El Guante De Tatiana

guantetatiana

Tatiana cumple años en febrero y Nancy, su mamá, le quería regalar guantes. Guantes en febrero en Argentina, dónde encontrás!? Pues, como toda mamá, Nancy buscó y buscó y encontró. Unos guantes preciosos, blancos, una lana gruesa pero suave, unos puños terminados delicadamente…

Así costaron!

Pero Tatiana estaba feliz igual porque sabía que los estrenaría la semana siguiente en Londres.

Porque Nancy y Tatiana están en Londres y están en mi casa.

Entonces el primer día, a las pocas horas de llegar nos fuimos a cenar y al otro día recién, podríamos decir, fue su primera jornada en Londres.

Era un sábado y salimos a pasear y Tatiana dijo como al pasar: «Siento que todavía no llegué a Londres, como que todavía estoy en Buenos Aires, como que todavía no hice el ‘click'».

Anduvimos de acá para allá aunque también hicimos un par de «trámites»: compraron tickets para Edimburgo y para ir a París por Eurostar.

Cuando salimos de la estación St Pancras y sentimos la fresca, Tatiana se quiso abrigar y se dio cuenta de algo: le faltaba un guante.

Lo buscó en su cartera, en su campera… y se dio cuenta de que lo había perdido pero no tenía idea de dónde! Si habíamos estado por todos lados!

A Nancy le vi cara de pena o resignación… o las dos cosas! No es que estaba enojada pero a las dos les dio lástima.

Bueno, seguimos paseando. Con o sin guantes, le hicimos frente al viento helado y después de almorzar, después de tomar un café, después de mirar vidrieras, después de sacarle fotos al Big Ben, después de… todo lo que te puedas imaginar que podés hacer en un día en Londres, se hizo de noche y agotadas emprendimos la marcha.

Bajamos del colectivo, tomamos la calle que nos trae a casa y le digo a Tatiana: «Tati, ese no es tu guante?»

«Qué?»

Ahí, adelante nuestro, casi a la altura de nuestros ojos, sobre una parecita, estaba esperándola el guante.

No lo podíamos creer!  Inmaculadamente blanco e impecable!

Tatiana contenta! Nancy contenta!

Entonces Tatiana se acordó que cuando no bien salimos de casa, ella había querido sacar algo del bolsillo de su campera por lo que se sacó un guante pero se ve que por agarrar algo más, se le cayó y no se dio cuenta.

Alguien lo levantó del piso y lo dejó en la pared.

Y le conté a Nancy y a Tatiana que es común que acá en Londres encuentres un zapatito de bebé o de niño o una bufanda o un guante o un gorro o una campera o lo que sea, puestos en lugares estratégicos cerca de donde se encuentran y se dejan ahí por si, eventualmente, el dueño vuelve a buscarlo.

En este caso, Tatiana no volvió a buscar su guante pero lo encontró de todas formas! Lucky girl!

Comentario (37)

  • Juan| 16 marzo, 2016

    Que suerte tuvo Tatiana y que serviciales los vecinos!
    Me hiciste acordar que la semana pasada camino al trabajo vi un billete arrugado de $50 en el piso pero no lo agarre xq habia una gente cerca y me dio vergüenza…al dia siguiente cuando iba llegando x esa calle me volvi a encontrar ese mismo billete pero había «caminado » una cuadrita y esta vez como estaba solo si lo agarre… y compensó uno de 50 que había perdido el mes pasado 🙂
    Perdón x mi historia colgada ! Que tatiana cuide su guante please!

    • Alicia's Own| 16 marzo, 2016

      Hola Juan! No, tu historia sí vale también, por qué no? Ley de compensación, lo tuyo! 😀 Me gustó tu historia, gracias por compartirla!!!

  • NORMA| 16 marzo, 2016

    Hola!
    Me alegro que Tatiana encontro su guante, parece que la estaba esperando en la vereda.
    Un dia que me fui a comprar una blusa de tejido muy delicado, al probarla en el camerino de la tienda me quite los anillos, temia se enreden en el tejido y luego pagué, sali de la dichosa tienda y estando ya lejos me doy cuenta que habia olvidado los anillos, regrese y le explique a la gerente, me quedo mirando fijamente sin decirme palabra alguna y se fue a la parte privada de la tienda y me los entrego. Tuve igualmente suerte.
    Saludos..

  • Mamy a la obra| 16 marzo, 2016

    Hace un tiempito subi una foto a Ig de un arito que perdi saliendo del trabajo y que encontre al dia siguiente….un poco chamuscado x el paso de los autos!!! Eso nos pasa solo a los que vamos atentos a «las pavadas»!!! jejejeje

    • Alicia's Own| 16 marzo, 2016

      Mirá, cuando uno encuentra algo que perdió y le da tristeza, la alegría que sentís es grande y no te importa en qué estado lo encontrás!!!

  • Paloma| 16 marzo, 2016

    Que suerte que lo haya encontrado! Con un guante solo es difícil hacerle frente al frío, jaja. Igual más allá del objeto que se perdió, lo que rescato es que estuvo ahí esperando por cuanto tiempo, horas tal vez, y nadie se lo llevó… Que lindo.

  • Nahuel| 16 marzo, 2016

    que loco que lo haya encontrado después de todo el día!!! guantes de la suerte

  • Pilita| 16 marzo, 2016

    Es como de no creerlo Alicia, todo un día fuera y encontrarlo intacto y en ese estratégico lugar.
    Te prometo que hasta yo me emocioné!!!

  • Liliana| 16 marzo, 2016

    Me ha pasado ver eso en Japón, Noruega, Dinamarca. Hace algunos años mi pareja extravío sus lentes en el Parque Nacional Iguazú. Volvimos a las inmediaciones donde él estaba seguro que los apoyó y no estaban. Sin esperanza fuimos a preguntar a la entrada del parque si alguien los había encontrado…. Uno piensa … De qué le puede servir a alguien un solo guante o un par de anteojos que no son su prescripción? La cosa es que estaban en la entrada. La persona que nos atendió nos dijo…. Los trajo un extranjero, los argentinos no traen casi nada. Triste que no sea común que lo hagamos.

    • Alicia's Own| 16 marzo, 2016

      Mirá vos, Liliana, qué interesante lo que me contás, qué bueno que pudieron recuperar los lentes! Final feliz! 😀 Gracias por pasar y compartir tu historia!

  • El mundo de Floxie (@Floxie10)| 16 marzo, 2016

    Muy bueno! ojala en Argentina haya ese respeto educación y consideración por el otro. Creo que no voy a estar en este mundo si es que eso suceda algún día! Mi mama viajó a Londres en el 94 si no me equivoco, en una visita a la torre de Londres, en un baño, se le cayo la «bolsita» de tela que llevaba con un alfiler de gancho (si muy old style) con USD1000 adentro, que en ese momento era mucha plata, mientras estaba de Eurotur con mi viejo. Llego al hotel y se dio cuenta que no lo tenía más. Se amargaron bastante. A los dos dias llega un telegrama del consulado argentino en Londres que indicaba que un Beefeater tenía su bolsita con dinero y que como hacían para girarle la plata. Lo único que tenía dentro de la bolsita era la dirección en una copia carbonica de los travellers checks! Y así nos giraron el dinero y final feliz. Le dejaron 100usd al Beefeater por su gesto. Sin palabras! Son lo más. Besos Ali! Muy lindo post

    • Alicia's Own| 16 marzo, 2016

      Floxie, QUÉ ANÉCDOTA! Increíble! Qué lindo lo que contás, encima con actores tan pintorescos como un Beefeater… y Raquelita!!! Muchísimas gracias por compartir!!!

  • Dani del Fin del Mundo| 16 marzo, 2016

    linda historia, y mejor forma de contarlo! impecable Ali!

  • rod| 16 marzo, 2016

    Los canadienses hacen lo mismo. De hecho hace un tiempo fuimos a cenar y en el estacionamiento, caminando hacia el restaurante, veo en uno de los «postecitos» esos que tienen el número de parking, una boina turquesa. Le digo a Chloé, «¿esa no es tu boina?», y sí lo era ! Ni se había dado cuenta de que la había perdido, hacía un par de días ! Encima era una boina de su difunta abuela.
    Buenas costumbres.

    • Alicia's Own| 17 marzo, 2016

      Nooooo, mirá vos!!! Bueno, cuando se iba a dar cuenta ya iba a ser tarde y cómo lo iba a lamentar! Qué suerte tuvo también, esta lucky girl! 😀 Besinhos! Y sí, son costumbres, como bien decís.

    • Sergio| 17 marzo, 2016

      Efectivamente….así somos. 🙂 En realidad no tiene que ver con el gentilicio, sino con la educación. Saludos!

  • Grace| 16 marzo, 2016

    Qué linda historia, me emocioné; y con las otras que han contado en los comentarios; ojalá fuese así en todos lados.

    Besos.

  • Marchu| 17 marzo, 2016

    Que lucky girl Tatiana, verdaderamente he perdido un guante en varios lugares, en Argentina y en Europa, mucha lástima me dio uno q perdí comprado en H&M, ya tengo una colección de guantes «guachos» jaja como la de las medias!!

    • Alicia's Own| 17 marzo, 2016

      Marchu, amé tus «guantes guachos», me morí de risa!!!! Uh, mejor no hablemos de las medias, tema de debate matrimonial cada vez que termino de lavar ropa!!! 😀 😀

  • migue2015arg| 17 marzo, 2016

    Uno hace muchas cosas mientras está pensando en otras… por eso a veces extravía cosas de forma que no puede entender. «Pero si recién las tenía acá !»
    Hace unos días el marido de una compañera de trabajo de mi señora me acerca un gps para actualizarlo. Cuando lo saco de su caja, debajo del propio gps había un fajo de U$S 1300. Cuando le devuelvo el aparato, ya actualizado, le aviso del dinero y me dice: que suerte! lo habíamos extraviado y no sabíamos dónde estaba, era para una operación de mi papá.
    Cosas que pasan…

  • Irene| 17 marzo, 2016

    Yo he devuelto billeteras, un celular, loro de mis vecinos, gato perdido hacía un mes… Guantes sueltos encontré un montón, debo confesar que los usé para hacer ositos… qué verguenza…

  • Marisa| 18 marzo, 2016

    Tatiana estaba necesitando una mano y alguien se la tendio! que linda historia…

  • Ani| 19 marzo, 2016

    Hola Ali!!. Cómo me entretiene leer tus historias!!. Es absolutamente cierto. He visto estas cosas más de una vez en mi amada Londres. Que Tatiana y su mami sigan disfrutando de su hermoso viaje!. Besotes

  • Mille| 27 marzo, 2016

    Cuando extravio algun objeto, siempre siento un enojo por haberlo peridido. Desde mi llegada a esta ciudad he perdido una bufanda y un gorro. Es tan comun sobre todo cando es epoca de frio encontrarlos tirados por doquier, porque uno viene forrada con mil capas de ropa por el frio, que se pierde el sentido si se te resbala la bufanda o se te cae el gorro de la cabeza … jajaj ese lo perdi recientemente y aun lo reciento, era mi gorro favorito, rosa, tejido, sin borla arriba, doble vista, con microfibra por dentro por lo que realmente me asilaba del frio en fin, todo el tiempo me pregunte quien querria un gorro usado, porque lo perdi en el supermercado mientras hacia las compras, cuando me di cuenta que fue hasta que sali y senti frio en la cabeza que recorde que traia mi gorro regrese a buscarlo y no lo encontre nadie lo habia reportado. Mi bufanda tampoco aparecio nunca, alguien la tomo porque regrese a buscarla y nada, seriously? quien se lleva una bufanda usada. Lo que si tengo que mencionar es que un dia en Filadelfia se me cayo un guante, yo no me di cuenta hasta que pase de nuevo por la calle porque me regrese a tomarle foto a una casa y cuando mire en la jardinera un guante igualito al mio, pero que va era el mio!! Pero lo mejor de mi vida ha sido que la semana pasada se me cayo la cartera en el estacionamiento de la tienda, yo no me di cuenta hasta el dia siguiente que iba a pagar algo, llame a la tienda y nadie habia reportado nada, ahi estaban mis identificaciones todas y dinero algo porque andaba haciendo unos tramites tuve ganas de llorar todo el dia pero no me di por vencida, regrese a la tienda para minimo ver en que momento perdi la cartera porque me estaba imaginando mil historias en mi mente, mientras el de seguridad revisaba los videos de cuando yo estuve comprando, otra persona de la tienda me dijo que un senor se habia encontrado una cartera tirada en el estacionamiento, que dejo su numero para que lo llamara y entregarmela, se me abrio el cielo, la sensacion que tuve en ese momento entre felicidad, tranquilidad, y no se que tanto fue inexplicable, le llame y fui a recogerla, me senti la mas agradecida del mundo.

    • Alicia's Own| 27 marzo, 2016

      Qué lindo, Mille! La cartera con tus identificaciones, es tremendo perder eso hoy en día! Pero por suerte la encontró un señor bueno! Gracias por tu aporte!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: