Nunca Sabés Cómo Vas A Reaccionar

Fullscreen capture 02072015 143753
Fuente

El otro día leí y vi la noticia de una comerciante argentina que tuvo un intento de asalto pero no bien ella vio que el tipo tenía un arma, le dio un sopapo y lo sacó del lugar.

Ella contaba que estaba con su hijita en ese momento y que golpear al tipo fue lo primero que se le pasó por la cabeza.

Lo que demuestra que en una situación extrema uno reacciona sin pensar y con instinto y después, cuando todo pasa, caés en la cuenta de lo que hiciste y temblás.

Eso me hizo acordar a algo que me pasó (salvando las distancias) en Argentina en el 2002, para ser exactos. Me acuerdo muy bien porque hacía una semana que me había casado (no nos habíamos ido de luna de miel) y yo estaba en la estación de Quilmes esperando el colectivo. Lo tomé y llegué a la casa de mis padres.

Una vez allí, me di cuenta de que me habían robado la billetera y la cartera no estaba tajeada. Simplemente yo llevaba la cartera con el cierre hacia atrás así que le facilité bastante el «trabajo» al chorro.

Al momento de darme cuenta, me puse mal de la bronca pero además porque allí tenía unas florcitas del tocado de novia que le iba a regalar a mi mamá, a mi suegra y a la Baba. No pudo ser.

Obviamente, enseguida llamé al banco y cancelé todas las tarjetas.

Con el pasar de las horas, a mi memoria vino la mujer que estaba adelante mío en la cola del colectivo, que subió antes que yo, que pareció dudar, que hacía que iba a bajar pero no; que iba y venía, que me empujó un poquito y al final bajó.

Fueron segundos y comprendí que lo que había estado haciendo fue ayudar al carterista que estaba atrás mío.

A la semana siguiente, estaba yo otra vez haciendo la cola para tomar el colectivo en el mismo lugar. Subo y el colectivo que tomé tenía la máquina de los boletos al lado de la escalera por donde suben los pasajeros, por lo que mientras yo estaba parada poniendo las monedas, había gente parada en los escalones y entre ellos, había una chica con su cartera.

En eso, mientras estoy poniendo las monedas, veo un chico de unos 20 años, parado atrás de la chica, metiendo dos dedos en su cartera y sin más, sin pensar, yo con modales de maestra, sin decir nada, me incliné un poco hacia abajo, le tomé la mano al pibe y se la saqué de la cartera. Seguí metiendo las monedas y cuando me fui a sentar caí en la cuenta de lo que había hecho!

Temblaba como una hoja!

Y vi que la chica subió y el pibe subió atrás de ella y le preguntó al colectivero «Me llevás?» y el colectivero le dijo que no y el chorro se bajó.

Todavía temblando me acerqué a la chica y le dije que le habían intentado robar y ella me dijo que ni se había dado cuenta!

Hasta el día de hoy tiemblo de pensar qué hubiese pasado si el tipo subía al colectivo! En realidad, me pregunto qué ME hubiese pasado! Por suerte el colectivero no lo dejó subir.

Cuando contaba esto, muchos me decían que el colectivero seguro sabía que este tipo era un chorro y algo habrá notado pero, bueno, me hizo un gran favor el señor conductor!

Podés creer que, a partir de ese momento, podía darme cuenta quiénes eran los chorros y carteristas que pululaban por la estación de Quilmes?

Fue como si me hubiesen corrido un manto de adelante de los ojos! Porque miraba desde la ventana del colectivo y veía con total claridad cómo se hacían señas, cómo alguna mujer o algún chico hacían señas a otro y ese otro se iba a algún sector, increíble!

En fin, son momentos extremos y uno nunca sabe cómo va a reaccionar!

Alguna vez te pasó algo así?

