Tres Reyes

«Three Wise Men», Tres Hombres Sabios, como se los conoce aquí.

Recuerdo vívidamente el momento en que me enteré que Papá Noel, Los Reyes Magos y el Ratón Pérez (chicos, no lean) no eran «de verdad»: Mamá estaba cocinando y yo al lado, preguntándole despacito con un poco de desilusión «Y el Ratón Pérez también son los padres?» «Sí, también.»

Años más tarde mi hermana menor siempre relataba que ese mismo día yo se le conté todo y que cuando ella me preguntó «Y los Reyes Magos?» yo le contesté muy segura «No, los Reyes no.» Pero yo estoy segura de que ese día yo supe TODA la verdad. A lo mejor no quise desilusionarla del todo por eso dije lo que dije sobre los Reyes.

No me enteré porque alguien me lo hizo sospechar, creo que fue una conversación que estábamos teniendo que mamá vio el momento justo para decírmelo con mucho tacto.

Antes de enterarme, me hacía mucha ilusión esperar a los Reyes Magos. Es que la ansiedad aumentaba con los preparativos: cortar el pasto, poner agua en un plato, poner los zapatos e irse a dormir.

Una vez planeamos con mi hermana escondernos y esperarlos a la noche para verlos pero mamá nos dijo que si los Reyes Magos se daban cuenta de que los niños de la casa se despertaban para espiarlos, ellos desaparecían y se llevaban los regalos.

Y una noche de reyes sucedió que me desperté por un ruido y al rato me dí cuenta de que era el ruido de papel de regalo! Horror! Estaban los Reyes al lado de mi habitación y yo estaba despierta! Se iban a dar cuenta y se iban a ir! Entonces, mientras escuchaba el crujir del papel, yo cerraba muy muy fuerte mis párpados, quería dormirme a toda costa!

Fue un alivio despertarme al otro día y ver los regalos al lado de nuestros zapatos. Digo los regalos porque dejaban uno para cada una y nunca nos planteamos el hecho de que no fueran más.

Me acuerdo de algunos: Una caja de lápices de colores Staedtler o una caja de 30 fibras (a mí me encantaba recibir útiles escolares!); otra vez fue un par de frágiles patines para las dos (frágiles porque se rompieron de nada!)

Al año siguiente fue otro par de patines de la afamada marca Leccesse, de color naranja refulgente, que venían en una caja de cartón que tenía escrito: «Para las dos hermanitas».

Yo ya sabía leer y noté que la letra de los Reyes se parecía mucho a la de mi mamá.

Tal vez haya sido yo, entonces, la que empezó la conversación con ella aquel día…

Y en este día tan especial, vos cómo recordás tu espera de los Reyes Magos?

Comentario (15)

  • Gera| 5 enero, 2012

    Tenia panico de encontrarmelos y rezaba para que esa noche no se cruzaran por mi camino.
    Pero me encantaba que vinieran y me emocionaba mucho.

    El dia que trajeron la bicicleta verde fue buenisimo!!!
    Que lindo recuerdo my dear.
    Besos!!!

  • irene| 6 enero, 2012

    Acá, diez de la noche, esperando que mis hijos se duerman para poner los regalitos!

  • pato_l| 6 enero, 2012

    Me acuerdo cuando me trajeron la bicicleta,,,creo que fue el mejopr regalo, además yo todavia creia

  • Prima Humberta| 6 enero, 2012

    Me hiciste emocionar con todos esos recuerdos de la infancia. Para mi los reyes eran lo más, me encantaba la ceremonia la rededor de su llegada, me parecían los más misteriosos y en mi casa eran los que mejores regalos dejaban. Mi hermano Juan recibió un karting, el juguete más importante de su infancia en reyes. Hoy en día sigue estando la anécdota de la cara que puso Juan cuándo abrió el papel que tapaba el regalo más grande que los reyes habían dejado.

    Gracias por los recuerdos Alice, fue un gusto.

    J

  • Marcela| 6 enero, 2012

    Justamente ayer comentaba con una amiga que yo me enteré muy chica (3 años) que eran los padres, asi que no tengo muchos recuerdos al respecto. Me acuerdo, sí, que yo quería VER al niñito Dios (no era Papá Noel), asi que mis papás me decían que se habian ido por la escalera de la terraza y yo subia desesperada, ahi mi papá ponia los regalos…y yo sospeché. Pregunté directo: «El niñito Dios son los padres?» y mis papás, que tenian pacto de no mentirme nunca, me dijeron que sí, que era cierto (estaban mas desilusionados ellos que yo jajaja). Despues pregunté por los reyes, y al raton perez nunca lo conocí porque si ya sabia lo de navidad y lo de reyes te imaginas que no me iban a enganchar con un ratón jajaja.

  • Betty| 6 enero, 2012

    Recuerdo los preparativos del pastito y el agua! y luego mis quejas porque nunca me traían una simple bici, que siempre les pedía…

    Besos y buen finde!

  • Ana O'Reilly| 6 enero, 2012

    Que desilusion tan grande. Yo lo sospechaba y me lo confirmo mi abuela.

    En otro orden de cosas, me compre las medias! Con y sin pie. Todavia no las use pero se ven taaaaan abrigadas! Gracias por el dato.

  • ceci| 6 enero, 2012

    Qué buen relato infantil Ali! Me encantó! Para mí los Reyes eran unos copados que venían a traernos más regalos =) Grosos. Y el regalito que más recuerdo es un paraguas ocn un pastillero lleno de confititos. Prepararles el pasto, pan duro y agua, era lo mmás!!! Qué lindos recuerdos. Gracias por traérmelos!

  • Cheli| 6 enero, 2012

    Yo realmente no me acuerdo a que edada lo supe, ni como fue (que horror! estoy preocupandome porque, ahora que lo pienso, no se cuando lo supe!!!sera un problema de memoria?) lo que si tengo es la sensacion, la que tenia antes, con la emocion de pensar en algo magico, algo que no dependia de nosotros, simplemente sucedia, y luego, esa magia se perdio.
    Lo que si recuerdo clarito, es cuando lo supo mi hijo, llore y llore, porque no queria que perdiera esa ilusion….pero es asi, tiene que suceder, no?
    Besos!

  • Mauricio Milano| 6 enero, 2012

    Yo recuerdo que, como vos, también me encantaba recibir útiles escolares. Me pasaba el tiempo dibujando y escribiendo…

  • Pity| 6 enero, 2012

    La cabalgata de anoche aqui en Barcelona fue una maravilla, y los Reyes lo llenaron todo de magia. La cara de mi sobrino lo decia todo…ojalà nunca se pierda esta preciosa tradición,

    xxx

  • TERE G.| 7 enero, 2012

    Que divertido era…y la inocencia hacia que lo envolviera todo de una magia especial. Yo también recuerdo que me acostaba con mi hermana las noches de reyes, e intentabamos hacer guardia despiertas para ver si oíamos o veíamos algo, pero siempre el sueño nos vencía y a la mañana siguiente ahí estaban los regalos, que maravilla…

  • MPG| 8 enero, 2012

    Bueno, yo ya era mayocita cuando me enteré… pero bueno, ahora que soy yo la que «engaño» a mis niñas, me encanta, y la verdad, cuando vamos a entregar la carta a los Reyes y vemos la cabalgata, por un momento maravilloso YO todavía creo que son reales.

  • Alicia Seminara| 8 enero, 2012

    Gera, Pato_l,

    una bici! Era EL regalo en nuestra época!

    Irene, MPG,

    qué lindo que hayan decidido continuar con la tradición!

    Juli, Ceci,

    de nada, me alegro que les haya gustado!

    Marcela,

    tan chiquita! Pero bueno, a veces ocurren esos «accidentes».

    Betty,

    a mí tampoco nunca me trajeron la bici… 🙁

    Ana,

    ah, buenísimo que conseguiste las medias. Vas a ver que son muy abrigadas.

    Cheli,

    qué amorosa, en vez de llorar tu hijo, llorabas vos!

    Mauricio,

    yo era un queso dibujando, pasaba más tiempo escribiendo, pero me encantaban (y aún hoy) los útiles escolares.

    Pity,

    eso es lo más lindo, ver las caritas de los niños!

    Tere G.,

    es cierto, los magos tenían una magia especial.

  • Ann| 18 enero, 2012

    Yo hice lo mismo cuando me enteré: iba repasando la lista con mi mamá, a ver si podía conservar algún bastión de resistencia: «¿Y los Reyes también?… ¿Y el Ratón Pérez???» No, nada, no quedó nada.

    Mirá si serán fuertes esos momentos que casi todos recordamos cuándo y dónde nos enteramos!

    Besos Ali!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: