Adiós, Mi Gatita

Una es una adulta grande, sabe de lo inevitable, lo reflexiona, lo comprende… pero cuando sucede no podés evitar que te entristezca y que te duela.
Ayer llamé a mami y me contó que había muerto mi gatita, mi gata negra, mi hija, como la llamaba yo. 
Mamá me lo contó toda muy objetiva, yo escuchaba todo muy objetiva pero se me caían las lágrimas y no sabía cómo hablar o impostar la voz para que mamá no se diera cuenta de que estaba llorando. 
Además, estoy segura de que ella también estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano para contármelo así, porque nos conocemos, nos sabemos bien y nunca una quiere poner mal a la otra, especialmente a tantos kilómetros de distancia porque sabemos que estamos lejos para consolarnos mutuamente. 
Chocha tenía 19 años y, como todo gato, tenía su personalidad bien definida aunque ella no era cariñosa, no le gustaba estar aúpa y con cada uno se portaba diferente: conmigo sabía que si la alzaba, se tenía que quedar un ratito, yo la agarraba fuerte y se la aguantaba. Con papá se hacía la mimosa porque sabía que era el único que le daba de comer en la boca. Con mi mamá se entendían las dos a la perfección: mamá sabía cuándo la gata quería agua o leche, carne o alimento balanceado, cuándo quería salir un rato afuera al sol o acostarse.
Era una institución: Durante los años que di clases en casa, todos mis alumnos la conocían, la querían, les fascinaba ver esta gata negra que los miraba desde lejos y se acercaba si ella tenía ganas.
Fue siempre muy sana: en abril de este año la llevé al veterinario porque su pelo largo y otrora sedoso se le había empezado a enredar y cuando le dije la edad de la gata, puso cara de «bueno, qué esperabas!» pero cuando la examinó, sorprendido me dijo: «Pero tiene todos los dientes!»
Me dijo que era la edad, que había que cepillarle el pelo bastante y luego Chocha lo despidió como ella se despedía de quienes le hacían hacer cosas contra su voluntad: Un rápido y pequeño pero intenso rasguño como souvenir.
Mamá la descubrió ayer a la mañana, aparentemente durmiendo en el piso a su lado, como lo venía haciendo últimamente. Mami la llamó y la gata no respondió. Se acercó, la tocó… y se dio cuenta. Me dijo que no la había escuchado llorar a la mañana y que estaba como echadita, como sentada.
Pensar y recordarla es revolucionar el corazón con recuerdos porque mi hermana menor todavía vivía cuando traje a la gata a casa y sentís que todo se mezcla porque te acordás de anécdotas que tienen que ver con la familia: que la gata se sentaba sobre lo que estuviera leyendo papi, que enloquecía de amor con mi tía Mema (la única persona a quien la gata miraba con otros ojos), que se te cruzaba por las piernas cuando tenía hambre, que te maullaba con enojo si veníamos tarde y la habíamos dejado sola en casa…
Y todo da paso a la desazón y a cierta desolación porque te acordás de quienes estaban y ya no están, cuando en casa éramos 4 más una gatita…
Definitivamente una mascota es un miembro más de la familia; será porque nosotros depositamos nuestros cariños y / o carencias sobre el animalito o lo adoptamos para no sentirnos solos o para sentirnos acompañados pero por el motivo que sea, el lugar que ellos ocuparon en la casa no se reemplaza fácilmente y el lugar que ocupan en nuestro corazón es definitivo e imborrable.
Te voy a extrañar pero te tengo en mi corazón, gatita. Este rasguño que me dejás no me va a cicatrizar nunca.

Comentario (30)

  • Ana| 25 septiembre, 2013

    Alice, es así. Es un integrante más de la familia y su partida se sufre también.
    Con el paso de los días, regresan en malón los buenos recuerdos y las anécdotas.
    Sin dudas tenés muchos compartidos con ella.

    te mando un beso enorme!!

  • seelvana| 25 septiembre, 2013

    aw, me conmueve pero me alegra que haya vivido 19 años y con semejante salud y compañía.
    Espero que te sea leve este momento y que te consuele el hecho de que simplemente se durmió =)

  • Estrellita Pequeña| 25 septiembre, 2013

    Ay!! que tristeza!! y si, uno los quiere como un miembro mas de la familia..
    19 años es un montón para una gata, era bien viejita!! Lo importante es que por lo que contas fue amada y cuidada hasta el ultimo de sus dias..
    un beso grande.. y animos!

  • Mami de una Monita| 25 septiembre, 2013

    Alicia:
    Comprendo mucho tu dolor, ya que las mascotas pasan a ser una parte muy importante en nuestras vidas. Lo siento mucho.
    Un beso!

  • Fabi (Objeto Transicional)| 25 septiembre, 2013

    Ali te entiendo… perdimos a Cleo, mi gata de 10 años, en febrero de este año. Fué una gran pérdida, estuvimos muy tristes y la extrañamos un montón. Son parte de nuestra vida y se va una parte con ellos…
    Un abrazo

  • Luci| 25 septiembre, 2013

    Ohhh 🙁 Se me pusieron los ojos llorosos mientras lo leia. Coincido que los animales son un integrante mas de la familia, la lealtad y el amor que brindan es incomparable.
    Besos y fuerza!!

  • Dana| 25 septiembre, 2013

    Es horrible!! Son familia, son tan fieles, son tan desinteresados al darnos su amor.
    Hace tres años perdí a mi perrita, aún hoy la extraño con locura.
    Un beso Alice!

  • Lucía| 25 septiembre, 2013

    Lo primero que me llamo la atención de esta entrada fue la foto: tuve unos segundos de confusión creyendo que era mi gata Fedra (demasiado parecidas). Y mientras leía se me llenaron los ojos de lágrimas, porque tuve 17 años a mi perro (desde los 7 años). Murió hace 6 años y a veces me siento un poco anormal, porque lo sigo entrañando, es raro.
    Quienes adoramos a las mascotas (propias y ajenas) sabemos bien de que hablas y sentimos mucha empatía con lo que decís.

  • Betty| 25 septiembre, 2013

    Estoy lagrimeando, porque al leer todo lo que has escrito sobre ella, recordaba a nuestra gata que murió el 8 de marzo.

    Al menos las hemos disfrutado muchos años!

    Besos

  • Ceci25| 25 septiembre, 2013

    Un abrazo Alice, nada más.
    Se me hizo un nudo en la garganta cuando te leía, me hiciste acordar de muchas cosas…

  • Irene| 25 septiembre, 2013

    Seguramente está jugando con Chaplin, allá por el arco iris…
    Beso grande!!

  • Silvi| 25 septiembre, 2013

    Ali, lo siento muchísimo. Te entiendo porque yo también amo infinitamente a mi gatita.
    Un abrazo.

  • (La vaca)| 25 septiembre, 2013

    Uy que gatita linda.

    La vida es así no queda otra que resignarse. Lo único que podés hacer es estar bien con todo el mundo mientras están.

    En mi casa también siempre tuvimos gatos que son parte de la familia. Hace poco uno se cayó por el balcón y mis padres se tomaron licencia del trabajo para cuidarlo. Mi mamá hasta se cree que la entienden cuando habla. Cuando van de viaje les traen regalos como que fuesen niños. Los gatos muy cool, lo único que parecen querer es calor y comida.

  • Vero GL| 25 septiembre, 2013

    Alice, te entiendo desde lo más profundo de mi corazón. Una amiga-hermana una vez me dijo que el mundo se divide entre las personas que aman a los animales y las que no. Y se ve que vos y yo estamos del lado del amor. Este año murió, mi perra, la perra de la familia. Nunca me voy a olvidar de ella, y seguro que vos tampoco de Chocha.
    Besos y abrazos.

  • Miguel Sosa| 25 septiembre, 2013

    Lamento mucho lo de tu gatita. Para uno tienen personalidad, y yo creo que la gente reencarna en perros o gatos. Uno los siente tan humanos.
    Ojalá que tu mamá pueda sobrellevar bien esta pérdida, tal vez aparezca un nuevo animalito que la acompañe…
    Mi perro es como un hijo para mí. Uno sabe que los va a perder, pero cuando sucede siempre duele muchísimo.
    Besos.

  • Pilikina| 25 septiembre, 2013

    Que penita.
    Hace mucho que no tengo mascotas, pero cuando han desaparecido lo he pasado muy mal, por eso te entiendo perfectamente.

  • Vix| 25 septiembre, 2013

    que tristeza… me hiciste shorar.
    Yo tengo una gata que es igual en caracter. pocas pulgas, arisca y demandante, pero a la vez graciosa y preciosa y no quiero ni pensar. Ni.

    Un abrazo.
    :'(

  • ceci a.| 25 septiembre, 2013

    Ali linda, qué post tan singular yuniversal a la vez Temo que llegue el día de MI gatita Kathy.. te entiendo tanto. Me encantó la ternura y simpleza ocn que la describiste.
    Esta frase
    un rápido y pequeño pero intenso rasguño como souvenir.

    =)
    Te mando un abrazo enormetote.
    c.

  • Almadevalija| 25 septiembre, 2013

    Un abrazo grande, Ali. Me conmovió mucho cómo lo contaste. Besos!

  • Rodrigo Arano| 26 septiembre, 2013

    RIP CHOCHA
    Entiendo todo lo que explicas porque acá lo viví muy de cerca este año cuando Chloé perdió a su Ti-Mine de 18 años… así que te mandamos los dos mucha fuerza para que la tristeza pase rápido y luego queden los lindos recuerdos con Chocha.

    PS. Ah, a Ti-Mine lo tenemos en una cajita en el living.

  • Vesper Lind| 26 septiembre, 2013

    Ay Alice que dolor!! te re entiendo a mi se me murio mi gatito hace un año y medio y la verdad uno no se resigna , el era mi compañerito cuando vivia sola y si hacia como tu gata era diferente con mi mama, con Roberto, pero él y yo nos entendiamos todo .
    Te mando un beso enorme y un cariño , pensa que esta en el cielo , porque almitas como estas van al cielo yo estoy segura

  • Marta Sorhobigarat| 26 septiembre, 2013

    Alicia cuando nuestras mascotas se van dejan un vacío inmenso. Ellas son testigos mudos de un tiempo en nuestras vidas.
    Chocha vivió un montón de años…no es lo habitual. Era una gatita feliz.
    Un abrazo fuerte.
    Marta

  • Yolanda Fernández G.| 26 septiembre, 2013

    Alicia, me enterneció tu relato. Nuestras mascotas son parte de la familia y si tenemos que despedirlos se nos arruga el corazón.
    Nuestro Micho también es adulto mayor y cuando pienso que se nos puede morir, me produce mucha tristeza.
    Siento mucho que tu querida Chocha se haya ido, lo siento…

  • Marcelo| 26 septiembre, 2013

    A que de sentimientos que despertaste en mi… sos una capa! Me hiciste emocionar realmente y tambien me traes el recuerdo de mi querido Negro! el cual fue una compania sensacional para todos nosotros. Creo que en edad no llego a los 19 años como la Chocha, pero como sabes bien porque lo conociste, el Negro cumplio con creces el papel de mascota y compañero. Que lindo es poder sentir estas emociones en un animal que solo te mira y en su idioma te hace entender lo que ellos quieren, no? el Negro fue un gato realmente «duro» se banco todos sus problemas de salud y fue duro de «llevar» termino sus dias con mucho menos peso del que realmente tuvo, llego a superar los 12 kilos!! Un Gatazo! A Mama siempre le costo poderlo alzar y en mas de una ocasion tuve que quitarlo de su falda por su exagerado peso. A Bali le «dormia» las piernas y a mi cuando se escapaba de Mama para dormir conmigo a los pies era como si me prendieran un horno, por el calor que irradiaba! Lindos recuerdos… Gracias por tus sentimientos a estos seres que nos acompañaran en nuestros recuerdos por siempre.

  • Ivy| 26 septiembre, 2013

    vivió un montón!
    lo siento mucho Ali
    lo q siempre trató de consolarme cuando se me murió alguna mascota es q por lo menos les dimos una buena vida 🙂
    saludos

  • Alicia Seminara| 27 septiembre, 2013

    Ana, Seelvana, Estrellita Pequeña, Mami de una Monita, Fabi, Luci, Dana, Lucía, Betty, Ceci25, Irene, Silvi, La Vaca, Vero GL, Miguel, Pilikina, Vix, Ceci a., Almadevalija, Rod, Vesper Lind, Marta Sorhobigarat, Yolanda, Marcelo, Ivy,

    Gracias por sus comentarios que realmente me acompañaron, me conmovieron y me hizo ver cuántos somos que consideramos a nuestros animalitos parte de nuestras familias y cuánto extrañamos a los que no están. Gracias por compartir sus historias, noto que cada uno tenemos una mascotita que recordamos con mucho cariño y especialmente. Gracias.

  • Bella| 28 septiembre, 2013

    Te mando un abrazote, Alicia, son pérdidas que siempre lamentaremos pero también que nos dejan muchos buenos recuerdos!
    Besote ♥

  • Aleluya| 2 octubre, 2013

    Ay! Alice…
    Cómo se me pasó este post?!?
    No lo había visto y recién, misteriosamente, apareció.

    Cuánto lo siento! A los que somos bicheros nos deshace ver sufrir a un animalito y, si se nos va, nos duele el alma…

    Me emocionaron tus palabras. Y las de muchos de tus lectores también.

    Bella Chocha… Lamento su partida.

    Beso grande,
    A.

  • Richard| 12 octubre, 2013

    No puedo no decir nada de esto porque sabes lo que amo a los animales y si es un gato mas. Ya he pasado por estas pérdidas y te dejan el corazón destrozado, mas cuando sentís que su partida se lleva parte de tu vida, cargada de recuerdos y situaciones que no viviremos mas.
    Lamento enormemente esta pérdida, tarde pero cargada de amor hacia vos.
    Te quiero amiga.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: