La Realidad Navideña

Claro que me encantaría festejar la Navidad como en las revistas: con un vestido elegante, peinada, con tacos altos, maquillada y sonriente; con la mesa híper decorada y la comida hecha por mí, con mesa dulce incluída.

Pero no. Nunca tuve una Navidad así y por más que cada año aspire a que el sueño se me cumpla, la realidad es que tanto mis Navidades argentinas como las londinenses han sido por demás diferentes a las revistas.

Lo que rescato es que a mí la Navidad no me pone triste porque me trae los recuerdos de mis Navidades de la niñez. La pasaba bien porque yo me creía el cuento de Papá Noel. Para mí él existía y me traía los regalos. No recuerdo haber planteado cómo hacía para recorrer el mundo en una noche o mis padres habrán tenido buenas respuestas para zafar!

Yo estoy totalmente de acuerdo con que los niños crean en Papá Noel, los Reyes Magos, el Ratón Pérez… solitos se darán cuenta que no existen pero el mientrastanto es mágico. No hay nada que se compara con las caritas de los chicos cuando descubren los regalos y cuando los abren!

Si los padres no quieren «engañarlos», ok, cada uno educa a su hijo como quiere pero tampoco es bueno que vean como algo negativo que un niño crea en  un poco de magia durante su infancia. Porque la infancia está altamente condimentada de fantasía.

Habrá niños que no crean en Papá Noel pero observalos cuando juegan… acaso no se creen que son eso que juegan? Así jueguen con la Play o a los Súper Héroes, los chicos ven todo con sus ojos llenos de fantasía.

Recuerdo una Navidad en particular. Tenía alrededor de 5 años, mi hermana menor 4 y nos reunimos en lo de mi tía Olga, abuela de mis primos Paula y Sergio, de nuestras mismas edades.

Cuando terminamos de cenar, Adriana, la hija menor de mi tía que para esa época tendría unos 20 años y era maestra jardinera (o sea, la tenía clara) se despidió de nosotros y nos dijo: «Chau! Me voy a bailar!»

Y a las 12 de la noche, por la ventana del living, entró… PAPÁ NOEL!!!

Papá Noel, con su traje rojo, su bolsa blanca llena de regalos! Para nosotros!

Creo verme a mí misma con 5 años, embelesada y feliz, mirando a Papá Noel darnos un regalo a mi hermana y a mí diciendo «Para las dos hermanitas» y repartiendo los otros, aunque a Sergio no había forma de consolarlo por cómo lloraba del susto! (Perdón Ser por ventilar esto!!!)

Sí notaba que a pesar de ver un robusto Papá Noel, su voz era bien finita pero jamás se me ocurrió desconfiar de nada ni de nadie.

Al rato, cuando estábamos jugando con nuestros regalos, apareció Adriana diciendo «Hola! Qué tal! Ya vine de bailar!» Y nosotros a los gritos contándole que había venido Papá Noel!

Años más tarde, cuando supe la verdad, cuando me enteré de que todo era fantasía, le pregunté a mamá «Pero quién fue ese Papá Noel que fue a lo de tía Olga?» «Adriana,» me dijo.

Y ahí recordé que ella se iba a bailar y, qué justo, cuando ella se iba, venía Papá Noel!

Así que ahora de adulta, con la realidad frente a mis narices, yo, de todas formas, espero una Navidad de las revistas, aunque bien sé que este año lo festejaremos como lo hacemos habitualmente.

Pero no importa. Ahora de grande, me empecino  a tener mi porción de fantasía. Si no es este año, será el próximo. O el siguiente. Porque los sueños que uno tiene de adulto se pueden hacer realidad, porque sólo depende de nosotros mismos emprender el camino para realizarlos.

Comentario (13)

  • LasPalabrasJamasAlcanzan Blog| 7 diciembre, 2012

    Me encanto leer lo que escribiste y hasta me emocionaste! De los sueños tb se vive!!! Gracias por compartir esta vivencia!!
    Jamás dejemos que el niño que fuimos se arrepienta del adulto que somos!!
    besos grande, Pri

  • Estela| 7 diciembre, 2012

    Me encantó tu recuerdo navideño!! Que lindo eso de que llegue Papa Noel! Coincido en que es una magia que es bonita de vivir de chicos.
    En casa nunca se disfrazaron de Papá Noel.. recuerdo que estaba en 2º grado cuando me enteré de que no existía (por otros chicos del colegio), pero no quise decir nada en casa porque quería seguir recibiendo regalos. Se ve que tenía miedo de que si decía que sabía la verdad no viniera mas “Papá Noel”! ja.ja.. cosas de chicos! Igual entonces me proponía tratar de descubrir en que momento mis padres ponían los regalos, pero nunca los pude agarrar in fraganti. Lo solíamos pasar en lo de mi abuela, y con los años me di cuenta de que cuando salíamos para ahí mi papá siempre volvia a buscar algo que se había olvidado! Que inocente que puede ser uno (y que lindo que así sea!).
    También recuerdo nuestros pesebres. No eran los comprados tradicionales. Los hacíamos con nuestros juguetes. Con los muñequitos hacíamos todo.. era medio cambalache lo que quedaba, pero tenía ese “saborcito” de lo hecho por uno, que terminaba siendo un juego.
    Si tengo un hijo seguramente querré que viva toda esa magia..
    beso

  • Ana O| 7 diciembre, 2012

    Que lindo post!
    Es sano tener fantasias, si no, la realidad te aplasta.
    Me gusto lo del vestido largo y el peinado 🙂
    Ahora que lo pienso, cuando sos chico aceptas las cosas como son. SI la tia dice que se va a bailar, se va abailar y punto. Nada de cuestionamientos ni planteos ni que ocho cuartos!

  • Dana| 7 diciembre, 2012

    Me encantó!
    Magia magia magia!! Por siempre.
    Los sueños se cumplen.
    Beso

  • Irene| 7 diciembre, 2012

    Qué lindo! Cuando mi hija era chiquita la tía también se disfrazaba, el año pasado los chicos festejaron con su papá, nos pusimos de acuerdo y yo mandé un sms que decía «estoy estacionando el trineo en la terraza» o algo así. Y cuando subieron, ya estaban los regalos.

  • Silvi| 7 diciembre, 2012

    qué genial la anécdota!!!
    el año pasado estábamos en el patio y mi hermano se fue a una de las habitaciones y vociferó el cásico JOJOJO …. las caras de mis sobrinas!!! que corrieron a contarles a las madres que lo habían escuchado a Papá Noel, que ya había llegado,, y que si ya podían ir a ver los regalos al pinito.

  • Anonymous| 7 diciembre, 2012

    Me encantó este post!!! Mi abuelo una vez se disfrazó de papá noel y es uno de los recuerdos más lindos de mi infancia.
    A mi me pasa que siempre quise un árbol de navidad gigante, pero el que tengo ahora en mi casa es mediano. Pensé en comprarme uno pero acá en Argentina, como todo hoy en día, están muy caros. Igual no me voy a dar por vencida, lo voy a tener!
    Un beso!

  • Di| 7 diciembre, 2012

    ¡Que buenos recuerdos me trajiste! Tendría 4 o 5 años y unas primas me llevaron a la terraza a ver si venía Papá Noel. En el cielo se veía a lo lejos una lucecita roja que se movía. Era un avión pero para mi era el trineo que estaba llegando. Al ratito bajamos y estaban los regalos en el árbol. Tampoco me pregunté como hizo…
    Un beso

  • Betty| 7 diciembre, 2012

    A mi tambien me encanta la navidad y tengo muchos recuerdos de cuando era niña y de las navidades de mis hijos.

    Me sumo a los que elogian este post tan emotivo.

    Besos!

  • TERE G.| 9 diciembre, 2012

    Síii, que bonitos recuerdos, y la magia que se creaba era maravillosa, aunque por aquí la teníamos con los Reyes Magos de Oriente, jajaja. Le poníamos agua y cosas de comer porque venían desde muy lejos, y podían estar cansados, y lo curioso, es que al día siguiente no estaban y nos creíamos que se lo comían y bebían de verdad. Dejábamos un zapato nuestro cerca del árbol o los adornos, porque pensábamos que era más efectivo que las botas decorativas de Navidad, porque así sabían que vivíamos ahí, jajajaja. Imagínate conmigo eramos cuatro de diferentes edades, mis pobres padres… Quizás por eso, sigo soñando ahora de mayor también. Qué bueno, me hicistes recordar muchos momentos de Navidad, gracias….

  • Gera| 9 diciembre, 2012

    Por supuesto que si! Recuerdo a los reyes magos y los nervios que tenia esa noche! (en casa no se creía en papa Noel, pero por si acaso yo esa noche no me acercaba al arbolito ni loco).
    Hermosos recuerdos, muchas veces me he vestido de Papá Noel para mis sobrinos h es fantástico. Viva la maxima viva el recuerdo y ese niño que siempre llevaremos dentro.
    Hermoso recuerdo Alice y por una hermosa Navidad.
    Abrazo gigante para los dos!
    Gera

  • Alicia Seminara| 10 diciembre, 2012

    LasPalabrasJamasAlcanzan Blog,

    gracias! Eso es importante, no olvidar a nuestro niño interior!

    Estela, Irene, Silvi, Di, Tere G., Gera,

    qué lindas anécdotas! Me encantaron!

    Ana O,

    exacto, no nos planteábamos nada!!

    Dana, Betty,

    gracias!

    Anónimo,

    mí me encantaría tener un arbolito pero no le encuentro sentido tener uno si no tenés niños… No sé, ideas mías. 😉

  • @GonFBA| 10 diciembre, 2012

    Que lindo recuerdo Ali!
    De chico creo que mis primos me dijeron quien era Papa Noel… que mal momento!

    Ahi me cerró todo: siempre me llamaba la atencion que tenga la letra parecida a la de mi mamá. Inocente.

    Sin cuotas de fantasias, seria todo tan chato.

    Saludos linda.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: