Niños Superpoderosos

Es increíble que durante dos días seguidos haya sido testigo de dos escenas tan parecidas entre sí y (por lo menos para mí) tan graciosas.
Escena 1:
Estando en la parada del colectivo, se acerca una mamá con su hijito de 3 años máximo. Era una pulguita. Ella se paró detrás mío y escucho que el nene le proponía a su mamá sentarse en el banco que estaba allí. La mamá le dijo que no. Él dijo que sí, caminó por delante mío y le dijo a ella: «Sentémonos». La mamá lo siguió y se sentaron los dos.
Después de esperar un buen rato, el niño quiso irse. «Vamos mami,» dijo, «el bus no viene». Se puso de pie, caminó y la mamá, obediente, lo siguió… y se fueron!  
Escena 2:
En los colectivos de dos pisos, en el piso de abajo, las dos últimas filas de asientos están enfrentadas, por lo que la última fila es de cinco asientos y enfrentados hay dos filas de dos asientos cada uno, como si fuera un tren.
Yo estaba sentada de forma que viajaba «al revés». Enfrente mío se viene a sentar una mamá con su hijita, supongo de 2 años. Era muy pequeñita. La mujer se sentó y cuando fue a agarrar a la nena para sentarla sobre su falda, la nena empezó a exigir, gritando, que su mamá se pusiera de pie (ahí la reconocí: es una nenita de nuestro edificio que los fines de semana nos despierta con sus berridos y a la hora de dormir, llora y chilla).
La mamá le hizo caso y la nena se sentó y se hacía a un lado para dejarle lugar a su mamá: lo que ella quería era que su mamá se sentara junto a ella. La mamá, con el colectivo en movimiento y haciendo equilibrio entre los que estábamos sentados, le decía que no había lugar. La nena chillaba más. La mamá le siguió explicando que no podían sentarse juntas.
Al cabo de un ratito, la mujer se ve que se cansó y la distrajo, la alzó, se sentó ella y sentó a la nena aúpa. Y esta vez la pequeña no se quejó.
Me pregunto si estas mamás serán así de obedientes en todo momento o sólo son así con sus niños porque están en público? En sus casas serán igual?
Lo que sí es que estas situaciones me hicieron acordar a una frase muy célebre de la genia de Gabriela Acher:

«Cuando yo era chica, mandaban los grandes. Ahora que soy grande, mandan los chicos. Y a mí cuándo carajo me toca?!?!?»

Comentario (23)

  • Montse| 8 diciembre, 2011

    Yo miro esas escenas y no doy crèdito a la sumisión que tienen los padres.
    Y si encima me toca padecerla, porque me encuentro cerca de un niño que anda dando la lata ya es que me pongo de los nervios de ver como los padres no regañan al niño sabiendo perfectamente que está molestando.

  • Silvi| 8 diciembre, 2011

    Hay un video de Pilar Sordo que habla del tema… dice «debemos ser la única generación que le tuvo miedo a los padres y terror a los hijos»

  • Anonymous| 8 diciembre, 2011

    Uy, si habre visto de esas escenas! Son lamentables.
    Siempre me acuerdo de una, yo estaba en un Burger King con salon de juegos para los chicos. Mientras comia mi Whopper vi como una pareja de papas con su nene se levantaba de su mesa para salir del local. El nene no se queria ir, habia visto el «pelotero» y se queria quedar a jugar, cosa que me parecia valida. Asi que empezo a pedir y luego a gritar y llorar para poder ir a jugar. Los papas querian darle una «leccion» y le decian «no, nos vamos ya» Buuaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!! respondia el pibe. Lo que a mi me parecia super bizarro era que los papas se lo quedaban mirando mientras el chico lloraba a todo pulmon. Un reverendo bolonqui.
    Yo pensaba, ok, si se quieren ir…vayanse ya! Sino, llevalo a los juegos y punto, no sometan a todo el piso a semejante escena.
    Adivina adivinador, quien gano este tira y afloje…?

  • ceci| 8 diciembre, 2011

    Jajajja qué genia Gabriela Acher, me encantó tu mirada Ali.
    Un beso enorme.
    c.

  • Almadevalija| 8 diciembre, 2011

    Cuánta razón Ali, a mí me enfurecen ese tipo de gestos, tanto en los padres que creen que acceder a todo es lo que sus críos necesitan para hacerlos felices y en los peques tb. me molesta ver ese despotismo, pienso qué infelices serán en los coles o en la vida social, si no cambian esas actitudes.
    Besotes!

  • Wicked Witch of the West| 8 diciembre, 2011

    La verdad es que es increible!! ese tipo de comportamientos por parte de los padres no los entiendo. Puede que sea porque llevamos una vida muy ajetreada y les da pereza gastar energías en educar a sus hijos pero aún así, eso no es excusa.

    Es como si tienes un cachorro y le consientes que se haga pis en casa o muerda todo lo que pilla. Luego crece y ahí sí que es más difícil de controlar.

    Pues los niños son cachorros que después se convierten en adultos que van con arrogancia por la vida, creyendo que están por encima del bien y del mal.

    No soy madre pero cuando lo sea mi intención es tener a mis hijos rectos como una vela. A mí me educaron de forma estricta, vamos, de forma normal. No me dejaban gritar en la mesa, contestar a los mayores y menos aún darles órdenes. Y ahora tengo 31 años y ningún tipo de trauma.

    Sinceramente, me da vergüenza ajena ver a esos padres y miedo, mucho miedito, ver a esos «Moglis», futuros reyes de la jungla!!!

  • Wyny| 8 diciembre, 2011

    Holitas.

    Primera vez que paso por aquí y debo decir que me ha parecido super inetersante todo lo que se ha dicho y se ha comentado. Es verdad, ahora los niños mandan y los padres no sé qué tienen en la cabeza para no hacer valer su palabra. Yo recuerdo que cuando mi mamá o mi papá decían «No» era «No» y punto… ahora es la ley del mínimo esfuerzo… «con tal de que el niño no grite…» y se les da todo y luego cuando son adolescentes los padres no saben «porqué el niño no hace caso y hace lo que le da la gana» y se da el lujo de callar y maltratar a los padres. Increíble!.

    Un besito

  • Cheli| 8 diciembre, 2011

    Sabia frase.
    Yo creo que hemos perdido la oportunidad de vivir en un sano equilibrio.
    Ni tanto, ni tan poco.
    Cuando yo era chica, solo la mirada de mi padre era suficiente para que yo entendiera lo que tenia que hacer, ni gritos, ni nada; eso esta bien, la parte que no veo bien es que no habia dialogo, y eso tampoco es bueno, de todos modos los entiendo porque mis padres vivieron lo suyo en su infancia.
    Pero ahora, tanto avance se nos fue de las manos, nos pasamos el «dialogo» de largo, nos fuimos a otro extremo que me parece horroroso.
    Tambien veo escenas del estilo de las que nos contas, y me dan ganas de sacurdir a esos padres y madres, y decirles «abran los ojos!!» algunos los dejan chillar y es como que no los oyeran, y les da igual lo que molesten a los que los rodeamos, otros, por no pasar verguenza o no se porque, les consienten lo que sea; y el equilibrio? bien gracias, como seran esos niños de adultos? preocupante, no?
    Todo un tema.

    Besos.

  • La Negra| 8 diciembre, 2011

    asi parece aca, los padres parecen dominados por sus hijos. A mi me toco ver en la iglesia una niñas que estaba jugando y haciendo un desmadre, se subia a las bancas brincaba, y como era la ceremonia del fuego nuevo y nos habian dado velas, la nena terminó incendiando las flores!!!! y el papa no hizo NADA, parecía muerto y la nena tendria 3 o 4 años. Yo me acuerdo que cuando ibamos a misa mi abuela noa hacia portarnos bien y aprendimos a no molestar a los demás!!! y para ser firme con lso hijos no es necesario ser un ogro… pero bueno, cuando yo tengo hijos ya te platicaré como me va….

  • Betty| 8 diciembre, 2011

    Siento lo mismo que Gabriela Acher!
    Como no me gustó lo mucho que me «ordenaron» mis viejos en mi vida adulta, no quiero hacer lo mismo con ellos, pero resulta que ahora ellos me quieren mandar a mí!!

    O sea que primero me sometieron mis viejos y ahora lo quieren hacer mis hijos jaja

    Besos

  • tia elsa| 8 diciembre, 2011

    jaja! si es cierto la escuché a Gabriela en ese monólogo. La realidad es que a veces, te lo digo en mi caso, mi hijo mayor era terrible y a veces por no pasar vergüenza lo dejaba, pero cuando llegaba a casa, le explicaba que eso no estaba bien y luego venia el castigo, no ver tele o quedarse en un rincón, la verdad es que no daba mucho efecto, hasta que credió (tipo 9 años) y maravillosamente cambió ¿será que tanto enseñarle surtió efecto?- Nunca lo sabré, los otros dos nunca tuve problema. Besos tía Elsa.

  • TAMIA COU| 8 diciembre, 2011

    Yo veo escenas que me dejan boquiabierta! A más de un niño de los de hoy en día no les vendría nada mal una buena patada en el Cu** y se les pasan las ganas de romper. Yo a mi hija jamás la he dejado hacerme ese tipo de berrinches en la calle!
    xoxo

  • Valeria| 9 diciembre, 2011

    Los que critican a los padres que «obedecen» a los niños es por que no tienen hijos. No es sumisión chicas, es querer tener dos minutos de paz porque el crio viene berreando desde las 6am y ya estas re podrida de escucharlo gritar.

    Yo antes de ser mamá me enojaba mucho con las señoras que le gritaban a los hijos en la calle sin razon alguna, siempre pensaba «pobrecito, si no hizo nada». Ahora que lo vivo en carne propia se que si la madre le grita es porque probablemente se le agoto la paciencia, ir al super, a la escuela y al medico mientras llueve y vos queres estar en tu casa metida abajo del acolchado y ENCIMA tener que estar peleando con tu hijito tooooodo el tiempo es un cachito agotador.

    Sepan entender.

  • TERE G.| 9 diciembre, 2011

    Totalmente de acuerdo con la frase de Gabriela Acher…

  • Montse| 9 diciembre, 2011

    Valeria, yo he elegido no tener hijos, por eso no tengo ganas de aguantar a los de los demás.
    Si yo regaño a tú hijo porque me está molestando tú no me lo vas a consentir.
    Entonces la solución que veo es que lo regañes tú, porque donde empieza tu paz termina la mía.
    Y la verdad, no entiendo que paz puedes tener viendo que tu niño anda molestando a la gente que tiene alrededor.

  • (La vaca)| 9 diciembre, 2011

    Es un tema que se debato mucho en Suecia, los chicos que hacen lo que quieren con los padres, padres que no ponen límites porque trabajan todo el día y el poco tiempo que tienen con los hijos no se lo quieren pasar peleando o están demasiado cansados, etc.. Además que disciplina es medio mala palabra en algunos círculos.

    Yo personalmente no juzgo, no creo que sea fácil educar chicos. Pero me encanta ver ese tipo de escenas de nenes que mandan. Se dan muchisimas por acá!

  • Maru| 9 diciembre, 2011

    Lamentables estas madres. Soy mamá de un chico de 10 años y jamás dejé o dejo que mi hijo decida. Sin embargo veo a muchas de mis amigas que están totalmente dominadas por sus hijos, no tienen autoridad, dicen a todo que si, ceden ante los caprichos y es todo porque imponerse es mas trabajo que decir a todo que si. Las madres vienen desganadas, sin animo de tomarse el trabajo de educar y poner limites, lamentable pero cierto.
    Buen fin de semana!

  • ☀Pau☀| 9 diciembre, 2011

    Hoooola Ali!!!!!!
    Pasé para saludarte, te mando un beso grande!!!
    pau

  • Alicia Seminara| 10 diciembre, 2011

    Montse, Valeria, Almadevalija, Wicked Witch of the West, Cheli,

    en mi caso, a mí los chicos no me ponen nerviosa, ni siquiera cuando tienen berrinches. Pero pienso en el futuro, en cómo incidirá en su personalidad la falta de autoridad. Bueno, al menos es lo que yo creo que pasa, por eso me pregunto si realmente los padres obedientes son así sólo en la calle o en la casa también. Nadie es perfecto y cada uno de nosotros somos el producto de cómo nos educaron nuestros padres. Algo que para nosotros está bien tal vez no lo esté para el prójimo. Es así en todo orden de la vida. Lo importante es tratar de llevarnos todos bien.

    Silvi,

    vi unos videos de Pilar Sordo y la verdad es que es muy interesante y dice las cosas bien directas!

    Anónimo,

    ganaron los padres? 😀

    Ceci, Tere G.,

    a mí me encanta Gabriela Acher. Gracias. Besos.

    Wyny,

    hola! Gracias por tu comentario!

    La Negra,

    a mí me desespera cuando un niño corre peligro, uno lo está mirando con miedo que no pase nada y los padres no hacen nada o están mirando para otro lado! Eso sí me pone nerviosa!

    Betty,

    qué bravos tus hijos, eh! 😀

    Tía Elsa,

    mirá vos, se ve que tus palabras sí surtieron efecto!

    Tamia,

    ahhhh, pero tu nena es un ángel! Pero sí, doy fe que no le dejás pasar una! 😀

    La vaca,

    vos le ves lo positivo, por lo menos te divertís! 😀

    Maru,

    a veces me pregunto eso, es tan difícil decir «no»?

    Pau,

    nena, me vas a infartar! Cómo estás!?! Qué hermosa sorpresa!!! Besotes!

  • Ann| 13 diciembre, 2011

    Yo me considero mucho más estricta con G en público que en privado… En casa tiene muchas licencias, pero en público espero su mejor comportamiento. Todavía es bastante chico, pero espero que pronto va a entender que mi no es no… Bah, espero comprenderlo yo más pronto aún!

    Besos Ali, me pareció un debate muy interesante!

  • Valeria| 14 diciembre, 2011

    MOntse, aca hay una frase que me parece que aplica a lo que estas argumentando, «you need to pick your battles». Estoy totalmente de acuerdo que mi paz termina adonde empieza la de los demas y por eso es que no dejaria que mi hijo se pusiese a gritar en un autobus nada mas que por que me da pereza hacerlo callar. Pero por otro lado, hay que ver la practicidad y la gravedad del asunto: en el ejemplo que dio Alicia habia una criatura que le dijo a la madre que se sentase a esperar el colectivo y que despues la invito a caminar en lugar de esperar. Cual es el problema en esa situacion? A quien perjudica el hacer lo que el chico tiene ganas? A lo mejor tardaban lo mismo en caminar que en esperar el colectivo.

    Concidamos que hay gente que pretende que los chicos se comporten como adultos y a mi eso me da mucha pena.

    Y la que dice «yo a mi hijo nunca lo deje decidir nada» bueno… sin comentarios. Los chicos tambien son personas, no se olviden!

  • Valeria| 14 diciembre, 2011

    Ay, y si alguien reta a mi hijo porque esta haciendo algo que le molesta yo jamas me ofenderia eh!Insisto, son personas los nenes tambien, tratenlos como tal.

  • Anonymous| 22 julio, 2014

    Yo tambien criticaba a las mamas cuando no tenia hijos. Pero ser mama no es facil. Con mis hijos tengo ciertas reglas, pero no puedo prohibirles todo o decidir todo sola. Mejor dicho, no es que no pueda, es que no quiero. Ellos tambien son personas y tambien pueden decidir y equivocarse. Me gusta escuchar sus opiniones y deseos y llorar tambien es parte de su comunicacion.

    Me ha pasado que lloran en el autobus, entonces nos bajamos en la parada mas proxima porque no quiero molestar a todos los pasajeros y ya afuera trato de dialogar con ellos y por lo general funciona. Me explican que paso, que les molesto, yo les doy mis razones de porque las cosas se tienen que hacer asi en ese momento y cuando subimos al siguiente autobus estan tranquilos.

    En una ocasion hicimos un paseo cerca de un arroyo, ellos jugaban dentro del agua, mi unica regla fue «no mojen a las personas que pasen». Ellos hicieron caso, jugaban y se mojaban entre si, pero si veian que alguien se acercaba, hacian una pausa. Aun asi, paso un señor criticando la situacion y diciendo que como era posible que los padres les permitieramos todo a los hijos. La verdad es que yo no entendi que fue lo que le molesto.

    Gabriela

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: