«El Señor Es…»

Provengo de una familia clase media-baja, más baja que media, nieta de abuelo italiano llegado a Argentina después de la Primera Guerra Mundial, hija de padres honestos y trabajadores. Mamá ama de casa, papá laburante bohemio.

En casa siempre se le dio mucha importancia al estudio y, paradójicamente, jamás me controlaban si hacía los deberes o si estudiaba y tuve mucha libertad en ese sentido así que yo estudiaba si/cuando tenía ganas y nunca se me impartió o sugirió qué carrera debía seguir.

Sin embargo, en algunas familias suele haber cierta presión para que el hijo siga alguna carrera universitaria y a veces el énfasis está puesto en obtener un título para ser llamado por tal.

«Doctor» «Doctora», «Licenciado» «Licenciada», mis respetos.

Pero al crecer y salir al mundo y empezar a conocer gente fuera del protector ámbito del colegio, empezás  a notar muchas veces que tener cultura, tener educación y tener estudios no es garantía de que una persona sea respetable.

He conocido algunos «doctores», «licenciados» de toda índole (de leyes, de medicina), que eran casos increíbles. Hasta el día de hoy a mí no me entra en la cabeza cómo una persona que ha estudiado en una universidad, donde se requiere no sólo inteligencia sino también disciplina, sean capaces de ser crueles y desalmados con su exterior, con su familia o con la gente con la que trabaja.

Personas que son ventajeras, que denostan a su prójimo para sentirse unos encumbrados pero que ponen en evidencia lo pequeño que son como seres humanos.

No puedo entender cómo hay gente que no le da importancia a su nombre sino a su título, a la forma de llamarlos. Más que imponer respeto, eso es imponer una distancia no horizontal sino vertical: el poseedor del título arriba en un pedestal; vos, persona que sólo tenés un nombre, abajo.

Tampoco puedo entender que una persona con estudios sea a veces el ejemplo de cómo no comportarse socialmente: gente que grita, que insulta, que molesta, que no deja vivir.

Qué tremendo, de qué te sirvió estudiar? Entre los muchos libros que leíste, nunca leíste por casualidad algún libro de urbanidad o de buenos modales? O de cómo tratar a los demás?

Sé jugar el juego de los títulos, de todas formas. Si uno está en un ambiente donde sí valen porque te da cierta jerarquía o porque es un puesto que te ganaste, juguemos al juego de llamarte por lo que lograste ser gracias a la universidad.

Pero si se falta el respeto, ahí no hay título que te inmunice. Mostraste la hilacha: tendrás el diploma más lindo y el promedio más alto pero como persona, tenés un aplazo.

 Siempre que voy a la playa, me acuerdo de este ¿chiste?

Comentario (27)

  • Maguita| 5 octubre, 2012

    Muy lindo post, Ali. Yo tampoco lo entiendo, y sin embargo cada vez me topo con más gente así, deplorable. Besos grandes!

  • Bandida| 5 octubre, 2012

    Ahhhh otro tema facinante, podria escribir hojas enteras y por horas sobre esto. Brevemente, he conocido mucha gente casi casi psicopata en el ambito academico…y no me lo esperaba para nada. Es mas, pensaba ingenuamente que la gente del ambito educativo era por naturaleza de cabeza abierta y de gran comprension por el ser humano, pero no es asi.

  • Ana| 5 octubre, 2012

    Me encantó la viñeta de Quino!
    Creo que esto que vos decís tiene que ver con los valores, más que con la educación o la formación académica. Un título puede sumar para determinado ámbito, pero si a nivel humano y personal sos deplorable, sos simplemente un licenciado deplorable.

    beso!

  • Dana| 5 octubre, 2012

    Hola Alice! Qué tema!
    Si sos mala persona, con título o sin él va a ser lo mismo. El problema de las malas personas con título es que capaz en algún momento vamos a necesitar de ellos.
    Algunos, no todos, tienen demasiado ego.

    Beso!

  • Ro| 5 octubre, 2012

    Hola Alicia! nuevamente identificada con uno de tus textos…actualmente me encuentro «intentando» motivar a mi hijo de 15 años al estudio, ni siquiera aun estamos hablando de carreras ni universidades, si no las materias de la secundaria. Que tema eh? Como se nota desde la secundaria el desinteres al estudio, al compromiso, a incorporar contenidos para la vida diaria, ni siquiera especialidades…creo que esta base de los jovenes hace que cuando elijan una carrera sea solo por ir en manada, porque te lo imponen o porque es lo que hay que hacer y asi resultan profesionales sin vocacion, sin valores. No metamos a todos en la misma bolsa, hay personas excelentes con o sin titulos. Un beso desde Ma del Plata!!!

  • fabiana| 5 octubre, 2012

    Hola Ali! Un titulo no es mas que una herramienta -de trabajo-, pero bueno, muchas personas cubren falencias -afectivas, problemas de inseguridad, etc- con un papel, o un coche caro, o con joyas, o con otras cosas materiales. También hay gente que tiene vocación y es muy profesional, y el titulo es solo la constancia de su paso por la universidad.
    En mi casa siempre hubo mucha presión en relación a los estudios, pero cada una pudo seguir su vocación. Tengo amigas que los padres las presionaron muchísimo para estudiar carreras que les permitieran poder poner la «chapa» frente a la casa.
    Yo nunca ejercí, al trabajar en tribunales siempre tuve cancelada la matricula, en tribunales el trabajo es monótono, hay «modelo» de todo y lo único que se cambia son nombres y montos, y las resoluciones tienen el criterio del juez que es el que firma. Sin embargo he leído cosas del tipo «de mi brillante cabeza salieron resoluciones para los amparos del corralito», y con total descaro seguido de «un amigo me puso de prosecretaria» (para ser prosecretario no se necesita ser abogado, es mas, casi siempre fue un puesto de acomodo, para los familiares y amigos). En los juzgados solo los secretarios y los jueces son funcionarios, y los únicos que tienen realmente «poder» por decirlo de alguna manera. Lo de los amparos por el corralito fue un caos, había gente que reclamaba plazos fijos cuando en realidad lo que tenia eran fondos comunes de inversión. Y los únicos habilitados para reclamarlos eran los administradores -en este caso los bancos-, que de hecho lo habían hecho.
    Hay una creencia popular, que si dejas un ladrillo en la facultad de derecho por 6 anios, se recibe de abogado jajaja
    Hay gente que solo se recibe para delinquir, y otros que sin titulo universitario se hacen llamar doctor. Te acordas de la Dra. Rimolo?
    En Argentina se le suele llamar Doctor a los abogados, pero la realidad es que contados lo son. Hay un primer titulo de bachiller en derecho antes de la orientación, después el titulo de abogado, pero el doctorado es otra cosa, de hecho no conozco muchos jueces que lo sean. Esto en el ámbito «profesional». La facultad fue otro desastre jajaja Los titulares de cátedra nunca venían, los adjuntos casi siempre faltaban. Daban clases los ayudantes, que muchas veces eran alumnos no recibidos. Yo he tenido de profesora a una ayudante alumna que no podía aprobar la materia correlativa a la que ensenaba. En fin … Y esto sin entrar en detalle de si estudiaste en una universidad publica o privada.
    Lo importante es no olvidarse de las raíces, porque como dice el refrán, el árbol que se olvida de sus raíces, muere (perdón por los horrores ortográficos, sigo sin poder instalar el bendito software, y google chrome no hace milagros)
    Un abrazo enorme!

  • | Perla || 5 octubre, 2012

    Y si, que te voy a decir, aparatos hay en todos lados, con y sin titulo. Me parece que el propio prejuicio hace que a priori uno suponga que una persona con titulo debería tener cierta educación y humildad, pero la verdad, como dijeron otros, es que el título no cambia lo que uno es realmente, ni para bien ni para mal. El título solo incumbe al ambito profesional, para mi es como un comprobante de que uno estudio algo con cierto nivel, con cierto esfuerzo y cierta decicacion. No garantiza que la persona sea de tal o cual forma.

  • Lady Attic| 5 octubre, 2012

    Hola Alicia,
    primera vez que comento a pesar que te leo desde hace mucho mucho. No puedo estar mas de acuerdo con tu post. Creo que la Universidad nos da formación académica y punto. La educación, buenos modales, cortesías y un sinfín de etcéteras nos los enseñan en casa. La chapa, mucho dinero, un coche caro, no dan clase. Si una persona es mal educada y prepotente, será un Doctor mal educado y prepotente. Esto me hace acordar que hace unos cuantos años estaba esperando a ser atendida por un Doctor, en la misma sala había un señor mayo y dos personas mas. Cuando al fin el Doctor llega a la consulta pasa frente a nosotros y dice sin mirarnos «Buenas tardes», todos contestamos «Buenas tardes» pero el señor mayor dijo «Buenas tardes señor», el Doctor se dio vuelta como una bala y le dijo «Señor no, Doctor» a lo que el señor mayor le respondió «Tiene razón, porque Señor se nace y Doctor se hace». Mutis por el foro. Y como ya me extendí demasiado para una primera vez me despido enviándote cordiales saludos desde Barcelona. Hasta pronto.
    Lady Attic
    http://www.theatticpro.net

  • Ana O| 5 octubre, 2012

    La gente que describis sufre de una gran pobreza epsiritual y hasta me animaria a decdir, de complejo de inferioridad.

  • Fer Fer| 5 octubre, 2012

    Hoy en el trabajo, hablábamos de como tener un título no te garantiza que seas un profesional, que hay gente que ha estudiado un montón pero, a la hora de los bifes, es un inútil o que piensa que la profesión sólo es tener el título y no quieren aprender nada más, se quedan con su librito y terminan haciendo mal el trabajo.
    Todo un tema. Acá se ve cómo, con estudio o sin ellos, la calidad de las personas es una cuestión de actitud.
    Besos! Muy buen post.

  • Cheli| 5 octubre, 2012

    Tal cual.
    Eso lo veo mucho y me asquea.
    Gente que mira por arriba del hombro a otros, y no se da cuenta de lo equivocado que esta, es muy triste.
    Se cierran en su circulo, y se pierden la oportunidad de conocer a determinadas personas, como no les enseñaron eso en su universidad?
    Ellos se lo pierden.

    Besos.

  • Anonymous| 5 octubre, 2012

    Estoy estudiando abogacía, creo que nunca me voy a hacer llamar doctora. Quiero el título para que forme un aspecto más de mi vida, no es mi única aspiración, ni la más importante. De hecho sería muy estúpido creer que con el título viene todo añadido. Ser profesional no es tener un título, sino el buen desempeño de la tarea, sea cual sea el trabajo que uno haga.
    De esos hay miles, en todas las áreas, dime de qué te jactas y te diré qué adoleces.
    Saludos, Paula

  • pato_l| 6 octubre, 2012

    Hola Alicia!!!! que buen post!!!!como ya dijeron » Señor se nace……» tuve la suerte de poder ir a la Universidad, pero creo que si tengo algo de buena persona, se lo debo a mis padres y a su educación. la univeridad te da una serie de conocimientos y una competencia en un tema: la formación es la que te dan en tu casa.
    En Argentina, los que hemos estudiado en la universidad estatal no debemos olvidar que toda la sociedad nos ha pagado los estudios, aun aquellos que no tienen la posibildad que sus hijos estudien.
    te leo

  • Anonymous| 6 octubre, 2012

    Coincido totalmente!! En mi familia lo único que me dijeron al terminar la secundaria era que querían que estudiara algo, no importa qué, para poder sobrevivir por mí misma el día que ya no pueda contar con ellos, pero por suerte también me enseñaron que no importa qué título tenga una persona, lo importante es ser amable, honesto, en fin: no trates al otro como no te gustaría que te traten.
    Lamentablemente es cierto que muchos se creen que porque son abogados, médicos o contadores te pueden pasar por encima, me pasa siempre en el aeropuerto que chapean y en realidad ni saben lo que hacen, faltan el respeto en vez de comprender.
    Muy buen post!
    Te mando un beso!
    Aya*

  • Reich| 6 octubre, 2012

    La educación se mama, no se nace con ella, Hay muchos que tendrían que aprender muchas muchas cosassssss……. besos Reich

  • (La vaca)| 6 octubre, 2012

    Yo no creo que tanto estrés y competencia como hay en las universidades te hagan mejor persona, al revés. La mayoría estudiamos por egoismo – aprender, desarrollarte y hacerte más atractivo para el mercado.

    En Suecia no se usan más los títulos, se considera poco moderno, de película en blanco y negro. Como tratar de usted, que se eliminó. Tampoco jamás dirías «el señor es..» sino «Pepe es…». Pero no sé, son solo palabras, la gente es igual en todos lados. Hay otras formas de marcar rango. Y un título unversitario no te da tanto status porque no ganás mucho más que los obreros. Se presume más sobre que amigos tenés que de que estudiaste – los contactos son fundamentales y si tenés amigos vip supongo que la gente asume que sos interesante.

  • Anonymous| 6 octubre, 2012

    Te juro que este post, en este momento de mi vida, plasma palabra a palabra la realidad que me toca vivir … muy triste …

  • Betty| 7 octubre, 2012

    Que revuelo has armado con este post!!!

    Estoy de acuerdo contigo, pero sufro el menosprecio de algunas personas por no tener el bendito «título»…

    Besos

  • Marisa| 7 octubre, 2012

    Ja ja me hiciste reir con este chiste!(aunque los «encumbrados» «Señores» suelen encontrarse con gente como ellos porque no van a las playas de la gente comun: van a «Punta»,»caribe», etc.
    Siempre digo que la universidad te da el titulo, pero lo que sos como persona no te lo cambia nada de eso!

  • FloraBa| 7 octubre, 2012

    Igual me interesa saber que motivo este post? Que paso por tu vida que quisiste compartir esto..
    Totalmente de acuerdo, pero lo veo en gente grande

  • TERE G.| 7 octubre, 2012

    Desafortunadamente, en esta sociedad te valoran según el dinero que tengas, o según los títulos que tengas, da igual, que tengas vocación a tu profesión o no, o que lo hagas bien o mal, que si tienes el título ya estás por encima, y no te digo nada sobre los enchufes, con o sin título en los puestos de trabajo, (no sé si en Argentina lo llaman igual), aunque sería para otro contexto. En definitiva, que los valores y principios en las personas, familias y comunidades están escaseando cada vez más, y me horroriza pensar, en que estamos convirtiendo esta sociedad…..

  • Lola| 9 octubre, 2012

    Totalmente de acuerdo!
    En una época me daba mucha bronca. Ahora lo veo más como mucha inseguridad, que los demás resultan amenzantes y por eso se los trata de anular de la forma que sea… me llevó años entender esto; entender que en definitiva esa gente no es feliz porque siempre está pensando en lo que le falta y no en lo que tiene (por eso tiene que reafirmarse todo el tiempo)… y aún así, muchísimas veces, me sigue dando muchísima bronca!
    Besos

  • tia elsa| 9 octubre, 2012

    Por eso esta el dicho «primero se es senor o senora antes que doctor»

  • Gera| 10 octubre, 2012

    Es un tema dificil, que se yo, podes ser un profesional y podes ser bueno o mal tipo.
    Recuerdo mi profesor de matematica en primer año de la facu decía «si no le salen las cuentas vaya a estudiar turismo a la Kennedy». Y ya empezabamos desde ahí.
    En mi universidad todos sabían el promedio académico del resto así que imaginate.

  • Alicia Seminara| 10 octubre, 2012

    Maguita, Aya,

    gracias!

    Bandida,

    los hay en todos ámbitos, por supuesto, y creo que de adolescentes tuvimos las primeras «experiencias» con los profesores que te gozaban en clase, no?

    Ana, Perla, Reich,

    tal cual!

    Dana,

    es cierto, es tremendo tener que necesitar de alguien así. La verdad es que estresa!

    Ro,

    por supuesto, yo no digo que TODOS los que tienen títulos son deplorables!

    Fabiana,

    me encantó lo que contás! Es como que te abre los ojos! Gracias!

    Lady Attic,

    tu anécdota es mortal! Es genial! Qué bueno ser tan sabio como ese señor y contestar lo que se debe en el momento exacto!

    Ana O,

    es cierto, es más que nada un problema de pobreza espiritual.

    Fer Fer,

    es verdad, hay quienes estudian pero nunca más se ponen al día y descuidan cómo ser como personas y profesionales.

    Cheli,

    coincido con vos que muchas personas así, encerradas en su círculo… mamita! 😀

    Paula,

    muy bueno cómo encarás el estudio!

    Pato_l,Marisa,

    exacto, la formación para la vida y cómo encararla, la aprendés en casa.

    La Vaca,

    como siempre en Suecia y demás países escandinavos, todo es tan diferente… Me encanta!

    Anónimo,

    arriba el ánimo pero no sabría cómo ayudarte, espero que por lo menos sea un disparador para razonar bien tu situación y poder cambiarla! Besos y gracias por pasar!

    Betty,

    ah, viste, tremendo! Y encima con vos, que sos una divina! No lo puedo creer!

    FlorBa,

    el motivo fue acordarme del chiste de Mafalda ya que hace poco fui a la playa. Eso fue el disparador de este post. Sí, obviamente que alguna que otra vez en la vida sufrí al que «chapea» pero no es por nadie ni nada en particular.

    Tere G.,

    «enchufe» se dice «acomodo» en Argentina 😀 Bueno, creo que muchos que entran al trabajo de esa forma, después son los peores, porque no llegaron allí por su capacidad.

    Lola,

    sí, si te lo tomás zen, de la forma de que es cierto, esa persona no es feliz, lo llevás mejor pero también molesta! 😀

    Tía Elsa,

    no es genial esa frase?

    Gera,

    qué frase la de tu profesor!

  • Ann| 14 octubre, 2012

    Qué genialidad ese final Mafaldezco 😀

  • Anonymous| 1 febrero, 2014

    Buenas tardes (GMT).
    Leo su post y me llama la atención porque, siendo yo médico (y doctor -phD, MD-) y asiduo docente, siempre comienzo mis exposiciones reproduciendo la viñeta del genial Quino.
    Estando habitualmente mi publico formado por egregios miembros de la comunidad médica, desde hace años me pareció interesante llamar la atención sobre el egocentrismo que caracteriza a la profesión medica y exponer lo absurdo de la egolatría médica.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: