Los Años

Era la primavera del verso pálido…
(Yo Quería Ser Mayor – Roque Narvaja)

Últimamente me escucho decir a cada rato «en mi época», «cuando yo era joven», «hace como 20 años…». Muchas veces lo digo en forma sarcástica, otra veces porque quiero precisar el concepto de «pasado».

Lo cierto es que estoy empezando a darme cuenta de que, si bien un acontecimiento puede transformar la historia de un país o de un continente o del mundo en general, veo un constante reciclaje en la forma en que se comportan los individuos.

Ahora te toca ser espectadora de aquello que una vivía o hacía o decía y ves ciertos puntos de contacto y es cuando entendés lo que es la experiencia: «esto ya lo vi» «esto ya lo viví».

Supongo que influye mucho el hecho de que no vivo en mi país, Argentina, y todo lo observo, no estoy en mi contexto pero sigo las noticias, leo los diarios, leo libros, miro la tele y charlamos entre compatriotas.

Siempre vi como positivo que  los jóvenes (ves, me sale otra vez) se manifestaran (políticamente o no) y que en las marchas de cualquier tinte político hubiera familias y gente de todas las edades. Es lo que vi mientras crecía.

Porque alguna vez yo fui adolescente. En 1983 yo tenía 13 años y estaba en primer año. Ese año fue bullicioso verdaderamente, se empezaba a «destapar la olla» con respecto a la dictadura y hubo elecciones por primera vez después de casi 20 años.

Te enterabas de las torturas, de los secuestros y empezabas a leer sobre lo que había estado ocurriendo y no te habías dado cuenta.

Los adolescentes pegábamos posters de políticos en nuestra habitación y preferíamos a tal o cual candidato y nos sorprendía que gente de más de 30 (unos viejos!) votaran por primera vez.

Desde el ’83 hubo un sinfín de marchas organizadas por los diferentes partidos políticos y la gente iba sin que las llevaran. Se hacían discursos y se los escuchaba. Había también, por supuesto, gente que viajaba en grupos grandes organizados y hubo marchas de aliento y marchas de repudio y apolíticas marchas «por la democracia» para enfrentar a aquellos que se alzaron contra el gobierno en el ’87.

O sea, siempre hubo formas de manifestarse y todas han sido por diferentes motivos y algunos estuvieron a favor y otros en contra. Al calor de la inmediatez de los acontecimientos o mientras se van desarrollando, uno se puede ofuscar, calentar, enojar o insultar pero cuando se relaja, se ve todo con más claridad.

Y cuando ves todo desde la distancia de los años te das cuenta de que manifestarse siempre es positivo. Manifestarse a favor, manifestarse en contra, manifestarse porque se dio.

Es un equilibrio delicado (y no estoy diciendo «débil») la democracia porque se trata de un equilibrio entre quienes, conviviendo, piensan diferente. En un punto tiene que haber un encuentro para seguir para adelante, para evolucionar porque, en definitiva, si vas para adelante, si hay evolución, el bien es para todos. Y todos necesitamos de todos.

Comentario (10)

  • Anonymous| 14 septiembre, 2012

    Muy lindo Alicia lo que escribiste, no puedo estar más de acuerdo.

    Roxana, desde Madrid, compatriota y contemporánea.

  • Estela| 14 septiembre, 2012

    Un muy buen post! También creo que manifestarse es positivo. Hay que hacer llegar los reclamos del pueblo a los que desde arriba gobiernan.
    beso

  • Ana Astri-OReilly| 14 septiembre, 2012

    El consenso es democracia, al igual que el respeto por el otro. La actitud de «si no estas conmigo sos mi enemigo» hace muy mal a la sociedad y a la democracia. Una pena que los que pregonan los principios democraticos son muchas veces los que los pisotean.

  • TERE G.| 14 septiembre, 2012

    Estoy totalmente de acuerdo contigo sobre el contenido de manifestarse. Pero, exactamente, la experiencia, a lo largo de años también, me dice que no se escucha a los manifestantes, y siguen a su rollo ignorando la causa. Y eso me da rabia.

  • Mel| 14 septiembre, 2012

    En toda sociedad las manifestaciones es lo que le da forma a la construccion o reconstruccion de la misma, es el molde del futuro, y que hayas empezado tan pequeña es algo tan positivo como consiente. Bien por ti. Sobre tus expresiones me llaman mucho la atencion, por que yo por mi parte he descubierto que me refiero de la misma manera para situarme en un lugar en una epoca determinada, es nuestro sentido de pertenencia lo que nos lleva a hablar asi, necesitamos situarnos y estar conscientes del paso del tiempo. A mi se me hincha el corazon de orgullo saberme ya espectadora o participante de «movimientos de generacion» un abrazo solidario 🙂

  • DANILA| 14 septiembre, 2012

    hermosas palabras con las que acuerdo.
    pensar distinto esta bien y manifestarse pacificamente tambien.

    es emocionante participar y no sólo quejarnos.

    me encanta Alice lo que escribiste.
    beso!

  • Anonymous| 14 septiembre, 2012

    Excelente post. Soy del 75 y recuerdo cuando estando en la primaria (6ro grado) fueron las marchas por la democracia, el pueblo defendiendo aquello que tanto costo lograr. Por eso hay que cuidarla tanto, es un preciado bien DE TODOS!
    Acuerdo con Danila, es emocionante particiar, y no solo quejarse en casa. Y es una pena cuando del otro lado se desvirtuan o ignoran los reclamos.

    Perdón x lo largo del comment! Beso!

  • Cheli| 15 septiembre, 2012

    Es fundamental, manifestarse y dejar manifestar, cada uno con su posicion, desde el respeto; es la manera de hacer cosas, de cambiar lo que sea necesario, en definitiva, de mejorar.

    Besos.

  • Betty| 16 septiembre, 2012

    Completamente de acuerdo con vos, tengo 10 años más, viendo lo que ocurre en nuestro país…

    Siempre es bueno perder el miedo y manifestar la disconformidad o el acuerdo con algo.

    Tambien es bueno que los que se movilizan lo hagan por propia voluntad y sin esperar pago alguno por su presencia.

    Espero que se tengan en cuenta estos reclamos y no se divida aún más la sociedad argentina.

    Besos!

  • Alicia Seminara| 17 septiembre, 2012

    Roxana,

    gracias compatriota! 😀

    Estela, Mel, Danila,

    gracias!

    Ana Astri-OReilly,

    no puedo entender esa idea de que si no pensás como yo, sos un enemigo.

    Tere G., Betty,

    yo tengo cierto optimismo con que se escuche a quienes se manifestaron.

    Anónimo,

    nada de disculparte, me encanta que hayas dejado tu comentario y has compartido tus experiencias! Gracias!

    Cheli,

    tal cual!