. Hola Alicia!! A mi tambien me gusta muuucho tomar mate. generalmente tomo sola, porque vivo sola, y ya me acostumbre. Por supuesto que tomo mate con mis amigos! Me gusta dulce, amargo, con yuyito, con cafe…es mi mejor compañero!!!! Saludos desde Buenos Aires!!

  13. Y ese mate lo tenés que usar!!! Algo tan lindo y con tanto significado debe dignificarse con el uso. Pensá que cada vez que lo uses va a ser un mimito de tu amiga para vos. Las cosas son para vivirlas!!!

  14. Me gusta mucho el mate pero tomo poco, más que nada por falta de costumbre porque en mi casa no se tomaba habitualmente. No tengo problema en tomar sola (amargo – si estoy con gente como lo tome el otro, pero con cascarita no). Cuando estoy en ronda soy la del micrófono, porque todos lo toman demasiado caliente para mí! ¿Cómo no se escaldan la lengua!? Cómo? O son masocas nomás?

  15. Hola Ali!! Cómo estás?… Mirá, mi relación con el mate es rara, por así decirlo. Tomo mates los fines de semana cada tanto, como este último, que empecé el sábado unos amargos con mi marinovio, desp sola unos dulces con edulcorante (y la misma yerba!!), y el domingo seguí con más margos. En el trabajo no puedo tomar, pero cuando arranco en casa me cuesta parar. Jajaja. No puedo tomar sóla, porque me gustan lavaditos y con el agua tibia. Si son dulces mejor. Tengo esa mania, no es por amarreta, pero siempre trato de reutilizar la yerba porque los prefiero lavados. Salvo que esté con alguien más, ahí si tengo que renovarla. Jajajaja… Pero me encanta cebarlos! Estoy esperando ansiosa el Jueves Santo, que volvemos a nuestra querida Concordia, para poder cebarle unos matecitos ricos a mi papá y sentarnos a charlar largo y tendido que hace 3 meses no nos vemos!! Mi viejo AMA el mate. Dice que si no toma le duele la cabeza. Y tiene una colección de mates que le hemos ido regalando a lo largo de los añs (termos, bombillas, de todo tiene) Pero es fiel a uno, los demás están de reliquea. Jajajaja… En casa de mis viejos es así: las teles están en los dormitorios, en la cocina nada de tele porque sino no se conversa y uno queda atado a mirar la pantalla. La cocina es el gran punto de reunión, sempre unos mates amargos, alguito rico dulce para acompañar y mucha, mucha charla… Bueno Ali, espero que marche todo bien en tu nuevo trabajo. (Es muy loco esto, porque te hablo como si te conociera, y nunca nos vimos! Pero esas cosas genera el Blog) Cariños desde Entre Ríos!!

    1. Blackybarra, no nos conocemos pero sabés qué? Mientras leía lo que me escribiste, sentía que te conocía, que quería verte a vos con tu papá, me estaba imaginando todo! Muchas gracias por compartir tus gustos por el mate, la verdad es que a mí me gustan fuertecitos y calientes pero si me los cebás vos, igual los acepto lavados!! 😀 😀 😀 Besos y que disfrutes de Concordia!

  16. Qué lindo recuerdo!!! Nos acompaña en las buenas y en las malas. Compañero de noches de desvelo y compinche cuando estamos solos. Invitando un mate también invitamos a retomar un diálogo, limar asperezas, recuperar una amistad, hacer nuevos amigos, afianzar viejas amistades o simplemente reencontrarnos. Nos une, nos reúne, nos reconcilia. Siempre es un mimo, nos reconforta. Y cuando no tomamos lo extrañamos. Hasta llegamos a decir «me duele la cabeza porque hoy no tomé mate» jajaja
    Venite y nos tomamos unos mates…

  17. hola alicia! me encanta el mate, a toda hora, en todo momento, de todas formas, sola o con compañia, como dice orsai en argentina cuando tomas mate solo es que ya sos grande, para mi el mate es todo, es un medio para hablar con amigos, sirve para meditar cuando lo necesitas, es digestivo, relajante, es consolador de lagrimas, es compañia pura, el mate es mi bienvenida a mi marido cuando llega del trabajo y es el aliado de las noches que ne quedo mirando downton abbey, cuando cocino, cuando trabajo, siempre esta ahi, me encantaria algun dia tomar unos mates con vos y poder charlar de todo y nada. saludos

    1. Damaris, me emocioné leyendo esto! Porque me hizo acordar a mucha gente querida, a mis viejos, a un pasado que ya no veo ni vivo y añoro mucho! Gracias!!

  18. yo tambien lo lei » meit» jajajaja! para mi el mate es simbolo de charla y compañia y me cuesta tomarlo sola. Lo tomo dulce con mi mama, dulce con cafe con Eve, una amiga, amargo con marido y con el resto de la gente! tambien lo considero un simbolo de amistad y aceptacion porque no todos te ofrecen mate y tampoco uno no se lo ofrece a cualquiera. Mas de una vez habras escuchado a alguien decir » fui a la casa y ni mate me dio», es como un desprecio hacer eso, y si alguien no te cae bien se lo das a entender cuando no le convidas mate!

    1. Ay siiiiii, Pamela!!!! Esa frase de que «ni mate me dio» es tal cual!!!! Si la habré escuchado! Qué lindo, muchas gracias y qué amplia sos para el mate, muy bien!! 😀 Besos!

  19. A mí no me gusta. Primero y principal, porque me da asco compartir la bombilla. Segundo, porque las veces que he probado me he quemado la lengua. Tercero, porque el sabor de la yerba es muy fuerte. Cuarto, porque no me gusta tomar dos sorbitos y después pasarle a otro y esperar hasta que me toque de nuevo. Yo soy muy fan del mate cocido: una taza grande para mi sola que puedo tomar a la velocidad que me da la gana 🙂

  20. Yo crecí escuchando comentarios negativos sobre el mate xq a mi flia italiana le daba un asco enorme eso de compartir. Y las 2-3 veces que lo he probado no me ha gustado mucho, lamentablemente porque me encanta la idea de andar con el termo y el mate! Mis bebidas son el café con cebada (orzo en italiano) o con chicory, no se bien en español que tengo que importar de Italia o Francia porque en Suecia no hay. Saludos!

  21. Pero sí tomás té cocido en tu everyday life, no ?
    Yo me crié a té con leche (y Cachamai diario (a veces dos) desde hace mas de 10 años).

  22. Me pasa lo miiiiismo… no puedo tomar mate sola, y mirá que lo intenté! Pero cuelgo en cebar y se me enfría el agua… no es lo mismo sin la ronda!

    Me acostumbré a tomarlo estudiando en grupo, así que creo que es por eso que sola me resulta raro (además sola me gusta tomar té… despacito y saboreándolo).
    Aprendí a tomar mate con mi abuela en la playa, un verano que me dijo «no podés ser misionera y no tomar mate», y me lo compró y ahí arranqué… primero tomando dulce, y con el tiempo acostumbrándome al amargo. Eso sí, siempre con alguien, sola no me encuentro tomando mate.

    Besos!
    B.

    PD: Leí «I love you, MEIT»… y pensé que ibas a hablar de los aussies, que tanto ‘mate’ dicen siempre jajajaja… mirá la sorpresa que me llevé cuando vi la foto del mate! =D

    1. Hola Belén!! Tanto tiempo!! 😀 Qué lindo tomar mate al aire libre, con personas queridas. Esos momentos dejan huella, fijate cómo te acordás! 😀 Besitos y gracias por este aporte tan lindo!

Los comentarios están cerrados.