55 comentarios

  1. Bueno, que suerte que este hecho te dio esa especie de «poder» por decirlo de alguna manera!! yo, que soy lo mas perseguida en seguridad, no soy capaz de darme cuenta de nada!! por el momento no he tenido que atravesar ninguna situación así, pero como estamos se que en algun momento me va a pasar y sinceramente, espero tener una reacción lógica!!
    me acuerdo hace muchos años, mi madrina tenia una lanera en capital y estando sola en el local entro un ladron y ella lo saco a los carterazos tambien…todos decíamos «Qué loca!!» pero claro, los chorros de antes no son los de ahora!! todos son chorros, pero hoy en día se suma la violencia extrema que complica aun mas la cosa!!
    Besossss

    1. Es tal cual decís, ahora hay violencia y te matan porque se les ocurrió. Mirá, si no te das cuenta de nada es porque, como señalás, nunca te pasó nada y roguemos para que siga siendo así pero si te pasa algo feo, estás más alerta hasta cuando vos creés que no puede pasar nada. Besitos!

  2. Ay, como te entiendo! Yo una vez le di una patada en un lugar muy doloroso a un motochorro que me robo el celular. No me olvido mas de la cara de ese flaco.

  3. Una vez un tipo me arrancó la cartera y se trepó a la bici de un cómplice. Yo salí corriendo por detrás a los gritos. Después todos me decían que estaba loca, que cómo iba a hacer eso. Varios años después sentí una moto que iba frenando cerca mío y ya presentía que me iban a robar, así que cuando el tipo llegó al lado mío, se bajo de la moto y me apuntó con un arma, sin decir palabra me saqué la cartera y se la di. También le ofrecí la bolsa donde llevaba el tupper con comida pero no la quiso xD

    1. Sil, tremendo lo que me contás. Viste, estás más alerta y lamentablemente molesta que uno tenga que estar así, no es vida, uno se siente prisionero! Y como siempre, agradeciendo que no te maten. Besos y gracias por compartir.

  4. Yo estoy super alerta, primero en la cartera nunca llevo nada de valor, solo la billetera con algunas monedas y como mucho 10 pesos, siempre digo que si me la roban se van a acordar de mí porque plata no hay, tarjetas sólo las llevo cuando las tengo que usar, sino quedan en casa, la plata la llevo encima, siempre, siempre. Cuando camino tengo mil ojos. Una vez hablé con un policía de años y me dijo usá tus sentidos, nunca camines distraída y mirá a los ojos a las personas. Una vez me pasó que venía caminando un domingo a la mañana por una calle muy vacía y ví a dos chicos que se me acercaban murmurándose cosas y me miraban, la cara los delataba, recordé estas palabras y los miré fijamente sin temor, y siguieron de largo.

    1. Bien, Paula, hay que estar atenta. Lo cual genera stress y desconfianza pero antes que nada, están nuestras vidas y las de nuestros seres queridos! Besos!

  5. Tu ultima frase es totalmente cierto…uno nunca sabe como va a reaccionar. Xq es 100% una reacciona, no lo piensa, no hace lo que dijo que iba a hacer si «pasaba» eso.
    Una vez fuimos a cenar con unas amigas y quisimos ir a tomar algo a un bar que quedaba a 4 cuadras (zona La Matanza) y fuimos caminando…cuando un flaco en bicicleta frena a lado de nosotras, lo vi y vi el movimiento del arma escondida…atiné a agarrar a mi amiga y correr en la dirección contraria, la que no se dio cuenta de nada…fue la víctima..le sacó el celular y ya está…terminó nuestra noche. Lo anecdótico fue cuando le pregunte si no había visto al tipito…su respuesta (que hasta el día de hoy lo decimos y nos morimos de risa) fue…»Pensé que estaciono¡ó la bicicleta porque pensé que esa era su casa.»
    O una vez sentada en el subte linea A (vagones viejos) … por no sacarme los anteojos de sol de la cabeza, un buen samaritano parado en la plataforma, no solo me los sacó sino que se los puso. Amén de que me los habáa auto-regalado para Navidad y recién había pagado la primera cuota.
    Situación que hay que enfrentar, agradecer porque la cosa no paso a mayores y despues llorar del susto vivido.
    Besos

    1. Vanesa, qué experiencias! Y lo peor de todo es la sensación de impotencia, además de la bronca, como decís y el susto! Encima tener que seguir pagando algo que no tenés más!! Grrrr! Gracias por pasar y contarnos tu experiencia. Un beso y que no sucedan nunca más!

  6. A mi me pasó una vez volviendo de la facultad y a unas cuadras de la que era mi casa, que se me acercan tres adolescentes y me piden que les de la plata (con la mano en el bolsillo como si tuvieran una navaja o algo). Yo nunca dejé de caminar hacia adelante y les dije calmada “estoy cansada, vengo de la facultad, no estoy para estas cosas” (estaría loca? Como se me ocurre decirle eso a los chorros?). Me siguen pidiendo plata y como ven que yo llevaba un paraguas en la mano me dicen “dame el paraguas”.. podes creer que mi respuesta fue en un tono cansado “para que queres el paraguas?”. Y no se lo di. Al final le terminé dando lo que tenía en el bolsillo que eran $ 2 y un boleto de subte (en la cartera tenía $ 50 que en ese momento era mucha plata). Se fueron y yo seguí caminando a un paso mas rápido, y ahí se me aceleró el corazón a mil… la verdad que uno no sabe como va a reaccionar ante este tipo de situaciones, es impredecible. Cuando recuerdo lo calma que les hablaba me rio, pero de los nervios..
    beso

    1. Estela! Me dejaste sorprendida! Ves? Tu no-reacción fue totalmente inesperada para ellos y los descolocó y vos no podés creer cómo pudo ser que hayas tenido tanta entereza, no es cierto? Tal cual me pasó. Increíble que no te hayan lastimado. A veces tenemos suerte. Besos y gracias por contar tu experiencia.

  7. A mi me quisieron robar con un tramontina, mi reacción fue darle los dos pesos con cincuenta que tenia en el bolsillo, tenia 15 años y volvía de comprar cosas para el cole. Las monedas de los nervios se me cayeron y cuando se fueron me puse a llorar de los nervios. Fue una situación fea.. Pero como en la calle desconfío de todo, por ahora no me pasó nada.

  8. A mí me pasó de todo, me hiciste recordar un montón de situaciones, la peor fue cuando me robaron la cámara porque me apuntaron a la cabeza con un revólver, pero no me puse nerviosa y tironeé todo lo que pude, hasta que vi la cara de mi amiga y me di cuenta de que estaba sustada y solté. Nunca me enojé ni tuve miedo, estaba segura de que no me iba a pasar nada.
    Después me pasó que me vinieran a robar unos adolescentes, yo estaba con una amiga leyendo revistas de TEJIDO Y BORDADO en una plaza de madrugada y vinieron haciéndose los malos, con esa amiga nos miramos y nos matamos de risa, ellos no podían creer, también les dije como dijo la chica que volvía de facultad algo como «no, querido, no estoy para esto», me amenazaron con pegarme, me les reí en la cara, nos paramos y nos fuimos. Otra vez me pasó algo parecido con uno que vino bien de vivo a pedirme monedas con un cuento, le dije «Mirá ahorrate el cuento, agarrá estas monedas y andate por donde viniste y que no te vuelva a ver la cara» WTF?!! Es lo que tiene ser del Cerro (el barrio de Montevideo con peor fama, aunque según mis amigos, con más calle que yo, los chorros del cerro son nenes de pecho comparados con los de otros lados… pero eso la gente «bien» no lo sabe jaja), me creo que tengo la terrible calle y cuando me pasan estas cosas me sale de adentro esa cosa de «ah pero vos te creés que soy una boludita y te vas a meter conmigo??» Creo que a muchos de nosotros que nos tocó pasar por situaciones así o estar en lugares donde uno se cría con la advertencia nos pasa que nos sale esa fuerza «de barrio» o «de sudaca» de adentro… no? No sé. Jaja.

    1. Nena, qué ovarios!!! Creo que muchas de estas reacciones que estamos describiendo tienen que ver con la bronca que te provoca que tipos irresponsables y malas personas vengan a adueñarse de lo tuyo, con violencia, con armas! Te da tal impotencia que vos terminás rebelándote! Gracias por pasar y compartir! Besos!

  9. Hola Alicia, la verdad es que me han robado algunas veces de la cartera, pero nunca me di cuenta en el mismo momento, por suerte!
    Lo que te puedo contar es lo que le paso a mi prima. Una vez que estaba parada en el semaforo dentro del auto, se acerca un chorro a la ventanilla, creo q apuntando con un arma. Le pidio la cartera o algo asi y mi prima, que estaba en un momento de mucho stress, por tema divorcio, problemas de salud, problemas con un hijo, etc. lo miro asi como diciendo esto es lo unico que me falta y le empezo a contar todo lo que le estaba pasando. Ella conto que el chorro se solidarizo, no se que le dijo, y se fue!

    1. Noooo, me dejaste con la boca abierta!! Por lo que veo, las mujeres somos totalmente impredecibles! Y cuando estamos hartas, no nos bancamos nada más! Besos Perla, muchas gracias por pasar y contarnos esta historia. Besos!

    2. Ay Perla, me hiciste acordar a los dibujitos animados jaja. Cuando le dicen no me mates tengo hijos etc y al final lloran los dos. Que suerte tuvo!

  10. Aun me estoy riendo de la historia de Perla, jajaja, que flipe.
    A mí me han robado en dos ocasiones y en ninguna me enteré. En la primera me abrieron el bolso andando por la calle sin pararme ni siquiera en los semáforos, porque me los encontré abiertos. Que maestría la del ladrón!
    La segunda me abrieron la cremallera de la mochila en un local con muchísima gente. Aqui me quitaron el dinero y la tarjeta de crédito. Me dejaron limpia, porque se fueron a un puticlub y pagaron con mi tarjeta y la gasolina y todo lo que se les ocurrió. Menos mal que el banco me lo devolvió.
    Otro día llegando a mi casa un par de niños me sacaron una navaja y me dijeron que les diera el dinero. Sólo me faltó reírme. Le aparté la mano de la navaja de forma brusca y le dije, déjame en paz. Los niños se quedaron con los ojos cruzados y yo seguí mi camino.
    De ésto he aprendido que los bolsos los llevo siempre cruzados. Nunca llevo los billetes en el monedero, solo alguna moneda.
    La tarjeta solo la llevo cuando la necesito, si no se queda en casa.

    1. Wow, cuántas anécdotas desafortunadas, lo positivo para rescatar es que en ningún momento sufriste de violencia y eso es algo para agradecer aunque la bronca que da que gasten el dinero de una! Pero bueno, por suerte el banco se comportó bien. Gracias por tu aporte y compartir tus historias!

  11. Yo hice algo parecido en un boliche. Un pibe tenía la mano en el bolsillo del saco de mi hermana. Al mismo tiempo, yo te agarro el brazo al pibe y mi prima empuja a mi hermana. El pibe nos miró con cara de culo y se fue. Mi prima y yo nerviosas, mi hermana ni se había dado cuenta. Más tarde, ese mismo pibe estaba revoloteando sobre una pila de abrigos y carteras (en esa epoca se podia! no extraño los 90 pero…), vio que lo estabamios mirando fijo y se fue.

    Ahora que lo pienso, entre la multitud, la oscuridad y la musica, podria habernos lastimado y nadie se daba cuenta!

    No es un robo pero darle una piña a los gritos a un tipo que me habia estrujado el culo en el tren. Fue doloroso! Fue en la estación de Liniers. Aproveché que se bajaba y lo ataque. Despues volvi a subir al tren Y TODO EL VAGON ME ESTABA MIRANDO en silencio.

  12. Comprendo perfectamente tu reacción, instintivamente yo hubiera hecho lo mismo, pero hoy en día la violencia ha crecido sensiblemente y una reacción así (y ni hablar lo que hizo la comerciante de la nota) puede terminar en tragedia. Me identifico también con todos los comentarios anteriores, hay millones de anécdotas sobre situaciones que casi todos vivimos. Aún así, si sentís amenazado a un ser querido no sé si medimos las consecuencias. Lamentablemente hay historias terroríficas.
    Ah! Y si venís por estos lares, nunca lleves la cartera distraídamente… Desgraciadamente la situación nos volvió hiperdesconfiados!
    Abrazo

    1. Sí, Cecilia. Justamente me acordaba que en esa época todas las chicas llevábamos la cartera colgando normal, por eso me pudieron robar y por eso a esa chica también le querían robar. Ahora las chicas llevan todas su cartera cruzada. Hay que cuidarse. Besos!

  13. Aliii a mi me robaron la billetera así como comentás y me sentí horrible!!! Indignada de como no me pude dar cuenta. Tenia el bebé a upa y el bolso colgado y yo notaba que me estaban siguiendo en un shopping pero dije «no voy a ser tan paranoica». Hasta que me empezaron a apretar en un negocio y salieron corriendo y ahí me di cuenta. Mi primera reacción fue correrlos pero con el bebé a upa no pude hacer ni tres pasos. Desde entonces carterita chiquita con lo justo e indispensable (yo amaba llevar bolsos con todoooo). Siempre me pregunto como reaccionaría yo si me pasara algo grave sobre todo cuando entro y salgo de casa con el auto (y acá está difícil la cosa) pero la verdad es que uno nunca sabe y mejor pensar que todo va a estar bien. Y que arriesgada vos con tu manito sobre la del chorro jajaja. Besos Ali!!!

    1. Hola Lucía! Cuando hay chicos en el medio, todo da un poquito más de pavor, me parece. Menos mal que no les pasó nada y que nunca más tengas que pasar por algo así ni parecido! Muchas gracias por pasar y compartirnos tu anécdota. Besos para vos y tu bebé!

  14. Historias increíbles todas!
    Creo que depende de en que momento te agarre, y si estás muy harta de todo, te viene como algo irracional en que te la jugas más….
    En mi caso, trabajo en una perfumería, y más allá de vender y atender; tenemos que estar atentas …..se roba mucho, pero cuando son super obvios tenemos que vigilarlos, seguirlos, etc.; lo peor es que si no lo hacemos y despues tenemos que pasar el listado de lo que nos han robado nos cae el café a nosotras cuando miran las cámaras y ven que nosotras no los estabamos vigilando…..así que llegó un momento en que me harté, porque también te pasa que por vigilar a dos tarados te perdés de hacer una buena venta, la clienta no entiende porque no la atendés y se va….asi que un día que entraron dos muchachones y se fueron directos a las fragancias y las agarraban con los brazos así nomás, supersilenciosos; yo atendiendo a una clienta cuando escucho apenas un ruidito me doy vuelta y los veo, ni me lo pensé me fuí directo hacia ellos y les grité que dejaran todo eso, y soltaron todos los perfumes enseguida y yo no me confiaba y les gritaba saquense las camperas !!! y no los dejaba irse y se empezaron a sacar ropa y al final cuando ví que no tenían nada los dejé ir…..y después cuando reflexioné lo que hice me quería morir, si hubiesen sacado una navaja algo ni se sabe….

    Y otra que me pasó mucho tiempo después fue con un par de mujeres que venían con unos bolsos preparados para que las alarmas no piten, y cuando las veo les digo dejen todo eso!!! y una sacó todo y lo dejó, pero la otra no; yo tiraba de su cartera de un lado y ella del otro y tanto tiré que saqué el relleno que tenía preparado para que no piten las alarmas, como un bolso dentro del bolso, con todos los perfumes dentro…..y la gente miraba y después me decían que como me animé a hacer eso…..

    No es que esté loca, simplemente no voy a perder mi trabajo por un par de imbéciles; además si ven que pueden robarte los tenés ahí todos los días; por el contrario, si les hacés frente ya no vuelven, o en todo caso, te ven y se van…..

    Es cierto, nunca sabemos como vamos a reaccionar; pero también opino que en el caso de nosotras igual no se lo esperan y por eso nos sale bien; diferente si les hace frente un hombre, puede que la cosa termine peor, se van a las manos, etc.

    Besos!

    1. Grace, el hartazgo y la bronca de que, como decís, por culpa de dos tarados vos pierdas ventas o el trabajo mismo, hace que en el momento te calientes tanto que no te importa nada y lo único que querés es que dejen de robar y se vayan! Es que realmente te salen las ganas de hacérselas pagar! Gracias por compartir tus historias, besos!

    2. Grace, qué garrón! Muchas veces estoy en negocios así, que tienen mercadería expuesta y de autoservicio , y pienso que no sería capaz de trabajar ahí por el terror de que me roben todo. 🙁

      1. Al principio me sentía horrible, pero despues me fuí acostumbrando; porque antes siempre trabajé en lugares que había guardias por lo que yo no tenía que preocuparme demasiado por el tema, pero donde estoy ahora no hay,así que tengo que poner cara de mala….y apechugar !!
        Lo bueno es que aprendí y cuando veo determinadas personas les lanzo mi mirada que siento que les pego con la mirada…y hay gente que se va solo con eso!!!
        Ojo, pienso que se puede trasladar a los robos en la calle, si vas así como tímida, dudosa…..ya está: sos la víctima perfecta; si vas con paso firme y si ves alguien raro lo miras fijo a la cara y super seria…..seguro no te elige….
        Lecciones aprendidas, que le dicen.

    3. Bueno supongo que te pagan dos salarios, uno de vendedora y otro de vigilancia no? No te pueden culpar por los robos y vos no poder vender tranquila. Mi humilde opinión, además es muy peligroso! Saludos

  15. Volviendo a casa de noche un chorro en bicicleta se me tiró encima y me gritó que le diera la billetera, yo tenía colgada la mochila, me tiré para atrás y quedé apoyada en la puerta de una casa que empecé a aporrear con todas mis fuerzas gritando NO NO NO NO ME ROBES POR FAVOR NO ME ROBES, el chorro me decía CALLATE, CALLATE y cuando de la casa encendieron las luces de adentro el ladrón se subió a la bici y se fue… los de la casa no abrieron (supongo que habrán pensado que podía ser un truco para robarles a ellos), llegué a mi casa corriendo y ya adentro me desplomé, me largué a llorar, me temblaba todo, y eso que por suerte «no me pasó nada»… esa es una frase que odio porque sí me pasó: ahora ya no puedo caminar sola por la calle sin que todo me dé pánico, escuchar el girar de las ruedas de una bicicleta sobre el asfalto me dispara adrenalina y terror, es horrible, al final me robaron, todo eso me robaron, aunque no se hayan llevado nada material =(

    1. Ay Ceci, es que claro, es cierto que «no te pasó nada» no sirve porque sí te pasó y fue horrible. Lo que sucede es que, creo que como un mecanismo de defensa psicológica, agradecemos estar vivos o enteros porque ves las noticias y todos los días te enterás de personas que no están para contarlo. Qué feo y terrible lo que me contás. Gracias por compartirlo y espero que lo puedas superar.

  16. Recuerdo un episodio en Londres, tal vez por estar en este blog.
    No soy un gran fumador, pero me gusta tener mis cigarrillos. Así que, sabiendo de los impuestos que tienen en el exterior, al viajar, suelo llevarme un par de atados y de mi marca. Apenas prendo el último en una esquina de Peckham, se me acerca un tipo y me pide uno. Le dije que no tenía más, que era el último; sin decirle que era el último en mucho tiempo y que no sabía cuándo ni dónde iba a fumar el próximo. Entonces me pidió el que tenía en la mano insistentemente, y le dije que no y me maltrató. Mirándolo a los ojos tiré el cigarrillo al piso, lo aplasté y me fui.
    Una estupidez, pero si antes me hubiesen dicho que iba a reaccionar así, no lo creería.

    Es muy curioso leer a emigrantes hablando de cosas previas al nuevo hogar. Un gusto este blog como siempre.

    1. Hola Leandro, es como decís y de lo que se trata el post, uno nunca sabe cómo va a reaccionar. Siempre recuerdo mi vida en Argentina y escribo al respecto, es parte de mi historia y de lo que rememoro, a veces con nostalgia, a veces, no 😀

  17. Alicia, Soy de Quilmes y te digo que los pungas deben ser los mismos que están ahora en la estación. Esa zona se vino muy abajo en el último tiempo. Hay que estar alerta pero no estar paranoico.
    Vos vivías en Quilmes? Saludos

    1. No me digas Fede que sigue igual!!! Pero ya pasaron 13 años! Y te digo, cuando sucedió hice la denuncia en la comisaría como corresponde. Y después en un negocio me crucé con un policía y le comenté que había pungas y que por favor, vigilaran la zona. Qué ilusa!
      Así es, vivía y, además, soy nacida en Quilmes! Saludos y gracias por pasar, comentar y alertar! 😀

      1. Saludo Quilmeño o Cervecero je. No sabía que eras (o sos) De Quilmes. La verdad, esta muy descuidada Quilmes., una lastima. En tu micro «Cocinando con Alicia» espero el pan de cerceza ja, no mentira, cocina lo q quieras. Saludos Fede

  18. Por suerte nunca me robaron (toco madera) pero si lo engancho a un punga queriéndome robar le arranco la cabeza jajaja. Si hace unos años a mi hermano a unas cuadras de casa le robaron el celular y con mi papá salimos a buscarlos 🙂 los encontramos y llamamos a la policía para no ir presos nosotros por ser «violentos» o «violar derechos humanos» como dicen por acá…

  19. Ali, es tal cual decís. Siempre he dicho (y soy una firme convencida) de que no hay objeto/plata por el que valga la pena arriesgar la vida, y siempre dije que si alguna vez me pasaba iba a dar las cosas sin drama…

    Una noche estábamos cerrando el negocio que teníamos con el que entonces era mi pareja, eran las dos y pico de la mañana un día de invierno, salgo afuera porque habíamos visto pasar unos muchachos y yo estaba como con un sexto sentido prendido. Cuando salgo me encuentro a un tipo parado hacia mi derecha, otro hacia mi izquierda, y veo a un tercero de cabeza metido por la ventanilla en el auto del vecino. En ese momento escucho ruido de vidrios que caen y me doy cuenta que le están robando el auto!! Arranqué a los gritos derecho al que estaba metido en el auto (el tipo debía medir 1,80 aprox, yo mido 1,58 con suerte) «Che che, qué hacés??, que hacés?? salí de ahi»… como dijeron varios, los agarré tan de sorpresa que por un momento quedaron todos paralizados. En ese momento la parte racional de mi cerebro comenzó a procesar y me comunicó «tres contra una tamaño diminuto», y ahi empecé a caminar hacia atrás gritándole a mi novio que estaba adentro que llamara a la policía que robaban el auto del vecino. En ese momento los tipos arrancaron a correr en desbandada, uno para cada lado. Después caí en lo que había hecho…
    Hace unos años me robaron la cartera en la parada de bus, luego de salir de lo de una amiga, y salí corriendo atrás de ellos a los gritos. Era de noche y se había puesto a llover, cuando se metieron por un pasillo entre casas, que estaba completamente oscuras, fue cuando mi cerebro volvió a la lógica y dije «qué hago acá»… Pero como decís, en el primer momento, las reacciones son instintivas, y a mi se ve que me sale confrontar.

    Consejo, cuando vayan por la calle caminen derechas, con la cabeza alta, y mirando alrededor. También lo que dijeron ahi de mirar a los ojos. Se da por hecho que las mujeres somos víctimas probables, y si caemos en ciertos estereotipos más. Una persona alerta, con un lenguaje corporal fuerte es más probable que sea considerada una víctima «difícil» y por ende no sea atacada. Ah, y si pueden, eviten los tacos! Es más fácil desestabilizar a alguien que camina sobre tacos, y cuesta más correr 😉

    1. Cecilia, qué miedo! Qué temeraria! Como todos los que comentaron, tu historia demuestra que a veces el enojo que te provoca que se metan con tus cosas o las de los demás tan impunemente, uno reacciona a veces con todo! Gracias por pasar y compartir tu historia. Que nunca más nos ocurra nada a nadie. Besos!

  20. Que fea situación!!! Estamos muy inseguros últimamente, yo vivo en un lugar chico pero lo que no sucedía hasta hace 10 años sucede,hay cada vez más robos y asaltos y creo que no sé como reaccionaría soy muy nerviosa y me doy miedo …

    1. Alicia, esperemos que nunca sepas cómo reaccionás ante una situación así, sobre todo si sos tan nerviosa porque a lo mejor te puede alterar tanto que podría hasta arruinar tu salud. Besos y que se termine toda esta situación!

  21. Hola, nunca tuviste ningun episodio de inseguridad en Londres? Curioso que tengas que caracterizar argentina con este episodio, no? Saludos

    1. No, en Londres, no, nunca. Es un episodio que recuerdo, no quiero caracterizar a Argentina (con mayúsculas) con este episodio. Si te fijás cómo lo redacté y el título, tendrías que darte cuenta. Saludos.

  22. Hola ¿Cómo estas?

    Yo tuve un episodio de inseguridad en 2012. Estaba yendo al supermercado cuando dos motochorros se me acercaron y simplemente les di todo. Por suerte todo fue rápido y se fueron. Pero es horrible la impotencia que sentí, me robaron todo: celular, mucho dinero para el dentista, el DNI, tarjeta SUBE, MP3 para escuchar música, carnet de obra social. La mayoría de las cosas que tenia en mi cartera eran importantes. La cartera era hermosa. Por suerte las llaves de mi casa no me robaron porque de casualidad las tenia en el bolsillo de mi campera. Horrible momento. Todo muy rápido. Momento que no olvidaré jamás.
    En cuanto a como reaccioné, reaccioné de una forma que siempre supe que reaccionaría si me pasaba algo así: darles todo lo que me pidan y que se vayan. Porque si intentaba defenderme por ahí me golpeaban o la situación pasaba a mayores. Yo no sabía si tenían armas o no. Creo que en situaciones extremas yo no podría arriesgarme a tomar decisiones extremas con las consecuencias que esto podría traer. Se podría decir que pude pensar exactamente qué hacer en ese momento horrible y difícil. Ni quiero pensar que hubiese pasado si actuaba sin pensar enfrentándolos. ( Leticia )

    1. Querida Leticia, escalofriante lo que me contás y por suerte pudiste «no reaccionar» como siempre tuviste pensado. Eso está bien, estuviste en control. Claro que da bronca por lo que perdés y por la injusticia de todo y espero que nunca más sucedan cosas así. Besos y gracias por compartir.

Los comentarios están cerrados.